NOVENA EN HONOR DE SAN FRANCISCO DE SALES- DÍA OCTAVO

Su fiesta se celebra el 29 de enero

(1567- † 1622)

Obispo de Ginebra y Doctor de la Iglesia.

Fundador, con Santa Juana Francisca de Chantal, de la Orden de la Visitación de Santa María (Salesas),  congregación donde se aparecería más tarde el Sagrado Corazón a Santa Margarita María de Alacoque. Patrono principal delante de Dios de todos los Escritores católicos, que en los diarios y otros escritos destinados al público, ilustran, propagan y defienden la Cristiana sabiduría; el cual subió al cielo el día 28 de Diciembre; pero su fiesta se celebra principalmente el 29 de enero, por causa de la Traslación de su cuerpo.

SAN FCO DE SALES 8

DIA OCTAVO

Pacientísimo San Francisco de Sales, que para unirte con el Divino querer, plantaste en tu corazón una grande sumisión á todas las disposiciones de Dios, particularmente en los sufrimientos y tribulaciones, que son las pruebas más ordinarias del amor, mirando las penas para amarlas en su fuente , que es la divina Providencia: alcánzanos del Corazón de Jesús, luz para conocer este tesoro de la perfecta resignación, por cuyo medio se convierte el alma en un cielo sereno , donde resplandece como sol el reinante amor celestial; y para el mismo fin consíguenos la gracia que deseamos. Amén.

 Aquí se reza un Padre nuestro, un Ave María, por la conversión de los pecadores.

DE LA VIDA DE SAN FRANCISCO DE SALES

Fundador de la Orden de la Visitación

Iba un día a caballo la baronesa Jeanne-Françoise Frémiot viuda de Chantal (1572-1641) cuando, cerca de un bosquecillo, vio a un sacerdote de aspecto venerable, alto, rubio, que rezaba apaciblemente su breviario. Un impulso interior le dijo que aquél sería el instrumento de que Dios se serviría para orientar definitivamente su vida. En la capilla de su castillo de Sales, aquel sacerdote tuvo también una visión: se le apareció una mujer viuda, joven, vestida modestamente, Y un impulso interior le dijo que ella habría de ser el instrumento para una obra, muy de Dios, que entonces empezaba a dibujarse en su espíritu.

Habían de pasar años antes de que se encontraran. Un buen día Juana Francisca recibe una carta de su padre. Va a venir a Dijón, a predicar la Cuaresma, un predicador extraordinario: el obispo de Ginebra; ¿por qué no salir de su retiro y venir a pasar la Cuaresma a Dijón? A Juana Francisca le agrada el plan y se pone en camino. Para no perder palabra del sermón, Juana Francisca ha elegido para sí el mejor sitio de la iglesia: enfrente del púlpito. Al subir el predicador, le da una vuelta el corazón: era el que había visto hacía años. Tampoco al predicador escapó su presencia. Poco después preguntaba quién era ella. Y cosa curiosa, hacía la pregunta al arzobispo de Bourges, hermano de la santa. Poco costó concertar un encuentro.

La idea de crear la Orden de la Visitación de Santa María como congregación fue expuesta por el obispo a la baronesa en 1607 y en 1610, en la casa de la Galerie de Annecy, donde vivía Francisco de Sales, Juana de Chantal y Charlotte de Bréchard fundaron el Instituto de la Visitación de Santa María. Tras un año de noviciado, las primeras hermanas hicieron la profesión de manos de los fundadores. Las primeras constituciones escritas por Francisco de Sales, no prescriben la clausura, pero recomienda el “ejercicio del amor divino” mediante la visita a los pobres y los enfermos: de ahí vendrá el nombre de “visitandinas” que recibirán las hermanas. Además, promueve la devoción al Sagrado Corazón.

El arzobispo de Lyon, Denis-Simon de Marguemont, pidió a Francisco de Sales que se abriera un convento de salesas en la ciudad en 1615, las autoridades eclesiásticas, entonces, impusieron modificaciones a las constituciones. La congregación se convierte entonces en una orden monástica de clausura, dedicada a la vida contemplativa. La regla se basaba en la Regla de San Agustín. La orden fue aprobada por la Santa en 1618, el 16 de octubre fue erigida como orden religiosa por el papa Pablo V.

La Orden de la Visitación pronto tuvo una gran difusión en todo el Mundo: en 1622, a la muerte de Francisco de Sales, había 13 monasterios, en 1641, al fallecer Chantal, ya eran 87 casas.

Ahora pide cada uno al Santo, la merced o gracia que necesita.

ANTÍFONA

Sacerdos, Pontifex et virtutum Opifex, Pastor bone in Populo , ora pro nobis, Dominum.
V. Amavit eum Dominus et ornavit eum.
R. Stolam gloriae induit eum.

ORATIO

Deus, qui ad ánimarum salutem beatum Franciscum, confessorem tuum, atque pontificem, omnibus omnia factum esse voluisti: concede propitius, ut charitatis tuae dulcedine perfusi, ejus dirigentibus monitis, ac sufragantibus meritis aeterna gaudia consequamur. Per Dominum nostrum Jesum Christum. etc.

FUENTE: Novena a San Francisco de Sales, Obispo y príncipe de Ginebra, y fundador de la orden de la Visitación, doctor místico y maestro del divino amor. Valladolid. 1859.