MIENTE EL NEW YORK TIMES

MIENTE EL NEW YORK TIMES

de † Crux- ε Et – Ω Gladius de cruxetgladiuss@gmail.com (†Crux-εEt-ΩGladius.)

MASSIMO INTROVIGNE: PEDOFILIA. .

Fuentes: The New York Times; CENSUR y Zenit, 25-03-10

New_York_Times FEBRERO

“¿De cuántos de estos “descubrimientos” tenemos aún necesidad para darnos cuenta de que el ataque contra el Papa no tiene nada que ver con la defensa de las víctimas de los casos de pedofilia (…) sino que intenta desacreditar a un Pontífice y a una Iglesia que molestan a los lobbies por su eficaz acción de defensa de la vida y de la familia?”

¿Quiénes aportan al libreto del New York Times? ¿Qué conexión existe entre el lobby anticatólico que representa ese periódico y los grupos de “disidentes católicos” que no están en comunión con la Iglesia?

Massimo Introvigne, Director del CESNUR (Centro studi sulle nuove religioni), sale al paso frente a otro intento de enlodar a Benedicto XVI (vid. NG 1028). Una vez más el New York Times y la prensa mundial que le hace coro, son instrumento de las logias y los lobbies anticatólicos. Basados en la traducción de Zenit, publicamos la declaración de Introvigne:
El lobby laicista contra el Papa. El gran bulo del New York Times
“Si hay un periódico que me viene a la mente cuando se habla de lobbies laicistas y anticatólicos, este es el New York Times. El 25 de marzo de 2010, el diario de Nueva York ha confirmado esta vocación suya con un increíble bulo relativo a Benedicto XVI y al cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone.

“Según el diario, en 1996 los cardenales Ratzinger y Bertone habrían ocultado el caso, señalado a la Congregación para la Doctrina de la Fe por la arquidiócesis de Milwaukee, relativo a un cura pedófilo, Lawrence Murphy. Increíblemente -tras años de precisiones y después de que el documento fue publicado y comentado ampliamente en medio mundo, revelando las falsificaciones y los errores de traducción de los lobbies laicistas- el New York Times acusa ahora a la instrucción Crimen sollicitationis de 1962 (en realidad, segunda edición de un texto de 1922) de haber sido usada para impedir que el caso Murphy fuese denunciado a las autoridades civiles.

2006_03_27_Zahn_StaringAbuse_xxxph_Lawrence_Murphy
“Los hechos son un poco distintos. Alrededor de 1975 Murphy fue acusado de abusos particularmente graves y desagradables en un colegio para menores sordos. El caso fue inmediatamente denunciado a las autoridades civiles, que no encontraron pruebas suficientes para proceder contra Murphy. La Iglesia, en esta cuestión más severa que el Estado, continuó sin embargo con persistencia indagando sobre Murphy y, dado que sospechaba que fuese culpable, a limitar de diversos modos su ejercicio del ministerio, a pesar de que la denuncia contra él hubiese sido archivada por la magistratura correspondiente.

“Veinte años después de los hechos, en 1995 -en un clima de fuertes polémicas sobre los casos de los “curas pedófilos”- la archidiócesis de Milwaukee consideró oportuno señalar el caso a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El señalamiento era relativo a violaciones de la disciplina de la confesión, materia de competencia de la Congregación, y no tenía nada que ver con la investigación civil, que se había llevado a cabo y que había concluido veinte años antes. Se debe también observar que en los veinte años precedentes a 1995 no había habido ningún hecho nuevo, o una nueva acusación hacia Murphy. Los hechos de los que se discutía eran aún aquellos de 1975. La archidiócesis señaló también a Roma que Murphy estaba moribundo. La Congregación para la Doctrina de la Fe ciertamente no publicó documentos y declaraciones veinte años después de los hechos, sino que recomendó que se continuase limitando las actividades pastorales de Murphy y que se le pidiese que admitiera públicamente sus responsabilidades. Cuatro meses después de la intervención romana, Murphy murió.

Rembert-Weakland
“Este nuevo ejemplo de periodismo basura confirma cómo funcionan los “pánicos morales”. Para enfangar a la persona del Santo Padre se remueve un episodio de hace treinta y cinco años, conocido y discutido por la prensa local ya a mitad de los años 70, cuya gestión -en cuanto era de su competencia y un cuarto de siglo después de los hechos- por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue canónica y moralmente impecable, y mucho más severa que la de las autoridades estatales americanas. ¿De cuántos de estos “descubrimientos” tenemos aún necesidad para darnos cuenta de que el ataque contra el Papa no tiene nada que ver con la defensa de las víctimas de los casos de pedofilia -ciertamente graves, inaceptables y criminales, como Benedicto XVI ha recordado con tanta severidad- sino que intenta desacreditar a un Pontífice y a una Iglesia que molestan a los lobbies por su eficaz acción de defensa de la vida y de la familia?”

Nota del editor de Noticias Globales:
El “caso Murphy” entre 1977 y 2002, fue competencia del entonces arzobispo de Milwaukee, Mons. Rembert G. Weakland, oprobio para la Iglesia. El diario de New York ha dedicado a Weakland numerosos y grandes espacios. El arzobispo dimisionario sigue siendo, a pesar de todo, elogiado en ámbitos de la “disidencia católica”. Entonces, cabe preguntarse: ¿Quiénes aportan al libreto del New York Times? ¿Qué conexión existe entre el lobby anticatólico que representa ese periódico y los grupos de “disidentes católicos” que no están en comunión con la Iglesia? FIN, 26-03-10

———————————————————————————————

El staff de The New York Times

Por Constantino de Santaiglesiamilitante

con alguna modificación de Gladius

Leyendo sobre los ataques de prensa hacia la Iglesia realizados por el diario “The New York Times”, quisimos –cámara fotográfica en mano- conocerlo personalmente para ver si encontrábamos algún dato por el que pudiéramos deducir la causa de su anti-catolicismo. He aquí la crónica del viaje.

1213640557_extras_albumes_0 Cuando llegamos a su sede principal, gentilmente nos abrió la puerta un hombre extrañamente vestido para nuestro gusto: seguro que se trata de alguna moda extranjera.

1213641665_extras_albumes_0 Ya adentro del edificio, vimos que al recepcionista le gustaba coleccionar símbolos que tal vez sean cuestión de heráldica familiar o algo así.

MASONES Cuando vimos al personal nos pareció que se trataba de gente afable y de muy buen humor.

1213641596_extras_albumes_0

Mientras esperábamos uno de ellos (siempre hay un bromista) nos invito a sentarnos; pero se trataba de una singular travesura. (por cierto el fotógrafo resulto pinchado con el dichoso compas, no fue nada grave.)

masoneria_brit__juicio

Los jefes de redacción, aunque un tanto rígidos, se ve que eran hombres de experiencia. Les dijimos que nos gustaría conocer a la gerencia.

rabinos18 No podía ser en ese momento, nos dijeron, pues estaban dando una conferencia.

rabinos32 Esperamos un rato y al fin conocimos a los capos, a quienes fotografiamos seguramente trabajando en algún tema específico del diario. Se ve que la barba es de uso corriente en Nueva York.


No encontramos nada raro y nos volvimos. Durante el viaje de regreso leímos por casualidad algo referente al diario que habíamos visitado:

“The New York Times y Time Inc., ahora perteneciente a AOL-Time Warner, han marcado profundamente el mundo de los medios estadounidenses y occidentales…

Adolph Ochs, el empresario que compró en 1896 el rotativo neoyorquino, que a su vez había sido fundado por Henry Raymond y George Jones en 1851, era hijo de judíos alemanes que se habían radicado en la zona de Tennessee…

El perfil de familia judía inmigrante de los Sulzberger, aunque ciudadanos estadounidenses desde muchas generaciones, originó que los Sulzberger no quisieran que The New York Times fuera visto como un “periódico judío”.”

No nos llamó la atención lo que leímos, por lo que comenzamos a hojear un ejemplar antiguo que nos habían regalado en la sede central.

New York Times

jews in grave Danger in all moslem lands

judíos en grave peligro en todas las tierras musulmanas

Y pensamos en los que creen que hay complots, conspiraciones  y esas cosas extrañas .

Si sólo se trata de un diario!

Que la Virgen los acompañe siempre

Un comentario en “MIENTE EL NEW YORK TIMES

  1. Hermanos: Os invito a orar, hacer rosarios, novenas, ofrecer los sacrificios de la vida cotidiana con la intención de pedir por la destruciøn de los enemigos de la Santa Iglesia (la judería, su sierva la masonería y todo el imperio de mentira y odio que han construído) Pidámosle a Dios nuestro Señor para que esto se haga realidad

Los comentarios están cerrados.