Padre Ceriani: En la Fiesta de Cristo Rey

FIESTA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY

(Como fuente principal ha sido utilizada la doctrina del Padre Leonardo Castellani)

christus-rex

Jesucristo no es solamente Rey de la Iglesia o de los fieles católicos, sino también de todos los hombres y de la sociedad civil, de todos los Estados.

Es rey del mundo entero, y nada puede substraerse a su poder. Él mismo lo dijo antes de su Ascensión: “Se me ha dado todo poder en el cielo y sobre la tierra” (Mt 28, 18).

Jesucristo delante de Pilatos afirmó por tres veces que es Rey, y negó que sea Rey en el sentido que lo entendían Pilatos y los judíos… y como lo entienden muchos de los católicos de hoy…

Es cierto que Jesucristo dijo: “Mi Reino no es de aquí”…

Pero no dijo: “Mi Reino no está aquí”…

Jesucristo afirmó delante de Pilatos que su Reino no es de este mundo (S. Juan 18, 36). Eso significa que su Realeza no es originaria de este mundo…: “Mi Reino no viene de este mundo”

El Reino de Jesucristo no es de este mundo, pero está en este mundo; y su Realeza se ejerce sobre la tierra.

Jesucristo dijo “Mi Reino no viene de este mundo”, no viene de las potencias mundanas, de los soldados, de una elección ejercida por el pueblo o por los banqueros internacionales y las grandes potencias de las Altas Finanzas…

Sus Derechos vienen de su carácter propio, a causa de ser Aquél que es, es decir, el Hijo de Dios. Los hombres no le dieron sus Derechos, y los hombres no pueden retirárselos.

Jesucristo se negó a dejarse declarar Rey para disociar su Reino de las engañosas esperas mesiánicas de los judíos: liberación del yugo romano y soberanía mundial.

Dirigiéndose a un gobernador romano, indica que sus Derechos, esencialmente sobrenaturales, no amenazan al emperador; no compite con los derechos terrestres, de los cuales no tiene ni los límites, ni la fragilidad, ni las ambiciones mezquinas.

Pío XI enseña, en efecto, en la Encíclica Quas primas que el Reino del Cristo “es principalmente espiritual y se refiere antes que todo al orden espiritual”

Pero Pío XI prosigue:

“Sería un error grueso rechazar a Cristo Hombre la soberanía sobre las cosas temporales, cualesquiera que sean: tiene del Padre sobre las criaturas un derecho absoluto, permitiéndole disponer de él voluntariamente”

Nuestro Señor quiere en primer lugar salvar las almas, reinar en ellas por su gracia. Distinguió cuidadosamente la sociedad religiosa que fundaba (la santa Iglesia) de la sociedad civil. Les dejó el poder a los reyes de la tierra.

Pero los Derechos de Cristo existen, y las autoridades temporales tienen el deber de reconocerlos públicamente en cuanto tengan conocimiento.

Para los Jefes de Estado, el reconocimiento público de los Derechos de Cristo es un deber, en primer lugar, de justicia hacia Nuestro Señor; es también un deber hacia sus súbditos, a los  que ayudan así a salvarse; es, por fin, un deber para con la Iglesia, a la que debe sostener en su misión.

Esto es lo que se denomina la Realeza Social de Jesucristo.

¿Por qué hacer tanto hincapié en la Realeza Social de Jesucristo? ¿No basta con ocuparse de la parte fundamental, su reino en las almas? ¡NO!

El hombre no es un puro espíritu. Pío XII enseña:

“De la forma otorgada a la sociedad, en armonía o no con las leyes divinas, depende y se infiltra el bien o el mal de las almas”

Dios quiso crear una sociedad propiamente religiosa (la santa Iglesia), distinta de la sociedad civil. El hombre debe pues pertenecer a estas dos sociedades. Pero el hombre sólo tiene un único fin último. No puede ir en dos direcciones a la vez.

Ahora bien la vida temporal se le da para preparar la vida eterna. El Estado, cuyo ámbito propio es lo temporal, no puede, pues, organizarlo independientemente del fin último.

No se encomienda directamente al Estado la felicidad eterna, pero sí indirectamente. Si lo descuida, olvida la parte más importante del bien común.

Tal es la enseñanza de los Padres de la Iglesia, de Santo Tomás y de los Papas.

Después de la Revolución de 1789, cuando los poderes temporales dejaron de ejercer su función, los Papas debieron tratar detenida y explícitamente este punto.

Todos los Papas, hasta Pío XII, son unánimes; y Pío XI instituyó la fiesta de Cristo Rey contra el “liberalismo”, que afirma la laicidad del Estado y niega los Derechos de Jesucristo.

La Iglesia y el Estado, ¿no deben estar separados? ¡NO!

La Iglesia y el Estado son dos sociedades distintas; pero su estricta separación es absurda y contra la naturaleza.

No se olvide que el hombre es un cristiano y un ciudadano. No debe ser cristiano solamente en su vida privada, sino también en todos los ámbitos de su vida.

Debe, pues, el Estado realizar una política cristiana, esforzándose en poner de acuerdo las leyes civiles con las leyes divinas.

Tomemos el ejemplo del hombre: es la unión de un cuerpo y de un alma. Si los separan, no hay más hombre: es la muerte.

El laicismo designa la separación de lo civil y de lo religioso; la separación de los poderes políticos y administrativos del Estado del poder religioso de la Iglesia.

El laicismo, la separación de la Iglesia y del Estado, fue condenado por varias Encíclicas y documentos romanos, incluidos Mirari Vos, Quanta Cura, Syllabus, Vehementer, Gravissimo Officio Munere, Iamdudum y Quas Primas.

Pío XI instituyó la fiesta de Cristo Rey. Ahí aquí lo que escribió:

“Es Nuestra resolución proveer a las necesidades del tiempo presente, de aportar un remedio eficaz a la peste que corrompió a la sociedad humana. Lo hacemos prescribiendo al universo católico el culto de Cristo Rey. La peste de nuestro tiempo es el laicismo, con sus errores y sus empresas criminales.

Una fiesta celebrada cada año en todo el pueblo en honor de Cristo Rey será soberanamente eficaz para incriminar y reparar de alguna manera esta apostasía pública, tan desastrosa para la sociedad, que generó el laicismo.”

La Historia pone de manifiesto rápidamente que el “laicismo liberal”, que se pretende neutro frente a la religión, le es realmente profundamente hostil. Terminó por deificar al Estado y se organizó esto en un sistema filosófico monstruoso e idolátrico la “estato-latría”

El liberalismo generó el modernismo, la última herejía, que, más aún que las herejías anteriores, niega de una manera feroz y radical los Derechos de Cristo.

Releamos a Monseñor Marcel Lefebvre:

“Y bien veis que de eso estamos muriendo: en nombre de la libertad religiosa del Vaticano II que se han suprimido los Estados todavía católicos, se los ha laicizado, se ha borrado de las constituciones de dichos Estados el primer artículo que proclamaba la sumisión del Estado a Dios, su autor, o en el cual hacía profesión de la verdadera religión. Esto es precisamente lo que los masones no querían escuchar más (…) La libertad religiosa es la apostasía legal de la sociedad: recordadlo bien; pues es eso lo que respondo a Roma, cada vez que quieren obligarme a aceptar globalmente el Concilio o especialmente la declaración sobre la libertad religiosa. Rechacé firmar ese acto conciliar el 7 de diciembre de 1965, y ahora, veinte años más tarde, las razones para no hacerlo no han hecho más que aumentar. ¡No se firma una apostasía!” (Lo destronaron, páginas 73 y 75).

¿Cuáles deben ser, por lo tanto, las relaciones entre la Iglesia y el Estado?

En el orden normal de las cosas, el Estado debe ser oficialmente católico. Debe pues adherirse a la religión católica y declararla religión de Estado, protegerla y favorecerla, hacer de sus fiestas días festivos y participar oficialmente, en la persona de los hombres políticos, en las celebraciones litúrgicas.

Debe velar para que los mandamientos de Dios encuentren su expresión en las leyes civiles, como, por ejemplo, el respeto del descanso dominical y la prohibición del divorcio, la contracepción y el aborto.

Debe, por otro lado, ayudar a las escuelas católicas y a los establecimientos caritativos.

Me dirán: eso es muy bueno, pero es un ideal y no una realidad. En nuestros días, en efecto, los que mandan son los masones.

Aquí se plantea una objeción lógica: “De hecho, Jesucristo no fue nunca el Rey del Mundo”.

Esta objeción corresponde a la pregunta irónica de Pilatos: “Entonces, ¿tú eres Rey?…”

Veía a Nuestro Señor en una situación bien poco compatible con cualquier derecho

Mientras tanto, “no queremos que éste reine sobre nosotros”, gritaban los judíos fuera…

Esta objeción corresponde también a la situación actual…

Lo hemos dicho, hoy día Jesucristo no reina de verdad… Pero, como El mismo lo dijo, si los súbditos de un Rey se rebelan contra él, no deja, sin embargo, de ser su Rey; conserva el poder de castigarlos y de someterlos posteriormente. Si no tuviese este poder, no sería verdaderamente Rey.

La contraparte de la objeción y su refutación está, por lo tanto, en la respuesta de Cristo a Pilatos: “Mi Reino no viene de este mundo”.

Jesucristo declara aquí solemnemente, al final de su vida pública, sus Derechos ante un tribunal y a riesgo de su vida…

Y a esta declaración de sus Derechos, la proclama “dar testimonio de la Verdad”, y afirma que su Vida no tiene otro objetivo. Y eso le costó la vida…

Aparentemente han ganado los que decían: “No queremos que este reine sobre nosotros; no tenemos otro Rey que el César”

Pero en la cumbre de la Cruz donde murió este Rey rechazado, había un letrero escrito en tres lenguas, hebreo, griego y latín, donde se podía leer: “Jesús de Nazareth Rey de los Judíos”

Y esta Cruz es la respuesta a los que, hoy en día, se escandalizan por la impotencia del Catolicismo ante la gran crisis espiritual y material que reina sobre la tierra.

Creen que la crisis actual es una gran desobediencia a Jesucristo y, por consiguiente, dudan que Cristo sea realmente Rey…, como dudó Pilatos, viéndolo atado e impotente…

Pero la crisis actual no es una gran desobediencia a Cristo: es la consecuencia de una gran insubordinación, es el castigo de una gran rebeldía y es la preparación de la gran restauración del Reino de Cristo.

El Hombre Moderno, que cayó en cinco rebeliones y cinco idolatrías, es castigado ahora y es purificado por cinco castigos y cinco penitencias:

Incurrió en la Idolatría de la Ciencia, con que quiso hacer otra torre de Babel que llegase hasta el cielo…; y la ciencia actualmente está muy ocupada en construir aviones, bombas y cañones para destruir las ciudades y las casas…

Cometió la Idolatría de la Libertad, con que quiso hacer de cada hombre un pequeño jefe caprichoso…; y el mundo hoy se llena de déspotas…, y los propios pueblos piden brazos fuertes para salir de la confusión que generó esta loca libertad…

Cayó en la Idolatría del Progreso, con que los hombres creyeron poder restablecer en poco tiempo un nuevo Paraíso Terrenal…; y ahí tenemos que el Progreso es el Becerro de oro, que hunde a los hombres en la miseria, la esclavitud, el odio, la mentira y la muerte…

Reincidió en la Idolatría de la Carne, a la cual pidió el Paraíso y las delicias del Edén…; y la carne desnuda del hombre, exhibida y adorada, herida, se rasga, se pudre y se disuelve como un inmundo abono sobre los campos de batalla y en las clínicas especializadas para los abortos…

Insistió en la Idolatría del Placer, con que  quiere hacer del mundo un Carnaval perpetuo y transformar a los hombres en niños agitados e irresponsables…; y el placer creó un mundo de enfermedades, sufrimientos y tormentos que hacen desesperar a todas las autoridades de la medicina…

¡Sí!… Los males que sufrimos hoy tienen su origen en una última desobediencia; pero reconfortan, porque la guadaña ya está puesta en la raíz. Estamos al final de un proceso mórbido que dura desde hace ya siete siglos.

Sí, hoy en día Jesucristo no reina de verdad, pero no deja de ser Rey; conserva el poder de castigar y someter nuevamente a sus súbditos rebeldes.

Más allá del clamor de la batalla en la cual se destruye a los hombres, en medio de la confusión y la nube de mentiras y fraudes en la que vivimos, el corazón oprimido por las tribulaciones del mundo y por nuestras propias pruebas, la Iglesia Católica, imperecedero Reino de Cristo, está de pie como su divino Maestro para volver a dar testimonio de la Verdad y defenderla.

Más allá del tumulto y de la confusión, los ojos fijos en la Cruz, en su experiencia de veinte siglos, confiando en las profecías sobre su futuro, lista para soportar la lucha, con la certeza del triunfo, la Iglesia, por su sola presencia y su silencio, dice a todos los Caifás, a todos los Herodes y a todos los Pilatos del mundo que esta palabra de su Fundador divino no fue inútil: ¡Yo soy Rey!

Preparémonos para su Venida… y aceleremos su Venida por la oración y el sacrificio.

Podemos ser soldados de un gran Rey; nuestras vidas transitorias y pobres pueden unirse a algo grande, triunfal, absoluto.

Dejemos de lado el egoísmo, nuestros pequeños caprichos, las ambiciones y los objetivos personales.

El que puede practicar la caridad, que se sacrifique por su prójimo…

Aquél que puede hacer el apostolado, que confiese y predique a Cristo el Rey…

Aquél que puede enseñar, que enseñe…

Y el que puede quebrar la iniquidad, que la persiga y la requiebre, incluso a riesgo de su vida…

Para eso, purifiquemos nuestra vida de toda falta y de todo error.

Vayamos a la Inmaculada Madre de Dios, Reina de los Ángeles y de los hombres, para que se digne elegirnos para militar con su hijo Jesucristo, no sólo ofreciendo nuestras personas al trabajo, como el dice San Ignacio, sino también comprometiéndonos con determinación en este combate por el Reino de Cristo contra las fuerzas del Mal…

Combate que es el eje de la historia del mundo, sabiendo que nuestro Rey es invencible, que su Reino no tendrá fin, que su Venida y su triunfo no están lejos, que su recompensa supera todas las vanidades de este mundo…

Adveniat Regnum tuum… ¡Jesucristo, que venga tu Reino!

Ut adveniat Regnum tuum, adveniat Regnum Mariae… ¡A fin de que venga tu Reino, que venga el Reino de María!

27 comentarios en “Padre Ceriani: En la Fiesta de Cristo Rey

  1. CRISTO ESTA DESTRONADO.

    Hoy no hay mas REALEZA que la del hombre y su dignidad.

    El Papa Juan Pablo II dedico su primera enciclica a la REALEZA DEL HOMBRE (cita textual).

    En la Redemptor Hominis,el Redentor del hombre es el propio hombre.La grandeza del hombre y su dignidad es tal,que el hombre ya esta salvado por el mero hecho de encarnarse en el humano linaje.

  2. Interesante, no sabia la historia del por que de la instauracion de la fiesta del dia de Cristo Rey en la iglesia. Me gusta mucho leer los escritos de los padres y demas articulos que leo aqui en R.C. Naci post-concilio V.II, y por lo tanto no tuve oportunidad de ver u oir sermones de altura. Estudie en colegio del Opus Dei y aunque notaba diferencia entre los sermones de las misas en la capilla de la obra, y los sermones dominicales en la iglesia del barrio, no se acercan a los sermones que leo aca u oigo en la fraternindad. No solo aprendo mucho leyendolos y oyendolos, sino que lo disfruto. Gracias.

  3. Así se habla padre Ceriani.La Realeza de Nuestro Señor jesucristo es y será por siempre.No porque vengan a tratar de destronarlo los impíos va a perder su Trono . Jamás , pues para nosotros sigue reinando en nuestros corazones, en todo nuestro ser impera su gloriosa figura sin mengua de su Divinad como tampoco de su Realeza. Pues Ël manda y nosotros sus súbditos le obedecemos hoy y todos los días de nuestra existencia. ¡VIVA CRISTO REY¡
    “tu reinarás este es el grito ,
    que ardiente exhala nuestra fe.
    Tu reinarás Oh Rey bendito
    pues tu dijiste reinaré.
    Reine Jesús por siempre
    reine su Corazón
    en nuestra patria
    en nuestro suelo
    que es de María
    la nación-” etc.

  4. PRECIOSO SERMÓN, P. CERIANI. !!!VIVA CRISTO, REY DEL UNIVERSO!!! SR. ANTIRATZINGER, LA AUTOREDENCIÓN NO SÓLO ES UNA FALSA QUIMERA SINO UN AUTOSUICIDIO ESPIRITUAL QUE LLEVA ADONDE TODOS SABEMOS. EL HOMBRE, ADEMÁS DE SOBERBIO, ES UN TONTO DE SOLEMNIDAD . YA NO SABE UNO QUE ES PEOR, SI LO PRIMERO O LO SEGUNDO.

  5. Son dignas de notarse las referencias del retablo que encabeza este post; Cristo sentado en el centro, como Supremo Juez, mostrando sus llagas como título de su Entronización, y dando a entender la identidad entre la Reyecía y la Jurisdicción de Nuestro Señor: “Jesús les dijo: ‘En verdad os digo, vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, os sentaréis, vosotros también, sobre doce tronos, y juzgaréis a las doce tribus de Israel’ ” (Mat., XIX, 28). Arriba del todo, la escena y el pasaje de Daniel, XIII, 54, que muestra cómo juzga un sabio, prefigurando a Nuestro Señor: “Ahora bien, si la viste di: ¿Bajo qué árbol los viste… ?”. Volviendo al centro, Jesucristo separa las ovejas de los machos cabríos: “Y colocará las ovejas a su derecha, y los machos cabríos a su izquierda” (Mat., XXV, 33). Sobre la izquierda del Redentor, los condenados por las obras de la carne (Gál., V, 19, como refiere el libro abierto): “Y las obras de la carne son manifiestas, a saber: fornicación, impureza, lascivia, idolatría, hechicería, enemistades, contiendas, celos, ira, litigios, banderías, divisiones, envidias, embriagueces, orgías y otras cosas semejantes,… “. Sobre la derecha, los elegidos y sus frutos espirituales (Gál., V, 22, según el otro libro): “En cambio, el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza… “. Al pie, la escena y el pasaje de II Rey., VIII, 2, donde David, juzgando a los moabitas, prefigura al Juez Supremo en el Juicio de las Naciones: “… midió dos cuerdas sobre los que tenían que morir, y una cuerda entera sobre quienes quedaban con vida”.
    Cristo es Rey y Juez, y si como Rey debemos honrarlo y enaltecerlo, como Juez debemos temerle y amarle para no caer en tentación. Así como su Reyecía no mengua porque los hombres y las naciones la nieguen, así su Poder de Juzgar no se va a ver menscabado porque no le preocupe a los impíos; tratemos de no caer tampoco en el número de los que no temen su Justicia.

  6. SR. LUISMAZANO : ESTUPENDO COMENTARIO EL SUYO. PRETENDER DESTRONAR A CRISTO ES DARSE DE COCES CONTRA EL AGUIJÓN. SU REALEZA ES ETERNA, NO DEPENDE DE LA MALA VOLUNTAD DE LOS HOMBRES. ALGÚN DÍA LO SABRÁN……..PARA DESDICHA DE MUCHOS.

  7. “Ave Maria Purissima”
    – Sine Labe originali concepta –

    Sr. Director, caros Cristianos en la unica y verdadera Fé, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo, y la Santisima Virgen Maria
    +
    +
    Jn 18,
    +
    35. respondit Pilatus numquid ego Iudaeus sum gens tua et pontifices tradiderunt te mihi quid fecisti
    36. respondit Iesus regnum meum non est de mundo hoc si ex hoc mundo esset regnum meum ministri mei decertarent ut non traderer Iudaeis nunc autem meum regnum non est hinc

    37. dixit itaque ei Pilatus ergo rex es tu respondit Iesus tu dicis quia rex sum ego ego in hoc natus sum et ad hoc veni in mundum ut testimonium perhibeam veritati omnis qui est ex veritate audit meam vocem,
    +
    +
    EL QUE ES; EL VERBO; CONSUSTANCIAL AL PADRE; DIOS TRINO Y UNO, EN SU DIVINA Y HUMANA PERSONA, “ES REY” Es obviamente Cierto, que su Reino (aún) NO es de este mundo, por que sus verdaderos ministros impedirian que Hoy fuera una vez mas entregado al mundano juicio, de los mundanos reyesuelos, SUS VERDADEROS ministros, darian antes la vida, que Llegar a cualesquier acuerdo, sus verdaderos Ministros “Isto sit tradere eis” No lo estarian entregando nuevamente, ni a la judaizacion, ni a la gran FORNICACUERDIZACION, por eso, quien LO PRESENTA FELON, TIENE MAS PECADO, Sabemos que los escandalos son necesarios por sus mismas Divinas palabras, y aunque cueste trabajo entenderlo, de no ser por esto, no habría tampoco la severa depuración, MAS AY DE LOS FELONES Y FORNICACUERDISTAS, por quienes venga esta GRAN TRIBULACION, con perdida eterna de almas, MAS LE VALIA SER ARROJADO AL MAR CON UNA DE ESAS PIEDRAS GRANDES QUE MUEVEN LAS CABALLERIAS, y lo mas trágico, de todo el escandalo FORNICACUERDISTA, es precisamente que han blasfemado de la medianera de todas las gracias, LA UNICA QUE PODIA ALCANZAR DEL DIVINO HIJO, que su pesado brazo aun no cayera, “ROMA PERDERA LA FE, Y SERA LA SEDE DEL ANTICRISTO” y AJENJO CAYO con gran estruendo, y amargura.
    +
    +
    Sin embargo, el gran canto de esperanza que contiene el Evangelio eterno, nos indica que debemos estar regocijados, la redención esta cerca.
    +
    +
    Pidamos al REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES, por la Interseción indefectible de su Santisima Madre, que siempre escuchemos su verdadera VOZ, que siempre proclamemos el Reinado Universal de EL, y que no fundemos media esperanza, en el Reino del Mundo, de este Mundo, y hasta su gloriosa vuelta, en donde el mismo instaurara el Verdadero Reino, (REINARA EN LA CASA DE JACOB).
    +
    +
    +
    !!!!!!! V I V A C R I S T O R E Y ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    MARANATHA
    (y pronto reine Tambien en este mundo)

  8. Dice el artículo:
    “Ahora bien la vida temporal se le da para preparar la vida eterna. El Estado, cuyo ámbito propio es lo temporal, no puede, pues, organizarlo independientemente del fin último.”
    Entiendo que la función principal de la vida temporal es probarnos y/o ejercitarnos en ser merecedores de la Vida Eterna con Jesucristo, por supuesto, que con la ayuda de la Gracia.
    Dios crea el hombre con una determinada naturaleza, y si no es fiel a su naturaleza no consigue la Vida Eterna en el Cielo, ni consigue ser auténticamente feliz en la tierra, en el plano individual, ni es posible el óptimo mantenimiento de una sociedad, en el plano social. Dios supera la naturaleza humana, creada por Él, pero no la anula. Los argumentos para la buena marcha de la sociedad, entiendo que no pertenecen sólo al plano sobrenatural, sino también al plano natural, de la propia naturaleza del hombre, ya creada por Dios.
    “El que es de la verdad, escucha Mi Voz”.
    Desconozco en profundidad el tema del liberalismo, pero me parece que no hay claridad en el tema. Si vamos al Diccionario de la RAE, encontramos, las siguientes acepciones de lo que significa liberalismo “Doctrina política que defiende las libertades y la iniciativa individual, y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural.”, junto con esta otra: “Actitud que propugna la libertad y la tolerancia en las relaciones humanas.”
    Al respecto del liberalismo, he leído algún artículo totalmente crítico con el liberalismo, pero manifestando su incapacidad para definirlo, todo esto después de una muy interesante disertación sobre la manipulación del lenguaje actual. Se equiparaba para su crítica, el liberalismo, con el anarquismo, siendo ambos conceptos diferentes.
    El tema me parece de importancia, máxime cuando también esta denominación o su concepto han sido utilizados para pretender justificar las medidas de la globalización o del Nuevo Orden Mundial. Así nos hemos cansado de oír a los dirigentes, con motivo de la crisis económica, que no servía uno no regulación del Estado en estas materias (lo cual, además, no había existido); esto para justificar una mayor regulación, control, e intervención totalmente abusiva por parte del Estado.

  9. Prezados,
    Salve Maria!

    O Pe. Ceriani, em seu excelente texto, faz a seguinte citação de Mons. Lefebvre: “[…] Rechacé firmar ese acto conciliar el 7 de diciembre de 1965, y ahora, veinte años más tarde, las razones para no hacerlo no han hecho más que aumentar. ¡No se firma una apostasía!

    Será que o bom Padre poderia se alongar neste ponto: Mons. Lefebvre assinou ou não a Dignitatis Humanae e a Gaudium et Spes?

    Pergunto porque esse assunto foi reavivado no começo deste ano e porque, consta-se, Mons. de Mallerais, em sua biografica sobre o Arcebispo de Ferro, dá uma resposta afirmativa à minha pergunta.

    Obrigado!

    Forte abraço,
    In Cordibus Iesu et Mariae,
    Eduardo.

  10. Voy a poner algunos comentarios que he leido ultimamente, me parecen apropiados.
    ¿Cómo preservar a nuestro sentir católico con toda su delicadeza,vivacidad y lucidez?¿ Cómo se guardará intacta nuestra Fe y los principios de orden social y político,que de aquella se derivan?
    FUERZA ES REACCIONAR!! REACCIONAR CONTRA, DICE SAN IGNACIO EN SUS EJERCICIOS ESPIRITUALES,
    Para los pobres católicos que la anestesia liberal ha privado de el instinto sobrenatural,desgraciadamente, no existe ya, reacción a la disyuntiva entre la Verdad y el error.

    Un sueño lejano, amorfo,les parecerían también estas palabras: ” La aconfesionalidad,la igualdad absoluta de los cultos,en países específicamente católicos,constituyen hechos y afirmaciones que impiden cualquier aquiesencia de la Iglesia…”

    ” Este estandarte de la aconfesionalidad,de la neutralidad,del concordismo universal,CONDUCE NATURALMENTE A LA INDIFERENCIA RELIGIOSA;es éste un estandarte ANTCATÓLICO,porque,dejando de lado toda otra consideración,niega la primacía absoluta que hay que dar a la Verdad, en todos los dominios…” O sea el reinado de Cristo en las almas!!

    ” Esta tendencia moderna, manifiesta en algunos, a quienes gustaría poner al catolicismo en armonía con todas las ideologias(y religiones,ecumenismo)y con todos los movimientos sociales,con todas las marchas y contramarchas de avance y retroceso,¿N0 señala acaso una TENDENCIA HERÉTICA,siquiera inconcientemente, en muchos???

    En consecuencia,ningun partido político,ni aun el que estuviese constituido por católicos,por exento de errores de ética que pudiese estar,si se basa únicamente sobre dictados de la razón natural,no acertaría a trabajar de modo efectivo en bien de la edificación de un país.
    Tan sólo una acción política basada en los principios sobrenaturales de la revelación divina se lo permitiría.

    ” SIN MI,NADA PODRÉIS HACER”!!!! VIVA CRISTO REY!!!

    EXTRACTO DE LA REVISTA ROMA AÑO 1973/74 pARECE ACTUAL,NO???

  11. Ave Maria!

    La pregunta que hace Eduardo me parece interesante y creo que sería muy provechoso que fuese respondida, así que si algunos de quienes esto lean conocen la respuesta, les quedaría muy agradecido.

    La pregunta de Eduardo es:

    «El P. Ceriani, en su excelente texto, cita las palabras de Mons. Lefebvre: “[…] Rechacé firmar ese acto conciliar el 7 de diciembre de 1965, y ahora, veinte años más tarde, las razones para no hacerlo no han hecho más que aumentar. ¡No se firma una apostasía!”»

    «¿Podría el buen padre profundizar o detallar más este punto? ¿Mons. Lefebvre firmó o no la Dignitatis Humanae y la Gaudium et Spes?»

    «Pregunto porque ese asunto fue revivido el principio de este año y porque Mons. de Mallerais, en su biografía del Arzobispo de Hierro, da una respuesta afirmativa a mi pregunta

  12. “Ave Maria Purissima”
    – Sine Labe originali concepta –

    Sr. Director, caros Cristianos en la unica y verdadera Fé, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo, y la Santisima Virgen Maria
    +
    +
    JAFG; Salute:
    +
    En virtud de que no reciste (por lo menos hasta este momento), respuesta alguna, meto mi cuchara por que es una cuestión que puede afectar a mas lectores, y la respondo a mi leal saber y entender:
    +
    +
    S.E.R. Mons. Marcel Lefebvre de Santa Memoria, tuvo una comision en el mismo concilio Vaicano II, dentro de sus labores, le tocaba revisar los ambigüos documentos que se iban elaborando, empero OBVIAMENTE, no tuvo la oportunidad ni de ver todos los alcances de las ambigüedades en el mismo momento, ni mucho menos los alcances, por lo que su firma como participante “compilador” de algunos de ellos, OBVIAMENTE obra estampada, sin embargo, el hecho de que lo hayan relevado y expulsado del mismo herético concilio, nos indica su resistencia, OBVIAMENTE, cuando dice que una apostasia no se firma, no hace mas que REFORZAR, que no estaba conciente de lo que sucedía en el fondo, Máxime, que nadie esperaba de la “Buena madre” veneno puro.
    +
    En una analógia, es sencillo ilustrarlo, si algún pariente de muchisima confianza, te da a firmar un contrato viciado, y lo firmas, por esa participacion como testigo de la celebración de aquel, ESO NO IMPLICA QUE ESTES CONCIENTE Y MENOS QUE TENGAS PARTICIPACION EN LA OPERACION QUE LLEVA A CABO Y MUCHO MENOS, SI TU FIRMA APARECE EN EL RECUADRO DE “TESTIGO”
    +
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  13. ADENDUMM JAFG; A la que haces mencion posterior, le pedian su aceptacion, su acuerdo, su conformidad, muy distinta a su testimonio, durante las cesiones conciliares.
    +
    +
    M A R A N A T H A

  14. Ave Maria!

    Alberto, muchas gracias por su respuesta. En verdad entiendo el hecho de que se haya firmado un documento ambiguo cuando se tiene plena confianza en quien generó ese documento: las ambigüedades se interpretarían en el buen sentido dada la confianza que se tiene. Con el tiempo y, sobre todo, al ver los efectos de tal documento, uno podría darse cuenta de las cosas malas que contenía, pero quizá ya demasiado tarde.

    Conozco varios casos similares de sacerdotes que defendieron el concilio en un principio, pero que después rectificaron.

    Lo que aquí me preocupa es que Mons. Lefebvre haya dicho “rechacé firmar ese acto conciliar el 7 de diciembre de 1965” siendo que sí lo firmó, pero lo hizo engañado. En casos como este, siempre es preferible ser muy claro y decir las cosas como ocurrieron con precisión, para evitar el que después se tenga que recurrir a interpretar lo que se quizo decir y no lo que se dijo.

    Pero en fin, así se hizo y ni modo…

    Gracias otra vez por la respuesta. Espero que Eduardo la entienda…

  15. “Ave Maria Purissima”
    – Sine Labe originali concepta –

    Sr. Director, caros Cristianos en la unica y verdadera Fé, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo, y la Santisima Virgen Maria
    +
    +
    JAFG, Salute,
    +
    te recuerdo que el herético concilio, comenzo mucho antes de esa fecha, y que en ella, ya MONSEÑOR Rehusó firmar, esto, no quiere decir insisto, en que si eres testigo en un contrato por ejemplo civil, estes obligado a cumplir con algunas de las obligaciones de los contratantes, si firmas como asistente, (testigo), tu solo tienes responsabilidad, de ATESTIGUAR, en un momento dado, que esos contratantas, firmaron el documento, eso no expresa tu acuerdo o desacuerdo en la parte Sinalegtica, (o que compromete a las partes), sino unicamente como “QUE TE CONSTA LO QUE AHI QUEDÓ EXPRESADO” si a esto aunamos, que Su Excelencia, comenzó advirtiendo y señalando, hasta el punto en el que lo quicieron involucrar, y ya con alguna idea de lo que ocurria, ENTOCES SI HAY CONCIENCIA, y en consecuencia firmarlo, hubiere sido una apostasía, pero no confundir la calidad de los firmantes, TAMBIEN LOS CARDENALES OTAVIANI Y BACCI FIRMARON, y nunca estuvieron “DE ACUERDO” Eran por expresarlo de algún modo, “LAS ACTAS CONCILIARES Y LOS RESULTADOS DE LAS VOTACIONES” (aunque como sbaemos las comisiones estaban super arregladas, (LO SABEMOS HOY) pero cuasi imposible imaginarlo entonces, MUY DISTINTO ES PRECISAMENTE ESE “LO SABEMOS HOY” Y DECLARAMOS QUE ES ACEPTABLE EN UN 95%, O VAMOS A DIALOGAR ETC ETC.
    +
    +
    +
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  16. adendumm, Se me ocurre lo que podría ser una mejor analogía, SI HACE TRES AÑOS APROXIMADAMENTE, LLEGA UN “SUPERIOR DEMONIOCRATICAMENTE ELECTO” de alguna Fraternidad Sacerdotal, y te convoca a una Cruzada de rosarios, “POR QUE SE LIBERE LA SANTA MISA” ¿lo haces o no?, PERO una vez que puedes ver el BURLORUM PONTIFICUM, y ves las ambigüedades, y esperas a los dos días el comunicado, de ese superior, y dice “FUE UN SALTO” Incluso llegas a creer que lo estan engañando, tratas de advertir por todos los medios de las trampas encerradas en el Motu Proprio, empero, CUANDO por fín te das cuenta de que estan en contuvernio, obviamente huyes, ¿ERES FORNICACUERDISTA POR HABER REZADO EL ROSARIO???
    +
    +
    No por cierto, dado que hasta después descubriste el contuvernio, empero antes, ese superior demoniocraticamente electo parecía que hacia algo bueno, ES MUY SIMILAR A LO QUE SEÑALAS.
    +
    +
    +
    M A R A N A T H A

  17. “Ave Maria Purissima”
    – Sine Labe originali concepta –

    Sr. Director, caros Cristianos en la unica y verdadera Fé, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo, y la Santisima Virgen Maria
    +
    +
    JAFG, SEA POR Y PARA GLORIA DE DIOS

  18. Lo que refleja este texto es un despotismo y un autoritarismo increíble. En primer lugar, Cristo no es alguien que se impone en la vida de las personas y en la sociedad, Él nos vino a entregar una propuesta de salvación, el que desea aceptarla: ¡bienvenido sea!, y el que no, pues no ¡se lo pierde!, pero en ningún momento Dios castiga a aquel que no acoge su Reino. Por el contrario, la propuesta y la invitación amorosa sigue abierta a toda la humanidad, especialmente a los que están más alejados…

    Por otra parte, se mal interpreta el Señorío y el Reinado de Jesús, como si él fuera un déspota y un rey como los de “este mundo”, que puede castigar y condenar a quien le plazca. Esto no es así, pensar así es pensar en contra del Evangelio. Jesús es un rey pero no como los de este mundo, él nos enseñó que ser un verdadero rey es el que se hace servidor de todos los demás, sin importar la raza, la religión, el sexo, la cultura.

    Creo que hay tantas cosas que se pueden hablar de este artículo, pero la verdad es que le falta mucho ser más coherente con el auténtico Evangelio que Jesús de Nazaret.

Los comentarios están cerrados.