PADRE JUAN CARLOS CERIANI- LA CENSURA DE MARIA VALTORTA

MARIA VALTORTA CENSURADA INCLUSO POR LA FLÁCCIDA

Es conocida la afición del Obispo de Kent por los escritos de Maria Valtorta. No sólo tiene inclinación hacia ellos, sino que los recomienda encarecidamente y los defiende ardorosamente.

La recomendación de Maria Valtorta y su libro El Poema del Hombre-Dios, se puede encontrar en los Comentarios Eleison 201 y 275, así como en una Carta a los Amigos y Benefactores del Seminario de EEUU.

Comentario Eleison 201:

http://stmarcelinitiative.com/dosarrepentimientos/?lang=es

Comentario Eleison 275:

http://stmarcelinitiative.com/leerenfamilia/?lang=es

La Carta a los Amigos y Benefactores del Seminario ya no se la puede encontrar en la dirección en que fuera publicada:

http://www.sspxseminary.org/publications/rectors-letters-separator/rectors-letter/97.html

Sin embargo se puede ver, en parte, en las dos siguientes direcciones:

http://www.cathinfo.com/catholic.php?a=topic&t=25524&min=36

http://jloughnan.tripod.com/robins_valtorta.htm

Una vez recordado ésto, causa asombro que en el Foro de la Resistencia Fláccida, Christus Vincit! Christus Regnat! Christus Imperat!, la forista que firma Catharina T.O.P. haya publicado como post, el lunes 4 de enero a las 23:51, un extracto de un antiguo artículo de los Dominicos de Avrillé censurando a la Valtorta…

Foro williamsoniano…, dominicos williamsonianos…, forista williamsoniana…, censurando a la pseudovidente aprobada, recomendada y defendida por el Obispo de Kent…

Y colmando la medida, al final del artículo encontramos una llamada de atención de Monseñor Lefebvre sobre la susodicha…

Ver para creer…

2016 no ha comenzado bien para el kentiano…

Lo único que falta es que ahora comiencen los despegues…

De ser cierto lo que circula por allí, el mismo Jean-Michel Faure andaría diciendo que el señor Obispo “está loco”…

Si esto es así, el Padre Faure debe examinar seriamente la fecha en que comenzó la demencia episcopal y, eventualmente, rever su propia consagración episcopal, si aquella es anterior al 19 de marzo de 2015…

Como Los Impotentes y los del Elenco de errores kentianos no pueden traducir y publicar este post, nos ocupamos nosotros…

Vayamos, pues, al artículo de los dominicos publicado en el Foro Christus vincit

Aclaro que la traducción es de mi cosecha, pero el separador de puntos proviene de Kent, vía El elenco de errores

BOTELLAS

¿QUÉ PENSAR SOBRE MARIA VALTORTA?

http://christusvincit.clicforum.com/t296-DOMINICAINS-D-AVRILLE.htm?start=75

Para responder a esta pregunta, reproducimos aquí, completándolo un poco, un pasaje de una recensión del libro del padre Gérard Herrbach, Visiones del Evangelio (Des Visions sur l’Évangile), publicado en Le Sel de la terre nº7. Para más detalles, reenviamos al libro del Padre Herrbach disponible en el sitio de Clovis.

BOTELLAS

Acerca de Maria Valtorta

Maria Valtorta murió en 1961 “en un aislamiento psíquico incomprensible” (alienada). Su obra principal, La Vida de Jesús, escrita desde 1943 a 1947, abarca unas 10.000 páginas de cuadernos. Su confesor, el Padre Migliorini, pretende haber sido recibido en audiencia, en compañía del Padre Berti, por el Papa Pío XII en febrero de 1948, y que el Papa les habría dicho de publicar la obra tal como estaba, agregando: “Quien lea, comprenderá.

Esta autorización oral del Papa parece poco probable: el Papa no podría haber dado razonablemente dicha autorización sin haber leído el libro y sin haber asegurado su ortodoxia; pero, ¿cómo iba a encontrar el Papa el tiempo para leer estas 10.000 páginas?

Esta autorización del papa parece aún más improbable dado que el Santo Oficio prohibió definitivamente la obra (sin posible corrección) un año después, en febrero de 1949.

Los cuatro primeros volúmenes fueron, sin embargo, publicados sin Imprimatur, desde 1956 a 1959.

El 16 de diciembre de 1959, los libros editados fueron puestos en el Index.

BOTELLAS

L’Osservatore Romano publicó la puesta en el Index, acompañada de un artículo que justifica la condena.

He aquí algunos extractos:

Los cuatro Evangelios nos muestran a Jesús humilde y lleno de las reserva; sus discursos son simples, incisivos, pero con la eficiencia suprema. Por el contrario, en este tipo de historia novelada, Jesús es locuaz en exceso y parece un propagandista, siempre dispuesto a proclamarse Mesías e Hijo de Dios, y a recitar lecciones de teología en los mismos términos que usaría hoy un profesor de teología. En los recitados del Evangelio, admiramos la humildad y el silencio de la Madre de Jesús; en cambio, para el autor (hombre o mujer) de esta obra, la Santísima Virgen tiene la elocuencia de un abogado moderno, siempre presente en todas partes y siempre dispuesta a ofrecer lecciones de teología marial, perfectamente al corriente de los últimos estudios de los especialistas actuales en esta materia […] Algunas páginas son bastante escabrosas y hacen pensar en las descripciones y escenas de novelas modernas. Vamos a dar sólo algunos ejemplos, así como la confesión hecha a María por una tal Aglae, mujer de mala vida (volumen I, p. 790 y siguientes [Estas referencias no corresponden a la actual edición en francés, sino a la publicada en aquel momento en italiano]); el recitado poco edificante de las páginas 887 y siguientes del volumen I; un baile realizado ciertamente de una manera impúdica ante Pilato en el Pretorio (Volumen IV, p 75) etc. […] Por último, quiero señalar otra afirmación extraña y vaga donde se dice de Nuestra Señora: “Tú, todo el tiempo que permanecerás en la tierra, serás la segunda después de Pedro, como jerarquía eclesiástica…”.

BOTELLAS

He aquí ejemplos de errores e inconveniencias de este libro:

  • Nuestro Señor piensa que ahora la palabra cansa, y que debemos recurrir a visiones… de Maria Valtorta…;
  • El árbol de la vida en el Paraíso terrenal es sólo un símbolo;
  • El pecado de Adán y Eva consistió en el uso del matrimonio con un espíritu de lujuria;
  • Santa Ana dio a luz sin dolor;
  • Nuestra Señora se jacta de su humildad y calma;
  • Ella dice que redimió a las mujeres por su maternidad;
  • Ella ha visto a Dios en su creación;
  • Satanás se ha encarnado en Judas.

BOTELLAS

También se pueden observar muchas contradicciones con el Evangelio, por ejemplo:

  • Nuestro Señor habría sorbido ávidamente la hiel presentada por el soldado;
  • En la cruz, Nuestro Señor no cesa de llamar “¡Mamá!” y Ella de responder: “Sí, mi tesoro, estoy aquí“;
  • Nuestra Señora se enoja, grita y delira “casi” después de la muerte de su Hijo;
  • Sin mencionar muchas sensualidades que salpican el libro.

BOTELLAS

Ahora he aquí un extracto del Volumen III (EMV 199, c. 60, p. 353) de la edición francesa, que relata una broma malsonante, e incluso bastante chocante, que “Jesús” habría hecho a “San Pedro”:

Jesús se levanta y llama en voz alta: “Simón de Jonás, ven aquí.”

Pedro se sobresalta y sube las escaleras rápidamente: “¿Qué quieres, Maestro?”

“¡Ven aquí, usurpador y corruptor!”

“¿Yo? ¿Por qué? ¿Qué he hecho, Señor?”

“Tú has corrompido a mi Madre. Es por eso que querías estar solo. ¿Qué debo hacer contigo?”

Pero Jesús sonríe y Pedro se tranquiliza. “¡Oh!”, dice él. “¡Realmente me asustaste! Pero ahora te ríes…”

BOTELLAS

Monseñor Lefebvre, durante un Retiro (en septiembre de 1986, Cuarta Instrucción), expresó su reserva respecto de Maria Valtorta:

Sacaremos provecho (…) en no detenernos demasiado en los diversos hechos de la vida de Nuestro Señor. Es en esto que, quizás, esas vidas que se han hecho de Nuestro Señor (…) esos libros que se presentan como revelaciones de la vida de Nuestro Señor, en mi opinión, pueden ser un peligro, precisamente porque representan a Nuestro Señor de una manera demasiado concreta, demasiado en los detalles de su vida.

Me refiero, por supuesto, a Maria Valtorta. Y tal vez para algunos esta lectura puede hacerles bien, puede acercarlos a Nuestro Señor, tratar de imaginar cómo era la vida de los apóstoles con Nuestro Señor, la vida en Nazaret, la vida en las visitas que hacía Nuestro Señor a las ciudades de Israel. Pero hay allí un peligro, un gran peligro: demasiado humanizar, demasiado concretizar y no mostrar lo suficiente el rostro de Dios, en esta vida de Nuestro Señor. Esto es un peligro. No sé si hay que recomendar tanto a personas que no son advertidas la lectura de libros como estos. No estoy seguro de que esto los eleve realmente y que les haga conocer verdaderamente a Nuestro Señor tal como era, tal como es, tal como debemos conocerlo, creerlo.

En vez de leer esta novela, donde los errores abundan, los fieles harían mejor en leer las Sagradas Escrituras con buenos comentarios nutridos de los Padres de la Iglesia, como por ejemplo La gran vida de Jesucristo por Ludolfo el Cartujo, La Catena Aurea de Santo Tomás de Aquino, los comentarios del Evangelio de Bossuet, los comentarios de las epístolas de San Pablo por Dom Delatte o de la Sagrada Escritura por Dom Marmion, o buenas vidas de santos: nuestros antepasados hicieron sus delicias de La leyenda dorada del bienaventurado Jacques de Voragine. Las vidas de los santos —excepto en el caso de una mala hagiografía— nos hacen quedar en lo real en lugar de partir en lo imaginario como es el caso de estas “visiones”. Las vidas de los santos tienen lo suficiente para alimentar la imaginación, el corazón y la inteligencia de todos los cristianos, incluso los más simples; incluso se encuentran hoy buenas vidas de santos ilustradas. Aquí es donde podemos encontrar un verdadero antídoto contra la televisión.

BOTELLAS

Para comenzar a despegarse del Obispo que nunca se retracta, la publicación de este artículo no está mal…

Pero todavía falta romper muchas botellas…

¿Tendrán el coraje?