Para el Tiempo de Pascua

Regalo: Poema y láminas para colorear de Pascua de Resurrección.

LAS GOLONDRINAS DEL SEÑOR

Poesía de José María Pemán

(1898-1981)

 Golondrinas

Se dice en un viejo cuento

que, al rendir el Salvador

su dulce frente al dolor

de su amargo sufrimiento,

como se rinde una flor

que troncha al pasar el viento;

cantando a la cruz llegaron

unas cuantas golondrinas,

y dulcemente arrancaron

las zarzas y las espinas

que los sayones clavaron

sobre las sienes divinas…

Y al ver hoy estas edades

llenas de vanas torpezas,

y de míseras ruindades

y mentirosas grandezas,

pregunto yo, con dolor,

si el mundo falso y traidor,

al irse las golondrinas,

no ha vuelto a llenar de espinas

la frente del Salvador…

De espinas, sí, de rencores;

de ingratos apartamientos,

de hipócritas fingimientos;

de mentirosos amores;

espinas, más engañosas

porque se ocultan en rosas

de mil fingidas virtudes;

espinas de ingratitudes

que son las más dolorosas…

¡Que no hay puñal que taladre

con tanta fuerza y dolor

como la espina que a un padre

le clava un hijo traidor…!

Así el mundo pecador

hiere las sienes divinas

del Divino Redentor…

¿Y no habrá ya golondrinas

para arrancar las espinas

de la frente del Señor?

Sí: en esta Casa han oído

unas almas tus querellas;

esta Casa que ha seguido,

como una esclava, tus huellas,

quiere, Señor, ser un nido

de golondrinas de aquellas…

Mientras el mundo, burlando

vaya en tu frente clavando

sus zarzas y sus espinas

¡nosotras, tus golondrinas,

te las iremos quitando!

Tendrás por cada escondido

puñal que tu pecho clava,

un pecho de pena herido;

un amor por cada olvido;

por cada ingrato una esclava;

por cada abandono un nido;

un bien por cada dolor;

por cada infiel pecador

un alma buena y cristiana;

y una lágrima de amor

por cada risa mundana.

Y así, cada golondrina,

tus heridas al curar,

sabrá, Señor, despertar

en tu alma grande y divina,

tanto amor… ¡que aun va a sobrar

amor para perdonar

al que te clave la espina!

Resurrección

Sepulcro

Resurrexit

Pastor

1Resurrection

MISA GREGORIANA POR EL ALMA DE FABIÁN VÁZQUEZ

1477829_10201354305196227_1466309312_n

Recordamos, a todos los que deseen unirse a esta obra de misericordia con sus oraciones, que la Misa Gregoriana ofrecida por el Padre Gabriel Grosso en sufragio del alma de Fabián Vázquez, dio comienzo el viernes 10 de Abril, continuando hasta el sábado 9 de Mayo inclusive.

Los horarios de las Misas de la presente semana, son los siguientes:

Lunes 27, 19:30.

Martes 28: 8:30.

Miércoles 29: 8:30.

Jueves 30: 19:30.

Viernes 1º de Mayo: 19:30.

Sábado 2: 8:30.

Domingo 3: 10:30.

Todos los horarios son de la Argentina.

PADRE JUAN CARLOS CERIANI: SERMÓN DE LA IIIª DOMÍNICA DE PASCUA

TERCER DOMINGO DE PASCUA

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver, porque voy al Padre”.

Entonces algunos de sus discípulos comentaron entre sí: “¿Qué es eso que nos dice: Dentro de poco ya no me veréis y dentro de otro poco me volveréis a ver y me voy al Padre?” Y decían: “¿Qué es ese poco? No sabemos lo que quiere decir.”

Se dio cuenta Jesús de que querían preguntarle y les dijo: “¿Andáis preguntándoos acerca de lo que he dicho: Dentro de poco no me veréis y dentro de otro poco me volveréis a ver? En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo. También vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar.”

Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver, porque voy al Padre

Consideremos cómo educa Jesús al hombre espiritual. El Maestro, al despedirse, quiere preparar en todos los sentidos a sus discípulos, para que no flaqueen en el tiempo de las grandes pruebas.

Yo os dejo —dice—; ya no me veréis con vuestros ojos corporales; vuelvo a mi Padre. Os sentiréis como en el vacío, en medio de la oscuridad, os desalentaréis; mas en esta oscuridad brillará una nueva luz; esta vaciedad se llenará de nuevo contenido; esta separación os traerá nuevos vínculos…; vendrá el Espíritu Santo. Él abrirá los ojos de vuestra alma, y en Él gozaréis de mi presencia.

Peldaño por peldaño, hace Jesús subir al hombre natural, el hombre de los sentidos; al hombre ético… Quiere envolverlo, no solamente en los rayos de sol de la resurrección, sino también en luz del espíritu… Va despertando las energías espirituales, las energías de la gracia que deben brotar en el alma que está en comunicación con Dios.

Ser cristiano significa reconocer con profunda convicción las fuerzas divinas que penetran en el alma, y vivirlas en la fe, en la confianza, en el reposo, en los esfuerzos continuos, para lograr algo mejor, para alcanzar lo divino.

Hemos de caminar, pues, con este espíritu; convencidos de que no debemos animarnos o desalentarnos únicamente según nuestras impresiones; antes bien, hemos de plantearnos siempre esta pregunta: ¿qué piensa Dios y qué quiere Dios de mí en estas circunstancias?… Y luego obrar en consecuencia.

+++

En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo.

El hombre espiritual, el hombre religioso, el hombre que está más allá, no sólo de lo meramente estético, sino también de lo ético, tiene su tristeza peculiar, que el mundo no comparte…, ni comprende…

El mundo nada sabe de los deseos y pensamientos de Cristo, el mundo es superficial e inconsciente…

Mas esa tristeza cristiana es una excelsitud espiritual, mientras que el regocijo desenfrenado del mundo es frivolidad.

Nos contrista al ver nuestro mísero estado de pecadores, nuestra imperfección, nuestra mezquindad…, el advertir cuán lejos estamos de la bondad verdadera, interior, noble…, al experimentar cuán tosca y ruda es nuestra “materia”, con la cual difícilmente puede lograr el artista hermosura y alegría.

Pero cuanto más lo sentimos, con cuanta más intensidad y humildad lo reconocemos, tanto más se agita el alma en nosotros, empieza a refinarse nuestro sentido, vamos asemejándonos a Dios, nos ennoblecemos; de modo que nuestra tristeza se transforma en gozo…

La llave para llegar a la fuente pura de esta alegría está en manos no del mundo materialista, sino del alma.

+++

Sigue leyendo

Padre Juan José Turco: Reflexiones sobre el reconocimiento.

Reflexiones acerca del reconocimiento canónico de la FSSPX en Buenos Aires

I – LA NEOFSSPX YA FORMA PARTE

DE LA IGLESIA CONCILIAR

A partir del 17 de abril del 2015, en Buenos Aires la susodicha Fraternidad oficialmente es parte integrante de la iglesia conciliar apóstata.

La causa de esto es que la NEOF$$PX cree que la iglesia oficial es la Iglesia Católica.

Mientras no se vea que en realidad es otra cosa, es otra iglesia, siempre se va a terminar uniéndose a ella. Porque piensan que si no, no serían católicos.

¿Se entiende ahora la importancia que tiene ver esto?

(Dicho sea entre paréntesis: ¡Ay de la “resistencia” de Monseñor Williamson, va a terminar igual! La misma causa produce el mismo efecto en los mismos tipos de sujetos).

ESTO ES LO GRAVE.

LA FSSPX EN ARGENTINA RENEGÓ DE SU MISIÓN, APOSTATÓ OFICIALMENTE Y YA FORMA PARTE DE LA NEOIGLESIA CONCILIAR:

– Ya está subordinada a “una autoridad que rompe en su ejercicio con aquella de todos sus predecesores hasta Pío XII, en el culto, la enseñanza y el gobierno de la Iglesia”;

– Ya no “está en comunión con todos los Papas, y todos los Obispos que han precedido al Concilio Vaticano II”;

– Ya no podrá “celebrar exactamente la Misa que ellos codificaron y celebraron”, ya no podrá “enseñar el catecismo que ellos compusieron”, ya no podrá “oponerse contra los errores que los Papas anteriores al Vaticano II condenaron muchas veces en sus encíclicas y cartas pastorales”;

 – Ya está formando parte “de ese sistema que se califica a sí mismo de Iglesia Conciliar, se define por el Novus Ordo Missae, el ecumenismo indiferentista y la laicización de la sociedad”;

– “partem habet”, ya forma parte “del panteón de las religiones de Asís”;

– Ya está “en comunión con el espíritu adúltero que sopla en la Iglesia desde hace [más de] veinticinco años”;

– Ya está incluida “en la comunión impía con los infieles”;

– Ya “está en comunión con una iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal y sincretista”;

– Ya forma parte de otra iglesia, distinta de la Iglesia Católica Apostólica Romana fundada por Nuestro Señor Jesucristo.

En resumen: ya forma parte de la iglesia preparatoria del Anticristo, la Gran Ramera.

“Bienvenidos a casa, muchachos”, les dice el demonio (más allá de un vulgar modernista errante).

***

II – CONSECUENCIA:

Su verdadero superior es la jerarquía modernista

La consecuencia se sigue necesariamente.

Les guste o no, lo acepten o no los fieles de la NEOFSSPX actual: su verdadero superior es un Poli modernista. Y en última instancia, el Vaticano, sede de la religión falsa.

Por derecho, tienen poder sobre todo el gobierno de la Asociación:

– Poli es quien la aprobó. Es él quien no sólo puede sino que, en realidad, la va a dirigir.

– Él puede cambiar a los superiores internos a su gusto; los superiores que ya estén, tienen que tener la aprobación de Poli; o puede sacarlos de sus puestos y poner (¿por qué no?) a un sacerdote modernista de la diócesis.

– Si van a revisar o cambiar algo en los estatutos (hay maneras de presionar para que esto ocurra…), es necesario que Poli apruebe esto. Con esto es suficiente: puede cambiarle sus fines, hacerle aceptar todo el modernismo.

Lo que Poli quiera. O lo que Bergoglio quiera. Si vamos a ver, ¿quiénes creen que manejan realmente la iglesia oficial? ¿Poli? Arriba de Poli está Bergoglio. Y atrás de Bergoglio está Ratzinger. Y arriba de Ratzinger están sus superiores de logia. Y sobre todos ellos, están los “hermanos mayores”. Y estos “hermanos mayores”, hasta que no se conviertan, son los enemigos activos de Dios. La NEOFSSPX está en manos de ellos.

– Si el ordinario oficial considera que deben aggiornarse, ser más ecuménicos, aceptar el Vaticano II, o enseñarlo como magisterio en sus seminarios, ¿quién se lo puede impedir?

– El apostolado de la NEOFSSPX depende de él: Seminario, Misas, capillas, escuelas, catecismos, campamentos, procesiones, peregrinaciones a Luján… todo, absolutamente todo va a tener la “supervigilancia” de ese modernista ordinario. Y si hay algún problema, les mete un comisario, los interviene o los cierra. Así de simple.

– ¿Qué impide, según el Derecho, que los Padres de la NEOFSSPX deban ir a “misionar”, “hacer convivencias”, ir a “reuniones de pastoral”, participar en procesiones y Via Crucis con los chicos y chicas de las parroquias y todos los etcéteras que quieran poner? Más aún: Poli los puede obligar.

– El Jueves Santo próximo, la NEOFSSPX debería participar en la misa crismal de la sede modernista de Buenos Aires, para mostrar que está en comunión con su pastor.

– Si Poli considera que no pueden rezar exclusivamente la Misa tradicional, sino que también deben rezar la misa nueva… ¿qué impide que se los imponga? ¿Acaso no es el rito de toda la diócesis de la cual ahora forman parte? ¿Acaso el Superior General de esta Asociación Diocesana no firmó un documento en el que dice que es lícita? ¿Acaso ese mismo Superior General no dijo que si el Fundador hubiera visto una misa de Pablo VI rezada en un monasterio “conservador” no hubiera hecho todo lo que hizo?

– Mejor dicho: la NEOFSSPX forma parte de la iglesia oficial. Por lo tanto en la NEOFSSPX tienen la obligación de rezar la misa (¡perdón!, “celebrar la Eucaristía”), tanto en público como en privado, según el rito de la iglesia a la cual ahora pertenecen. Es decir, según el misal de Pablo VI. Esto en virtud de lo que ya firmaron, sin necesidad de que el Poli modernista tenga que agregarles otra orden expresa.

Con todo esto ya tienen más que suficiente para abrir los ojos a cualquiera. Si los fieles y sacerdotes de la NEOFSSPX no ven la gravedad, es porque no quieren.

***

III – ANEXO: sobre el reconocimiento del Estado Argentino

Si tanto la iglesia oficial como la Secretaría de Culto quieren imponer la libertad religiosa a la NEOFSSPX, lo pueden hacer. Para la iglesia, es un principio de la doctrina conciliar. Y para el Estado Argentino, es el principio fundamental de su relación con las religiones, como pone en su sitio web (lo remarcado en negrita está en el original):

“La libertad y diversidad religiosa, una larga tradición que honra a la Argentina. (…) El Estado argentino respeta y promueve ampliamente los Derechos Humanos, entre los cuales, constitucionalmente y por medio de los instrumentos internacionales con jerarquía constitucional garantiza el de la libertad religiosa en el marco de una relación de autonomía y cooperación con las iglesias y confesiones religiosas, y dentro de los principios de pluralidad, inclusión y convivencia”.

http://www.mrecic.gov.ar/es/secretaria-de-culto

La primera foto que encontramos está muy bien elegida (¿con cuál de estos cuadros estará representada la NEOFSSPX?):

 Sincretismo

La NEOFSSPX ya aceptó esos principios.

Por lo tanto, tiene la obligación de actuar según “la libertad y diversidad religiosa en el marco de cooperación con las iglesias y confesiones religiosas y dentro de los principios de pluralidad, inclusión y convivencia”.

A partir de ahora la NEOFSSPX deberá ir a la Catedral; ya oficialmente (sus sacerdotes y no solamente algunos muchachitos mandados); y no para hacer escándalo, sino para participar activamente en el culto apóstata ecuménico, junto a su superior (el Poli modernista), junto al rabino Bergman (con su kipá arcoíris), al cabalista Skorka y hasta con el pastor Jiménez o cualquier “manochanta” que llegara a estar ahí.

Si no lo hiciera, el Estado simplemente puede anular esta nueva Persona Jurídica pues estaría yendo contra un derecho constitucional e internacional que ella misma ya había aceptado.

***

IV – DISIMULACIÓN DE LA TRAICIÓN

Los herejes ya tienen todo el derecho para aplicar todo esto. Pero de hecho, ¿en qué medida y cuándo lo harán públicamente?

Lo único que va a determinarlo es: lo que disponga la diplomacia vaticana al traidor Fellay.

A la Roma modernista no le conviene apresurar los cambios: “Hay que esperar un poco a que las cosas se esclarezcan al interior y que Mons. Fellay pueda obtener un consensus suficientemente grande antes de cumplir este gesto” (Pozzo, 25 de marzo de 2015).

Es por eso que Poli no va a mostrar abiertamente que es el verdadero superior de esta nueva Asociación Diocesana.

En cambio de eso, le conviene la simulación, la diplomacia, la “política” (léase: “hipocresía maquiavélica”), las “tácticas”:

1°) Lo que ya dijeron los Superiores de la NEOF$$PX: con la excusa de la caridad apostólica, ir a trabajar a la iglesia oficial, recibir fieles modernistas, mezclarse con ellos.

Con el tiempo y la “convivencia”, se van a ir aflojando y la NEOF$$PX (sus sacerdotes y sus fieles) se irán asimilando a ellos. Es maquiavélicamente cierto.

* Mons. Fellay: dentro de las ambigüedades de su discurso, ya anunciaba en marzo del 2006: “Cuando la misa tradicional deje de estar en libertad condicional y el ministerio de los sacerdotes tradicionales no esté ya rodeado de la sospecha de excomunión, se podrán ver entonces los frutos de la Tradición. En esta fase experimental, que deberá durar todo el tiempo que sea necesario para una justa evaluación de los resultados, ni Roma ni la Fraternidad asumirán compromiso alguno. Pero a su término, Roma podrá juzgar la obra cumplida por los sacerdotes tradicionales.” (Entrevista en DICI N° 132, pág. 2)

* Schmidberger: estamos listos para ir a enseñar a los seminarios. Sólo falta que nos llamen. (Sermón en Écône, 25 de marzo de 2011).

* Pfluger: “Queremos volver accesible de nuevo, para toda la Iglesia, el tesoro que nos transmitió Monseñor Lefebvre. Acerca de esto, un estatuto canónico sería un beneficio para toda la Iglesia. Por ejemplo, podemos imaginar que un obispo conservador pueda pedir a un sacerdote de la Fraternidad que vaya a enseñar en su seminario diocesano.” (Entrevista, 29 de septiembre de 2011).

“La reforma consiste en trabajar, en hacer circular « in capite et in membris » simultáneamente. In capite, es respecto al Papa, a Roma y esto ha consistido en las discusiones doctrinales y nuestros esfuerzos no fueron coronados por el momento. In membris, es respecto a los fieles, a las parroquias, al clero conservador. Hay que intensificar el contacto in membris ahora.” (Conferencia de retiro a Hermanos en Flavigny, Navidad de 2013)

No hay que ser de miras estrechas, no hay que ser críticos a toda novedad. “Si [la Tradición] solo es una parte de la Iglesia, aunque de las más importantes, no posee todo el tesoro de la Iglesia y de la Tradición y no puede dispensarse de tomar contacto con otras comunidades ni puede apropiarse de otros elementos que no posee.” (Cf. entrevista en noviembre del 2014)

2º) Introducir gente modernista y liberal en sus seminarios y en los prioratos (ya comenzaron a hacerlo). Cuando esos seminaristas, sacerdotes y fieles liberales pueden influir, empiezan a protestar:

* que no pueden prohibirles la misa nueva,

* que no pueden exigirles usar solo sotana sino que deben autorizar el clergyman (o algún “traje eclesiástico digno”, vaya uno a saber lo que puede llegar a ser) porque está permitido en la diócesis;

* acusar a los pocos “duros” en el seminario de que no aceptan los cambios doctrinales y litúrgicos posteriores a 1962;

* empiezan a decir que los Superiores son tiránicos;

* empiezan a insinuar (o presionar) un Capítulo General para que actualice las normas; etc.

Se producen desórdenes. El ordinario “se ve obligado” a intervenirlos y poner un comisario, y en esa congregación se ven obligados a aceptar esos cambios. Incluso pueden llegar a exigir cambios en los estatutos. Lo cual tendrán la aprobación superior de… Poli (es decir, Bergoglio; es decir,…).

3º) Otra táctica es por vulgares y simples presiones (aunque no se den a conocer).

Roma ya sabe que la NEOF$$PX no es firme en absoluto: con el asunto del holocuento cedió a las presiones judías por “el qué dirán”; y por dinero se venden y se entregan. Ya tienen las tenazas para agarrarlos:

– amenazar secretamente con armar escándalos a NEOF$$PX. Y hacerlos de hecho. ¿Trejo será más firme que Bouchacourt?

– Económicamente: Poli tiene el derecho de saber cada año cuáles y de cuánto valor son los bienes de la NEOF$$PX. Luego, tiene la “dirección superior” de todos ellos. Con que diga que esas posesiones no están bien administrados o no cumplen con los fines, o cambie los estatutos (con el método dicho más arriba o con cualquier otro), ya es suficiente.

***

V – “QUID PRODEST?”

Por último (lo más triste), la antigua pregunta jurídica: “Con todo esto, ¿quién sale beneficiado?”:

Ya se sabe cuál es la conclusión de esta pregunta.

Para resolverla, es suficiente sopesar un lado y el otro.

– La NEOFSSPX: no gana ventaja alguna doctrinal ni canónica. Solamente algún beneficio económico, que ni siquiera era indispensable puesto que ha podido vivir en Sudamérica durante más de 30 años sin necesidad de entregarse a los modernistas.

– La jerarquía hereje apóstata modernista: de hecho pasó a ser el verdadero Superior, adquirió el dominio total sobre la Asociación y tiene todas las palancas canónicas, administrativas y políticas para manejar a la NEOFSSPX a su antojo.

Balance: la NEOFPX literalmente se ha regalado a la iglesia modernista.

Como puse al principio: a cambio de centavos, la NEOFSSPX,

– renegó de su misión,

– apostató oficialmente,

– y se entregó de un modo total al dominio del Demonio.

Esta es la verdad, quieran verla o no.

Ahora sí podemos decir:

Señoras y señores, desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina,

les presentamos el nacimiento de la

NEOF$$PX

***

Sacerdotes, feligreses: lean y piensen cada una de estas cosas.

Y después decidan: en conciencia, ¿se puede seguir formando parte —como miembro o feligrés— de esta NEOF$$PX que se entregó al Enemigo?

Que Dios y la Virgen nos ayuden a todos.

Padre Juan José Turco

UNA SENTENCIA REFUTADA POR SAN ROBERTO BELARMINO Y HOY REINDIVICADA POR LOS DOMÍNICOS DE AVRILLÉ Y MONS. WILLIAMSON

san_roberto_bellarmino_16_medium


UNA SENTENCIA REFUTADA POR SAN ROBERTO BELARMINO Y HOY REINDIVICADA POR LOS DOMÍNICOS DE AVRILLÉ Y MONS. WILLIAMSON

***-***

EL PAPA HEREJE SÓLO PIERDE EFECTIVAMENTE EL PONTIFICADO CUANDO INTERVIENE UN ACTO DECLARATORIO DE SU HEREJÍA

Efectivamente, como expone Arnaldo Vidigal Xavier da Silveira, en su obra: Implicaciones Teológicas y Morales del Nuevo “Ordo Missae”, mimeografiado por el autor en Junio de 1971, Sao Paulo – Brasil, p. 163 a 176, recomendada por Mons. Lefebvre, pero que fue arrinconada y ocultada por los superiores y profesores del Seminario, teniendo que obtenerla y leerla a escondidas 1981-1982 en Albano, esa sentencia fue refutada por San Roberto Belarmino quién fue el alma del Concilio de Trento, y que a continuación vemos:

“Conforme a esta cuarta sentencia, el Papa nunca pierde el pontificado por el propio hecho de su caída en herejía. Sino que, para que su destitución se haga efectiva, es necesario que haya un acto declaratorio de su defección en la fe. Como es obvio, tal declaración no puede ser una decisión judicial en sentido estricto, dado que el Papa no tiene en la tierra superior que lo juzgue; sino que será una mera declaración no judicial, en razón de la cual el propio Jesucristo destituirá al Papa.

Los principales seguidores de esta cuarta sentencia son Cayetano y Suarez. (…)

REFUTACIÓN DE ESTA SENTENCIA POR: SAN ROBERTO BELARMINO

San Roberto Belarmino, que no aprueba esta cuarta sentencia, la refuta así:

“La cuarta opinión es la de Cayetano; para quien (de autor. papae et conc., cap. 20 et 21) el Papa manifiestamente herético no está ‘ipso facto’ depuesto, pero puede y debe ser depuesto por la Iglesia. A mi juicio, esa sentencia no puede ser defendida. Pues, en primer lugar, se prueba con argumentos de autoridad y de razón que el hereje manifiesto esta ‘ipso facto’ depuesto. El argumento de autoridad se basa en San Pablo (Epist. ad Titum, 3), que ordena que el hereje sea evitado después de dos advertencias, es decir, después de revelarse manifiestamente pertinaz, lo que significa antes de cualquier excomunión o sentencia judicial. Es eso lo que escribe San Jerónimo, agregando que los demás pecadores son excluidos de la Iglesia por sentencia de excomunión, pero los herejes se apartan y separan a sí mismos del cuerpo de Cristo. Ahora bien, el Papa que permanece Papa no puede ser evitado, pues ¿cómo habríamos de evitar nuestra propia cabeza? ¿Cómo nos apartaríamos de un miembro unido a nosotros?

Este principio es certísimo. El no cristiano no puede de modo alguno ser Papa, como lo admite el propio Cayetano (Ibídem, cap. 26). La razón de ello es que no puede ser cabeza el que no es miembro; ahora bien, quien no es cristiano no es miembro de la Iglesia; y el hereje manifiesto no es cristiano, como claramente enseñan San Cipriano (lib.4, Epist. 2), San Atanasio (ser. 2 cont. Arian.), San Agustín (lib. de grat. Christ., cap. 20), San Jerónimo (cont. Lucifer.) y otros; luego el hereje manifiesto no puede ser Papa.

A eso responde Cayetano (in Apol. pro tract. praedicto cap.25 et in ipso tract. cap.22) que el hereje no es cristiano ‘simpliciter’, mas lo es ‘secundum quid’. Pues, dado que dos cosas constituyen al cristianismo -la fe y el carácter- el hereje, habiendo perdido la fe, aún está de algún modo adherido a la Iglesia y es capaz de jurisdicción; por lo tanto, todavía es Papa, pero debe ser destituido, toda vez que está dispuesto, con disposición ultima, para dejar de ser Papa. Como el hombre que aún no está muerto, pero se encuentra ‘in extremis’.

Contra eso: en primer lugar, si el hereje, en virtud del carácter, permaneciese, ‘in actu’, unido a la Iglesia, nunca podría ser cortado y separado de ella ‘in actu’, pues el carácter es indeleble. Pero no hay quien niegue que algunos puedan ser ‘in actu’ separados de la Iglesia. Luego, el carácter no hace que el hereje, este ‘in actu’ en la Iglesia, sino que es tan solo una señal de que él estuvo en la Iglesia y de que a ella debe volver. Análogamente, cuando la oveja yerra por las montañas, el carácter en ella impreso no hace que ella esté en el redil, sino que indica de que redil huyo y a que redil debe ser nuevamente conducida. Esa verdad tiene una confirmación en Santo Tomás, que dice (S. Theol. III, 8, 3) que no están ‘in actu’ unidos a Cristo los que no tienen fe, sino que sólo lo están potencialmente; y Santo Tomas ahí se refiere a la unión interna, y no a la externa, que se hace por la confesión de la fe y por las señales visibles. Por lo tanto como el carácter es algo interno, y no de externo, según Santo Tomás el mero carácter no une, ‘in actu’, el hombre a Cristo.

Todavía contra el argumento de Cayetano: o la fe es una disposición ‘simpliciter’ necesaria para que alguien sea Papa, o tan solo para que lo sea de modo más perfecto (‘ad bene esse’). En la primera hipótesis, en el caso de que esa disposición sea eliminada por la disposición contraria, que es la herejía, inmediatamente el Papa deja de ser tal: pues la forma no puede mantenerse sin las disposiciones necesarias. En la segunda hipótesis, el Papa no puede ser depuesto en razón de la herejía, él puede en caso contrario debería también ser dispuesto por ignorancia, improbidad y otras causas semejantes que impiden la ciencia, la probidad y de modo más disposiciones necesarias para que sea Papa de modo más perfecto (‘ad bene esse Papae’). Además, de eso, Cayetano reconoce (tract. praed., cap. 26) que, por la ausencia de las disposiciones necesarias no ‘simpliciter’, mas tan sólo para mayor perfección (‘ad bene esse’), el Papa no puede ser depuesto.

A eso, Cayetano responde que la fe es una disposición ‘simpliciter’ necesaria, mas parcial, y no total; y que, por lo tanto, desapareciendo la fe el Papa todavía puede continuar siendo Papa en razón de la otra parte de la disposición que es el carácter el cual todavía permanece.

Contra ese argumento: o la disposición total, constituida por el carácter y por la fe es ‘simpliciter’ necesaria, o no lo es, bastando entonces la disposición parcial. En la primera hipótesis, desapareciendo la fe ya no resta la disposición ‘simpliciter’ necesaria, pues la disposición necesaria ‘simpliciter’ era total, y la total ya no existe. En la segunda hipótesis, la fe solo es necesaria para un modo más perfecto de ser (‘ad bene esse’), y por lo tanto su ausencia no justifica la deposición del Papa. Además de eso, lo que se encuentra en la disposición última para la muerte, inmediatamente deja de existir, sin intervención de ninguna otra fuerza extrínseca, como es obvio. Luego, también el Papa hereje deja de ser Papa por sí mismo, sin ninguna disposición.

Por fin, los Santos Padres enseñan unánimemente, no sólo que los herejes están fuera de la Iglesia, sino también que están ‘ipso facto’ privados de toda jurisdicción y dignidad eclesiástica. San Cipriano (lib.2, Epist. 6) dice: “afirmamos que absolutamente ningún hereje y cismático tiene poder y derecho algún”’; y enseña también (lib.2, epist.1) que los herejes que retornan a la Iglesia deben ser recibidos como laicos, aunque hayan sido anteriormente presbíteros u obispos en la Iglesia.

San Optato (lib.1 cont. Parmen.) enseña que los herejes y cismáticos no pueden tener las llaves del reino de los cielos, ni ligar o desligar. Lo mismo enseñan San Ambrosio (lib.1 de poenit., cap. 2), San Agustín (in Enchir., cap. 65), San Jerónimo (lib. Cont. Lucifer). (…).

El Papa San Celestino I (Epist. ad J. Antioch., que figura en el Concilio de Éfeso, tom. I, cap. 19) escribió: ‘Es evidente que permaneció y permanece en nuestra comunión, y no consideramos destituido, a aquél que ha sido excomulgado o privado del cargo, ya sea episcopal o clerical, por el obispo Nestorio o por otros que lo siguen, después que estos comenzaron a predicar la herejía. Pues la sentencia de quien ya se revelo como debiendo ser depuesto, a nadie puede deponer’.

Y en carta al Clero de Constantinopla, el Papa San Celestino I dice : ‘La autoridad de nuestra Sede Apostólica determinó que no sea considerado depuesto o excomulgado el obispo, clérigo o simple cristiano que haya sido depuesto o excomulgado por Nestorio o sus seguidores, después que estos comenzaron a predicar la herejía. Pues quien con tales predicciones defeccionó de la fe, no puede deponer o remover a quien quiera que sea’.

Lo mismo repite y confirma San Nicolás I (Epist. ad Michael). Finalmente, también Santo Tomas enseña (S. Theol., II-II, 39, 3) que los cismáticos pierden inmediatamente toda jurisdicción, y que será nulo lo que intenten hacer con base en alguna jurisdicción.

No tiene fundamento lo que algunos responden a eso: que esos Padres se basan en el Derecho antiguo, mientras que actualmente, por el Decreto del Concilio de Constanza, sólo pierden la jurisdicción los que son nominalmente excomulgados y los que agreden a clérigos. Ese argumento –digo- no tiene valor alguno, pues aquellos Padres, afirmando que los herejes pierden la jurisdicción, no alegan Derecho humano alguno, que por otro lado en aquella época tal vez no existiese respecto de esa materia, sino que argumentan con base en la propia naturaleza de la herejía. El Concilio de Constanza sólo trata de los excomulgados, es, decir, de los que perdieron la jurisdicción por sentencia de la Iglesia, mientras que los herejes ya antes de ser excomulgados están fuera de la Iglesia y privados de toda jurisdicción. Pues ya fueron condenados por su propia sentencia, como enseña el Apóstol (Tit. 3, 10-11) es decir, fueron cortados del cuerpo de la Iglesia sin excomunión, conforme explica San Jerónimo.

Además de eso, la segunda afirmación de Cayetano de que el Papa hereje puede ser verdadera y autoritariamente depuesto por la Iglesia, no es menos falsa que la primera. Pues si la Iglesia depone al Papa contra la voluntad de este está ciertamente por encima del Papa: el propio Cayetano sin embargo defiende en el mismo tratado lo contario de esto. Cayetano responde que la Iglesia, deponiendo al Papa, no tiene autoridad sobre el Papa, sino solamente sobre el vínculo que une a la persona con el Pontificado. Del mismo modo que la Iglesia, uniendo el Pontificado a tal persona, no está por eso por encima del Pontífice, así también puede la Iglesia separar el Pontificado de tal persona en caso de herejía, sin que se diga que está por encima del Pontífice.

Pero contra eso se debe observar en primer lugar que, del hecho del que el Papa depone Obispos, se deduce que el Papa está por encima de todos los Obispos, aunque el Papa al deponer a un Obispo no destruya la jurisdicción episcopal si no tan sólo la separe de aquella persona. En segundo lugar, deponer alguien del Pontificado contra la voluntad del depuesto, es sin duda una pena; luego, la Iglesia al deponer a un Papa contra la voluntad de éste, sin duda lo está castigando; a ahora bien castigar es propio del superior y del juez. En tercer lugar, dado que, conforme enseñan Cayetano y los demás tomistas, en la realidad el todo y las partes tomadas en su conjunto son la misma cosa, quien tiene autoridad sobre las partes tomadas en su conjunto, pudiendo separarlas entre sí, tiene también autoridad sobre el propio todo constituido por aquellas partes.

Está también desprovisto de valor el ejemplo de los electores, dado por Cayetano, los cuales tienen el poder de designar a cierta persona para el Pontificado, sin tener con todo poder sobre el Papa. Pues, cuando algo está siendo hecho, la acción se ejerce sobre la materia de la cosa futura, y no sobre el compuesto, que aún no existe; pero cuando la cosa está siendo destruida, la acción se ejerce sobre el compuesto, como se torna patente en la consideración de las cosas de la naturaleza. Por lo tanto, al crear al Pontífice, los Cardenales no ejercen su autoridad sobre el Pontífice, pues éste aún no existe, sino sobre la materia, esto es, sobre la persona que por la elección tórnase dispuesta para recibir de Dios el Pontificado. Pero si depusiesen al Pontífice, necesariamente ejercerían autoridad sobre el compuesto, es decir sobre la persona dotada del poder pontificio, es decir, sobre el Pontífice”.

 

QUINTA SENTENCIA – CAYENDO EN HEREJÍA MANIFIESTA, EL PAPA PIERDE ‘IPSO FACTO’ EL PONTIFICADO

Esta sentencia es defendida por numerosos teólogos de renombre, tales como San Roberto Belarmino, Sylvius, Pietro Ballerini, Wernz-Vidal, Cardenal Billot.

DEFENSA DE ESTA SENTENCIA POR SAN ROBERTO BELARMINO.

Después de refutar las demás sentencias sobre el asunto, San Roberto Belarmino expone su posición en los siguientes términos:

“Luego, la opinión verdadera es la quinta, de acuerdo con la cual el Papa hereje manifiesto deja por sí mismo de ser Papa y cabeza, del mismo modo que deja de ser cristiano y miembro del cuerpo de la Iglesia; y por eso puede ser juzgado y punido por la Iglesia. Ésta es la sentencia de todos los antiguos Padres, que enseñan que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción, y concretamente de San Cipriano (lib. 4, epist. 2) el cual así se refiere a Novaciano, que fue Papa (antipapa) en el cisma que hubo durante el Pontificado de San Cornelio: ‘No podría conservar el Episcopado, y fue anteriormente hecho Obispo, se apartó del cuerpo de los que como él eran Obispos y de la unidad de la Iglesia’. Según afirma San Cipriano en ese pasaje, aunque Novaciano hubiese sido verdadero y legítimo Papa, con todo habría decaído automáticamente del Pontificado en caso de que se hubiese separado de la Iglesia.

 

Esa es la sentencia de grandes doctores recientes, como Juan Driedo (lib.4 Scrip. et dogmat. Eccles. cap. 2, par. 2. sent. 2), el cual enseña que sólo se separan de la Iglesia los que son expulsados, como los excomulgados, y los que por sí mismos de Ella se apartan y a Ella se oponen, como los herejes y los cismáticos . Y en su séptima afirmación, sustenta que en aquellos que se apartaron de la Iglesia, no resta absolutamente ningún poder espiritual sobre los que están en la Iglesia. Lo mismo lo dice Melchor Cano (lib.4 de loc., cap.2), enseñando que los herejes no son partes ni miembros de la Iglesia, y que no se pueden ni si quiera concebir que alguien sea cabeza y Papa, sin ser miembro y parte (cap. ult. ad argument.12). Y enseña en el mismo lugar, claramente, que los herejes ocultos todavía son de la Iglesia, partes y miembros, y que por lo tanto el Papa hereje oculto aun es Papa. Esa es también la sentencia de los demás autores que citamos en el libro I ‘De Eccles’.

El fundamento de esta sentencia es que el hereje manifestó no es de modo alguno miembro de la Iglesia, es decir, ni espiritualmente ni corporalmente, lo que significa que no lo es por unión interna ni por unión externa. Porque inclusive los malos católicos están unidos y son miembros, espiritualmente por la fe, corporalmente por la confesión de la fe y por la participación en los sacramentos visibles; los herejes ocultos están unidos y son miembros, aunque solamente por unión externa; por el contrario, los buenos catecúmenos pertenecen a la Iglesia tan sólo por una unión interna, no por la externa; pero los herejes manifiestos no pertenecen de ningún modo, como ya probamos”».

Y esta es la sentencia que Da Silveira hace suya en esta obra, y que podemos ver en la siguiente apreciación final:

«Nos dispensamos de presentar nuevamente las razones que pueden ser alejadas contra la quinta sentencia. Ellas ya fueron expuestas en páginas anteriores.

Como diremos en el capítulo siguiente, juzgamos que esta quinta sentencia es la verdadera y que Wernz-Vidal tiene razón al decir -interpretando a San Roberto Belarmino- que le Papa eventualmente hereje pierde el Pontificado ‘ipso facto’ en el momento en que su herejía se torne “notoria y divulgada de público”».

Luego el problema no es que los Dominicos de Avrillé y Mons. Williamson saquen sentencias refutadas (y trasnochadas) pues eso depende a veces del gusto de aquel que apetece alimentarse de cadáveres teológicos, y como sobre gustos no hay nada escrito, pues que reine la libertad. El problema grave, es que tanto los unos como el otro, con esta sentencia pretendan aplastar, rechazar, y refutar la consideración teológica de la sentencia que afirma lo contrario, es decir que un Papa puede perder el pontificado por herejía “ipso facto”, en el momento en que su herejía se torne pública, notoria y manifiesta; por esto, teológicamente es inadmisible e inaceptable que pretendan impedir que los fieles saquen la única conclusión evidente que teológicamente se impone, dada la herejía más que manifiesta y pública, condensada y recapitulada hoy por Francisco, quién llegó incluso a decir: “no existe un Dios católico”. Y es dogma de fe que el Dios que nos propone la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, es el Dios Uno y Trino, Un solo Dios verdadero y tres Personas Divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Mayor herejía imposible de afirmar. Y esto, que sepa no ha sido denunciado, rechazado y condenado por ninguno de los Obispos de la Neo-Fraternidad Sacerdotal San Pío X, ni de la pretendida y falsamente autodenominada “Resistencia”, como debiera ser y se esperaba.

P.Basilio Méramo

Bogotá, 23 de Abril de 2015

ESPECIALES DEL P. JUAN CARLOS CERIANI – 22 ABRIL 2015 –

P.Ceriani---Radio

Escuchar Audio Mp3

http://www.ivoox.com/player_ej_4399734_4_1.html?c1=ff6600


ESPECIALES del 22 de abril de 2015

El Reconocimiento de la F$$PX por el gobierno argentino

I.— Estado de la cuestión

A) Secuencia de los hechos

1º) El 23 de Febrero de 2015 el Arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, por nota identificada como “Protocolo 084/15”, se presenta ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, solicitando “…que la “FRATERNIDAD DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS Y MARÍA” (FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X) sea tenida, hasta que encuentre el definitivo encuadramiento jurídico en la Iglesia Universal, como una Asociación de Derecho Diocesano, según lo normado por el canon 298 del Código de Derecho Canónico, in fieri de ser una Sociedad de Vida Apostólica, con todos los beneficios que a ésta le corresponde y dando cumplimiento a todas las obligaciones que a la misma le refiere, asumiendo también las responsabilidades que competen al Prelado diocesano.”, dando así inicio al expediente Nº 9028/2015 del referido Ministerio.

2º) El 17 de Marzo, la Secretaría de Culto del Ministerio en cuestión, dicta la Resolución 25/ 2015, reconociendo a la F$$PX como persona jurídica, Asociación de Derecho Diocesano y entidad de bien público; se culmina así lo que el experto H.T. denomina “un trámite extremadamente rápido” (ver más abajo, punto I.— B).

3º) El 6 de Abril, antes de la publicación en el Boletín Oficial de la mencionada Resolución, Malcelito González publica la primicia en su sitio Pañal Digital, defendiéndose de inmediato (en los comentarios) de las imputaciones hechas por “El Anacoreta”, que acusa de deshonestidad moral, principio maquiavélico, engaños, dobleces y fines pecaminosos, al trámite concluido con la Resolución mencionada.

4º) A más tardar el 8 de Abril, Malcelito, seguramente a instancias de algún hispano-argentino, levanta el post y los comentarios.

5º) El 9 de Abril, el Boletín Oficial de la República Argentina publica la Resolución 25/2015.

B) La Resolución en sí

Resolución 25/2015 del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina.

Fecha de publicación: 09/04/2015, pág. 38.

Bs. As., 17/3/2015

VISTO el Expediente Nº 9028/2015 del Registro del MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO, la Ley Nº 24.483 y su Decreto Reglamentario Nº 491 de fecha 21 de septiembre de 1995, y

CONSIDERANDO:

Que conforme al Protocolo Nº 084/15 de fecha 23 de febrero de 2015, el Arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Cardenal POLI, solicita que la “FRATERNIDAD DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS Y MARÍA” (FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X) sea tenida, hasta que encuentre el definitivo encuadramiento jurídico en la Iglesia Universal, como una Asociación de Derecho Diocesano, según lo normado por el canon 298 del Código de Derecho Canónico, in fieri de ser una Sociedad de Vida Apostólica, con todos los beneficios que a ésta le corresponde y dando cumplimiento a todas las obligaciones que a la misma le refiere, asumiendo también las responsabilidades que competen al Prelado diocesano.

Que dicha fraternidad, encuentra acreditada su carácter de persona jurídica pública dentro de la IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA, conforme las normas del Código de Derecho Canónico.

Que según sus estatutos, aprobados por la autoridad eclesiástica competente, la fraternidad es una sociedad sacerdotal de vida común sin votos, a imitación de las sociedades de las Misiones Extranjeras (conf. Capítulo I, Artículo 1º, Estatutos de la Fraternidad de los Apóstoles de Jesús y María).

Que el Artículo 3°, inciso f) del Decreto Nº 491/95 autoriza la inscripción en el Registro creado por Ley Nº 24.483, a las personas jurídicas reconocidas por la autoridad eclesiástica, que guardan semejanza o analogía con los institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica.

Que la institución solicitante ha cumplido con todos los requisitos exigidos por la normativa vigente, acompañando sus estatutos, decreto de erección y memoria, de acuerdo a lo establecido por la Ley Nº 24.483.

Que corresponde hacer lugar a la presente inscripción toda vez que la peticionante encuadra en los términos previstos por el Artículo 3º, inciso f) del Decreto Nº 491/95.

Que la presente medida se dicta en uso de las facultades conferidas por el Artículo 17 del Decreto Nº 491/95.

Por ello,

EL SECRETARIO DE CULTO

RESUELVE:

ARTÍCULO 1º — Reconócese como persona jurídica a la “FRATERNIDAD DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS Y MARÍA” (FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X), Asociación de Derecho Diocesano, con sede legal y domicilio especial en la calle Venezuela Nº 1318, CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, la que queda inscripta bajo el número TRESCIENTOS OCHENTA Y UNO (381) del Registro de Institutos de Vida Consagrada.

ARTÍCULO 2º — Otórgase a dicha entidad el carácter de entidad de bien público a todos los efectos que correspondan.

ARTÍCULO 3º — Hágase saber que la referida persona jurídica se encuentra beneficiada por el tratamiento dispensado por el Artículo 20, inciso e) de la Ley de Impuesto a las Ganancias (texto ordenado en 1997).

ARTÍCULO 4º — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. — Emb. GUILLERMO R. OLIVERI, Secretario de Culto.

C) Antecedentes

1º) Gestiones del Padre Bouchacourt ante Jorge Mario Bergoglio

DICI: del 15 de marzo de 2013

http://www.dici.org/actualites/le-cardinal-bergoglio-et-la-fraternite-saint-pie-x-en-argentine/

El Cardenal Bergolio y la Fraternidad en la Argentina

DICI (15/03/13) obtuvo la opinión del padre Christian Bouchacourt, Superior del Distrito Sud América, en la misma tarde de la elección.

Me reuní con él cinco o seis veces, y siempre me recibió con benevolencia, procurando concederme lo que le pedía, respetando la forma que tiene para superar los obstáculos.

2º) Gestiones de Monseñor Fellay ante Decimejorge.

Conferencia de Mons. Fellay, en Fabrègues, el 11 de mayo de 2014

http://www.dici.org/agenda/conference-de-mgr-bernard-fellay-ou-va-leglise-ou-allons-nous-11-mai-2014/

http://laportelatine.org/mediatheque/sermonsecrits/fellay_fabregues_conference_140511/fellay_fabregues_conference_140511.php

Cuando todavía cardenal, él estaba en América del Sur, el Superior de Distrito fue a pedirle un servicio administrativo que no tiene nada que ver con la Iglesia: un problema de visa, permiso de residencia.

El Estado argentino, que es muy de izquierda, aprovecha del Concordato, que se supone que protege a la Iglesia, para molestarnos muy en serio, y nos dice: “ustedes se pretenden católicos, es necesario que ustedes tengan la firma del obispo para residir en el país.”

El superior del distrito fue entonces a exponerle el problema.

Había una solución fácil, que era declararnos iglesia independiente, pero no queremos porque somos católicos.

Y el cardenal dijo: “No, no, ustedes son católicos, es obvio; los voy a ayudar”; y escribió una carta en nuestro favor para el Estado, que es tan izquierdista que se las arregló para encontrar una carta contradictoria de parte del nuncio.

Así, por lo tanto, 0 a 0.

Ahora él es el Papa. Y nuestro abogado tuvo la oportunidad de tener un encuentro con el Papa. Le dijo que el problema continúa para la Fraternidad y le pidió por favor que nombrase un obispo de Argentina con el que pudiésemos tratar para resolver este problema.

El Papa dijo: “Sí, y este obispo soy yo, he prometido ayudar y lo haré.”

Todavía estoy esperando; pero también dijo: “esta gente piensa que los voy a excomulgar, están equivocados”; dijo algo muy interesante: “Yo no los condenaré y no voy a impedir a nadie a ir con ellos.”

Una vez más, espero ver.

3º) Gestiones de (?) ante Mario Aurelio Poli.

En la Resolución se lee: Que conforme al Protocolo Nº 084/15 de fecha 23 de febrero de 2015, el Arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Cardenal POLI, solicita…

D) Documentos citados en la Resolución

1º) Expediente Nº 9028/2015 del Registro del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

2º) Ley N° 24.483

PERSONERÍA JURÍDICA CIVIL A LOS INSTITUTOS DE VIDA CONSAGRADA Y SOCIEDADES DE VIDA APOSTÓLICA

PERSONERÍA JURÍDICA – VIDA CONSAGRADA – VIDA APOSTÓLICA – CREENCIAS RELIGIOSAS

ARTÍCULO 1º.- A los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica que gocen de personalidad jurídica pública en la Iglesia Católica, admitidos por la autoridad eclesiástica competente conforme al artículo V del Acuerdo entre la República Argentina y la Santa Sede aprobado por la Ley 17.032, les será reconocida la personalidad jurídica civil por su sola inscripción en un registro que se llevará en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.

El mismo régimen se aplicará a las distintas provincias o casas que gocen de personalidad jurídica autónoma, conforme a sus reglas, constituciones o estatutos y lo pidan expresamente.

(…)

ARTÍCULO 4º- Los sujetos mencionados en el artículo 1, una vez inscriptos, serán a todos los efectos considerados entidades de bien público y equiparados a las órdenes religiosas existentes en el país antes de la sanción de la Constitución Nacional.

Conservarán todas las exenciones y beneficios de que gozaban las asociaciones o personas jurídicas preexistentes, a las que se refiere el artículo anterior.

3º) Ley 17.032, del 22 de noviembre de 1966:

ARTÍCULO 1º. –Apruébase el Acuerdo entre la Santa Sede y la República Argentina, suscrito en Buenos Aires, el 10 de octubre de 1966.

ARTÍCULO 2º. –Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. ONGANÍA. – Nicanor E. Costa Méndez.

ACUERDO ENTRE LA SANTA SEDE Y LA REPÚBLICA ARGENTINA

La Santa Sede reafirmando los principios del Concilio Ecuménico Vaticano II y el Estado Argentino inspirado en el principio de la libertad reiteradamente consagrado por la Constitución Nacional y a fin de actualizar la situación jurídica de la Iglesia Católica Apostólica Romana, que el Gobierno Federal sostiene, convienen en celebrar un Acuerdo.

(…)

ARTÍCULO V

El Episcopado Argentino puede llamar al país a las órdenes, congregaciones religiosas masculinas y femeninas y sacerdotes seculares que estime útiles para el incremento de la asistencia espiritual y la educación cristiana del pueblo.

A pedido del Ordinario del lugar, el Gobierno Argentino, siempre en armonía con las leyes pertinentes, facilitará al personal eclesiástico y religioso extranjero el permiso de residencia y la carta de ciudadanía.

Ver el opúsculo EL ACUERDO ENTRE LA SANTA SEDE Y LA REPÚBLICA ARGENTINA (1975), de autoría y edición del Doctor Pedro José Frías, un jurista argentino renombrado, que entre otras cosas fue embajador en el Vaticano entre 1966 y 1970.

Este hombre, en ese carácter diplomático, el 28 de Enero de 1967 intercambió con el entonces Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Amleto Cicognani, los instrumentos de ratificación del Acuerdo entre la Santa Sede y la República Argentina, que habían firmado el 10 de Octubre de 1966 el Canciller argentino, Nicanor Costa Méndez, y el Nuncio en la Argentina, Monseñor Umberto Mozzoni.

Allí se lee: “El Papa Paulo VI lo dijo todo, cuando al elogiar el Acuerdo manifestó: “Nos es grato señalar que el Acuerdo de Buenos Aires es el primer fruto, en el campo de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, del Concilio Ecuménico Vaticano II.” (Alocución al Sacro Colegio y a la Prelatura Romana, del 23 de Diciembre de 1966).

Apenas un año después de clausurado el Concilio, todavía fresca la tinta de sus documentos, cuatro años antes de la reacción de Monseñor Lefebvre con su fundación de la Veterofraternidad, nuestro País fue pionero en acomodarse a la nueva doctrina del Vaticano II para las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

Habíamos sido también adelantados en reconocer los “signos de los tiempos” —como dice el Doctor Frías en su obrita— ya en 1958, apenas fallecido Pío XII.

Hoy volvemos a ser precursores, esta vez en la entrega de la Tradición a la iglesia conciliar.

En ese sentido, el punto V del Acuerdo es claro en someter todas las congregaciones religiosas, y el clero secular (que no se encuentren de modo regular con anterioridad en nuestro territorio, se entiende), a la solicitud del Episcopado Argentino.

4º) Decreto Reglamentario N° 491, del 21 de septiembre de 1995:

Artículo 3º.- Podrán inscribirse en el REGISTRO DE INSTITUTOS DE VIDA CONSAGRADA:

f) Otras personas jurídicas reconocidas como tales por la autoridad eclesiástica competente y que por su semejanza o analogía con las anteriores sean admitidas en el Registro por resolución fundada de la autoridad de aplicación.

Artículo 17º.- La SECRETARÍA DE CULTO DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES, COMERCIO INTERNACIONAL Y CULTO será la autoridad de aplicación del presente régimen, dictará las normas complementarias y aclaratorias necesarias y tendrá intervención en todo lo que se refiera a su ejecución.

5º) Protocolo Nº 084/15, del 23 de febrero de 2015 de Mario Aurelio Poli

6º) Nuevo Código de Derecho Canónico de 1983

Canon 298 §1 Existen en la Iglesia asociaciones distintas de los institutos de vida consagrada y de las sociedades de vida apostólica, en las que los fieles, clérigos o laicos, o clérigos junto con laicos, trabajando unidos, buscan fomentar una vida más perfecta, promover el culto público, o la doctrina cristiana, o realizar otras actividades de apostolado, a saber, iniciativas para la evangelización, el ejercicio de obras de piedad o de caridad y la animación con espíritu cristiano del orden temporal.

§2 Inscríbanse los fieles preferentemente en aquellas asociaciones que hayan sido erigidas, alabadas o recomendadas por la autoridad eclesiástica competente.

Otros no explicitados:

299 §1 Los fieles tienen derecho, mediante un acuerdo privado entre ellos, a constituir asociaciones para los fines de los que se trata en el can. 298, P1, sin perjuicio de lo que prescribe el can. 301, P1.

§ 2 Esas asociaciones se llaman privadas aunque hayan sido alabadas o recomendadas por la autoridad eclesiástica.

§ 3 No se admite en la Iglesia ninguna asociación privada si sus estatutos no han sido reconocidos por la autoridad competente. [El texto latino dice: recognoscatur. Hay toda una discusión entre los canonistas modernistas]

300 Ninguna asociación puede llamarse “católica” sin el consentimiento de la autoridad competente, conforme a la norma del can. 312.

301 §1 Corresponde exclusivamente a la autoridad eclesiástica competente el erigir asociaciones de fieles que se propongan transmitir la doctrina cristiana en nombre de la Iglesia, o promover el culto público, o que persigan otros fines reservados por su misma naturaleza a la autoridad eclesiástica.

§ 2 Si lo considera conveniente, la autoridad eclesiástica competente puede erigir también asociaciones que directa o indirectamente busquen alcanzar otros fines espirituales, a los que no se provea de manera suficiente con la iniciativa privada.

§ 3 Las asociaciones de fieles erigidas por la autoridad eclesiástica competente se llaman asociaciones públicas.

305 §1 Todas las asociaciones de fieles están bajo la vigilancia de la autoridad eclesiástica competente, a la que corresponde cuidar de que en ellas se conserve la integridad de la fe y de las costumbres, y evitar que se introduzcan abusos en la disciplina eclesiástica; por tanto, a ella compete el deber y el derecho de visitarlas a tenor del derecho y de los estatutos; y están también bajo el régimen de esa autoridad, de acuerdo con las prescripciones de los cánones que siguen.

§ 2 Todas las asociaciones, cualquiera que sea su especie, se hallan bajo la vigilancia de la Santa Sede; están bajo la vigilancia del Ordinario del lugar las asociaciones diocesanas, así como también las otras asociaciones en la medida en que trabajan en la diócesis.

Sigue leyendo