VILLANCICOS AL DIVINO NIÑO

cuadro-con-estampa-antigua-de-jesus-y-3-angeles_MLM-O-76525034_1154

Gloria eterna al Dios infante,

Gloria al Hijo de María,

Que haciendo la noche día,

Da al mundo la claridad.

Espíritus celestiales,

Que con tan dulces canciones

Celebráis nuestras pasiones

Tornadas en libertad;

Permitid que os acompañe,

Y que a la Virgen María,

En prueba de mi alegría,

Algo me atreva a cantar.

Canten todos gozosos y alegres

Sus grandezas, su brillo y su gloria;

Canten todos completa victoria,

Contra el fiero Dragón infernal.

Sois Princesa Soberana,

Madre del Dios verdadero,

Sois el consuelo primero

En toda necesidad.

Canten todos, etc.

Sois Madre de Jesucristo,

Que es el Dios mismo humanado,

Que del hombre enamorado,

Hoy toma carne mortal.

Canten todos, etc.

Sois Virgen antes del parto

Y después de haber parido;

Porque no habéis concebido

En virtud de obra carnal.

Canten todos, etc.

Confiese la tierra toda

Que sois limpia, que sois pura,

Y muera la criatura

Que lo llegase a dudar.

Canten todos, etc.

VILLANCICO RECITADO

bce04c6fa6214d57ac3e4d8b2b49ba8e

¡Oh eterno Dios! Que cuando más airado

Contra el hombre rebelde y obstinado,

De las venganzas adquiriste el nombre,

A tu Hijo le das, y lo haces hombre.

¿Quién desarmó tu brazo enfurecido?

¿Quién te obligó a un furor tan excesivo

Enviando a tu Verbo, que encarnado,

Nos libre de la muerte y el pecado?

Mas tu piedad inmensa e infinita

Así el remedio al mundo facilita.

¿Qué gracias puedo darte,

Mi Dios por tal fineza,

Pues ya tu amor empieza

A darme a libertad?

Si todo amor se paga

Con otro amor, mi dueño

Ya salgo de mi empeño

Amando a tu deidad.

A MARÍA EN EL PESEBRE DE BELÉN

1b61668b4467fde3a8039f22b4831b13

Qui inter ubera mea commorabitur. Cant. 1

 

¿No espiras al rigor del crudo yelo,

Virgen hermosa, virgen delicada,

En tan desierta, mísera morada

Que te da por alfombra el duro suelo?

¿Dónde techumbre es el sonante cielo?

¿Dónde el granizo tiene libre entrada?

¿Dónde el invierno de su faz airada

Ríos derrama de ruinoso duelo?

Tu solo abrigo de la noche el manto,

Tu sola luz el brillo de la luna.

¿y aun no mueres, oh Virgen, de quebranto?…

¡Más cuanto error en mis delirios junto!

Visto no había que tu pecho es cuna

Del que el fuego y la luz creó en un punto.