NOVENA EN HONOR DE SAN FRANCISCO DE SALES- DÍA SEGUNDO

Su fiesta se celebra el 29 de enero

(1567- † 1622)

Obispo de Ginebra y Doctor de la Iglesia

Fundador, con Santa Juana Francisca de Chantal, de la Orden de la Visitación de Santa María (Salesas),  congregación donde se aparecería más tarde el Sagrado Corazón a Santa Margarita María de Alacoque. Patrono principal delante de Dios de todos los Escritores católicos, que en los diarios y otros escritos destinados al público, ilustran, propagan y defienden la Cristiana sabiduría; el cual subió al cielo el día 28 de Diciembre; pero su fiesta se celebra principalmente el 29 de enero, por causa de la Traslación de su cuerpo.

san fco de sales 2

DIA SEGUNDO

Glorioso san Francisco de Sales, Maestro enviado del cielo para suavizar el camino de la perfección cristiana; pues para que las almas con alas de paloma, como deseaba David, volaran á descansar unidas con el sumo bien, las imponías en la santa libertad de espíritu, deshaciéndolas de todas las cosas, personas, empleos y lugares, por seguir únicamente la voluntad de Dios conocida: alcánzanos del Corazón de Jesús esta santa indiferencia que trae la verdadera paz al alma, y la gracia particular que deseamos. Amén.

 Aquí se reza un Padre nuestro, un Ave María, por la conversión de los pecadores.

DE LA VIDA DE SAN FRANCISCO DE SALES

Su madre le enseñaba el catecismo y le narraba pasajes de la vida de los santos, y cuando el pequeño Francisco se encontraba con otros niños, les repetía las enseñanzas aprendidas. Sin saberlo se estaba entrenando para lo que sería posteriormente su más preciado trabajo: enseñar catecismo a base de amenos ejemplos.
Hay un hecho en esa época que denota mucho su celo por Dios, pero también su inclinación a la ira, con la que luchará por 19 años de su vida hasta dominarla. Se cuenta que un día un Calvinista fue a visitar el Castillo, Francisco se enteró y como no podía meterse en la sala a protestar, tomó un palo en las manos y lleno de indignación se fue al corral de las gallinas, arremetiendo contra ellas y gritando: “Fuera los herejes: no queremos herejes”, afortunadamente llegaron los sirvientes para salvarlas. Este que ahora atacaba a las gallinas, después llegará a tener un genio tan amable que no procederá con ira ni siquiera contra los más tremendos adversarios. Ahora bien, esta bondad no nació con él, sino que fue una conquista, poco a poco, con la ayuda de Dios.
Su padre, Don Francisco, tenía temor de que su hijo fuera a crecer flojo de voluntad porque la mamá lo quería muchísimo a riesgo de hacerlo consentido y mimado. Por eso le consiguió de profesor a un sacerdote muy rígido y exigente: el Padre Deage quien será su preceptor durante toda su vida de estudiante. Era un hombre exacto en todo, pero demasiado perfeccionista. Lo ayudará mucho en su formación pero le hará pasar  ratos amargos, por exigirle demasiado. Francisco no protestará nunca, y en cambio le sabrá agradecer siempre, pero para su comportamiento futuro tomará la resolución de exigir menos detalles importunos a quienes él tenga que dirigir.

ANTÍFONA

Sacerdos, Pontifex et virtutum Opifex, Pastor bone in Populo , ora pro nobis, Dominum.
V. Amavit eum Dominus et ornavit eum.
R. Stolam gloriae induit eum.

ORATIO

Deus, qui ad ánimarum salutem beatum Franciscum, confessorem tuum, atque pontificem, omnibus omnia factum esse voluisti: concede propitius, ut charitatis tuae dulcedine perfusi, ejus dirigentibus monitis, ac sufragantibus meritis aeterna gaudia consequamur. Per Dominum nostrum Jesum Christum. etc.

FUENTE: Novena a San Francisco de Sales, Obispo y príncipe de Ginebra, y fundador de la orden de la Visitación, doctor místico y maestro del divino amor. Valladolid. 1859.