Embajador español invitó a Monseñor Baseotto y ahora lo echan.

t009dh12.jpg

El embajador español en Argentina, Carmelo Agulo Barturen, invitó al obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto, a una acto por el Día del Ejército en la sede diplomática y ahora está a punto de dejar el cargo, tras un pedido de remoción del gobierno argentino aceptado por España.
Ese episodio, ocurrido en mayo, precipitó la salida del diplomático dos años antes de que éste finalice su mandato, tal como suele ser la usanza en las relaciones internacionales.

Angulo, según cita el diario Página 12, cometió la equivocación de invitar al obispo castrense Antonio Baseotto a un encuentro en la embajada por el Día del Ejército, al cual también convidó a la ministra de Defensa, Nilda Garré, quien no fue advertida de la presencia del prelado.

El encontronazo ocurrió antes del último viaje del Presidente Kirchner a España, entre el 20 y el 24 de junio de este año. La solicitud argentina de remoción del embajador fue mantenida en reserva hasta ahora. La decisión de desplazar a Angulo ya fue tomada por la cancillería española, y actualmente se busca su reemplazo para la legación en Buenos Aires.

En cuanto al episodio con Monseñor Baseotto, el integrante del gobierno español tributó a la teoría de la burocracia interna.

“¿A quién se le puede ocurrir que Angulo o el gobierno de (José Luis) Rodríguez Zapatero tenga algún punto de coincidencia con un personaje como Baseotto, o con sus ideas?”, se preguntó retóricamente.

“Ahí se ha cometido un error burocrático, complejo, pero error al fin”, aseguró.