P. CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMÍNICA QUINTA DE EPIFANÍA

Sermones-CerianiQUINTO DOMINGO DE EPIFANÍA

Otra parábola les propuso diciendo: Semejante es el reino de los cielos a un hombre que sembró buena simiente en un campo. Y mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Y después creció la yerba e hizo fruto, apareció también entonces la cizaña. Y llegando los siervos del padre de familias le dijeron: Señor, ¿por ventura no sembraste buena simiente en tu campo? ¿Pues de dónde tiene cizaña? Y les dijo: hombre enemigo ha hecho esto. Y le dijeron los siervos: ¿Quieres que vayamos y la recojamos? No, les respondió; no sea que recogiendo la cizaña arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer lo uno y lo otro hasta la siega, y en el tiempo de la siega diré a los segadores: Recoged primeramente la cizaña y atadla en manojos para quemarla; mas el trigo recogedlo en mi granero.

Entonces, despedidas las gentes, se vino a casa: y llegándose a Él sus discípulos, le dijeron: explícanos la parábola de la cizaña del campo. Él les respondió y dijo: El que siembra la buena simiente, es el Hijo del hombre. Y el campo es el mundo. Y la buena simiente son los hijos del reino. Y la cizaña son los hijos de la iniquidad. Y el enemigo, que la sembró, es el diablo. Y la siega es la consumación del siglo. Y los segadores, son los ángeles. De modo que así como es recogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en la consumación del siglo. Enviará el Hijo del hombre sus Ángeles, y recogerán de su reino todos los escándalos, y a los que obran iniquidad, y echarlos han en el horno del fuego. Allí será el llanto, y el crujir de los dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.

Les propongo algunos textos de los Santos Padre, que ilustran esta preciosa parábola y su aplicación.

San Juan Crisóstomo dice que en la parábola del sembrador Nuestro Señor habla de los que rechazaron la simiente; mientras que en ésta se trata de los grupos de herejes. En aquella decía que no se le recibía, en esta otra dice que hay corruptores recibidos juntamente con los discípulos.

Es decir, ahora habla de aquellos que reciben la simiente alterada, porque es propio del demonio mezclar el error con la verdad.

La astucia propia del demonio es mezclar siempre con la verdad el error coloreado con apariencias de verdad, de manera de poder, por este medio, engañar fácilmente a los sencillos. Por tal motivo, no nombró otra clase de simientes, sino sólo la cizaña, que es una semilla semejante al trigo.

+++

San Agustín nos explica que dice “Mientras dormían los hombres”, porque cuando los jefes de la Iglesia obran con negligencia, o cuando los apóstoles son visitados por el sueño de la muerte, viene el diablo y siembra sobre aquellos a quienes el Señor llama hijos malos.

Pero se pregunta ahora: ¿son éstos los herejes o los malos católicos? Porque manifestándonos que están sembrados en medio del trigo, parece significar que son todos de una misma comunión.

Pero sin embargo, como en la interpretación de la palabra campo no se significa a la Iglesia, sino a todo el mundo, se comprende que habla de los herejes, que se hallan mezclados en este mundo con los buenos.

De aquí es que a los que son malos pero tienen la misma fe se les llama paja, mejor que cizaña. La paja, efectivamente, tiene la misma raíz y fundamento que el grano.

+++

San Juan Crisóstomo destaca que se declara como el error vino en pos de la verdad. Y dice que los sucesos históricos han confirmado este principio, porque en pos de los profetas llegaron los pseudoprofetas; en pos de los apóstoles, los pseudoapóstoles; en pos de Cristo, llegará el Anticristo.

Porque si el diablo no ve algo que imitar o algunos a quienes armar asechanzas, ni las pone ni sabe nada. En el caso concreto, como ve que una simiente produjo el ciento por uno, otra el sesenta, otra el treinta, echa él por otro camino.

No pudiendo arrancar lo que ya ha arraigado, ni sofocarlo, ni quemarlo, se vale de otra astucia, y siembra su propia simiente; para lo cual tuvo necesidad de un mayor artificio.

Esto dijo Jesucristo para enseñarnos que es necesario vigilar sin interrupción. Como si dijera: aun cuando huyas de aquel daño, todavía queda otro: allá el daño vino por la senda, las piedras, las espinas, así acá llega por el sueño. De modo que se hace necesaria una vigilancia continua.

En cuanto al sueño natural, es imposible evitarlo; pero no así el de la voluntad. Por lo cual decía San Pedro: Velad y estad firmes en la fe.

También por otro camino puede verse la astucia del demonio. Nada sembró anteriormente, porque nada tenía que perder. Esperó hasta que todo estuvo terminado, con el objeto de echar a perder todo el empeño del agricultor; de manera que todo lo hacía por odio contra él. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 4º DE EPIFANÍA – FIESTA DE LAS CANDELAS – AUDIO ORIGINAL 02-FEB-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Cuarto de Epifanía – Fiesta de las Candelas – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. JUAN CARLOS CERIANI: 2 DE FEBRERO – LA PRESENTACIÓN DE JESÚS – LA PURIFICACIÓN DE MARÍA

Sermones-CerianiLA PRESENTACIÓN DE JESÚS

LA PURIFICACIÓN DE MARÍA

En la Presentación de Jesús en el Templo hay que considerar tres partes.

Primeramente, el Salvador es llevado al Templo, y entra por primera vez en él.

Es éste un hecho de la mayor importancia para el Salvador, tan importante que fue objeto de varias profecías.

Jerusalén es el lugar donde debe verificarse la revelación y glorificación del Mesías. El Ángel del Testamento entrará en el Templo, y porque el Mesías debe entrar en el segundo Templo, será éste más glorioso que el primero.

Jesús es el Dios de Israel y el Ángel del Testamento, y por esto el Templo es para Él, y en Él tiene su única razón de ser. Desde el principio había habitado en él. Ahora viene como Hombre-Dios, y entra en el Templo, no como los demás israelitas, para adorar, sino para tomar posesión de él, y allí mandar y gobernar; no viene como Moisés en calidad de servidor, sino como hijo, heredero y propietario, para ejercer sus derechos de dueño de la casa, en nombre del Padre, y revelarse en él.

Así lo realizará en su vida pública. ¿Por ventura no serían éstos los pensamientos que asaltaron la inteligencia del Salvador al ver por primera vez el Templo glorioso, los amplios pórticos, el claustro de las columnas, y el altar de las ofrendas?

En segundo lugar, el Señor se revela en el Templo.

El destino de éste a ser el lugar de la revelación del Mesías, cumplióse ya en esta primera visita.

Cuando sus padres lo llevaban al Templo, ya Simeón les salió al encuentro y reveló al Señor.

Revelación gloriosa y espléndida. Primero, por el lugar, que no era otro que Jerusalén y el Templo, único lugar consagrado al culto del verdadero Dios en el Antiguo Testamento.

También fue esta revelación muy gloriosa, a causa del pueblo, que estaba presente en gran número y pudo ser testigo de la revelación; y a causa del tiempo, que probablemente fue durante el sacrificio de la mañana.

En tercer lugar, fue una revelación espléndida a causa de las personas que en ella intervinieron. Fueron Simeón y Ana, muy conocidos, muy apreciados y reconocidos como santos, y como personas favorecidas con el espíritu de profecía.

Finalmente, esta revelación fue espléndida por las palabras que se dijeron del Salvador y por los testimonios que se le rindieron. Aquéllas y éstos abarcan toda la trascendencia, grandeza y majestad del Mesías lo mismo para Israel que para el mundo pagano y para toda la humanidad.

Simeón llama al Salvador, sin restricción alguna, la salud prometida a todos los pueblos, la gloria del pueblo escogido y luz para alumbrar a los gentiles.

El Salvador es el centro de toda la historia de la Iglesia y del mundo: todos los que van al cielo, le deben a Él la salvación; y todos los que van al infierno, han encontrado en Él su ruina.

En Él y por Él se dividirá Israel, según que el espíritu que lo anima sea el espíritu de piedad o el espíritu de orgullo. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 3º DE EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 26-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Tercero de Epifanía – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMINICA TERCERA DE EPIFANÍA

Sermones-CerianiTERCER DOMINGO DE EPIFANÍA

De la Carta de San Pablo a los Romanos XII, 14-21:

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

Tened el mismo sentir unos con otros.

No blasonéis de cosas altas, sino acomodándoos a lo que sea más humilde.

No queráis teneros a vosotros mismos por sabios.

A nadie volváis mal por mal; procurando obrar bien no sólo delante de Dios sino también delante de todos los hombres.

Si es posible, en cuanto de vosotros depende, vivid en paz con todos los hombres.

No os defendáis vosotros mismos, queridos míos, sino dad lugar a la cólera, pues está escrito: A Mí me toca la venganza; Yo haré justicia, dice el Señor.

Antes bien, si tiene hambre tu enemigo dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Pues esto haciendo, ascuas encendidas amontonarás sobre su cabeza.

No te dejes vencer del mal, sino domina al mal con el bien.

Hagamos una aplicación de este texto paulino, siguiendo el Comentario del mismo por Santo Tomás.

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

San Pablo enseña cómo debemos ejercer la caridad para con los enemigos.

primero amonesta, acerca de lo cual se debe considerar que a la caridad le corresponden tres cosas.

Primero, la benevolencia, que consiste en querer el bien para otro, y no desearle el mal.

Segundo, la concordia, que consiste en que sea uno mismo el no querer y el querer de los amigos.

Tercero, la beneficencia, que consiste en beneficiar al que se quiere y en no lastimarlo.

+++

Acerca de la benevolencia hace dos cosas.

Primero amonesta que la benevolencia sea amplia, de modo que abarque aun a los enemigos, diciendo: Bendecid a los que os persiguen.

Acerca de lo cual se debe notar que bendecir es decir lo bueno.

Ahora bien, de tres maneras se puede decir lo bueno.

De un modo, por simple afirmación, o expresando, por ejemplo alabando alguien lo bueno de otro.

De otro modo, mandando, y así es como bendice la autoridad, y es lo propio de Dios, por cuyo mandato se deriva el bien a las criaturas; y el ministerio corresponde a los ministros de Dios que invocan el nombre de Dios sobre el pueblo.

Tercero, alguno bendice eligiendo. Y según esto bendecir es querer el bien para alguien y en cuanto es bien pedirlo para otro. Y de esta manera se entiende aquí.

Por lo cual en esto que dice: Bendecid a los que os persiguen, se da a entender que aun con los enemigos y perseguidores debemos ser benévolos, eligiendo para ellos el bien y orando por ellos. Amad a vuestros enemigos, y orad por los que os persiguen y calumnian (Mt 5, 44).

Y lo que se dice aquí, de cierta manera entra en el precepto y de cierta manera en el consejo.

Porque el tenerles afecto de dilección en general a los enemigos, no excluyéndolos de la común dilección de los prójimos ni de la común oración que se hace por los fieles, pertenece a la obligación del precepto.

Asimismo, el socorrer en particular con una obra de caridad al enemigo en caso de necesidad, pertenece también a la obligación del precepto.

Pero el auxiliar al enemigo con una obra especial de caridad y con especial oración, aun no estando él en el caso de manifiesta necesidad, pertenece a la perfección de los consejos, porque así se muestra tan perfecta la caridad del hombre para con Dios que vence todo odio humano. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 2º DE EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 19-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Segundo de Epifanía – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA EL SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE EPIFANÍA

Sermones-CerianiSEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE EPIFANÍA

El día de la Epifanía se manifestó Cristo al mundo en todo el esplendor de su grandeza.

Cuando pone por vez primera su pie en la tierra, lo hace callada, obscuramente. El día de la Epifanía hace su entrada solemne en su Estado, en su Reino.

Los pueblos de todas las regiones y de todas las épocas se ponen en camino para buscarle, para encontrarle, para rendirle su acatamiento, para presentarle sus ofrendas.

En el Bautismo de Cristo tiene lugar una segunda manifestación de la Divinidad, es decir, una segunda Epifanía. El cielo se abre sobre la cabeza de Jesús, en el Jordán, y la voz del Padre le proclama ante el mundo entero Hijo de Dios.

La liturgia del día de la Epifanía conmemora aún una tercera manifestación de la gloria del divino Rey del pesebre: es el primer milagro de Jesús, realizado en las bodas de Caná.

La liturgia del presente Domingo destaca la de su dignidad de Hijo de Dios, de Rey y Señor de todo; es la consecuencia del milagro realizado por Él en las bodas de Caná.

+++

La tercera manifestación o Epifanía del Señor tuvo lugar en las bodas de Caná, con el milagro de la conversión del agua en vino. Llenos de admiración, contemplemos el primer milagro de Jesús.

¡Verdaderamente, Él es el Señor! Los elementos y la naturaleza le obedecen y le adoran.

Es el primer milagro público de Jesús. Lo realiza para remediar la necesidad y para evitar la angustia de los recién casados, al encontrarse sin vino en su banquete de bodas. Lo realiza también, y principalmente, a ruegos de María, de su Santísima Madre.

Los discípulos que Jesús ha reunido en torno suyo contemplan hoy su gloria. Ven en el hombre la oculta Divinidad; en lo frágil de su naturaleza humana ven la fuerza de su naturaleza divina; en lo débil de su apariencia externa contemplan la omnipotencia de Dios.

Jesús ha convertido en vino el agua de las ánforas con todo sigilo, sin pronunciar palabra, sin hacer un gesto. Así manifestó su gloria. Los discípulos creen en Él y le siguen. El prodigio realizado en Caná les convenció instantáneamente. Sigue leyendo

P. FERNANDO ALTAMIRA: SERMÓN DOMINICA 1º DE ADVIENTO – AUDIO ORIGINAL 12-01-2014 BOGOTÁ

ALTAMIRA12-01-2014-01

 

Una importante cantidad de feligreses acompañó al P. Fernando Altamira este domingo tras la expulsión del Priorato de Bogotá.

IMG-20140112-WA0004

Este es el Sermón de esa celebración


DOWNLOAD

GCB__001.JPG

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA SAGRADA FAMILIA – 1º DE EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 12-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Sagrada Familia – Domingo Primero de Epifanía – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. JUAN CARLOS CERIANI: FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA – 1º DOMINGO DE EPIFANÍA

holy_familyFIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

La Sagrada Liturgia nos transporta hoy a Nazaret para que podamos contemplar allí la vida de la Sagrada Familia.

Todos nacemos y nos desarrollamos en el seno de una familia, y todos estamos llamados a la vida de familia, ya sea de la familia natural, ya de la familia sobrenatural de la Iglesia, por el Bautismo.

Vayamos, pues, todos a Nazaret, para contemplar allí nuestro modelo y para inspirarnos en él.

+++

La vida de la Familia de Nazaret está retratada en el Evangelio de hoy.

Toda ella sube al Templo de Jerusalén para presentar allí al Señor la ofrenda prescrita por la Ley.

María y José pierden al Niño; lo buscan llenos de ansiedad y de dolor, y vuelven a encontrarlo de nuevo en el Templo.

Jesús se somete a María y a José.

La vida de la Familia de Nazaret se caracteriza por las notas siguientes: por su ardiente celo religioso, por su gran amor a la oración, por la íntima unión y compenetración que reinan entre el divino Niño y sus amorosos padres y, finalmente, por la cordial obediencia y sumisión del Niño a María y a José. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 06-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Epifanía del Señor – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS – AUDIO ORIGINAL 05-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Santísimo Nombre de Jesús – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. JUAN CARLOS CERIANI: FIESTA DE LA EPIFANÍA

1357431454FIESTA DE LA EPIFANÍA

La Epifanía es el coronamiento y el complemento de Navidad. El Señor, que apareció por vez primera en el mundo en medio del sosegado silencio de la noche, en la callada soledad de un establo y bajo la frágil debilidad de un Niño, vuelve a manifestarse hoy nuevamente, pero de un modo completamente distinto.

Ahora se presenta envuelto en la gloria y en el brillo de su realeza divina. Viene a dominar, a ser Rey.

Por su Pasión y su Resurrección fue constituido, incluso en cuanto hombre, Señor y Rey del universo.

Hoy hace su entrada solemne, como Dominador y como Rey, en su Estado; y celebra la fiesta de su señorío, de su universal dominio sobre los hombres.

Epifanía es la fiesta de la manifestación pública de la gloria, del señorío, de la divinidad y de la realeza del Niño del pesebre.

La Epifanía es también un claro anticipo de la futura aparición del Señor ante los ojos de toda la humanidad. El Niño de Belén volverá a presentarse un día, como Rey del universo y como Juez de todos, revestido de gran poder y majestad.

Entonces, todos tendrán que reconocerle como Rey, todos tendrán que doblar ante Él sus rodillas y habrán de confesar que Él es el Señor.

Nosotros, con la Fiesta de Epifanía, anticipémosle, ya desde ahora, el homenaje de nuestro profundo y cordial acatamiento.

Unámonos con los tres Reyes Magos y adoremos con ellos al Señor y al Rey; entreguémonos totalmente a Él; acatemos sumisos su Señorío sobre nosotros.

+++

Navidad nos trajo la Nueva Luz.

¡Surge, Jerusalén, levántate! ¡Alégrate y salta de gozo! Y la Iglesia, obediente, canta jubilosa. Se diría que no se sacia de contemplar la gloria del Señor. Su corazón se desborda de santo optimismo.

Rara es la ocasión en que el mundo moderno proporciona un gozo a la Santa Iglesia… En cambio, las tristezas, los disgustos y sinsabores que le causa son frecuentes y profundos.

Muchos son los que la desprecian; no se respetan sus leyes; se impugnan sus dogmas, sus sacramentos, su sacerdocio, sus derechos sobre las almas…

Se le pide que se acomode al espíritu de nuestro tiempo, modificando para ello sus dogmas, ese cuerpo dogmático que ella ha custodiado… y custodia celosamente en sus hijos fieles. Y, porque no hace esto, se le vuelve la espalda…

No pocos de sus hijos apostatan de ella. Una plaga de poetastros de todos los colores pone todo su celo en inspirar al pueblo aversión y odio hacia ella. Quisieran verla zambullirse en el cieno.

La Iglesia es hoy día, más que nunca, una verdadera piedra de escándalo.

Fundada por el Señor para salvar y hacer dichosos a los pueblos, en muchos lugares se ve desterrada del seno de la sociedad…

¿Cómo puede, pues, alegrarse todavía en medio de tanto incrédulo y apóstata, en medio de tanta impiedad? ¿Cómo puede respirar ese magnífico optimismo que respira? ¿Cómo puede cantar jubilosamente sus viejas canciones, cual si se hallase aún en el seno de las primitivas cristiandades, llenas de fe y ebrias de celeste amor? Sigue leyendo

P. JUAN CARLOS CERIANI: FIESTA DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS

Sermones-CerianiFIESTA DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS

Jesús es su Nombre

En los días que siguen al misterio de la Circuncisión del Señor la Santa Iglesia celebra la fiesta del Santo Nombre de Jesús, sea el 2 de enero, sea en el domingo anterior a la Fiesta de la Epifanía.

En su Circuncisión se le puso por nombre Jesús. Acerquémonos al Señor y celebremos con una gran alegría interior la Fiesta de su Santo Nombre. ¡Son tantas y tan maravillosas las cosas que este Nombre nos dice!

En el Nombre de Jesús debe doblarse toda rodilla, en el cielo, en la tierra y en los infiernos; y todas las lenguas deben confesar que Jesús es el Señor, dice el Introito; y continúa con el Salmo: Señor, Señor nuestro, ¡cuán admirable es tu Nombre sobre toda la tierra!

¡Sí!, ante el Nombre Sagrado de Jesús —Nombre exaltado por el Padre sobre todas las criaturas— deben prosternarse los cielos y la tierra, todas las inteligencias y voluntades, todos los siglos y culturas.

Sólo en él está la salvación. No se ha dado a los hombres más que este Nombre, por el cual puedan salvarse.

Jesús es la piedra desechada por los constructores, pero convertida por Dios en piedra angular del edificio. Y nadie puede colocar otro fundamento, fuera del que ya está puesto, que es Cristo Jesús. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA CIRCUNCISIÓN DEL SEÑOR – AUDIO ORIGINAL 01-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Circuncisión del Señor, Octava de Navidad – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

El audio se toma ya empezado el Sermón

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: FIESTA DE LA CIRCUNCISIÓN DE CRISTO – OCTAVA DE NAVIDAD

Sermones-CerianiFIESTA DE LA CIRCUNCISIÓN DE CRISTO

La Santa Iglesia celebra hoy la Octava del Nacimiento de Cristo y el día de la Circuncisión del Señor.

Aunque era Señor de la Ley y no estaba sujeto a ella, Nuestro Salvador, sin embargo, se somete voluntariamente a las prescripciones de su ceremonial, a la dolorosa circuncisión.

El Santo de los Santos, el absolutamente inmaculado e impecable por naturaleza quiere aparecer a los ojos de los hombres como un pecador cualquiera, como uno que lleva en su cuerpo el mal, la mancha del pecado.

Oculta su plenitud de gracia y de virtud, su deslumbrante santidad, bajo las apariencias de un pecador que, cual todo hijo de hombre, necesitase purificarse de sus pecados por medio de la circuncisión.

¡Tan profundamente se humilla el Hijo de Dios por nosotros los pecadores! ¡Qué anonadamiento, qué humildad!

¡Así obra la Sabiduría eterna!

Se le puso por nombre Jesús. Él se humilla profundamente en su circuncisión; y Dios le exalta, porque se ha humillado tan profundamente. En el mismo instante en que Él se somete a la circuncisión, se le da el nombre de Jesús; un Nombre que está sobre todo nombre.

Todos los hombres, comenzando por Adán y terminando por el último niño que nazca hasta el fin del mundo; todos los que alcancen la salvación; todos los que reciban una gracia cualquiera, una ilustración, un impulso interior cualquiera hacia el bien; todos los que se vean libres de sus pecados y obtengan la gloria de la filiación divina; todos los que perseveren hasta el fin y alcancen la salvación de sus almas: todos en absoluto se lo deberán a Jesús, al Salvador.

Todos dependen de Él. Él es el principio de todo, y todos tienen en Él su consistencia, su apoyo. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA INFRAOCTAVA DE NAVIDAD – AUDIO ORIGINAL 29-DIC-2013

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Dominica Infraoctava de Navidad – 2013 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMÍNICA INFRAOCTAVA DE NAVIDAD

Sermones-CerianiDOMINGO INFRAOCTAVA DE NAVIDAD

El Introito de la Misa de hoy hace referencia al descenso de la Palabra de Dios cuando, en medio de la noche, visitó todas las casas de los egipcios y mató a sus primogénitos: Cuando todas las cosas dormían en profundo sueño y la noche llegaba al medio de su carrera, entonces, Señor, descendió tu omnipotente Verbo de su celeste trono. Y salvó a Israel de las cadenas con que lo oprimían los egipcios.

He aquí un símbolo y un anticipo de la llegada del Hijo de Dios el santo día de Navidad.

Dios envió a su Hijo sujeto a la Ley, dice San Pablo. Le envió, para salvar a los que permanecíamos bajo la Ley y para hacernos sus hijos adoptivos.

Navidad es el misterio del amor, de la sabiduría, de la justicia y de la misericordia divinas. Nosotros éramos eslavos, yacíamos aherrojados en cadenas y estábamos sujetos al ignominioso servicio de Egipto, del mundo, de la carne, de la sensualidad, del pecado, del Faraón, Satanás.

Y ¿qué hizo Dios? Envió a su propio y amado Hijo y le hizo esclavo, para libertarnos a nosotros.

Le sujeta a la ley humana del nacimiento y desarrollo corporales, a todas las necesidades y esclavitudes de nuestra existencia, a la ley del dolor y de la muerte, lo mismo que si fuera un pecador como nosotros.

Le sujeta, sobre todo, a la Ley de Moisés, dada al pecador, al terco y caprichoso pueblo de Israel. Le ata, le encadena, le oprime bajo el peso de sus prescripciones.

Hoy encontramos al Hijo de Dios, al omnipotente Verbo descendido del cielo, en el Templo de Jerusalén, acompañado de María y de José.

Va al Templo para cumplir con la Ley de Moisés, como si hubiera sido concebido y hubiera nacido, no de Dios, sino de padres humanos, del deseo de la carne, de la voluntad de un varón.

Aunque es el Hijo de Dios, se somete voluntaria y gozosamente a la Ley, a la sujeción, a la esclavitud. Se hace esclavo, para libertarnos a nosotros de nuestra esclavitud.

¡Él, el Señor! ¿Quién hubiera podido imaginar canje parecido? ¿Quién iba a imaginarse este amor, esta generosidad del Verbo divino? ¡Deja su trono de Rey celestial, y se encadena a una Ley que ha sido creada para hombres pecadores!

¡Y esto lo hace, precisamente, para romper nuestras cadenas! ¿Hemos reflexionado bien sobre ello? Lo hizo para salvarnos y hacemos sus hijos adoptivos, es decir, para libertarnos completamente de nuestra esclavitud.

No cabe libertad más perfecta, pues ella nos hace, además, participantes de la gloria del Hijo de Dios recién nacido: porque sois hijos suyos, Dios ha derramado sobre vosotros el espíritu de su Hijo, para que, desde lo más profundo de vuestros corazones, clame: Abba, Padre. Así, pues, ya no eres siervo, sino hijo. Y, si eres hijo, eres también heredero de Dios.

El Redentor, el Verbo divino no se contenta solamente con rescatarnos de nuestro cautiverio, bajo la ley del pecado, de la carne, de la sensualidad, de la concupiscencia de los ojos, de la soberbia de la vida… He hecho todavía mucho más; nos ha levantado, nos ha sublimado a una nueva esfera, a un nuevo orden.

A todos los que le recibieron, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Esto mismo hizo con todos los que creyeron en su Nombre, y no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni de la voluntad de un varón, sino que nacieron de Dios.

Somos, pues, hijos de Dios. Hemos nacido a Él por el agua y el Espíritu Santo. Estamos llenos y animados del espíritu de su vida, del espíritu de la filiación divina.

Ese Espíritu nos hace exclamar: Padre Nuestro. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR – AUDIO ORIGINAL 25-DIC-2013

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Solemnidad de la Natividad del Señor – 2013 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. JUAN CARLOS CERIANI: NAVIDAD 2013 + SANTA MISA DEL DÍA

AR37B2MISA DEL DÍA

En el principio era el Verbo. Y el Verbo estaba en Dios. Y el Verbo era Dios.

Este estaba en el principio con Dios.

Todas las cosas fueron hechas por Él. Y nada ha sido hecho sin Él.

Lo que ha sido hecho era vida en Él. Y la vida era la luz de los hombres.

Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron.

Fue un hombre enviado de Dios, que tenía por nombre Juan. Este vino en testimonio, para dar testimonio de la luz, para que creyesen todos por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo.

En el mundo estaba y el mundo por Él fue hecho, y no le conoció el mundo.

A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a cuantos le recibieron, les dio poder de ser hechos hijos de Dios, a aquéllos que crean en su nombre. Los cuales son nacidos no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.

Y el Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros. Y vimos la gloria de Él; gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Decíamos anoche que sobre la Misa de la medianoche se cierne todavía la misteriosa obscuridad del Adviento; que en la Misa de la Aurora han desaparecido las tinieblas casi por completo; y que en la tercera Misa contemplamos a plena luz al tan ansiosamente Esperado durante todo el Adviento; el Redentor se nos presenta en todo el esplendor de su hermosura.

Ha nacido el Hijo de Dios, el Rey que sostiene en sus hombros el imperio del universo; ha nacido Cristo, el Salvador, el Señor del mundo.

El Introito de esta tercera Misa nos revela claramente el pensamiento fundamental de la liturgia de hoy: Nos ha nacido un Niño, nos ha sido dado un Hijo.

Pero este Niño, que descansa en un pesebre, es el Señor de la creación: Sobre sus hombros sostiene el imperio del universo, y se llama el Ángel del Gran Consejo. Es decir, el Mediador, el Ejecutor de los grandiosos planes de la Providencia para la redención del mundo.

Nosotros, llenos de agradecimiento y de admiración, cantemos el salmo 97, que celebra el reinado de Cristo sobre el mundo: Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas.

En el Kyrie Eleison supliquemos al Rey del mundo nos admita también a nosotros en el Reino de su gracia y de su redención.

En el Gloria in excelsis tributémosle nuestro homenaje de alabanza y de adoración: Tú, Jesús, eres el Hijo del Padre; Tú eres quien borra los pecados del mundo; Tú eres el que se sienta a la diestra del Padre; Tú eres el Rey y el Señor de los Ángeles y de los hombres, del cielo y de la tierra. Sólo Tú eres el Santo; sólo Tú eres el Señor; sólo Tú eres Altísimo, junto con el Padre y el Espíritu Santo.

En la Oración colecta volvamos a suplicarle de nuevo, con toda instancia, nos dé su redención, nos libere de las cadenas del pecado, de la esclavitud de Satanás, y nos admita en el Reino de su gracia.

En la Epístola, San Pablo canta las glorias y las grandezas del divino Niño que yace en el pesebre: es el Hijo de Dios, es su Heredero universal. Por Él lo ha creado todo; Él sostiene el universo y se sienta, como en un trono, a la derecha de la majestad del Altísimo. Su trono es eterno. Su imperio, un imperio de justicia y de equidad. Los cielos y la tierra perecerán, Tú, en cambio, permanecerás para siempre, como Cristo y como Rey del mundo.

El Gradual es un acertado comentario del himno entonado por San Pablo en la Epístola. El reinado de Cristo es el reinado de la gracia, de la redención, de la liberación del pobre género humano: Todos los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios. El Señor ha revelado a todos su salud.

Hoy nos ha amanecido un día santo. Venid, gentes, y adorad al Señor, porque hoy ha descendido sobre la tierra una luz maravillosa: la luz del Sol divino. Así cantamos en el Aleluya.

En el Evangelio se desarrolla este mismo pensamiento: ¡Bienaventurados los que reciban esa luz! En virtud de ella, se les dará la gracia de hacerse hijos de Dios. Sigue leyendo