JORGE DORÉ: ¿CANONIZACIONES O RITUAL SATÁNICO?

El-Vaticano-crea-una-web-para-las-canonizaciones-de-los-dos-papas

¿Canonizaciones o ritual satánico?

Jorge Dore

“Hijitos, ya es el último tiempo: y como vosotros habéis oído que el anticristo ha de venir, así también al presente han comenzado a ser muchos anticristos; por lo cual sabemos que es el último tiempo.
Salieron de nosotros, mas no eran de nosotros; porque si fueran de nosotros, hubieran cierto permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros. (1 Juan 2:18, 19)

La mentira es hija del demonio. –San Pío de Pieltrecina

El próximo 27 de abril se consumará en Roma apóstata y meretriz, un acto satánico de proporciones extraordinarias: las falsas canonizaciones de dos antipapas: Juan XXIII y Juan Pablo II, por el también actual antipapa de la iglesia conciliar Jorge Mario Bergoglio, –alias Francisco–, quien llevará a cabo la elevación a los altares de los dos anticristos citados durante una “misa” solemne.

Millones de engatusados fieles, ajenos a su ex-catolicidad, aguardan ansiosos la llegada de este evento. Un número potencial de cinco millones de peregrinos participará físicamente en él, quedando expuestos al influjo de poderes infernales por su presencia activa y voluntaria en una glorificación a la falsedad que, además, es toda una burla a su laica ignorancia por parte de la impía jerarquía religiosa del Vaticano. Este gran engaño coreografiado por Roma, este aberrante circo perverso, es otra nueva estafa espiritual de la contraiglesia católica a sus fieles y un frontal desafío a la Divina ominpotencia.

El evento constituye una oportunidad sin igual para que el mal consolide aún más su poder mundial y acreciente su influjo sobre todos los devotos a los nuevos “santos”. La cantidad de medallas y estampas vendidas, dará testimonio del número de timados espirituales que eventualmente evolucionarán como cómplices de la nueva persecución contra Cristo y el pequeño remanente fiel a su Señor.

Esta notable victoria del Padre de la Mentira, esta glorificación de dos enemigos acérrimos de Nuestro Señor e incontestables depredadores de la Iglesia católica, se transmitirá a todo el mundo, por lo que seremos testigos de un importante hito en el avance del poder de las tinieblas, ahora auxiliado por la tecnología vigente. La ceremonia, de velado carácter luciferino, hará sin duda las delicias de las sociedades secretas y será un nuevo portal abierto a la influencia diabólica.

Se anuncia que el modo en que técnicamente se propagará el evento, hará posible a los espectadores una “inmersión total” en el mismo. Pero no nos engañemos. La inmersión consistirá en la voluntaria comunión de todos los participantes de esta abominable farsa, con el espíritu de iniquidad.

¿Qué podemos esperar de una secta que se hace llamar católica sin serlo, guiada por una jerarquía usurpadora de la que ayer fuera fiel a Cristo y que hoy presume de falsa doctrina, falsos sacramentos, falsas beatificaciones, falsas canonizaciones, falsos santos, falsas devociones y fieles engañados en torno a falsos altares que desconocen ser falsos cristianos?

El poderío del Padre de la Mentira crece como venenosa y amarga levadura y cada día engrosa más su ejército de adeptos, lo cual cambia la polaridad moral del mundo logrando que, cada vez con mayor frecuencia y como bien describen las escrituras, se tenga al mal por bien y al bien por mal. (Isaías 5:20).

La inminente megaparodia de canonización de los dos escarnecedores de Cristo, Juan XXIII y Juan Pablo II, son políticamente necesarias al desastroso conciliábulo Vaticano II para otorgarle un carácter de oficialidad divina que no poseerá jamás, pues sus frutos podridos son sólo dignos del Señor de las moscas.

Falsas canonizaciones que serán una carta de pasajero triunfo para el poder de las tinieblas, que engorda alimentado por la ignorancia de las masas a las que esclaviza sin que estas logren sacudirse el yugo bien por ignorancia o por testarudez.