EL HOMBRE SIN DIOS VIVE EN UN SIN SENTIDO ABSOLUTO

EFE | SEVILLA
Publicado Viernes , 05-02-10 a las 13 : 20
El suicidio supone la muerte de unas 3.500 personas al año en España, una cifra muy superior, por ejemplo, a las 1.897 víctimas mortales registradas el pasado año en las carreteras españolas, según se ha destacado hoy en un encuentro de Psiquiatría que se celebra en Sevilla.
En España se producen unos 35.000 intentos de suicidio al año y las tentativas de suicidio son más frecuentes en las mujeres, aunque los suicidios consumados lo son más en los hombres, según ha informado un comunicado de esta reunión médica.
Los especialistas que participan en este encuentro han recomendado la implementación de programas preventivos para reducir estos peligrosos comportamientos ya que, han señalado, las patologías psiquiátricas están presentes en más del 90 por ciento de los suicidios.
Según el profesor José Giner, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), “el sector sanitario debe estar implicado en la detección y prevención de los factores de riesgo relacionados con la conducta suicida”. “Los expertos debemos explorar y profundizar más en el suicidio. La puesta en marcha de programas preventivos de diversa índole es fundamental a la hora de reducir las tasas de comportamientos suicidas”, ha añadido.

Trastorno mental

Entre las medidas prioritarias recomendadas en este encuentro destacan incrementar la formación de los profesionales sanitarios; restringir el acceso a los principales métodos suicidas; fomentar la concienciación sobre este problema; implementar medidas para reducir factores de riesgo asociados a comportamientos suicidas, como alcoholismo, drogadicción, depresión y estrés, y dar un soporte adecuado a personas con tentativas suicidas o que se hayan visto afectadas por ellas.
Con todo, el profesor Giner ha advertido de que la “predicción” de casos individuales de suicidio “sigue siendo una tarea altamente compleja”, aunque se ha constatado que más del noventa por ciento de las personas que se suicidan “cumplen criterios de trastorno mental en el momento del suicidio”.
“En el momento actual no existen dudas de que el suicidio es un comportamiento determinado por factores bio-psico-sociales; en los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo investigador para tratar de conocer los posibles biomarcadores de este comportamiento y los hallazgos más sólidos provienen de la presencia de niveles bajos de ácido 5-hidroxiindolacético, principal metabolito de la serotonina, en el líquido cefalorraquídeo”, ha concluido el profesor Giner.

Acerca de Fabian Vazquez

La Voz de la Tradición Católica, con la Verdad aunque duela.

8 pensamientos en “EL HOMBRE SIN DIOS VIVE EN UN SIN SENTIDO ABSOLUTO

  1. Muy interesante el articulo.

    Los catolicos hablan mucho del aborto pero no hablan nunca del drama del suicidio.

    Detras de un mal fisico (el suicidio) siempre hay un mal espiritual (la depresion)

    Mas que aceptar las penitencias voluntarias hay que aceptar las cruces que Dios nos pone.(San Alfonso Maria de Ligorio)

  2. Andres,usted no se entera o no se quiere enterar de que DIOS NOS HACE SENTIR VIVOS.La fe ayuda muchisimo para soportar la vida cotidianda y hacer mas “ligeras” las cruces que todos soportamos.

    No se trata de escaparse de la realidad se trata de activar otra realidad.DIOS ES LA REALIDAD SOBRE LA REALIDAD.

    Una persona sin esperanza puede caer en la depresion e incluso en el suicidio.

  3. LEAN EL TITULO, por favor!!!!

    Y si, es un trastorno mental que hay que tratar con profesionales no me cabe la mayor duda. Pero si hubiesen mas creyentes y mas sacerdotes para cuidar de esas almas con problemas, ayudados por medicos, cuantas almas se salvarian!!!

    En union de oraciones por mas sacerdotes!!
    SENOR, DANOS SACERDOTES!
    SENOR, DANOS MUCHOS SACERDOTES!!
    SENOR, DANOS MUCHOS SANTOS SACERDOTES!!!
    SENOR, DANOS MUCHAS SANTAS VOCACIONES RELIGIOSAS!!!!SAN PIO X, RUEGA POR NOSOTROS!

  4. Bueno es un poco más complejo que todo esto. El suicidio es fruto de la desesperanza, deseperanza que ha sido laboriosamente forjada por gentes que, como usted, que no creen en Dios y que como botón de muestra imbuidos de la llamada antipsiquiatria lo primero que hicieron fue suprimir los hospitales psiquiatricos por aquello de que negando el problema éste se desvanece en el espacio. Pero como la realidad es más tozuda que nuestra obstinación, el problema sigue ahí. ¿No sabían lo que hacían los progresistas cuando cerraron los psiquiatricos? ¡Claro que lo sabían, lo que sucede es que les daba igual pues no en vano defienden la eutanasia asistida a petición del interesado que no es un suicidio asistido. ¿Que sería coherente defender el suicidio al final de la vida y no en cualquier momento de la vida? Parece que no conozcan a nuestros progresistas. Una de las causas de suicidio son la llamadas leyes sobre violencia de género que pretendidamente para defender a la mujer pueden definirse muy precisamente como un racismo antimasculino según el cual la mera denuncia de la mujer constituye por si misma una prueba cuya sanción implica la perdida de los hijos, de la casa, y la obligación de mantener a la mujer. La ley española es una copia de la americana que tenía su razón de ser en una época en que las mujeres no trabajaban pero que se ha convertido en un factor de descoyuntamiento social. El Estado impulsado por los movimientos feministas intentan implantar una dictadura en la vida privada de las personas y pretenden hacer justicia en la relación entre hombre y mujer sin ser capaces de conocer la verdad. Como la justicia depende de que podamos conocer la verdad la legislación anterior, con muy buen criterio, se abstenía de intervenir en la vida de la gente más allá de delitos concretos. Porque en las peleas entre hombre y mujer, los interesados son los únicos testigos. Luego si el estado, ningún estado, es capaz de conocer la verdad de disputas personales dificilmente estará en condiciones de hacer justicia. Como el hombre es un animal territorial, nos guste o no, psicológicamente ningún animal se deja arrebatar su casa, con razón o sin ella, sin defenderse. El hombre en España es tratado por los medios de comunicación social como un delincuente potencial. Y con las personas sucede como con los animales cuando se les acorrala o matan o se matán. Pero eso es algo inducido por la inercia cultural a la que la sociedad española no es capaz de oponerse.

  5. La verdad que los gallegos me cansaron, tienen tanta apostasía en su tierra que así como llevaron la evangelización hace siglos, hoy están desparramando su apostasía por el mundo.
    No leo ya más nada de ese país que no es ejemplo de nada, al contrario va a la vanguardia del mal.

  6. Pingback: Más muertes por suicidio que por accidentes de tráfico en España | La Yijad en Eurabia

Los comentarios están cerrados.