P. JUAN CARLOS CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMINICA I DE CUARESMA – 9/MAR/2014

Sermones-Ceriani

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu, para que fuese tentado por el diablo, y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre.

Y acercándose el tentador le dijo: Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Quien respondiendo dijo: Está escrito, no de sólo pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios.

Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, y lo colocó en lo más alto del templo, diciéndole: Si eres el Hijo de Dios, arrójate desde lo alto: está escrito, que mandará los ángeles en tu defensa, y te llevarán en sus manos para que la piedra no ofenda tu pie. Jesús le contesta: También está escrito que no tentarás al Señor tu Dios.

Otra vez el demonio lo llevó a la cumbre de un monte elevado, y le manifestó todos los reinos del mundo, y su gloria, y le dijo: Todas estas cosas te daré, si postrándote me adoras. Entonces le dijo Jesús: Retírate, Satanás, está escrito, adorarás al Señor tu Dios, y sólo a Él servirás. Entonces lo dejó el diablo y los ángeles se aproximaron le servían.

En este Primer Domingo de Cuaresma, la Iglesia Estacional de Roma es la Basílica Patriarcal de San Juan de Letrán. Es muy entendible y justo que un Domingo tan solemne se celebre en la Iglesia Madre y Maestra de todas las Iglesias, no sólo de Roma, sino del mundo entero.

Es allí donde los penitentes públicos eran reconciliados el Jueves Santo. También es en su baptisterio, el de Constantino, donde los catecúmenos recibían el Santo Bautismo en la noche de Pascua.

Ninguna otra basílica, pues, es más adecuada para congregar a los fieles el día en que el ayuno cuaresmal era promulgado por la voz de los Santos Papas, como León y Gregorio.

+++

Después de haber empleado las tres últimas semanas en reconocer las enfermedades de nuestra alma, en sondear la profundidad de las heridas que el pecado ha dejado en ella, ahora debemos preparamos para la penitencia, cuyo portal acaba de abrir la Iglesia por la Santa Cuaresma.

Conocemos mejor ahora la justicia y la santidad de Dios, así como los peligros a los que se expone el alma impenitente. Para realizar en la nuestra un retorno sincero y sostenible, hemos roto (o debemos romper) con las alegrías vanas y trivialidades del mundo. La ceniza se extendió sobre nuestras cabezas, y nuestro orgullo ha sido humillado bajo la sentencia de muerte, que debe cumplirse en nosotros.

Al ver que la carrera de la penitencia se abre para nosotros, Jesús viene para animarnos y sostenernos con su presencia y ejemplo.

Vamos a entregarnos a cuarenta días de penitencia, con algunos de ayuno y abstinencia; Él, la misma inocencia personificada, dedica el mismo tiempo en afligir su cuerpo.

Debemos separamos por un tiempo de los placeres ruidosos y de las sociedades mundanas, así como Él se retiró de la compañía y de la vista de los hombres.

Queremos asistir más asiduamente a la casa de Dios y entregarnos más intensamente a la oración; Él pasó cuarenta días y cuarenta noches conversando con su Padre, en la actitud de un suplicante.

Es así que el Salvador nos precedió en el camino de la Santa Cuaresma. La ejercita y lleva a cabo delante de nosotros para silenciar con su ejemplo todas las excusas, los razonamientos, las repugnancias de nuestra delicadeza y de nuestro orgullo.

Aceptemos la lección en toda su extensión, y comprendamos la ley de la expiación.

El Hijo de Dios bajará del monte austero de la cuarentena y comenzará su predicación con esta frase dirigida a todos los hombres: Haced penitencia, porque el Reino de los Cielos se acerca.

Abramos nuestro corazón a esta invitación para que el Redentor no se vea obligado a despertar nuestro sueño por aquella terrible amenaza que pronunció en otra ocasión: Si no hacéis penitencia, todos pereceréis. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE QUINCUAGÉSIMA – AUDIO ORIGINAL 02-MAR-2014

meramo

Compartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo de Quincuagésima – 2014 – del querido P. Basilio Méramo.

“El ciego de Jericó”.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA EL DOMINGO DE QUINCUAGÉSIMA – 2/MAR/2014

Sermones-CerianiDOMINGO DE QUINCUAGÉSIMA

Iglesia Estacional: San Pedro

En aquel tiempo: Tomando consigo a los Doce, les dijo: He aquí que subimos a Jerusalén, y todo lo que ha sido escrito por los profetas se va a cumplir para el Hijo del hombre. Él será entregado a los gentiles, se burlarán de Él, lo ultrajarán, escupirán sobre Él, y después de haberlo azotado, lo matarán, y al tercer día resucitará. Pero ellos no entendieron ninguna de estas cosas; este asunto estaba escondido para ellos, y no conocieron de qué hablaba. Cuando iba aproximándose a Jericó, un ciego estaba sentado al borde del camino, y mendigaba. Oyendo que pasaba mucha gente, preguntó qué era eso. Le dijeron: Jesús, el Nazareno pasa. Y clamó diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, apiádate de mí! Los que iban delante, lo reprendían para que se callase, pero él gritaba todavía mucho más: ¡Hijo de David, apiádate de mí! Jesús se detuvo y ordenó que se lo trajesen; y cuando él se hubo acercado, le preguntó: ¿Qué deseas que te haga? Dijo: ¡Señor, que reciba yo la vista! Y Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. Y en seguida vio, y lo acompañó glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alabó a Dios.

En el Evangelio de hoy la Iglesia nos descubre el misterio de la próxima Cuaresma y de la Pascua: He aquí que subimos a Jerusalén, y todo lo que ha sido escrito por los profetas se va a cumplir para el Hijo del hombre. Él será entregado a los gentiles, se burlarán de Él, lo ultrajarán, escupirán sobre Él, y después de haberlo azotado, lo matarán, y al tercer día resucitará.

Los Apóstoles, incluso Pedro, en cuya iglesia estacional nos reunimos hoy, no comprenden estas palabras del Cristo paciente. Pero ellos no entendieron ninguna de estas cosas; este asunto estaba escondido para ellos, y no conocieron de qué hablaba.

Sin embargo, se ponen animosamente al lado de Cristo y suben con Él a Jerusalén.

+++

El Santo Sacrificio de la Misa nos lleva a la cima del Calvario del Santo Altar. Aquí va a repetirse sacramentalmente ante nuestros ojos el drama anunciado por Cristo en el Evangelio.

Unámonos, en el Santo Sacrificio, al Sumo Sacerdote Cristo, y sigamos firmes la ruta que Él nos traza: por la lucha y el dolor, a la victoria de la resurrección; por la muerte de cada día, a la inmortal vida de la eternidad.

Llenos de confianza, marchemos también nosotros al combate que nos exige la santa Cuaresma, al combate contra nuestro hombre viejo, contra las pasiones, contra las seducciones del mundo y del infierno.

Resistir, mortificarse, vencerse enérgicamente, luchar heroicamente: he aquí la tarea de la Cuaresma. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE SEXAGÉSIMA – LA SEMILLA Y EL SEMBRADOR – AUDIO ORIGINAL 23-FEB-2014

meramo

Compartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo de Sexagésima – 2014 – del querido P. Basilio Méramo.

“La semilla y el sembrador”.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN DEL DOMINGO DE SEXAGÉSIMA – 23/FEB/2014

Sermones-CerianiDOMINGO DE SEXAGÉSIMA

Iglesia Estacional: San Pablo Extramuros

En aquel tiempo: Como se juntase una gran multitud, y además los que venían a Él de todas las ciudades, dijo en parábola: “El sembrador salió a sembrar su simiente. Y al sembrar, una semilla cayó a lo largo del camino; y fue pisada y la comieron las aves del cielo. Otra cayó en la piedra y, nacida, se secó por no tener humedad. Otra cayó en medio de abrojos, y los abrojos, que nacieron juntamente con ella, la sofocaron. Y otra cayó en buena tierra, y brotando dio fruto centuplicado”. Diciendo esto, clamó: “¡Quien tiene oídos para oír, oiga!” Sus discípulos le preguntaron lo que significaba esta parábola. Les dijo: “A vosotros ha sido dado conocer los misterios del reino de Dios, en cuanto a los demás se les habla en parábolas, para que “mirando, no vean; y oyendo, no entiendan”. La parábola es ésta: La simiente es la palabra de Dios. Los de junto al camino, son los que han oído; mas luego viene el diablo, y saca afuera del corazón la palabra para que no crean y se salven. Los de sobre la piedra, son aquellos que al oír la palabra la reciben con gozo, pero carecen de raíz; creen por un tiempo, y a la hora de la prueba, apostatan. Lo caído entre los abrojos, son los que oyen, mas siguiendo su camino son sofocados por los afanes de la riqueza y los placeres de la vida, y no llegan a madurar. Y lo caído en la buena tierra, son aquellos que oyen con el corazón recto y bien dispuesto y guardan consigo la palabra y dan fruto en la perseverancia”.

Un sembrador salió a sembrar su simiente. Tres cuartas partes de la semilla se perdieron por falta de suelo bien dispuesto. Pero, la que encontró buen terreno, produjo el treinta, el sesenta y el ciento por uno.

Nosotros necesitamos del Sembrador. La tierra de nuestra alma (entendimiento y voluntad) no puede producir por sí sola ningún fruto: ni un buen pensamiento, ni un buen propósito, ni un acto virtuoso, por insignificante y pequeño que éste sea.

¡Tanta es la necesidad que tenemos del Sembrador, de sus iluminaciones, de sus excitaciones, de su gracia y de su fuerza! Sin mí no podéis hacer nada… Nada, sino pecar, desfallecer, rodar cada vez más al abismo, semejantes a una piedra que es incapaz de ascender a la altura por sí misma; antes bien, su naturaleza consiste en caer siempre al fondo.

Nada, sino pecar, como los hombres anteriores al Diluvio, de los cuales nos dice la Sagrada Escritura, en las lecciones de Maitines de este domingo: “Todos sus pensamientos y deseos estaban profundamente inclinados al mal.

Necesitamos del Sembrador, que arroje en nuestra alma su buena semilla.

El Sembrador viene a nosotros para sembrar su buena simiente. La primera vez que arrojó su semilla en la tierra de nuestra alma fue en el Santo Bautismo. Desde entonces la buena semilla ha sido sembrada repetidas veces en nosotros por medio de la divina palabra depositada en la santa Iglesia y arrojada en nuestras almas por los sacerdotes y por las santas lecturas.

El Sembrador, Cristo, viene a nosotros con frecuencia en las iluminaciones y excitaciones de la gracia y en los santos Sacramentos, conductos ordinarios de la gracia y fuente inagotable de vida divina.

En todos los acontecimientos de nuestra vida, en sus alturas y en sus honduras, aparece siempre Cristo a nuestro lado, bajo la invisible forma de la bendición, para sembrar en nuestra alma la semilla de la gracia.

¡Ah! ¡Si tuviéramos los ojos de la fe para mirarle, y el oído interior para escuchar su misteriosa llegada y su sigilosa siembra! ¡Para esperarle y honrarle! ¡Para darle gracias! ¡Para abrirle de par en par las puertas de nuestra alma, a fin de que la semilla que Él siembra en ella eche profundas raíces! Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE SEPTUAGÉSIMA – LOS OBREROS LLAMADOS A LA VIÑA – AUDIO ORIGINAL 16-FEB-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo de Septuagésima – 2014 – del querido P. Basilio Méramo.

“Muchos son los llamados y pocos los escogidos”.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN DEL DOMINGO DE SEPTUAGÉSIMA 2014

Sermones-CerianiDOMINGO DE SEPTUAGÉSIMA

Iglesia Estacional: San Lorenzo Extramuros

Epístola, I Corintios, I, IX, 24-27 – X, 1-5: Hermanos: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, si bien todos corren, uno solo lleva el premio? Corred, pues, hermanos míos, de tal manera que lo ganéis. Todos los que han de luchar en la palestra, guardan en todo una exacta continencia y no es sino para alcanzar una corona perecedera; al paso que nosotros la esperamos eterna. Así que, yo voy corriendo, no como quien corre a la ventura; peleo, no como quien azota el aire sin tocar a su enemigo, sino que castigo mi cuerpo rebelde y lo reduzco a servidumbre; no sea que habiendo predicado a los otros, venga a ser reprobado. Porque no debéis ignorar, hermanos míos, que nuestros padres estuvieron todos, a la sombra de aquella misteriosa nube; que todos pasaron el mar; y que todos bajo la dirección de Moisés, fueron en cierto modo bautizados en la nube y en el mar; que todos comieron el mismo manjar espiritual y todos bebieron el agua que salía de la misteriosa piedra, que los iba siguiendo, y la piedra era figura de Cristo. Pero a pesar de eso muchos de ellos no agradaron a Dios.

Evangelio, Mat. XX, 1-16: En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: El reino de los cielos se parece a un padre de familia, que salió muy de mañana a alquilar jornaleros para su viña, y ajustándose con ellos en un denario por día, los envió a su viña. Saliendo después cerca de la hora de tercia, se encontró con otros que estaban mano sobre mano en la plaza, y les dijo: Andad también vosotros a mi viña y os daré lo que sea justo. Otras dos veces salió a eso de la hora de sexta y de la hora de nona, e hizo lo mismo. Finalmente, salió cerca de la hora undécima, y vio a otros que estaban todavía sin hacer nada, y les dijo: ¿Cómo es que estáis aquí ociosos todo el día? Le respondieron: es que nadie nos ha alquilado. Les dijo: pues id también vosotros a mi viña. Puesto el sol, dijo el dueño de la viña a su mayordomo: llama a los trabajadores, y págales el jornal, empezando desde los postreros y acabando en los primeros. Venidos, pues, los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron un denario cada uno. Cuando al fin llegaron los primeros se imaginaron que les darían más. Pero no obstante, éstos recibieron igualmente cada uno un denario. Y al recibirlo murmuraron contra el padre de familia, diciendo: Estos últimos no han trabajado más que una hora, y los han igualado con nosotros que hemos soportado el peso del día y del calor. Mas él por respuesta dijo a uno de ellos: Amigo, yo no te hago agravio. ¿No te ajustaste conmigo en un denario? Toma, pues, lo que es tuyo, y vete: yo quiero dar a éste, bien que sea el último, tanto como a ti. ¿Acaso no puedo yo hacer de lo mío lo que quiero? ¿O ha de ser tu ojo malo o envidioso porque yo soy bueno? Así que los últimos en este mundo serán los primeros en el reino de los cielos y los primeros serán últimos. Porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos.

Con la Septuagésima penetramos ya en el Ciclo Pascual. Este ciclo comprende la Pasión, la Resurrección y la Glorificación de Cristo. La Iglesia se une a Jesucristo para acompañarle en su muerte, en su resurrección y en su eterna glorificación.

¡Por la lucha, a la victoria! ¡Por las tribulaciones y las penas, por los dolores y la muerte, a la resurrección y a la nueva vida, a la vida del hombre nuevo y a la gloria del Cielo!

En la primitiva Iglesia se seleccionaba en el Domingo de Septuagésima a los catecúmenos fue habían de celebrar su resurrección espiritual en la noche de Pascua mediante la recepción del Santo Bautismo.

Con ello se nos recuerda nuestra vocación y elección, y se nos enrola nuevamente entre los que están dispuestos, como bautizados y pertenecientes a Cristo, a recorrer con el Señor su doloroso camino.

¡Por la lucha, a la victoria; por la noche del dolor, a la beatitud pascual de la resurrección!

Decidámonos, pues, a emprender virilmente el combate, a emplear todas nuestras energías, para poder conseguir el premio, la inmortal corona de la victoria.

Nuestro capitán y modelo en la lucha es el Santo mártir Lorenzo. Hoy nos reunimos en torno suyo, en su iglesia estacional, para tomar parte en su combate. Supliquemos con él en el Introito.

Al fondo aparece la luminosa y radiante figura de Cristo, el primero y más grande de todos los mártires, envuelto en la purpúrea túnica de su propia sangre. Con Él entremos también nosotros en combate y digamos: Cercáronme gemidos de muerte, dolores de infierno me han rodeado (Introito).

En expiación de nuestros pecados supliquemos: Ya que somos afligidos justamente por nuestros pecados, líbranos de ellos por tu misericordia (Oración Colecta).

Después de esto, descendamos humildes a la arena y comencemos nuestra lucha. Nuestra meta es la gloriosa resurrección eterna. Para llegar a ella hay que castigar nuestro cuerpo y reducirlo a servidumbre, como enseña San Pablo en la Epístola.

La fuerza para mortificarnos, para correr y luchar, nos la dará Dios, que nunca abandona a los que le buscan, ni desdeña las súplicas de sus siervos (Gradual, Tracto).

Con los catecúmenos, dejémonos llamar nuevamente hoy a la viña, al rudo trabajo en nuestra alma. Sigamos alegres la invitación que el Padre de familias nos hace. ¡Nos ha llamado para cosas muy grandes! Nos ha dado aptitudes y fuerzas: sólo resta poner manos a la obra.

Armados de estas buenas disposiciones, presentemos nuestra ofrenda: nuestros deseos de emprender nuestra lucha contra el mundo, contra el pecado y contra la carne; de sufrir con fortaleza nuestras penas, nuestras privaciones, nuestros dolores y contrariedades; de hacernos mártires con San Lorenzo y con nuestro dolorido Salvador. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 5º DE EPIFANÍA – EL TRIGO Y LA CIZAÑA – AUDIO ORIGINAL 09-FEB-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Quinto de Epifanía – El trigo y la cizaña – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMÍNICA QUINTA DE EPIFANÍA

Sermones-CerianiQUINTO DOMINGO DE EPIFANÍA

Otra parábola les propuso diciendo: Semejante es el reino de los cielos a un hombre que sembró buena simiente en un campo. Y mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Y después creció la yerba e hizo fruto, apareció también entonces la cizaña. Y llegando los siervos del padre de familias le dijeron: Señor, ¿por ventura no sembraste buena simiente en tu campo? ¿Pues de dónde tiene cizaña? Y les dijo: hombre enemigo ha hecho esto. Y le dijeron los siervos: ¿Quieres que vayamos y la recojamos? No, les respondió; no sea que recogiendo la cizaña arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer lo uno y lo otro hasta la siega, y en el tiempo de la siega diré a los segadores: Recoged primeramente la cizaña y atadla en manojos para quemarla; mas el trigo recogedlo en mi granero.

Entonces, despedidas las gentes, se vino a casa: y llegándose a Él sus discípulos, le dijeron: explícanos la parábola de la cizaña del campo. Él les respondió y dijo: El que siembra la buena simiente, es el Hijo del hombre. Y el campo es el mundo. Y la buena simiente son los hijos del reino. Y la cizaña son los hijos de la iniquidad. Y el enemigo, que la sembró, es el diablo. Y la siega es la consumación del siglo. Y los segadores, son los ángeles. De modo que así como es recogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en la consumación del siglo. Enviará el Hijo del hombre sus Ángeles, y recogerán de su reino todos los escándalos, y a los que obran iniquidad, y echarlos han en el horno del fuego. Allí será el llanto, y el crujir de los dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.

Les propongo algunos textos de los Santos Padre, que ilustran esta preciosa parábola y su aplicación.

San Juan Crisóstomo dice que en la parábola del sembrador Nuestro Señor habla de los que rechazaron la simiente; mientras que en ésta se trata de los grupos de herejes. En aquella decía que no se le recibía, en esta otra dice que hay corruptores recibidos juntamente con los discípulos.

Es decir, ahora habla de aquellos que reciben la simiente alterada, porque es propio del demonio mezclar el error con la verdad.

La astucia propia del demonio es mezclar siempre con la verdad el error coloreado con apariencias de verdad, de manera de poder, por este medio, engañar fácilmente a los sencillos. Por tal motivo, no nombró otra clase de simientes, sino sólo la cizaña, que es una semilla semejante al trigo.

+++

San Agustín nos explica que dice “Mientras dormían los hombres”, porque cuando los jefes de la Iglesia obran con negligencia, o cuando los apóstoles son visitados por el sueño de la muerte, viene el diablo y siembra sobre aquellos a quienes el Señor llama hijos malos.

Pero se pregunta ahora: ¿son éstos los herejes o los malos católicos? Porque manifestándonos que están sembrados en medio del trigo, parece significar que son todos de una misma comunión.

Pero sin embargo, como en la interpretación de la palabra campo no se significa a la Iglesia, sino a todo el mundo, se comprende que habla de los herejes, que se hallan mezclados en este mundo con los buenos.

De aquí es que a los que son malos pero tienen la misma fe se les llama paja, mejor que cizaña. La paja, efectivamente, tiene la misma raíz y fundamento que el grano.

+++

San Juan Crisóstomo destaca que se declara como el error vino en pos de la verdad. Y dice que los sucesos históricos han confirmado este principio, porque en pos de los profetas llegaron los pseudoprofetas; en pos de los apóstoles, los pseudoapóstoles; en pos de Cristo, llegará el Anticristo.

Porque si el diablo no ve algo que imitar o algunos a quienes armar asechanzas, ni las pone ni sabe nada. En el caso concreto, como ve que una simiente produjo el ciento por uno, otra el sesenta, otra el treinta, echa él por otro camino.

No pudiendo arrancar lo que ya ha arraigado, ni sofocarlo, ni quemarlo, se vale de otra astucia, y siembra su propia simiente; para lo cual tuvo necesidad de un mayor artificio.

Esto dijo Jesucristo para enseñarnos que es necesario vigilar sin interrupción. Como si dijera: aun cuando huyas de aquel daño, todavía queda otro: allá el daño vino por la senda, las piedras, las espinas, así acá llega por el sueño. De modo que se hace necesaria una vigilancia continua.

En cuanto al sueño natural, es imposible evitarlo; pero no así el de la voluntad. Por lo cual decía San Pedro: Velad y estad firmes en la fe.

También por otro camino puede verse la astucia del demonio. Nada sembró anteriormente, porque nada tenía que perder. Esperó hasta que todo estuvo terminado, con el objeto de echar a perder todo el empeño del agricultor; de manera que todo lo hacía por odio contra él. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 4º DE EPIFANÍA – FIESTA DE LAS CANDELAS – AUDIO ORIGINAL 02-FEB-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Cuarto de Epifanía – Fiesta de las Candelas – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. JUAN CARLOS CERIANI: 2 DE FEBRERO – LA PRESENTACIÓN DE JESÚS – LA PURIFICACIÓN DE MARÍA

Sermones-CerianiLA PRESENTACIÓN DE JESÚS

LA PURIFICACIÓN DE MARÍA

En la Presentación de Jesús en el Templo hay que considerar tres partes.

Primeramente, el Salvador es llevado al Templo, y entra por primera vez en él.

Es éste un hecho de la mayor importancia para el Salvador, tan importante que fue objeto de varias profecías.

Jerusalén es el lugar donde debe verificarse la revelación y glorificación del Mesías. El Ángel del Testamento entrará en el Templo, y porque el Mesías debe entrar en el segundo Templo, será éste más glorioso que el primero.

Jesús es el Dios de Israel y el Ángel del Testamento, y por esto el Templo es para Él, y en Él tiene su única razón de ser. Desde el principio había habitado en él. Ahora viene como Hombre-Dios, y entra en el Templo, no como los demás israelitas, para adorar, sino para tomar posesión de él, y allí mandar y gobernar; no viene como Moisés en calidad de servidor, sino como hijo, heredero y propietario, para ejercer sus derechos de dueño de la casa, en nombre del Padre, y revelarse en él.

Así lo realizará en su vida pública. ¿Por ventura no serían éstos los pensamientos que asaltaron la inteligencia del Salvador al ver por primera vez el Templo glorioso, los amplios pórticos, el claustro de las columnas, y el altar de las ofrendas?

En segundo lugar, el Señor se revela en el Templo.

El destino de éste a ser el lugar de la revelación del Mesías, cumplióse ya en esta primera visita.

Cuando sus padres lo llevaban al Templo, ya Simeón les salió al encuentro y reveló al Señor.

Revelación gloriosa y espléndida. Primero, por el lugar, que no era otro que Jerusalén y el Templo, único lugar consagrado al culto del verdadero Dios en el Antiguo Testamento.

También fue esta revelación muy gloriosa, a causa del pueblo, que estaba presente en gran número y pudo ser testigo de la revelación; y a causa del tiempo, que probablemente fue durante el sacrificio de la mañana.

En tercer lugar, fue una revelación espléndida a causa de las personas que en ella intervinieron. Fueron Simeón y Ana, muy conocidos, muy apreciados y reconocidos como santos, y como personas favorecidas con el espíritu de profecía.

Finalmente, esta revelación fue espléndida por las palabras que se dijeron del Salvador y por los testimonios que se le rindieron. Aquéllas y éstos abarcan toda la trascendencia, grandeza y majestad del Mesías lo mismo para Israel que para el mundo pagano y para toda la humanidad.

Simeón llama al Salvador, sin restricción alguna, la salud prometida a todos los pueblos, la gloria del pueblo escogido y luz para alumbrar a los gentiles.

El Salvador es el centro de toda la historia de la Iglesia y del mundo: todos los que van al cielo, le deben a Él la salvación; y todos los que van al infierno, han encontrado en Él su ruina.

En Él y por Él se dividirá Israel, según que el espíritu que lo anima sea el espíritu de piedad o el espíritu de orgullo. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 3º DE EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 26-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Tercero de Epifanía – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMINICA TERCERA DE EPIFANÍA

Sermones-CerianiTERCER DOMINGO DE EPIFANÍA

De la Carta de San Pablo a los Romanos XII, 14-21:

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

Tened el mismo sentir unos con otros.

No blasonéis de cosas altas, sino acomodándoos a lo que sea más humilde.

No queráis teneros a vosotros mismos por sabios.

A nadie volváis mal por mal; procurando obrar bien no sólo delante de Dios sino también delante de todos los hombres.

Si es posible, en cuanto de vosotros depende, vivid en paz con todos los hombres.

No os defendáis vosotros mismos, queridos míos, sino dad lugar a la cólera, pues está escrito: A Mí me toca la venganza; Yo haré justicia, dice el Señor.

Antes bien, si tiene hambre tu enemigo dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Pues esto haciendo, ascuas encendidas amontonarás sobre su cabeza.

No te dejes vencer del mal, sino domina al mal con el bien.

Hagamos una aplicación de este texto paulino, siguiendo el Comentario del mismo por Santo Tomás.

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

San Pablo enseña cómo debemos ejercer la caridad para con los enemigos.

primero amonesta, acerca de lo cual se debe considerar que a la caridad le corresponden tres cosas.

Primero, la benevolencia, que consiste en querer el bien para otro, y no desearle el mal.

Segundo, la concordia, que consiste en que sea uno mismo el no querer y el querer de los amigos.

Tercero, la beneficencia, que consiste en beneficiar al que se quiere y en no lastimarlo.

+++

Acerca de la benevolencia hace dos cosas.

Primero amonesta que la benevolencia sea amplia, de modo que abarque aun a los enemigos, diciendo: Bendecid a los que os persiguen.

Acerca de lo cual se debe notar que bendecir es decir lo bueno.

Ahora bien, de tres maneras se puede decir lo bueno.

De un modo, por simple afirmación, o expresando, por ejemplo alabando alguien lo bueno de otro.

De otro modo, mandando, y así es como bendice la autoridad, y es lo propio de Dios, por cuyo mandato se deriva el bien a las criaturas; y el ministerio corresponde a los ministros de Dios que invocan el nombre de Dios sobre el pueblo.

Tercero, alguno bendice eligiendo. Y según esto bendecir es querer el bien para alguien y en cuanto es bien pedirlo para otro. Y de esta manera se entiende aquí.

Por lo cual en esto que dice: Bendecid a los que os persiguen, se da a entender que aun con los enemigos y perseguidores debemos ser benévolos, eligiendo para ellos el bien y orando por ellos. Amad a vuestros enemigos, y orad por los que os persiguen y calumnian (Mt 5, 44).

Y lo que se dice aquí, de cierta manera entra en el precepto y de cierta manera en el consejo.

Porque el tenerles afecto de dilección en general a los enemigos, no excluyéndolos de la común dilección de los prójimos ni de la común oración que se hace por los fieles, pertenece a la obligación del precepto.

Asimismo, el socorrer en particular con una obra de caridad al enemigo en caso de necesidad, pertenece también a la obligación del precepto.

Pero el auxiliar al enemigo con una obra especial de caridad y con especial oración, aun no estando él en el caso de manifiesta necesidad, pertenece a la perfección de los consejos, porque así se muestra tan perfecta la caridad del hombre para con Dios que vence todo odio humano. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA DOMINICA 2º DE EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 19-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Domingo Segundo de Epifanía – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. CERIANI: SERMÓN PARA EL SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE EPIFANÍA

Sermones-CerianiSEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE EPIFANÍA

El día de la Epifanía se manifestó Cristo al mundo en todo el esplendor de su grandeza.

Cuando pone por vez primera su pie en la tierra, lo hace callada, obscuramente. El día de la Epifanía hace su entrada solemne en su Estado, en su Reino.

Los pueblos de todas las regiones y de todas las épocas se ponen en camino para buscarle, para encontrarle, para rendirle su acatamiento, para presentarle sus ofrendas.

En el Bautismo de Cristo tiene lugar una segunda manifestación de la Divinidad, es decir, una segunda Epifanía. El cielo se abre sobre la cabeza de Jesús, en el Jordán, y la voz del Padre le proclama ante el mundo entero Hijo de Dios.

La liturgia del día de la Epifanía conmemora aún una tercera manifestación de la gloria del divino Rey del pesebre: es el primer milagro de Jesús, realizado en las bodas de Caná.

La liturgia del presente Domingo destaca la de su dignidad de Hijo de Dios, de Rey y Señor de todo; es la consecuencia del milagro realizado por Él en las bodas de Caná.

+++

La tercera manifestación o Epifanía del Señor tuvo lugar en las bodas de Caná, con el milagro de la conversión del agua en vino. Llenos de admiración, contemplemos el primer milagro de Jesús.

¡Verdaderamente, Él es el Señor! Los elementos y la naturaleza le obedecen y le adoran.

Es el primer milagro público de Jesús. Lo realiza para remediar la necesidad y para evitar la angustia de los recién casados, al encontrarse sin vino en su banquete de bodas. Lo realiza también, y principalmente, a ruegos de María, de su Santísima Madre.

Los discípulos que Jesús ha reunido en torno suyo contemplan hoy su gloria. Ven en el hombre la oculta Divinidad; en lo frágil de su naturaleza humana ven la fuerza de su naturaleza divina; en lo débil de su apariencia externa contemplan la omnipotencia de Dios.

Jesús ha convertido en vino el agua de las ánforas con todo sigilo, sin pronunciar palabra, sin hacer un gesto. Así manifestó su gloria. Los discípulos creen en Él y le siguen. El prodigio realizado en Caná les convenció instantáneamente. Sigue leyendo

P. FERNANDO ALTAMIRA: SERMÓN DOMINICA 1º DE ADVIENTO – AUDIO ORIGINAL 12-01-2014 BOGOTÁ

ALTAMIRA12-01-2014-01

 

Una importante cantidad de feligreses acompañó al P. Fernando Altamira este domingo tras la expulsión del Priorato de Bogotá.

IMG-20140112-WA0004

Este es el Sermón de esa celebración


DOWNLOAD

GCB__001.JPG

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA SAGRADA FAMILIA – 1º DE EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 12-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Sagrada Familia – Domingo Primero de Epifanía – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. JUAN CARLOS CERIANI: FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA – 1º DOMINGO DE EPIFANÍA

holy_familyFIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

La Sagrada Liturgia nos transporta hoy a Nazaret para que podamos contemplar allí la vida de la Sagrada Familia.

Todos nacemos y nos desarrollamos en el seno de una familia, y todos estamos llamados a la vida de familia, ya sea de la familia natural, ya de la familia sobrenatural de la Iglesia, por el Bautismo.

Vayamos, pues, todos a Nazaret, para contemplar allí nuestro modelo y para inspirarnos en él.

+++

La vida de la Familia de Nazaret está retratada en el Evangelio de hoy.

Toda ella sube al Templo de Jerusalén para presentar allí al Señor la ofrenda prescrita por la Ley.

María y José pierden al Niño; lo buscan llenos de ansiedad y de dolor, y vuelven a encontrarlo de nuevo en el Templo.

Jesús se somete a María y a José.

La vida de la Familia de Nazaret se caracteriza por las notas siguientes: por su ardiente celo religioso, por su gran amor a la oración, por la íntima unión y compenetración que reinan entre el divino Niño y sus amorosos padres y, finalmente, por la cordial obediencia y sumisión del Niño a María y a José. Sigue leyendo

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DE LA EPIFANÍA – AUDIO ORIGINAL 06-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón de la Epifanía del Señor – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download

P. BASILIO MÉRAMO: SERMÓN DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS – AUDIO ORIGINAL 05-ENE-2014

meramoCompartimos con nuestros lectores el Sermón del Santísimo Nombre de Jesús – 2014 del querido P. Basilio Méramo.

Para escuchar:


Download