BIEN POR HUGO WAST: SU NOMBRE Y MEMORIA SIGUEN MOLESTANDO A LOS COMUNISTAS, MASONES Y JUDÍOS.

Todo un honor.

Dime quien te persigue y te diré quién eres.

El gran Hugo Wast, maestro de maestros, cabal católico (aunque no todos lleguen a comprender que significa esto hoy) gran escritor, apocaleta, poeta, místico; sigue siendo atacado y perseguido por las huestes infernales de masones, sionistas, maricones, comunistas y los peores de la lista: kirchneristas.

Dice La Nación diario:

Como broche final a un histórico reclamo, la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional dejó ayer de llamarse Gustavo Martínez Zuviría para nombrarse Ezequiel Martínez Estrada.

“El prolífico escritor Martínez Zuviría fue durante un cuarto de siglo director de la Biblioteca Nacional y, durante todo ese período, impartió vehementes opiniones militantes de carácter discriminatorio. Su antisemitismo de combate fue notorio y no se limitó a sus novelas”, explicó el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González.

En el acto estuvieron presentes la subsecretaria de Gestión Cultural de la Nación, Marcela Cardillo, y el director nacional de Industrias Culturales, Rodolfo Hamawi; la subdirectora de la biblioteca, Elsa Barber; el director de Cultura, Ezequiel Grimson; el director de la Hemeroteca, José Luis Boquete; el director del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky; el filósofo León Rozitchner; el editor y fundador de Ediciones de la Flor, Daniel Divinsky, la representante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, y el filósofo y escritor José Pablo Feinmann, entre otros.

Desde ayer la Hemeroteca lleva el nombre de Ezequiel Martínez Estrada. “Escritor universalista de la condición argentina, inventor de formas narrativas y ensayísticas emancipadas, autor de estudios decisivos sobre el Martín Fierro, la pampa y la ciudad, Kafka y Montaigne, y la turbada historia nacional, también partidario de una teoría de la lectura que se entrelaza con las más modernas perspectivas de la crítica literaria actual”, expresó González.

“El máximo tótem del antisemitismo argentino, expuesto como señal conmemorativa, ofende finalmente a quienes buscan de todas las formas posibles los nuevos cimientos para reconstruir una democracia avanzada, igualitaria y no discriminativa en la Argentina”, indicó González.

El cambio fue celebrado por un centenar de trabajadores de la biblioteca y representantes de la cultura que se acercaron a la inauguración.

Verbitsky relató distintos ejemplos de la vida pública e intelectual de Martínez Zuviría que hacían necesario el cambio. “Es una decisión profundamente saludable para la cultura argentina”, enfatizó.

“Se saca un nombre que se inscribe en la aniquilación política para suplantarlo por un modelo humano”, reconoció Rozitchner, al tiempo que destacó “la osadía y el valor” de González por llevar adelante un viejo reclamo.

La representante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora señaló que el cambio constituía un “acto de memoria, verdad y justicia”, mientras que Hamawi concluyó: “La Biblioteca Nacional se transforma en un ámbito de libertad, creación e integración”.

Hasta aquí la cita de La Nación

Para recordarle mejor damos una pequeña semblanza de este varón de Dios.

Escritor fecundo, llegó a ser en su época el más difundido en lengua española, siendo en la actualidad el escritor argentino que más libros vendió en la historia de las letras argentinas, y uno, sino el más prolífico de ellos, traducido a 15 idiomas, este escritor católico, publicó más de sesenta obras con su nombre y su seudónimo de Hugo Wast, también existen artículos periodísticos, discursos y otros escritos aparecidos sin firma.En 1954 solamente en castellano se habían vendido casi 3.000.000 de ejemplares, con casi 500 ediciones, con otra gran cantidad de las mismas y libros vendidos en el exterior.

Hombre bondadoso y piadoso, de una profunda formación teológica, un cristiano práctico, de misa diaria y comunión frecuente, sin ostentaciones ni engreimiento, virtudes no comunes en el difícil gremio de los literatos.

Su fuerte convicción religiosa y su condición de católico militante, lo convirtieron en un decidido defensor de la fe cada vez que fue menester hacerlo, sobre todo como apologista de la Iglesia.

Hugo Wast fue fiel a sus principios y vivió conforme con ellos.

Fue fiel a Dios, a su Patria y a su conciencia, esa armonía estuvo ligada a través de sesenta años de actuación, a una línea de conducta, así como creía, así pensaba y obraba. Vivía como sentía, sentía como escribía y escribía como obraba.

Sorteando los halagos del mundo al que conquistó, pero al cual no hizo concesiones. y venciendo los asaltos del espíritu maligno, se dirigió serenamente hacia la cumbre. Su vocación de escritor fue simple y constante como su vida. Con su vocación nació y con ella moriría.

En pocos casos se encuentran, como en el suyo, tan identificados al hombre y al escritor. ni la adversidad ni las calumnias lo doblegaron, como el vendaval no derriba el muro de sólidos cimientos.

Se ha echado un manto de olvido sobre su obra y su persona, existiendo una consigna del silencio sobre Hugo Wast, por su condición de escritor católico.

El 28 de marzo de 1962, en Buenos Aires, a la que llamó turbulenta y alegre, entregó su alma al creador, siendo amortajado su cuerpo con la sotana de la Compañía de Jesús.

La muerte no pudo sorprenderlo distraído, porque jamás dejó que los alientos de humanas vanidades sofocaran la antorcha que debía mantener encendida a través de una larga vigilia de siervo fiel.

Momentos antes de su muerte había estado bromeando con quienes lo acompañaban, y cuando tal vez oyó más acentuados los sones del clarín, pasó a la oración y se puso a desgranar, con mariana piedad, el último Rosario de su vida. Poco después el abandono de las fuerzas le privó del habla, pero las tuvo todavía para signar con una cruz y un beso la frente de Matilde de Iriondo, la buena madre de sus trece hijos, a la que miró con ternura expresándole su “a Dios”

Breve reseña biográfica del Dr. Gustavo Martinez Zuviría (Hugo Wast).

1883. Gustavo Adolfo Martínez Zuviría ve la luz en la ciudad de Córdoba, Argentina, el 22 de octubre

1893. A los diez años escribe su primer cuento: Carlos Cronwell, o sea el Navegante.

1902. Ingresa en la Universidad de Santa Fé y es designado el primer Bibliotecario de la alta casa de estudios, con cincuenta pesos mensuales, publica una obrita de teatro: Mi suegra me quiere mucho. Da a luz un trabajo de polémica, El Naturalismo y Zola, e inicia en los Molinos, Córdoba, su primera novela, Alegre.

1903. Publica dos libros: La Creación ante la seudo-ciencia (ensayo polémico) y Fantasías y Leyendas (cuentos)

1904. Publica el libro de versos Rimas de Amor.

1905. Aparece Alegre, en dos tomos, editado por Fernando Fé, de Madrid.

1906. Comienza a colaborar en el diario La Nación, y en la revista Caras y Caretas.

1907. A los veinticuatro años siendo abogado, se doctora en Ciencias Sociales en la Universidad de Santa Fé y en Legislación y Jurisprudencia en la Universidad de Buenos Aires. Publica su segunda novela Pequeñas grandes almas, editada por Montaner y Simón, de Barcelona. Ese mismo año actúa como Secretario de la Asamblea Constituyente de Santa Fé.

1908. Contrae matrimonio con doña Matilde de Iriondo. Viaja a Europa con su esposa y visita al Papa Pío X, en el Vaticano.

1911. Publica su novela Flor de Durazno, con el seudónimo Hugo Wast.

1912. Publica un ensayo científico: El Enigma de la vida.

1915. Se afilia al Partido Demócrata Progresista, fundado por el Dr.Mariano Demaría, y es candidato a Gobernador de Santa Fé. Dirige el diario Nueva Epoca.

1916. Obtiene por posición la Cátedra de Economía Política en la Universidad Nacional de Santa Fé, Es Elegido Diputado Nacional. Su novela La casa de los cuervos obtiene el primer premio en el concurso de novelas del Ateneo Nacional.

1919. El diario La Nación, de Buenos Aires, publica en folletín su novela Ciudad turbulenta, ciudad alegre.

1923. La Real Academia Española premia con medalla de oro su novela Valle Negro.

1926. El Gobierno Argentino le otorga el gran premio nacional de literatura por su novela Desierto de Piedra.

1927. Viaja a Europa con su esposa y sus 10 hijos, en París le nacerán dos más . Recorre Francia, Alemania, Inglaterra, España, Italia, Bélgica, Holanda y Polonia. Hasta 1931 vive en París con su familia.

1928. La Real Academia Española lo designa miembro correspondiente. Viaja a los Estados Unidos de Norteamérica y firma contratos con varias empresas para la edición de sus novelas en inglés. La Convención Nacional de Escritores de Washington le ofreció un almuerzo al que asistieron 700 personas, dictó una conferencia en la Universidad George Washinton, y es recibido por el Presidente Calvino Coolidge en la Casa Blanca.

1929. Se entrevista en Londres con Roberto Cunninghame-Graham, y escribe en París su novela Lucía Miranda.

1930. En el mes de julio viaja a Polonia, asiste en Varsovia al Congreso de los PEN Clubs, en representación de la filial Argentina.

1931. Regresa a Buenos Aires y se hace cargo de la Biblioteca Nacional. Se incorpora a la Academia Argentina de letras, y es una de sus miembros fundadores.

1933. Es designado presidente de la comisión de prensa del XXXII Congreso Eucarístico Internacional.

1937. Asume la presidencia de la Comisión Nacional de Cultura.

1941. El Presidente de la Nación doctor. Ramón S Castillo, lo nombra Interventor Federal en la provincia de Catamarca.

1943. El Presidente, general Pedro P. Ramírez, lo designa Ministro de Justicia e Instrucción Pública. El 31 de diciembre emite el decreto sobre la enseñanza de la religión católica en las escuelas públicas, como materia ordinaria no obligatoria.

1949. Asume la dirección de la revista Argentina.

1954. Es despojado de su cargo de director y echado de la Biblioteca Nacional, por el presidente Perón.

1957. La Editorial Fax, de Madrid, publica en dos volúmenes sus obras completas. Viaja al Perú.

1958. Celebra sus bodas de oro matrimoniales y las de su primera novela.

1960. Publica la obra histórica Año X. Viaja a por seis meses a España.

1961. Da término a su última novela, de publicación póstuma: Autobiografía del hijito que no nació.

1962. El 28 de marzo, en Buenos Aires, entrega su alma al creador.

·- ·-· -··· ·· ·-··
– G.M. Jr. en Revista Arbil Nº74

TUVO LA GRACIA DE DIOS DE NO TENER QUE PRESENCIAR LA DEMONIACA DEMOLICIÓN DEL CONCILIÁBULO VATICANO II.

11 comentarios sobre “BIEN POR HUGO WAST: SU NOMBRE Y MEMORIA SIGUEN MOLESTANDO A LOS COMUNISTAS, MASONES Y JUDÍOS.

  1. El Kahal estaba reunido cuando se trocó el nombre de este gran escritor y director de la Biblioteca Nacional por el de un plumífero obsecuente con el NOM.

    Los miembros del Kahal: Verbitsky, Feinmann, Rozitchner, Hamawi, Barber, Boquete y Divinsky. Eso lo dice la nota.

    Se ha consumado otra venganza judaica contra un gran pensador católico.

    ¿Y el Episcopado que dijo? Nada, solo asintió con su silencio. Si hubieran estado hace 2.000 años seguramente hubieran gritado con todas sus fuerzas: “¡Barrabás! ¡Barrabás!”. Porque ellos siguen fielmente la línea del Sannedrin. Son mas judíos que los judíos.

  2. Don Gustavo, es un orgullo y ejemplo para Argentina y toda América, por ser un valiente defensor de la Verdad, que no comtemporizó con los hebreos kabalistas, aunque lo señalaran y señalen de todas formas…

    Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum

  3. Es menester, para los liberales; marxistas; masones y judíos “argentinos”, sepultar en nuestra historia, a los valientes e incorruptibles escritores y/o filósofos nacionalistas católicos como Hugo Wast y Jordán Bruno Genta -asesinado por la guerrilla marxista atea del ERP-.

  4. Rindo público desagravio y cálido homenaje a uno de mis maestros.

    El Señor llamó al siervo fiel cuando yo contaba apenas ocho años.

    Como en la niñez y la adolescencia, sus libros y su ejemplo siguen siendo hoy una fuente de formación y un arsenal para el combate.

  5. La actual afrenta sobre un hombre honesto, buen cristiano y el novelista más prolífico de Argentina, como Martínez Zuviría proscribiéndolo, nada menos que en el siglo XXI, me parece algo más que una tropelía, me parece un hecho meramente típico del fascismo ignorante y totalitario de principios del siglo pasado.
    Personalmente observo como desproporcionado que el 2% de los habitantes, enteramente libres de mi país, que corresponden a un culto que profesan uno de los dos pueblos semitas, que con su odio ancestral, nos trajeron una guerra milenaria a nuestro territorio, hábitat de un Pueblo solidario, como el Argentino, dispongan de un poder tan convincente como para mover semejantes influencias…
    En lo particular, me dedicaré con ahínco a intentar revertir dichas afrentas y a sostener férreamente la libertad de cultos que hoy, para los cristianos católicos, a la vista de los acontecimientos, comienza a estar seriamente amenazada.

  6. Jorge Burzaco Osinde,

    Ud. dice: “típico del fascismo ignorante y totalitario”.

    FASCISMO: ¿Régimen totalitario?, SÍ. Ahora bien, ¿régimen ignorante? NO.

    El fascismo es totalitario como también lo son -y lo fueron- el Comunismo ateo; la Monarquía; la Democracia ateniense y espartana; el Liberalismo; la Masonería vertical e invisible y la actual Democracia Show (masónica, no griega).

    ¡No existe la verdadera Libertad!, el que no comulgue con la presente Democracia Show inspirada en la jacobina e iluminista Revolución francesa, va preso, por ejemplo: David Irving; Fredrick Toben; Paul Rassinier; Robert Faurisson; Thies Christophersen; Wilhelm Stäglich; Joseph Burg (Ginzburg); Arthur Butz; Haviv Schieber; Francois Duprat; Fred Leuchter y cientos y cientos de profesores; científico; intelectuales, etc. etc.

    El fascismo ¿ignorante? ¿por qué?

    ¿quiénes son para Ud. los cultos e iluminados?

    Mussolini -fundador del fascismo- tenía filósofos como Giovanni Gentile y Julius Evola, entre Otros.

    NO CONFUNDIR FASCISMO CON NACIONALSOCIALISMO. EL NAZISMO ES OTRA COSA.

    Es IMPRESCINDIBLE leer:

    1) “El Espíritu de la Revolución fascista” de Benito Mussolini.
    2) “El Hombre Nuevo” de Ion I. Motza.
    3) “Dos Movimientos Nacionales” de Horia Sima.
    4) “Eurofascismo” de Erik Norling.
    5) “Manual del Jefe” de Corneliu Codreanu.
    6) “José Antonio, fascista” de José Luis Jerez Riesco.

  7. No es raro encontrar en el devenir histórico, casos como este, en el cual es más conveniente tener oculto a los ojos de la sociedad, ciertos modelos y grandes hombres que se han sabido manifestar en contra del error. No sólo diciendolo, sino también señalándolo y dándole un nombre y apellido. En este caso JUDÍOS, MASONES, COMUNISTAS, que desde las mismas entrañas de su concepción han dejado ver el caracter antirreligioso que tienen.

    Gracias a Dios que ha permitido que surgan hombres como Don Hugo Wast… Dios quiera y nos dé su fuerza para poder combatir el error, y defender el estandarte de Cristo Rey.

  8. Me ha dolido tanto que a la Hemeroteca le cambiaran el nombre de quien ha sido uno de los mas grandes escritores, pero en fin, nos han destrozado a traves de tantos años con sus malsanas costumbres y nos han socavado nuestras raíces. La prensa y el capital está en manos de los que no tienen Dios y por ende sus mandamientos, y vean Vds. que a un hombre de misa diaria, con trece hijos y una vida literaria y cristiana, se lo condena…., por favor!!!
    Lamento mucho escribir esto pero si coincidir con el pensamiento y la
    conviccion de vida de este Hombre, es ser Fascista.., pues bien lo soy,
    y no soy antisemita. Pero que industria han hechos de sus dolores….

  9. He leído “Desierto de Piedra” en el colegio: una joya. En 1970 crucé la pampa de Achala.
    Conocí Flor de Durazno en el año 1975. Estuve acampando con uno de sus nietos.
    Luego leí “Flor de Durazno” y ví la película con Gardel.
    Ahora estoy con la lectura tranquila de Valle Negro.

    Esto de la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional es propio de este gobierno K.
    ¿Qué otra cosa se puede esperar del resentimiento y la mentira?

    ¡Pero HUGO WAST es más grande!

  10. Coincido en casi todo el artículo. Soy bisnieto de Hugo Wast, y profundo admirador de su obra, pero el autor de la nota comete un grave error e incurre en temeridad con su frase final: Hugo Wast, católico fiel (y humilde) hubiera luchado contra los abusos de tantos que han tergiversado del Sacrosanto Concilio Vaticano II, pero no se hubiera rebelado contra la autoridad de la Iglesia, que, aunque ustedes lo nieguen por ceguera, es la misma antes y después del Concilio. In Christus!

Los comentarios están cerrados.