PADRE CERIANI: ¿RETRACTACIÓN?

NO ES DOCTRINA… ES POLÍTICA

El Obispo que nunca se retracta —antes bien se obstina—, publicó su Comentario Eleison 445, Parasito y Huésped – I, cuyo texto se puede leer aquí:

http://stmarcelinitiative.com/eleison-comments/?lang=es

Quiero destacar ahora una sola frase de ese escrito:

Aún hoy el NOM pasa como el rito “ordinario” mientras que la Misa de todos los tiempos es oficialmente descontada como el rito “extraordinario”.

¡Caray!… ¡Cáspita!… ¡Guau…!

¿Por qué la sorpresa? Porque en numerosas ocasiones señalé que tanto Monseñor Fellay como el Obispo de Kent concuerdan en ocultar y silenciar la aberrante y perniciosa distinción que trae el bastardo Motu proprio de Benedicto XVI entre forma ordinaria y forma extraordinaria de un mismo rito.

¿Se trata de una retractación?

Sabemos que el Obispo inglés tiene declaraciones que pretendieron hacer pasar ese documento como bueno.

Él mismo lo descubre en su respuesta a la entrevista de Los Impotentes, de enero de 2013:

Cierto. Yo en el 84, por ejemplo, saludé un paso aparentemente importante de Roma a favor de la buena Misa, el indulto, porque, honestamente, no veía una trampa. Y quería ver el bien; y, si Roma hacía algo bien, quería saludar el bien y no buscaba siempre criticar, criticar, criticar a Roma. Entonces, hubo de lado mío un cierto sentimiento tal vez de querer aprobar algo de Roma, una benevolencia hacia Roma.

Igual, en 2007, quería ver el bien. Y hubo un cierto bien. Si se lee exactamente lo que he escrito a favor, en pro, de Summorum Pontificum, creo que se ve que lo que aprobé no era completamente falso, no se ha mostrado falso después. Aprobé el hecho de que había sacerdotes que podrían celebrar la buena Misa.

El Comentario Eleison comenzó con dos o tres comentarios en pro de Summorum Pontificum. Es verdad que yo no vi una trampa, que yo no escribí algo sobre el mal que podría representar Summorum Pontificum. ¿He sido, en esta medida, naïf (ingenuo)? Es posible. Lo que escribí era incompleto, sí; pero falso, no, creo que no.

Pero desde aquel tiempo he leído críticas de Summorum Pontificum que son mucho más severas, y acepto que yo no vi esto en aquel momento. Quería aprobar algo de Roma para no siempre criticar, criticar, criticar. Y, de hecho, hubo algo bueno. Hubo algo bueno. Hablar sólo, principalmente, de lo bueno era incompleto, lo admito. Admito que era incompleto. Sí.

¿Incompleto, solamente, el silenciar el tema de forma extraordinaria de un mismo rito, cuya forma ordinaria sería la misa bastarda?

Y ahora, tres años más tarde, ¿vendría a completar el tema con su Eleison 445?

Todo indica que los giles de la fláccida se le están insubordinando al poco hábil amaestrador de gatos…, y le exigen aclarar un poco las cosas…

Pero no se trata de una verdadera retractación… sólo es una artimaña política…

>><< 

Simple recuerdo para desmemoriados:

Del Comentario Eleison del 14 de julio de 2007:

En la Fraternidad San Pío X, un “Te Deum” fue cantado en agradecimiento por todo lo que en el documento favorece y, hasta cierto punto, libera el rito antiguo de la Misa.

(…)

Teniendo en cuenta la terrible persecución oficial del verdadero rito de la Misa desde 1969, cuando el Novus Ordo fue introducido, sin duda dos cosas, al menos, en el “Motu Proprio” valían un Te Deum.

En primer lugar, el oficial, papal, público reconocimiento de que la Misa antigua nunca fue realmente suprimida. Siempre lo supimos, pero ahora lo sabe todo Católico en la Iglesia Universal. ¡Qué cambio de percepción debe conllevar!

(…)

¡Oremos más que nunca por el Papa, si no más, para que su corazón bávaro continúe empujando su cabeza conciliar en una dirección Católica!

Del Comentario Eleison del 15 de septiembre de 2007:

(…) la Misa llamada “tridentina” está llena de sana doctrina católica; por lo tanto, no puedo sino alegrarme de que el Motu Proprio reconozca que ella nunca ha estado prohibida y que le acuerde una cierta libertad para celebrarla.

Padre Juan Carlos Ceriani