P. BASILIO MÉRAMO: EL FALSO REINO DEL ANTICRISTO RELIGIOSO

EL FALSO REINO DEL ANTICRISO RELIGIOSO

DATOS Y HECHOS QUE LO PRUEBAN

El llamado Papa “Bueno”, porque se pasó de buenazo, al punto de no admitir y negar la existencia de los enemigos de la Iglesia, volviendo inútil y superflua la última petición del Pater Noster (del Padre Nuestro): sed libera nos a malo, líbranos del mal, declaró que no quería ser profeta de desgracias (calamidades) como aquellos que piensan en los últimos tiempos, y así decide abrir las ventanas (con puertas y todo) de la Iglesia, para que el aire primaveral perfumara su interior, para lo cual convoca el Concilio Vaticano II, a pesar de que le “llegan, a veces, a sus oídos, hiriéndolos, ciertas insinuaciones de almas que, aunque con celo ardiente, carecen del sentido de la discreción y de la medida. Tales son quienes en tiempos modernos no ven otra cosa que prevaricación y ruina.” Pero como es el Papa bueno (mejor bonachón) y todo el mundo es bueno como él, y no hay enemigos ni de Cristo, ni de la Iglesia, ni de la Religión Católica, ni de la Fe Católica, en su supina y paladina bondad se resuelve a realizar dicho Concilio, siendo además que él no es un agua fiesta, como los profetas de desgracias y hecatombes; pues la idea la deja muy clara al decir: “Mas Nos parece justo disentir de esos profetas de calamidades que siempre están anunciando infaustos sucesos como si fuese inminente el fin de los tiempos“. (Discurso de Apertura de Juan XXIII del 11 de Octubre de 1962).

El Diablo como siempre deja ver la cola, y aquí sigue como motivo determinante para la convocación del Concilio Vaticano II, la inquina antiapocalíptica de un clero ignaro. Es evidente que si todo el mundo es bueno (Rousseau) y no hay enemigos, y que el fin de los tiempos esta lejísimos y hay para rato (y no hay que ser estúpido o imbécil como esos que piensan en el fin de los tiempos) y se esta en continuo progreso, con toda la ciencia, con toda la técnica, y además, sin enemigos, hay que “aggiornarse”, ponerse al día, actualizarse, y dialogar (pues la serpiente no existe o no esta por aquí cerca de la ingenua Eva), por lo cual se hacía necesario un Concilio Vaticano II, pero con la pequeña peculiaridad de no ser infalible (como por constitución divina e irrevocable debía serlo) para poder danzar bonachona y gentilmente sin la divina presencia y asistencia del Espíritu Santo, aunque se invocó un nuevo Pentecostés. Por esto necesitaba un Concilio denominado pastoral (sí, con la pastoral de las malas yerbas de Satanás).

El diablo sabía inteligentísimamente lo que hacía, pues retirado de la presencia de Cristo, con la última tentación del desierto, ahora podía astutamente penetrar por la puerta grande de la Iglesia que se le abría de par en par.

Claro que el cinismo llega a veces a proporciones tan descomunales como la de llegar a preguntarse con absurda ingenuidad, con apariencias de gran desconcierto y sinceridad, tal como hizo Pablo VI al interrogarse cándidamente: “por cuál fisura se ha entrado el humo de Satanás en la Iglesia“.

Pero la cosa no para allí, en el Discurso de Clausura del Concilio Vaticano II, del 7 de Diciembre de 1965 queda proclamada urbi et orbi, públicamente la Nueva Religión Antropoteísta:

El humanismo laico y profano ha aparecido, finalmente, en toda su terrible estatura y, en un cierto sentido, ha desafiado al Concilio. La religión del Dios que se ha hecho hombre, se ha encontrado con la religión -porque tal es- del hombre que se hace Dios. ¿Qué ha sucedido? ¿Un choque, una lucha, una condenación? Podía haberse dado, pero no se produjo. La antigua historia del samaritano ha sido la pauta de la espiritualidad del Concilio. Una simpatía inmensa lo ha penetrado todo. El descubrimiento de las necesidades humanas -y son tanto mayores, cuanto más grande se hace el hijo de la tierra- ha absorbido la atención de nuestro Sínodo. Vosotros, humanistas modernos, que renunciáis a la trascendencia de las cosas supremas, conferidle siquiera este mérito y reconoced nuestro nuevo humanismo: también nosotros -y más que nadie- tenemos el culto del hombre“. Está todo dicho, pues ¿qué mayor proclamación se puede hacer de la Nueva Religión?, difícil hacerlo mejor.

Con estas palabras de Pablo VI se inaugura pública y oficialmente la Nueva Religión Humanista. La Nueva Iglesia postconciliar se perfila, puesto que como lo asevera en el mismo discurso Pablo VI: “Toda esta riqueza doctrinal se orienta en una única cosa: servir al hombre”. Y así: “La Iglesia se ha, por decirlo así, proclamado la sirvienta de la humanidad. (….) Todo esto y cuanto podríamos aun decir sobre el valor humano del Concilio, ¿ha desviado acaso la mente de la Iglesia en el Concilio hacia la dirección antropocéntrica de la cultura moderna? No, la Iglesia no se ha desviado, pero se ha vuelto hacia el hombre (…) La Iglesia se inclina sobre el hombre y sobre la tierra (…) se declara toda al servicio del hombre. La religión Católica y la vida humana reafirman así su alianza, su convergencia en una sola realidad humana: la religión católica es para la humanidad; en cierto sentido, ella es la vida de la humanidad”.

Y para rematar esta antropolatría, Pablo VI redondea diciendo: “Nuestro humanismo se hace cristianismo, nuestro cristianismo se hace teocéntrico; tanto que podemos afirmar también: para conocer a Dios es necesario conocer al hombre”. He aquí, proclamado el Nuevo Evangelio del Hombre, la Buena Nueva del Hombre y su culto antropoteísta.

Tenemos así el Concilio Vaticano II en todo su esplendor humano, humanista y antropoteísta, que es por lo mismo un Concilio espurio y bastardo por ser el fruto ilegítimo del maridaje entre la Iglesia y el mundo moderno, hijo de la Revolución Anticristiana. Ya lo había dicho San Pablo: “nolite conformari huic saeculo“, no quieras configuraros con este mundo, (Rom.12, 2), condenando, anticipadamente desde hace 20 siglos, el “aggiornamento” o puesta al día, o configuración con el mundo. El resultado de esta ilegítima unión no puede ser otro que un Concilio bastardo, en el cual no tuvo ni arte ni parte el Espíritu Santo, sino todo lo contrario, el humo de Satanás.

Las tres reuniones (por ahora), de Asís, dos con Juan Pablo II (1986 y 2002) y una con Benedicto XVI (2011) son la triple y sucesiva marca, cual 666 o Abrenuntio según Primacio, que en español significa reniego, tal y como lo hace ver Lacunza: “No puede significar otra cosa obvia y naturalmente que una profesión pública y descarada de aquel abrenuntio o hago profesión de renegado, que parece el carácter, o el espíritu, o el distintivo propio de toda la bestia. Así el tomar este carácter no será otra cosa que un tomar partido por la libertad; un solvere Jesum, público y manifiesto; una formal apostasía de la religión cristiana que antes se profesaba. Se dice que este carácter lo llevará en la frente o en las manos para denotar la publicidad y descaro, con que se profesará ya entonces el anticristianismo; pues la frente y las manos son las partes más públicas del hombre, y al mismo tiempo son símbolos propísimos; el primero del modo de pensar, el segundo del modo de obrar. Desatados de Jesús, desatados de la verdad y sabiduría eterna, no hay duda que quedarán la frente y las manos, esto es, los pensamientos y operaciones, en una suma libertad, mas no libertad de racionales sino de brutos”. (La Venida del Mesías en Gloria y Majestad, editada en 3 tomos, París 1825, T. II, p. 254-255).

Si recordamos el famoso episodio del Monte Carmelo, donde el profeta San Elías, único verdadero ministro del Altísimo, en medio del culto idólatra de falsos sacerdotes que tenían la venia del Rey, en una especie de duelo cultual, religioso, pues el vencido encontró la muerte, como podemos ver según el texto sagrado: “Y díjoles Elías: Prended a los profetas de Baal; que no se escape ni uno de ellos. Prendiéronlos ellos, y Elías los llevo al torrente Cisón, donde les quito la vida”. (III Rey. 18,40).

En medio de la corrupción de todo el pueblo, el Profeta Elías era el único ministro verdadero y veraz, mientras había 450 falsos profetas eran los de Baal: “He quedado yo solo de los profetas de Yahvé, cuando los profetas de Baal son cuatrocientos cincuenta hombres(III Rey. 18,22), sin contar los 400 falsos profetas de Aschera, todos los cuales comían en la mesa del Rey y de su mujer Jezabel. (III Rey. 18,19). Con lo cual se ve como la corrupción religiosa era mantenida por el rey, por el poder público y real.

San Elías solito los reta a la prueba del fuego y los vence a todos, no dejando que ninguno se escape,
pasándolos a cuchillo (III Rey. 19,1) o como quien dice decapitándolos, sin dejar uno solo vivo; como castigo de su tremenda idolatría, comúnmente aceptada por todos, tanto por el Rey como por el pueblo.

Faltan hoy los San Elías, puesto que si esto pasó con el falso culto en la época del Antiguo Testamento, qué no debería pasar hoy con el falso culto en la época del Nuevo Testamento, con la Misa Nueva y toda la Nueva Liturgia postconciliar. Con un Santo Profeta Elías no hubiera quedado vivo ni uno de los sacerdotes y falsos profetas de Asís. Estamos ante el gran Misterio de Iniquidad, pues que mayor iniquidad que profanar el Templo de Dios, la Santa Iglesia y su divino culto, que mayor iniquidad que la corrupción y adulteración del Evangelio y de la fe.

Estamos en la Gran Tribulación, la cual nunca se vio, ni se verá jamás otra igual. De ella dice Santo Tomás que es una falsa doctrina o la corrupción de la doctrina: “Será entonces la gran tribulación, la cual será una perversión de la doctrina cristiana por la falsa doctrina. Y si no fuesen abreviados esos días, esto es, la manifestación de la doctrina, por el refuerzo de la verdadera doctrina, nadie se salvaría, puesto que todos se convertirían a la falsa doctrina”. (Com. in Evan. S. Mat. c. 24).

Queda claro que la Gran Tribulación es una perversión doctrinal, de la Fe, a la cual casi todos adherirán, es decir se pervertirán con una falsa religión, con una falsa Fe, tal como hoy acontece, pero muy pocos se percatan.

Tenemos un Nuevo Culto y una Nueva Misa bastarda, como la calificó Mons. Lefebvre. El demonio siempre quiso destruir el Santo Sacrificio de la Misa que es la prolongación sacramental del sacrificio del calvario. Así dice San Alfonso María de Ligorio: “Con razón, pues, llama San Buenaventura a la misa, el compendio de todo el amor divino y de todos los beneficios dispensados a los hombres. Por esto el demonio se esforzó siempre por suprimir la misa del mundo, mediante los herejes, a quienes hizo precursores del anticristo, que lo primero que procura hacer, y hará, será abolir el sacrificio del altar, en castigo de los pecados de los hombre, como profetizó Daniel: Y el ejército celeste (el pueblo elegido y sus sacerdotes) fue entregado a la destrucción junto al sacrificio perpetuo”. (Dan 8,12), (Obras Ascéticas de San Alfonso María de Ligorio, BAC, Tomo II, p. 183).

Y más adelante reafirma San Alfonso la misma idea: “Por esto procuró siempre el demonio abolir en el mundo la misa por medio de los herejes, constituyéndoles precursores del anticristo, el cual ante todo, procura abolir, y abolirá en efecto, el santo sacrificio del altar en castigo de los pecados de los hombres, según predijo el profeta Daniel: Y un ejército fue colocado sobre el sacrificio perpetuo”. (Ibíd. p. 402).

Por la gran confusión en todos los órdenes que vemos dentro de la Iglesia (y también afuera, en el mundo), pero sobre todo por la confusión (Babel) religiosa: en materia de Doctrina, Culto y Moral, tenemos al gran castigo divino como muy sabia y acertadamente hace ver San Juan Eudes: “La mayor señal de la ira de Dios sobre un pueblo y el más terrible castigo que sobre él pueda descargar en este mundo, es permitir que, en castigo de sus crímenes, venga a caer en manos de pastores que más lo son de nombre que de hecho, que más ejercitan contra él la crueldad de lobos hambrientos que la caridad de solícitos pastores, y que, en lugar de alimentarlos cuidadosamente, le desgarren y devoren con crueldad; que en lugar de llevarle a Dios, le vendan a Satanás, en lugar de encaminarle el credo, le arrastren con ellos al infierno; y en lugar de ser la sal de la tierra y la luz del mundo, sean su veneno y sus tinieblas.” (San Juan Eudes, El Sacerdote, p. 29).

Esto es para hacernos reflexionar hoy sobre la crisis actual del sacerdocio, de la pérdida de la fe y del desprecio que hay por la Misa de siempre. Sigue leyendo

SUJETOS DE DIÁLOGO PARA LA IGLESIA CONCILIAR: LUTERO Y SU APROBACIÓN DE LA BIGAMIA

Esta es la vedadera historia de cómo Lutero, habiendo abandonado la única y verdadera Iglesia para formar una falsa congregación, no dudó en usar de la mentira y de la falsificación de la doctrina de Cristo, incluso aprobando el pecado nefando de bigamia, para conseguir sus fines. De él nace la aprobación del divorcio, despreciando la doctrina de Cristo, en las sectas protestantes, y hasta la poligamia de las sectas más modernas que beben de sus principios, entre los que se encuentra la ‘sola escriptura’. Tras leer este estudio ampliamente documentado, más cabe afirmar que la Católica es la única y verdadera Iglesia de Cristo. Y, a la vez, rechazar este falso ecumenismo que nuestros legítimos pastores practican y alaban sin caérseles la cara de vergüenza, en lugar de llamar a la conversión a la Iglesia Católica a los protestantes.

“Siete sacramentos. Matrimonio” (1637-1640). Nicolas Poussin

El doble matrimonio del langrave Felipe de Hesse.

De cómo el grandísimo hereje aprueba la bigamia.

El gran hereje Lutero “se dejó llevar de pensamientos y combinaciones políticas, más bien que de la pura y franca verdad y de una íntegra conciencia”, según escribió el historiador protestante Julio Bohemer (63), quien añade: “en todo este asunto quedó patente la flojedad moral de Lutero”.

Este articulo está tomado íntegramente de la gran obra “Martín Lutero. Su vida y su Obra”. Escrito por el erudito R.P. Hartmann Grisar, S.J. Profesor de la Universidad de Insbruck. Edición digital de Mater Castissima. Nuestro agradecimiento a José Ramón González Cipitria.

Martín Bucero se presentó el 9 de diciembre de 1539 en el domicilio de Lutero, en Wittemberg. Traíale una solicitud de Felipe de Hesse, en la que se pedía aprobación para el matrimonio que el landgrave se proponía contraer con margarita. (41)

Los avences que realizó Bucero, de acuerdo con las instrucciones recibidas de Felipe, espantaron al Reformador y a su amigo Melanchon. Justificaba el landgrave de este modo su instancia: después de la vida poco edificante, hasta entonces observada, “obligábale la necesidad de su conciencia” a tomar segunda mujer, junto a la primera, que vivía aún, pero le disgustaba. Todo ello para evitar “el concubinato tan usado en otros días”. Solicitaba que, poco a poco, este nuevo casamiento se hiciese público, así como la autorización impetrada, a fin de que la segunda mujer no fuese considerada como “persona poco honorable”. Algo había en la petición de Felipe de Hesse que alarmó considerablemente a Lutero y a Melanchthon : la amenaza recurrir en caso de negativa, a la autoridad suprema del Emperador, o, en otros términos, que se proponía apelar a la más odiada y temible autoridad del más enconado enemigo del protestantismo, a fin de obtener el permiso para un acto contario a las leyes del Imperio. En suma: una traición a la causa protestante.

Definición:

Landgrave fue un título nobiliario usado normalmente en el Sacro Imperio Romano Germánico y después en los territorios derivados de éste, comparable al de príncipe soberano, aunque etimológicamente significa conde de un land, teniendo un deber feudal directamente con el emperador. Su jurisdicción se expandía en ocasiones a extensiones considerables, sin estar subyugado a un cargo intermedio, como duqueobispoconde palatino. El landgrave ejercía derechos de soberanía; su poder de decisión era comparable al de príncipe.

El término apareció por primera vez en la Baja Lotaringia en 1086.

La forma femenina es landgravina; el cargo o el territorio gobernado por el landgrave es el landgraviato.

Lutero y  Melanchthon parecían haber admitido, antes de este suceso (42), justificando su parecer con algún texto del Antiguo Testamento, que lo autorizaba en casos excepcionales. El mismo Lutero había -según su propio testimonio- aconsejado un doble matrimonio, cuando, p.e., el esposo se lamentaba de que su compañera era una enferma incurable. Felipe de Hesse conocía estas soluciones excepcionales propugnadas por el innovador, y sabía, asimismo, que existía una propuesta de doble matrimonio para Enrique VIII de Inglaterra.

Todo ello fue elocuentemente esgrimido por Bucero en Wittemberg.

Pero los teólogos de Wittemberg guardaban aún la consciencia de que en la Nueva Alianza prohibía la poligamia el Fundador de la Iglesia. Melanchthon, v.g., había afirmado que debía considerarse como luz universal la palabra de Cristo: erunt duo in carne una.

Autorizar la publicación del segundo y doble matrimonio del landgrave era tanto como abrir la puerta a la poligamia. De ahí procedía la vacilación de ambos maestro de Wittemberg.

Examinese la historia y los preliminares de la petición del de Hesse. Repuesto apenas de una enfermedad venérea, merced al tratamiento aplicado por el Dr. Gereon Sailer, encaprichose Felipe de Margarita de Saal, de diecisiete años, hija de la camarera de su hermana, las duquesa Isabel de Sajonia-Richilitz. Obtuvo, ante todo, de la ambiciosa madre de Margarita la promesa de que ésta le sería entregada, pero a condición de que sería esposa verdadera del landgrave, esto es, princesa, y no una vulgar concubina. Este pacto repulsivo, era en buena parte, debido a la intervención de Juan Lening, cura de Melsungen, cartujo apóstata, cuya vida dejaba, así mismo, mucho que desear en el orden moral. Semejante proyecto matrimonial fue, por el contrario, muy mal mirado por la hermana del landgrave, la duquesa Isabel, quien se aprestó a oponer la posible resistencia, no ya por lo que pudiera ofender a la dignidad y a las públicas conveniencias, sino porque consideraba esa unión con la hija de su ama de llaves, cono una tacha en la familia principesca. Felipe de Hesse hablaba de las necesidades de su conciencia, que había de sonrojarse, al cabo de una vida deordenada; no pretendía, en realidad, sino enmascarar la pasión que le dominaba. Confió, pues, a su complaciente médico, Sailer, el encargo de exponer un pretexto al teólogo Bucero, emisario especial de su pleito cerca de los maestros de Wittemberg.

Bucero se resistió mucho, al principio- según escribe el doctor – mostrándose “duramente contrario”; pero acabó ofreciendo su mediación para no poner al landgrave en el trance de abandonar los intereses del protestantismo. Bucero, pues, aceptó las instrucciones que le fueron dadas por el príncipe, que tomó sobre sí, la misión de presentar en Wittemberg y de que conocemos el texto.

En los archivos del Estado de Margurgo se guarda asimismo el contexto de las respuestas formuladas por Lutero y Melanchthon (43)

Al siguiente día de la llegada de Bucero – 10 de septiembre- entregáronle ambos una decisión, adoptada y redactada a toda prisa. Trátase de un “testimonio, que así lo denominaron, en el que se afirma, sobre ambas firmas, que el matrimonio propuesto no es contrario a la voluntad de Dios, ya que puede haber sido inspirado al landgrave “por las inquietudes de su conciencia” (44). Los autores de este documento encargan que el matrimonio permanezca secreto, como el documento mismo, para evitar que la poligamia se generalice. Semejante pretensión contrariaba el deseo del landgrave, y estaba destinada a no sufrir efecto alguno, puesto que Felipe tenía el propósito de no ocultar nada.

“ Si V.A. está resuelto a tomar segunda mujer, estimamos que debe de hacerlo de modo secreto, como ya hemos manifestado con ocasión de la dispensa que solicitaba. No hay en ello contradicción ni escándalo considerable; porque no es caso extraordinario el de un príncipe que mantiene concubinas; el vulgo tomará a Margarita por una de ellas, y los más ilustrados dudarán. No debe importar excesivamente el qué dirán, con tal de que se halle en paz de conciencia. Este es nuestro parecer, y así podemos aprobarlo. A la cabeza del documento se encarece al Príncipe que permanezca fiel a la defensa de la nueva Religión y de apartarse por completo del partido del Emperador. Acaba con un ataque de Lutero contra el Emperador: “un hombre sin fe cristiana, que procura encender la perturbación de Alemania”. Los príncipes piadosos no deben tener nada de común con él. Sigue leyendo

CARTA DE LECTORES: DE UN SEGLAR AL INSTITUTO BUEN PASTOR: ¡DEFINIDAMENTE SOBRAN LOS TRAIDORES!

CARTA DE UN SEGLAR AL INSTITUTO “EL BUEN PASTOR”

Presbíteros,

El tiempo pasa y las heridas se curan, el tiempo pasa y la verdad llega. Verdad que ustedes se han atrevido a mezclar con el error, verdad que ustedes no profesan al quedarse en el error. Error asumido por conveniencia o peor aún, por cobardía. Son ustedes unos pusilánimes, que prefieren servir al “Homo” que servir a la única Esposa de Dios Nuestro Señor. Es comprensible que se hayan agotado. Aún los mismos elegidos han caído.

Esta misiva es iniciativa propia, nadie me ha mandado a hacerla. Y aunque debo el favor al Padre Navas por su caridad, esto no es una diatriba que me evite decir unas cuantas cosas a ustedes como instituto; porque como enseñó Santo Tomás: “Por encima de todo, La Verdad”. Y ustedes ya no están en la Verdad. No sé si llevan años así, quizás desde que salieron del legado Monseñor Marcel Lefebvre, hoy también mancillado por dialécticos personajes como Monseñor Fellay. Definidamente sobran los traidores.


Y como el que busca encuentra, pues encontré que ustedes dejan a un lado la catolicidad y la resistencia por vivir cómodamente, sin pelear y evitando ser perseguidos, por ese afán de ser legalizados en la sociedad de los hombres modernos, convirtiéndose así en unos proxenetas de la Verdad, la Fe y la Misa. Pues bien, a esta persecución a la verdad por Cristo Rey, me sumo; porque tendrán que aguantarme y con la gracia de Dios, pues a pocos a los que ustedes hoy en día tienen bajo el velo de excusas y sofismas que suelen comentar en sus sermones timoratos exhortando mojigata obediencia a un anti-papa, apóstata y hereje como Benedicto XVI, sabrán con certeza qué es lo que acá les escribo. Mas no es suficiente con que ustedes o sus incautos fieles tristemente mal encaminados, se reúnan para tratar de ortodoxia o doctrina social de la Iglesia teniendo como jefe a un Contra-Syllabus Errorum; un detractor de Quanta Cura, Rerum Novarum, Cuadragessimo Anno, Divini Redeptoris y; liberal expuesto detalladamente en Pascendi.

En la última misa que asistí al Buen Pastor, el 27 de Octubre de 2011, día en que se celebraba el III Encuentro de Asís, el oficiante – y digamos los nombres – padre Víctor Camacho que en inarticuladas palabras excusaba la pública apostasía de su sumo pontífice, demostraba ya mal un desconocimiento o peor aún, una omisión descarada, vil y cobarde, que para los oídos de los pobres incautos fieles pareció ser de naturalidad. Valor me faltó a mí para increparlo y desmentir sus falsas palabrerías, como lo hizo aquel fiel que increpó al Patriarca de Constantinopla Nestorio en el año 428 en medio de su herético sermón. Les digo que esa falta de valor que no tuve en ese instante, gracias a Dios ya no está conmigo hoy; entonces por esto, como obligación que tengo de contra-atacar al modernismo, tendré que atacar con la verdad y la luz de la Iglesia – no la mía – la traición que progresivamente van contribuyendo ustedes a la Tradición. Y aunque ya no lo crean, el experimento I.B.P, sujeto a Babilonia anticristo es una inoculación con careta de neutralidad que trae a unos y saca a otros para dejarlos en un estado de paralización espiritual e intelectual; a católicos infértiles, castrados y bobitos. Sigue leyendo

IN MEMORIAM: P. SANCHEZ ABELENDA: AFERRARSE AL MISAL DE SIEMPRE

In memoriam

 

Tomado de: http://elblogdecabildo.blogspot.com/2012/02/in-memoriam_25.html

 

EL PADRE SÁNCHEZ ABELENDA

Y SU MISAL ROMANO

 

Seguramente no sabría ni el día ni la hora de su muerte, pero sí conocía qué equipaje acompañaría sus restos en el momento del tránsito supremo: “¿Sabés con qué me van a enterrar a mí? Con esto”. Y aferraba su Missale Romanum, el Misal de altar con los textos y rúbricas de la vieja Misa tridentina, en buen latín y con sus páginas fatigadas por el uso constante.

Toda la vida del Padre Sánchez fue prácticamente eso: aferrarse al Misal de su ordenación con una sublime, deliciosa, terca obstinación de fiel infante de Nuestra Señora. Como la tortuga de la fábula campera de uno de sus amigos y maestros predilectos, el Presbítero y Doctor Raúl Sánchez Abelenda dejó sus huellas firmemente impresas luego de su partida, como última y silente predicación, para marcar el camino hacia Dios.

Por llevar siempre entre sus manos ese Canon invariable, lo echaron de mala manera de su iglesia de la Inmaculada Concepción de la calle Independencia, a metros de la Avenida 9 de Julio, y debió refugiarse en su inhóspita trinchera de un departamento atosigado de libros y cabos de velas en la calle Peña al 2200. Allí celebraba el Santo Sacrificio e impartía los sacramentos a fieles de todas las edades que acudían a él buscando el consuelo de su palabra y sus manos consagradas. Cualquier hora era buena para tocarle el timbre y recibir su absolución y consejos sabios. El sacerdote gruñón y de carácter muchas veces intratable se transformaba en corderito manso y humilde de corazón cuando escuchaba a los penitentes, y todo su hogar era confesionario de campaña, hospital de almas, fábrica de gracia para católicos que buscaran cielo, según el decir feliz de otro querido amigo fallecido, don Ángel L. Salvat.

Había aprendido palabra por palabra el ordo missæ, a fuerza de repetirlo diariamente, envuelto en sus ornamentos gastados por una vida de uso. Pero no aprendió jamás a moderar sus respuestas cuando cualquier hereje o deslenguado del pelaje que fuera, con o sin mitra, con o sin sotana, con o sin cargo público, ofendía a la Santa Madre Iglesia. En esos casos mutaba sus pequeños cigarrillos negros por imaginarias espadas blancas y largas con las cuales arremetía, como Matamoros del siglo XX, descabezando las hidras contemporáneas que todo lo envilecen y degradan. Recordamos sobre todo cómo frenaba al mismísimo Cardenal Primado a fuerza de gritos en los actos donde Antonio Quarracino —de él hablamos, en este caso— desgranaba su generoso parloteo inconsistente y pletórico de Gas Atontador de Feligreses Mistongos.

Debatiéndose taciturnamente al ajedrez —como escribiría Borges— con otro sacerdote inconmoviblemente fiel los domingos al atardecer, o recitando el Oficio Divino entre mate y mate de su desayuno, mientras apuntaba ideas para el sermón de la próxima semana, el Padre intercalaba largas citas en latín y griego con la soltura con la que cualquier persona repite el nombre de la calle en donde vive. Y no se privaba de insultar en español clásico al político de turno que mereciera una flor nueva de epítetos viejos por sus malandanzas democráticas. Pero en sus artículos no condescendía nunca con la palabra soez, y eran breves veneros de enseñanza, firmados habitualmente con el seudónimo de Recaredo Garay o A.T.D.L.D. Preguntado alguna vez sobre el sentido de esta sigla, respondió casi con sorpresa: “¿Y qué va a ser? Adoro Te Devote Latens Deitas, m’hijo”.

Primera hoja del Breviario del P. Sanchez Abelenda

Hace dieciséis años que fue llamado a rendir examen ante el Supremo Tribunal. Descontamos que habrá aprobado con honores y felicitación rubricada el ingreso al Paraíso. Su alma verá ya la Belleza Increada, al Dios al que sirvió a tiempo y a destiempo mientras estaba revestido de su carne mortal. Sus despojos, que esperan la resurrección de la carne en un pequeño cementerio de La Reja, fueron enterrados abrazando el Missale Romanum, tal como anhelaba.

Pidamos a Dios Todopoderoso por su alma. Y animémonos, también, a pedirle al Padre Sánchez Abelenda que interceda por nosotros y por su Patria terrena, a la que amaba ilimitadamente. Si en este mundo pedía tanto por sus amigos y por su tierra, ahora, que habrá ya recibido el céntuplo prometido a los que todo lo dejaran por el Señor, ¿cuánto más podrá conseguirnos?

 

Álvaro Manuel Varela

 

 

Otros enlaces que también pueden interesarle sobre el Padre Sánchez Abelenda:

 

http://elblogdecabildo.blogspot.com/2011/02/in-memoriam_25.html

http://elblogdecabildo.blogspot.com/2009/02/in-memoriam_25.html

http://elblogdecabildo.blogspot.com/2008/02/anticipo-de-la-nota-de-hoy_25.html

SAN ANTONIO: Cuando la Iglesia y el mundo sean uno, entonces aquellos días estarán a la mano

Profecía de San Antonio Abad, “el protector de los animales”, sobre el futuro de la Iglesia

Aunque abundan los sitios web, blogs, foros, dedicados a este tipo de profecías, no hemos podido encontrar esta profecía de San Antonio Abad en español, referente al futuro de la Iglesia, la cual traducimos de una cita de Voz da Fátima, órgano informativo del Santuario de Fátima, de hecho el más antiguo, en su número de Enero-23-1968.

“Los hombres se rendirán al espíritu de la época. Dirán que si hubieran vivido en nuestros días, la Fe seria simple y fácil. Pero en su día, dirán que las cosas son complejas; que la Iglesia debe actualizarse y hacerse significativa ante los problemas de la época. Cuando la Iglesia y el mundo sean uno, entonces aquellos días estarán a la mano. Porque nuestro Divino Maestro puso una barrera entre Sus cosas y las cosas del mundo.”

San Antonio Abad
Disquisición CXIV

El santo protector de los animales nos habla a nosotros los animales, aunque no tan animales como para no darnos cuenta que lo predicho por él se parece mucho a lo que vivimos en estos tiempos.

Visto en Secretum Meum Mihi

ESPECIALES DE CRISTIANDAD CON EL P. CERIANI – DICIEMBRE 2011: 2º ESPECIAL: ESTRATEGIA Y TÁCTICAS PARA EL COMBATE FINAL SEGÚN LA SANTÍSIMA VIRGEN Y MONS. LEFEBVRE

ESTRATEGIA Y TÁCTICAS PARA EL COMBATE FINAL

SEGÚN LO REVELADO POR NUESTRA SEÑORA

Y CONFIRMADO POR MONSEÑOR LEFEBVRE

MONSEÑOR LEFEBVRE Y EL FIN DE LOS TIEMPOS

ESPECIAL GRABADO EN LOS ESTUDIOS DE RADIO CRISTIANDAD EL DÍA 22 DE DICIEMBRE DE 2011

Audio para escuchar:

Bájelo haciendoclick aquí

a) Roma está en tinieblas.

Homilía del 29 de junio de 1987.

El liberalismo se convirtió en el ídolo de nuestro tiempo moderno, un ídolo que ahora se adora en la mayoría de los países del mundo, incluso en los países católicos.

Es esta libertad del hombre frente a Dios, que desafía a Dios, que quiere hacer su propia religión, de los derechos humanos sus propios mandamientos, con sus asociaciones laicas, con sus Estados laicos, con una enseñanza laica, sin Dios, he aquí el liberalismo.

¿Cómo es posible que las autoridades romanas fomenten y profesen este liberalismo en la declaración de Vaticano II sobre la Libertad Religiosa? Porque no se trata de otra cosa, lo cual, a mi juicio, es muy grave.

Roma está en tinieblas, en las tinieblas del error. Nos es imposible negarlo.

No es un combate humano.

Estamos en la lucha con Satanás.

Debemos ser conscientes de este combate dramático, apocalíptico en el cual vivimos y no minimizarlo.

En la medida en que lo minimizamos, nuestro ardor para el combate disminuye.

Nos volvemos más débiles y no nos atrevemos a declarar más la Verdad.

La apostasía anunciada por la Escritura llega. La llegada del Anticristo se acerca. Es de una evidente claridad. Ante esta situación totalmente excepcional, debemos tomar medidas excepcionales.

b) Tiempo de tinieblas.

Le temps des ténèbres et de la fermeté dans la foi

Fideliter N° 59, septiembre-octubre de 1987.

Hemos llegado, yo pienso, al tiempo de las tinieblas.

Debemos releer la segunda epístola de San Pablo a los tesalonicenses, que nos anuncia y nos describe, sin indicación de duración, la llegada de la apostasía y de una cierta destrucción

Es necesario que un obstáculo desparezca. Los Padres de la Iglesia han pensado que el obstáculo era el imperio romano. Ahora bien, el imperio romano ha sido disuelto y el Anticristo no ha venido.

No se trata, pues, del poder temporal de Roma, sino del poder romano espiritual, el que ha sucedido al poder romano temporal.

Para Santo Tomás de Aquino se trata del poder romano espiritual, que no es otro que el poder del Papa.

Yo pienso que verdaderamente vivimos el tiempo de la preparación a la venida del Anticristo. Es la apostasía, es el desmoronamiento de Nuestro Señor Jesucristo, la nivelación de la Iglesia en igualdad con las falsas religiones.

La Iglesia no es más la Esposa de Cristo, que es el único Dios.

c) Las dos Bestias – Dos Congresos.

Homilía del 19 de noviembre de 1989. Sigue leyendo

ESPECIALES DE CRISTIANDAD CON EL P. JUAN CARLOS CERIANI: VISITA DE NOVIEMBRE 2011

Estimados amigos en Cristo Nuestro Rey:

Les compartimos los audios de la visita del P. Ceriani a Radio Cristiandad correspondiente al mes de noviembre de 2011.

Las charlas se dividieron en 3 grupos: Actualidad de la FSSPX, El Aborto y el Transplante de órganos.

Audios de actualidad:

La Carta de Bouchacourt

Escuchar:

Bájelo desde aquí

Sobre la editorial de la Iesus Christus 136 del P. Bouchacourt

Escuchar:

Bájelo desde aquí

El aborto

Escuchar:

1º parte:

2º parte:

3º parte:

Bajar desde aquí:

1º parte; 2º parte; 3º parte

El transplante de órganos

Escuchar:

Bájelo desde aquí

ESQUIZOFRENIA PAPAL

Tomado de Amor de la Verdad

Desde hace tiempo los católicos contemplamos estupefactos cómo desde Roma se publican mensajes advirtiendo del sincretismo, relativismo, creativismo litúrgico, vuelta a la misa tradicional, doctrina moral (preservativos etc..),  advertencia contra sectas evangélicas etc…y por otro lado hay hechos que innegablemente fomentan el indeferentismo y sincretismo en materia religiosa,  como muchos nombramientos  auguran,  elogios a Lutero,  ecumenismo creciente,  invitación a reprentantes del satánico vudú…Los  ejemplos se pueden multiplicar. Pero cuaquier observador independiente puede deducir ni más ni menos que  se realiza la demolición de la Iglesia y de su Tradición tal como nos ha sido legada desde los tiempos apostólicos compensándola con palabrería engañosa.¿Alguno puede pensar que el discurso de Pedro ante el Sanedrín (Act.4) se conpadece con los discursos de los últimos Papas en Sinagogas y foros internacionales? O dicho de otra manera, ¿Pedro el primer papa accedería a pronunciar estos últimos discursos , siendo él el que llamo a la Iglesia única Arca de la Salvación donde los creyentes encuentran  la salvación en el nombre de Jesús- Y SOLO EN ESTE NOMBRE BAJO EL CIELO?

Es irrelevante advertir con palabrería del peligro del relativismo, indeferentismo,  sincretismo si con la otra mano se realizan hechos que los fomentan, con el lenguaje del ejemplo, de las imágenes, y de los hechos.

Aquí traigo unas fotografías y su comentario tomadas de Tradition in Action  que ilustran cabalmente lo dicho.

Revolución de la Iglesia en imágenes

Foto de la Semana

Afro Mass in Brazil 01

Misas afro en la Catedral de São Paulo, Brasil

En este último mes hemos sido testigos de muchas de las acciones del Papa reconociendo al vudú como una religión legítima,  y al mismo tiempo, se nos informa de los discursos del Papa contra el sincretismo religioso. Es una especie de esquizofrenia entre la práctica y la teoría, lo cual ya habíamos visto anteriormente cuando  el papa Benedicto se refirió al uso de condones el año pasado. Para mostrar cuán extendido está el sincretismo entre el catolicismo y el vudú hemos empezado  a publicar fotos sobre el tema . Hoy traemos a nuestros lectores las fotos de dos misas en la Catedral de São Paulo, Brasil. El cardenal Odilo Scherer, amigo del Papa, es perfectamente consciente de lo que se lleva a cabo en su catedral, y él intenta con su misa asimilar los “elementos culturales” de vudú brasileño, llamado Umbanda, Macumba y el Candomblé, con su música, canciones, vestidos y ofrendas de cultuales.

Arriba , uno de los sacerdotes católicos que concelebran  la Misa Afro,  lleva el característico sombrero de los brujos sanadores vudús que adoran serpientes pitones, como se muestra en lo insertado . Debajo en la primera y segunda filas , se muestran costumbres y vestidos folclóricos  de los descendientes de africanos, entre ellos amuletos fetichistas. En la tercera fila, los miembros del coro llevan  el sombrero ritual vudú ya mencionado. En la cuarta fila, los tambores marcan el ritmo de las sesiones  del rito Umbanda.  En la quinta fila , se presentan los dones del Ofertorio con un aspecto similar a la presentación de las  ofrendas animistas a ​​” las divinidades paganas“, es decir, a la Madre Tierra, para entrar en contacto con las almas de los antepasados.

divinidades paganas, como la Madre Tierra.

Afro Mass in Brazil 02
Afro Mass in Brazil 03
Photos from the Internet

P. BASILIO MÉRAMO: A PROPÓSITO DE ASÍS III

A PROPÓSITO DE ASÍS III

Con motivo de la última reunión de Asís del 27 de Octubre de 2011 por Benedicto XVI, en el XXV aniversario de la primera por Juan Pablo II, el 27 de Octubre de 1986, conviene recordar las dos imágenes enviadas por Monseñor Lefebvre en su momento a Juan Pablo II, que muestran la gravedad del hecho que se vuelve una tradición en el error y la apostasía. Estas dos imágenes fueron a su vez saboteadas (pues no se repartieron) por el Padre Laguérie en Saint Nicolás de Chardonnet y por el Padre Aulagnier, Superior de Francia en aquel entonces.

LA IMPOSTURA DE ASÍS


“Santo Padre, quiera meditar estas imágenes, ya que ha permanecido sordo a los llamados angustiosos que le hemos dirigido filialmente.

Dígnese al menos a no faltar publica y gravemente al primer mandamiento de Dios; la salvación de su alma está en juego!

Predicad a Jesucristo, como los Apóstoles, aún al precio de sus vidas. Esto es el deseo ferviente y filial de aquellos que permanecen todavía católicos.”

+ Marcel Lefebvre arzobispo-Obispo emérito de Tulle.

“…. Abriendo sus rangos a los adeptos que vienen a ellos desde las religiones más diversas, ellos (los francmasones) se vuelven más capaces de acreditar el gran error del tiempo presente, el cual consiste en relegar al rango de las cosas indiferentes la preocupación de la religión, y a poner sobre el pie de igualdad todas las formas religiosas. Luego, este principio, por sí solo, es suficiente para arruinar todas las religiones, y particularmente la religión católica, pues siendo la única verdadera, no puede, sin padecer la última de las injurias y de las injusticias, tolerar que las otras religiones le sean igualadas.” (León XIII, Encíclica Humanum Genus 20 Abril 1884).

LA APOSTASÍA


Estas imágenes concebidas por Monseñor Lefebvfre quieren manifestar la enseñanza de la Escritura: El salmo 95 dice “Omnes dii Pentium daemonia” “Todos los dioses de los que no tienen la verdadera fe son demonios.”

Nuestro Señor afirma en el Evangelio de San Juan 10, 9: “Yo soy la puerta…” no hay otra entrada para acceder al cielo.

San Pablo dice en la 1° Epístola a los corintios 8,5 “Porque aunque haya algunos que se llaman dioses, sea en el cielo, sea en la tierra – de esta clase hay muchos dioses y señores- . Mas para nosotros no hay sino un solo Dios, el Padre, de quien vienen todas las cosas y para quien somos nosotros; y un solo Señor Jesucristo, por quien son todas las cosas y por quien somos nosotros.”

Igualmente a los Efesios 4,5 “No hay sino un Señor, una Fe, un Bautismo, un Dios, Padre de todos, el cual es sobre todo, que obra en todos y que está en todos.”

No se elimina impunemente a este único Señor.

También es muy ilustrativa la siguiente imagen de Santa Hildegarda de Bingen (1089-1179) abadesa, en su libro de las visiones “Scivias”, que significa Conoce los Caminos.


Una imagen vale más que mil palabras

La imagen es muy significativa, pues la mujer representa la Iglesia, pero esta ensangrentada y aparece una cabeza monstruosa que sale de su seno. Es clara la alusión al Anticristo religioso o Pseudoprofeta, y está en consonancia con lo que advirtió Nuestra Señora de La Salette: “Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo.”

Monseñor Lefebvre no descartó nunca la posibilidad teológica de un falso Papa o Antipapa; aunque nunca quiso zanjar el tema.

En su Sermón del Domingo de Pascua del 30 de marzo de 1986, Monseñor Lefebvre dijo: “Nos encontramos verdaderamente frente a un dilema gravísimo, que creo no se planteó jamás en la Iglesia: que quien está sentado en la Sede de Pedro participe en cultos de falsos dioses; creo que esto no sucedió jamás en toda la historia de la Iglesia. ¿Que conclusión deberemos quizás sacar dentro de algunos meses ante estos actos repetidos de comunión con falsos cultos? No lo sé. Me lo pregunto. Pero es posible que estemos en la obligación de creer que este Papa no es Papa. No quiero decirlo aún de una manera solemne y formal, pero parece, sí, a primera vista, que es imposible que un Papa sea hereje pública y formalmente”.

También dijo el 15 Abril de 1986, en el marco de una conferencia Espiritual en Ecône: “¿el Papa es aún Papa cuando es hereje? ¡Yo no sé, no zanjo! Pero pueden plantearse la cuestión ustedes mismos. Pienso que todo hombre juicioso debe plantearse la cuestión. No sé. Entonces, ahora, ¿es urgente hablar de esto?…

Se puede no hablar, obviamente… Podemos hablar entre nosotros, privadamente, en nuestras oficinas, en nuestras conversaciones privadas, entre seminaristas, entre sacerdotes…

¿Es necesario hablar a los fieles? Muchos dicen: — No, no habléis a los fieles. Van a escandalizarse. Eso va a ser terrible, eso va a ir lejos…

Bien. Yo dije a los sacerdotes, en París, cuando los reuní, y luego a vosotros mismos, ya os había hablado, yo dije: pienso que, muy suavemente, es necesario, a pesar de todo, esclarecer un poco a los fieles…

No digo que sea necesario hacerlo brutalmente y lanzar eso como condimento a los fieles para asustarlos… No. Pero pienso que, a pesar de todo, es una cuestión precisamente de fe. Es necesario que los fieles no pierdan la fe. Estamos encargados de guardar la fe de los fieles, de protegerla.

Van a perder la fe… incluso nuestros tradicionalistas. Incluso nuestros tradicionalistas no tendrán ya la fe en Nuestro Señor Jesucristo. ¡Ya que esta fe se pierde! Se pierde en los sacerdotes, se pierde en los obispos.”

Esto es lo que el Padre Schmidberger (anterior Superior General, después Primer Asistente y hoy Superior de Alemania y amigo de Benedicto XVI) ha logrado anular y hacer incluso un tema tabú, y una etiqueta nefanda, para descalificar cualquier sana reacción que pusiera en entredicho la legitimidad de la autoridad modernista. Esto es lo que Roma apóstata a todo precio quiere soslayar, pues nada les sería peor que se niegue o se ponga al menos en duda su legitimidad.

Roma perderá la Fe y será la Sede del Anticristo. Asís reiterado una tercera vez es la realización abominable de esta profecía de la Bienaventurada Virgen María Madre de Dios y Madre de la Iglesia Católica.

Ella tuvo un solo y único Hijo y sería impío y blasfemo adjudicarle otros, como sería el caso al igualar la Religión Católica con todas las otras falsas religiones cuyo autor es Satanás como reza el Salmo 95. Pues si se pone en pie de igualdad las religiones, se equiparan sus fundadores, igualando a Cristo con Mahoma, Buda, etc.

Nuestra Señora que es la gran profetiza con su Magnificat como lo señala San Basilio el Grande (lectura 3° Maitines del mes de Noviembre del Breviario, para el oficio de la Virgen en Sábado) y la fiesta de Cristo Rey condenan, por sí mismas, la reunión interreligiosa por la paz (la falsa paz del Anticristo) realizada una vez más en Asís. Esto es la reiterada Apostasía de la Nueva Iglesia postconciliar, contra los hechos no valen argumentos, más aun habiéndolo dicho y profetizado Nuestra Señora de La Salette.

Por esto Monseñor Lefebvre a su vez dijo “Roma está en la apostasía”(1), también afirmó que “la Cátedra de Pedro y los cargos de autoridad en Roma están ocupados por anticristos”(2), y además advirtió “No somos nosotros si no los modernistas los que salen de la Iglesia. En cuanto a decir salir de la Iglesia visible, es equivocarse asimilando Iglesia oficial a Iglesia visible. (…) ¿Salir, por lo tanto, de la Iglesia oficial? En cierta medida, sí, obviamente. (…) Es increíble que se pueda hablar de Iglesia visible en relación con la Iglesia conciliar y en oposición con la Iglesia Católica que nosotros intentamos representar y seguir.”(3)

En la misma línea, el eximio Cardenal Pie había profetizado “La Iglesia, sociedad sin duda siempre visible, será cada vez más llevada a proporciones simplemente individuales y domésticas.” (4)

Esto nos lleva a considerar la Iglesia reducida a un pequeño rebaño (Pusillus Grex) como dijo San Lucas en 12,32; casi sin pastores y con la única gran y bienaventurada esperanza, como dice San Pablo (Tit. 2,13) en la Parusía o Segunda Venida de Cristo Rey con todo el poder de su Gloria y Divina Majestad.


P. Basilio Méramo

Bogotá, Noviembre 10 de 2011



[1] Conferencia en el retiro sacerdotal en Ecône Septiembre de 1987
[2] Carta a los futuros Obispos, 29 de agosto de 1987
[3] Fideliter No. 66 Noviembre-Diciembre de 1988
[4] Le Cardinal Pie de  A à Z, Édition de Paris 2005  p. 187


EL VATICANO AHORA ALABA TAMBIÉN AL SCOUTISMO: SAN TINTÍN

Otra perlita de L’ Osservatore Romano. Ahora Tintín es un héroe católico. Al autor de la nota en dicho diario se le olvida que los Boy Scout (en su día porque hoy ya no es necesario) fueron una creación masónica para alejar a los jóvenes de la Iglesia, de la Misa (leer el Misterio de la Masonería de Monseñor Caro). Gracias a Luis Salvatierra por el aviso.

DIARIO DEL VATICANO PONE A TINTÍN COMO HÉROE DEL CATOLICISMO

Tintín, el intrépido reportero más famoso del mundo del cómic, es un «héroe del catolicismo, un caballero occidental de los tiempos modernos y un corazón sin mancha», asegura el escritor francés Denis Tillinac en un artículo publicado hoy por el diario vaticano «L’Osservatore Romano».

El diario vespertino de la Santa Sede escribe que la recién estrenada película de Steven Spielberg sobre Tintín ha sacado de nuevo a la luz al personaje creado en 1929 por el belga Georges Remi «Hergé» (1907-1983), al que el «Dictionnaire amoureux di catholicisme« (París, 2011) considera un caballero «inmaculado, al que le atrae el misterio y proteger a los débiles».

Según Tillinac, Tintín no es un católico al que se pueda identificar como tal, ya que jamás reza a Dios cuando la muerte le roza los talones y jamás se le ve en una iglesia. Sólo en dos ocasiones, agrega, se le escapa un «Dios se apiade de su alma» cuando se entera de la muerte de un japonés malvado en el cómic «El Loto azul», la quinta entrega de sus aventuras.

«Sin embargo, Tintín es un héroe del catolicismo, embebido del ideal de los scouts, que tuvo gran importancia en la formación de Hergé, y que transpiraba en sus primeros tebeos», manifiesta Tillinac, que añade que el personaje no tiene ni siquiera una edad determinada, sexual, o un deseo ordinario. Tintín, asegura, tiene un trabajo que legitima su vagar por el mundo y el arte del camuflaje que grava sobre su identidad y le convierte «en un ángel o casi».

«Héroe sobrenatural»

En el estudio sobre Tintín, el escritor subraya que es curioso, aventurero y servicial como Brown, el cura detective de Chesterton, y que parece haber venido a la Tierra para defender a las viudas y a los huérfanos. «Tintin es un héroe sobrenatural que se mueve en escenarios realistas. Las personas que le están cerca caen en tentaciones -el güisqui para el capitán Haddock, los huesos para el perro Milú- pero en el momento justo se arman de coraje y un fondo de honradez les salva, como en el caso de Girasol, intransigente con los derechos del hombre», destaca el análisis publicado por el diario del Vaticano.

En ese estudio profundo sobre el personaje de cómic, Tillinac agrega que Tintín es un caballero occidental de los tiempos modernos, un corazón sin mancha en un cuerpo invulnerable, que atraviesa como un meteorito la humanidad, con el imperativo de salvar inocentes y vencer el mal. Tintin es el «ángel custodio de los valores cristianos de los que Occidente reniega o ridiculiza constantemente. Sin miedo, sin críticas, la criatura de Hergés reúne con candor las virtudes del catecismo», asegura el escritor francés.

LO QUE HAY QUE SABER ACERCA DEL SCOUTISMO.

Leamos a continuación lo que los masones dicen al respecto de los boy scouts y el escultismo. Tendremos en este texto la doctrina católica y el pensamiento de algunos santos obispos defenestrados. Hacemos la salvedad nuevamente de que se trata de un texto de la masonería al respecto del scoutismo:

La influencia de la masonería en el escultismo chileno de los primeros años es realmente impactante. Encontramos diversas referencias a esta relación y al ataque frontal del catolicismo contra el escultismo por doquier. En este pequeño trabajo incluiremos algunas citas sobre este tema.
En la “Revista Católica” (1919) se publica lo siguiente:

Instituciones masónicas: Las siguientes son masónicas y de ninguna manera deben recibir la cooperación de los católicos:
1) Los Boy-scouts
2) Las Girl-guides
3) Las colonias escolares de vacaciones.
4) La liga protectora de estudiantes pobres.
5) La sociedad de instrucción primaria.
6) La liga protectora de estudiantes primarios.
7) La junta de beneficencia escolar.
8) Los recreatorios dominicales infantiles.
9) El ropero escolar.

La reacción no se hizo esperar y en nombre de la sociedad de Instrucción Primaria y de la Junta de Beneficencia escolar, la señora Elvira Santa Cruz Ossa proclamó:
“La Sociedad de Instrucción Primaria, a la que tengo honor de pertenecer, y las demás sociedades sindicadas como masónicas, abarcan todo el problema educacional, cívico e higienista que tiende a combatir la mortalidad infantil, vigorizar la raza y disminuir el vergonzoso analfabetismo en Chile”.
En la obra “Historia de la Iglesia en Chile”, el señor Araneda Bravo se refiere a los scouts diciendo que “en el arzobispado de González Eyzaguirre el laicismo continuó su obra y en su afán de ganarse la niñez y a la juventud para apartarlos de la Iglesia, creó los boy-scouts (niños exploradores) institución destinada a ejercitar a los niños en el deporte. Las excursiones se hacían los domingos, muy de mañana, para aprovechar la jornada; de esta manera, los niños no participarían en la misa, que era precisamente el objetivo de la fundación. El Arzobispo, conocedor de los objetivos perseguidos por la Masonería, condenó con energía la nueva institución”.
En 1920, bajo el seudónimo de “Veritas” se publica en Santiago una obra titulada “La francmasonería y sus obras en Chile”, donde se afirma que: “Como todas las obras de la masonería tienden a un mismo fin cual es alejar de Dios al individuo, arrancándole la fe, extirpando de su corazón hasta el último gérmen de creencias religiosas, esta institución de los Boy Scouts lleva envuelto, además de este satánico objetivo, este otro, no menos malévolo y funesto que aquel: el de alejar al niño de su hogar y arrebatarlo al cariño de sus padres”.
Este libelo dice además que “su fundador y organizadores en Chile eran y son todos masones de tomo y lomo”. Esta afirmación es una verdad a medias, pero lo cierto es que entre los fundadores del escultismo chileno había varios que sí lo eran como Joaquín Cabezas, por ejemplo, quien junto al Dr. Alcibíades Vicencio se dedicó a la difusión del escultismo en sus primeros días. El 21 de mayo de 1909, aniversario del Combate Naval de Iquique, se funda la Asociación de Boy Scouts de Chile, que contaría con un apoyo incondicional de la Masonería y con la más férrea oposición del catolicismo, que en pocos años organizó grupos similares.
En el Primer Congreso Masónico Nacional (1912) se propuso ayudar y estimular a las organizaciones juveniles “en especial la de los Boy Scouts, por la que los masones guardaban especiales preferencias desde su fundación”.
En 1915 el Gran Maestro de la Masonería Chilena proclamaba: “esperamos que el esfuerzo hasta ahora desplegado en favor del scoutismo por la Masonería chilena se extienda e intensifique sin intermitencias, en forma que no haya Logia y, si es posible, no haya Hermano que no consagre su empeñoso afán a la fundación de nuevas brigadas o a la prosperidad de las existentes”.

Catolicismo, Scoutismo y Masonería

Durante décadas, algunos supuestos “scouts” nos han querido hacer creer que el escultismo es un movimiento “evangelizador y católico”. Sin embargo, este concepto erróneo (que confunde a las personas ajenas al escultismo, viendo en él una herramienta más de la Iglesia Romana) tuvo su origen en el “pacto” que realizara el verdadero escultismo y la Iglesia en la década del 20, a fin de no desmembrar a la institución original.
Nos dice el escritor Roger Peyrefitte que “la Iglesia, antes de apoderarse del escultismo, se opuso a él encarnizadamente” ¿Puede ser esto cierto?
Recordemos que al ser fundados en Uruguay los “exploradores orientales” (1914), institución católica, uno de sus jerarcas (Vicente Ponce de León) decía: “Creo que una de las obras que mayor bien producirán para mantener unidos a los jóvenes, será la de los exploradores uruguayos, idea robada al enemigo, pero sabiamente explotada por el joven y celoso sacerdote Antonio Soza Ponce, quien dota a su país de una institución que disciplina las voluntades y forma soldados de Cristo, valientes y enérgicos, que no conocerán el miedo y sabrán hacer de las pasiones peldaños para escalar al cielo” .
¿Quién era ese enemigo que cita Ponce de León? En este primer acercamiento al estudio del escultismo y la masonería, dejaremos que los propios católicos hablen…
Escribía Monseñor Delassus, obispo de Cambrai (Francia) en “La Semaine Religieuse” (1911): “El origen del escultismo es muy sospechoso, y se puede constatar que ha hecho suyo el emblema de la Francmasonería. Al establecer la obediencia ciega a jefes desconocidos, al usar gritos, signos, gestos secretos que permiten a los niños ocultarse de las personas mayores, acostumbra a sus adeptos a la organización secreta, a la jerarquía misteriosa de la secta. El escultismo es, indudablemente, la francmasonería para niños”
El boletín “Eco Parroquial” de la Aguada (1915) advertía: “Muchos son los que aún no creen en los trabajos solapados de la Masonería. Las iniciativas por ella tomadas con el fin de contrarrestar los benéficos efectos que en la sociedad produce la religión son muchas, y entre ellas cabe señalar la fundación de las instituciones de boy scouts.
Con el fin de ir preparando a la medida de sus deseos a la juventud del mañana y hacer que dejen de cumplir con los deberes religiosos y los preceptos de la Iglesia, han fundado esas instituciones en todos los países del mundo, incluso el nuestro, donde hacen sujetar la acción de los jóvenes a un reglamento, cuyas disposiciones son un claro exponente de la impiedad de la institución, a pesar de las manifestaciones de sus directores de que a sus filas pueden ingresar todos los jóvenes sin distinción de ideas religiosas. Aún los católicos. Y nosotros decimos ¡sobre todo los católicos! Pues ese es el fin perseguido, que ingresen a esas instituciones el mayor número de jóvenes y niños católicos, para dirigirlos a su gusto y poco a poco llevarlos al camino del error, apartándolos de toda idea o sentimiento religioso. El objeto de los iniciadores y directores, no es obtener el concurso de los jóvenes que por descuido de sus padres viven apartados de la religión, no, ellos quieren a los que la profesan, porque de lo contrario no alcanzarían su fin y los propósitos se verían defraudados.
Los obispos franceses han iniciado una campaña contra esas instituciones, llamando la atención sobre ella de las familias católicas y exhortándolas a no permitir el ingreso de sus hijos. Lo mismo cabe decir de las familias católicas de nuestro país.
Mucho cuidado, pues, con los trabajos de la Masonería. No confiéis a ella, padres de familia, la dirección de vuestros hijos”

Sello Postal del Cardenal Caro

En Chile, el obispo José María Caro (1924) afirmaba que “debido a la iniciativa masónica se establecen por todas partes sociedades de boy scouts, que son más fáciles de establecer, por estar tan adueñada de la enseñanza oficial la Masonería; se fundan sociedades infantiles, colonias escolares, centros de cultura, dirigidos por hermanos masones o por miembros del profesorado que, conscientes o no, son instrumento de los planes masónicos. Se dirá tal vez ¿qué mal hay en esas instituciones? Aparentemente ninguno o poco tal vez; realmente van encaminadas a apartar al niño, al joven, al obrero, de la religión. Las sociedades de boy scouts e infantiles alejan al niño y al joven del cumplimiento de la misa, el día festivo, y quitan tiempo y la ocasión para instruirse en la religión”
Siendo tan opuestos al espíritu del escultismo, ¿cómo la Iglesia Católica se apoderó de muchas asociaciones scouts, generando fracturas institucionales en todo el mundo?
El jefe mundial de Tropa, William Hillcourt, revela en “Las dos vidas del héroe” que “el fundador del escultismo estuvo preocupado desde los inicios del movimiento por el hecho de que en algunos países habían surgido asociaciones separadas, siguiendo orientaciones sectarias”, como en el caso de los “católico-romanos que se separaban de las asociaciones nacionales reconocidas y formaban sus propias asociaciones scouts”
El fin de la situación de enfrentamiento se dio a partir de la crisis de 1920 entre la Iglesia Católica y la YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes). Esta última era “de carácter cristiano, pero no sectario; reina en ella un espíritu amplio y liberal, y está abierta a todo joven honesto”, según la declaración del influyente diario “El Siglo”
Este pluralismo hizo a los católicos desconfiar, y dijeron que “no sería raro que estuviera bajo el ala protectora de la Masonería la Asociación de Jóvenes Cristianos, protestante como es y llamada a separar del cumplimiento de sus deberes cristianos a los jóvenes que incautamente se dejan prender en las redes de sus atractivos y pasatiempos. No olvidemos que los masones se quedan casi siempre en bastidores…”
En el año 1920, la Santa Sede condena a la YMCA, afirmando que “tales organizaciones, mientras manifiestan una especial preocupación por la juventud, confunden su fe con la excusa de hacerla más pura; enseñando una concepción de vida con la prescindencia de todas las iglesias y de toda profesión religiosa”
Sobre esto, decía el argentino Aníbal Atilo Rottjer (1973): “La YMCA, también llamada masonería blanca, acarrea la ruina de la fe de los jóvenes, al afirmar que su finalidad es hacerles conocer mejor la verdadera vida por encima de toda religión y confesión religiosa”
Es a partir de la censura a la poderosa YMCA que Baden Powell comienza a dialogar con la Iglesia Católica para mantener la unidad scout mundial, aunque ésta aguardó a la muerte del fundador para iniciar sus verdaderos planes de expansión, con fracturas institucionales en toda América, incluso en nuestro país.
Pero, ¿tenían razón los católicos de principios de siglo? ¿Era el Movimiento Scout una organización paramasónica?. La Enciclopedia Católica revela que “la fuerza de la masonería, está sin duda en que hay más masones y muchas veces mejor calificados para la ejecución del trabajo masónico fuera de la Hermandad que dentro de ella. La Masonería misma, en Europa y América, funda sociedades e instituciones de semejante forma y fin para todas las clases de la sociedad e infunde en ellas su espíritu”.
Sin duda, la influencia masónica se hace notar en las tradiciones místicas del escultismo, pero esa influencia “nefasta” que revelaba el catolicismo ultramontano era una estrategia para lograr monopolizar la educación infantil. Esa idea la había acuñado Mariano Soler (1881), al decir que “la masonería para realizar sus planes de descatolizar el mundo ha dirigido su especial cuidado a la enseñanza de la juventud, en quien está el porvenir de las sociedades”
Esa simplificación de “Masonería=Ateísmo” es una de las falacias más difundidas del catolicismo, ya que los grandes masones de la historia han sido fervientes creyentes en Dios, al que llamaron el Gran Arquitecto del Universo

P. MÉRAMO: USURPACIÓN DEL MAGISTERIO

USURPACIÓN DEL MAGISTERIO

 

“El hombre, según el abate Gaume, es materia que se vacía en los moldes de la educación. Moldes de educación son los textos de enseñanza; en ellos ha de vaciarse el espíritu de los mozos que se educan; si esos moldes son cristianos el espíritu, por punto general, se cristianiza. Si ese molde no es cristiano, el espíritu, prescindiendo de favores especiales de la divina gracia, se paganiza. Así aun cuando dos autores sean igualmente malos en el fondo por las ideas, si el uno enseña y el otro solamente escribe o habla, el primero es más pernicioso, porque el ministerio que usurpa, el de maestro, es más sagrado que cualquiera otro.

Tan sagrado es este ministerio de maestro o doctor, que Jesucristo dijo:

Y aman ser saludados en la plaza y que los hombres los llamen Rabbí;

Mas vosotros no queráis ser llamados Rabbí; porque UNO SOLO ES VUESTRO MAESTRO, y vosotros todos sois hermanos.

Y a nadie llaméis Padre vuestro sobre la tierra, porque uno es vuestro padre que está en los cielos (Matth., XXIII, 6-9)

Según estas palabras de Jesucristo, el título de doctor es una usurpación sacrílega, siempre que la doctrina que se enseña no sea la de la Iglesia, esto es, la de Dios.

Que alguien se llame doctor si su doctrina no es la de Dios es, repetimos, una usurpación, según Jesucristo; una tiranía, profesar tal doctrina, según que de esas mismas palabras se deduce y, una desgraciada servilidad, seguirla y reverenciarla.” (*)

(*)(Obras de Miguel Antonio Caro. Tomo 1. P. 612-613. Ed. Instituto Caro y Cuervo. Bogotá, 1962

Si se aplica esto al magisterio de la Iglesia, queda claro que si éste no enseña la verdad, (como acontece a partir del Concilio Vaticano II) se usurpa la función no conferida por Dios, al pretender con autoridad divina, pontificar en el error.

 

P. Basilio Méramo

Bogotá, Noviembre 3 de 2011

¿QUÉ ES EL MODERNISMO TEOLÓGICO?

Por modernismo, en sentido teológico, se entiende una corriente de pensamiento promovida por algunos pensadores católicos de fines del s. XIX y comienzos del XX, y resurgida con fuerza –el neomodernismo-después del Concilio Vaticano II, con el fin de conciliar la fe con algunos principios de la filosofía que ha dado en llamarse a sí misma «filosofía moderna» y con ciertas teorías de la crítica histórica; corriente de pensamiento que dio lugar a una crisis religiosa -la crisis actual de la Iglesia se debe en gran parte al neomodernismo- y fue objeto de importantes actos del magisterio de S. Pío X: precisamente la encíclica Pascendi (1907) consagró este uso del término, al sistematizar el movimiento modernista y determinar el sentido de su condena.

Por Ramón García de Haro

1. Exposición de los hechos. 2. Historia íntima de la crisis modernista. 3. Explicación de la actitud modernista. 4. El juicio del Magisterio. 5. Hacia la raíz de una actitud.
6. Enseñanzas de un capítulo de historia.

1. Exposición de los hechos
No sería comprensible la crisis modernista, sin tener presente la generalización del racionalismo y del agnosticismo en el pensamiento occidental, a partir de Kant. Tal pensamiento había ejercido un fuerte influjo sobre la teología protestante, de modo particular en Alemania, donde se encontraba el centro de las nuevas corrientes filosóficas, dando lugar al llamado protestantismo liberal que acabó negando la inspiración de la S. E., los milagros y profecías, la divinidad de Cristo; y presentando la Biblia como una simple colección privilegiada de experiencias religiosas. Estas ideas habían de ser difundidas en el resto de Europa por A. Sabatier, en su famosa obra Esquisse d”une philosophie de la religion d”aprés la psychologie et 1″histoire (1897). Para Sabatier, la esencia del cristianismo reside «en una experiencia religiosa, en una revelación íntima de Dios obrada por primera vez en el alma de Jesús de Nazaret, que se verifica y repite, sin duda menos luminosa, pero claramente reconocible, en el alma de todos sus verdaderos discípulos» (187-188). Jesús sintió con Dios una relación filial, mirándolo como a Padre (184), sentimiento que había de hacer posibles las posteriores experiencias reproducidas en sus seguidores. Para este autor es preciso, sin embargo, distinguir esas experiencias vitales de las explicaciones teológicas y dogmas que de ellas se han deducido. De este modo, los dogmas no serían -para Sabatier- más que la transposición de emociones «en una noción intelectual que se constituye en su imagen expresiva y su representación», es decir, «su envoltura» (305), y, por tanto, sería el elemento variable y sujeto a cambio. En este clima intelectual surgió el modernismo.
Los hechos fundamentales son los siguientes. En 1875 se había fundado el Instituto Católico de París, en el que se creó una Escuela Superior de Teología el año 1878. En torno a este centro, un grupo de pensadores, sacerdotes y algunos laicos, preocupados por la situación de la cultura eclesiástica, se propusieron elevar su nivel, con la ayuda de las ciencias profanas. Así, L. Duchesne comenzaría a aplicar los nuevos métodos críticos a la historia de la Iglesia. Con Duchesne colaboraba un joven sacerdote, Alfred Loisy, que no tardaría en obtener (1890) el nombramiento de profesor titular: se proponía llevar a cabo una labor semejante a su maestro, pero en el terreno de los estudios histórico-bíblicos. La dudosa ortodoxia de sus publicaciones no tardó, sin embargo, en levantar sospecha, hasta verse desposeído de su cátedra por decisión de la jerarquía. Entre tanto, en 1893, Maurice Blondel, profesor de filosofía, publicaba su tesis doctoral sobre L”Action, en la que se proponía abrir nuevas bases apologéticas, fundándose igualmente en los postulados de la filosofía poskantiana.
Bajo la dirección de Loisy y de Lejay comienza a aparecer la Revue d”histoire et de littérature religieuses, órgano de las nuevas ideas; papel semejante, en el campo filosófico, habían de jugar los Annales de philosophie chrétienne, donde colaborarían Blondel y un sacerdote, Marcel Hébert, profesor en la Ecole Fénelon. En diciembre de 1894, aparecía la Revue du clergé français, con un fin más de divulgación y destinada sobre todo a sacerdotes. En torno a estos ideales y órganos de difusión se van agrupando una serie de hombres: el Barón Friedrich von Hügel, íntimo amigo de Loisy y de Blondel, vehículo fundamental de ligazón entre el movimiento modernista francés y los representantes de esta tendencia en Inglaterra e Italia; Albert Houtin, sacerdote también, y después uno de los principales historiadores de la crisis; otro clérigo, Ioseph Turmel; Mons. Mignot -más tarde arzobispo de Albi- que será siempre un defensor del movimiento, aunque procure moderar sus excesos; el Abbé Birot, su futuro Vicario General, etc.
Entre tanto, en Italia Romulo Murri había fundado un periódico, Cultura sociale (1899), y la «Lega democratica nazionale», que agruparían las fuerzas de lo que después sería el modernismo social italiano, con abundantes concomitancias y simpatías con la revista Studi Religiosi, en la que habían de colaborar los más claros representantes del movimiento italiano; entre ellos, otros dos sacerdotes: Giovanni Semeria y Ernesto Buonaiuti.
En 1902 este movimiento de ideas estalló en crisis. Había mediado un periodo de incubación, durante el cual -sin que dejaran de despertar inquietudes- este conjunto de hombres contaron con la general simpatía de muchos espíritus, deseosos de un progreso de la teología. Ocasión definitiva para la crisis fue L”Evangile et l”Eglise (París 1902) de Loisy, obra que produjo un inmenso revuelo en los medios católicos por lo peligroso de las ideas propuestas, claramente tendentes a negar la divinidad de Cristo y la institución divina de la Iglesia y de los sacramentos. Inmediatamente surgieron críticas en defensa del dogma católico, pero Loisy, en lugar de retractarse o suavizar sus posiciones, las reafirmó con mayor nitidez en un nuevo volumen: Autour d”un petit livre (París 1903). No faltaron, sin embargo, los partidarios del exegeta y la polémica creció. Muy pronto se unió a las posiciones más avanzadas de Loisy el ex jesuita inglés George Tyrrell, especialmente en sus obras Lex credendi (Londres 1906) y A much abused letter (Londres 1906), quien ya antes había publicado varios escritos de clara inspiración modernista bajo seudónimo, como Religion as a factor of Life (1903), y The Church and the Future (1903).
La Santa Sede se vio, finalmente, obligada a intervenir, condenando con el Decreto Lamentabili sane exitu (3 jul. 1907) los graves errores cometidos -señala en su introducción- por escritores católicos «en gran número», que «bajo pretexto de una inteligencia más profunda y de investigación histórica, buscan un progreso de los dogmas que es, en realidad, su corrupción» ASS 40 (1907) 470. En septiembre del mismo año, un documento más extenso, la encíclica Pascendi, realizaba un profundo análisis del movimiento, al que unía no sólo la condena de errores concretos sino, lo que es más importante, de toda una actitud: la actitud de la que había surgido la crisis modernista. Sigue leyendo

PREPARANDO ASIS IV: MONS. LEFEBVRE: ESTÁN EN CAMINO DE INSTALAR UNA SUPERRELIGIÓN

ESTÁN EN CAMINO DE INSTALAR UNA SUPERRELIGIÓN

Conferencia pronunciada por Monseñor Marcel Lefebvre

el 21 de noviembre de 1986

en el Priorato de Buenos Aires de la Fraternidad San Pío X

Estoy contento de tener esta oportunidad de hablarles nuevamente, desgraciadamente, en este tiempo, muchas cosas han sucedido y nada ha mejorado.

Trataré de explicar la situación actual para saber qué hacer como verdaderos hijos de la Iglesia Católica.

Les hablaré, rápidamente, de lo que parece ser el complot urdido contra la Iglesia, en contra de Nuestro Señor Jesucristo, de Dios Padre y, luego, cómo fue posible que esos autores —de los cuales el principal es el mismo Satanás— hayan logrado introducirse en la Iglesia y servirse de sus hombres para concretar sus planes.

Nos encontramos, sin duda, en una situación trágica, por lo tanto debemos tomar resoluciones firmes; somos los herederos de Dios que vivimos en esta época, en esta situación de la Iglesia en la que el mismo Papa está comprometido en el camino de la Revolución, por eso hemos de obrar en consecuencia, para defender a todo precio la Fe católica y la Santa Iglesia.

Ustedes conocen el libro de Sardá y Salvany: “El liberalismo es pecado”, este libro fue escrito ya hace casi un siglo y aprobado por San Pío X, aprobado por la Santa Sede.

El liberalismo es pecado. ¿Y qué es ese pecado de liberalismo? Es la Revolución del hombre en contra de Dios; el deseo de independencia: el hombre quiso liberarse de Dios, o la libertad del hombre que quiso alejarse de Dios.

¿De qué hizo la libertad el hombre? ¿Para qué la hizo? Hizo la libertad de pecar, de ser libre para poder pecar, para obrar según su conciencia: libertad de conciencia, libertad de prensa, libertad de pensamiento…

Antes de producirse esto el hombre dependía de Dios y sentía esa dependencia de la Autoridad Suprema, la Verdad perfecta, la Ley misma

Ahora festejan la independencia, los países festejan su independencia, no sería nada si se tratara de una independencia de orden político o de un hecho simplemente histórico, lo hacen festejando la de Dios.

Podríamos preguntarnos ¿qué es ese liberalismo, cuál es su definición? Y diremos que el Liberalismo es una religión; una que quiere reemplazar a la Católica; que tiene sus propios sacerdotes: los dirigentes de la Masonería. Ellos son sus sagrados pontífices, ellos enseñaron esta religión en sus logias y desde allí dirigen la operación de destrucción de la Iglesia y de la Cristiandad.

Esa religión-liberal tiene su culto, laico, el de la Diosa Razón, que fuera adorada en la Catedral de París en la Revolución Francesa. El culto a la libertad; ese culto que hace imágenes que reemplazan a las de la Santísima Virgen María y a la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo.

Esta nueva religión tiene su calendario, sus gestas laicas, reemplazando a las de Dios con sus mitos: el hombre, la razón, la libertad.

El hombre es tratado como todopoderoso, como centro de la Creación, sin deberle nada a Dios.

Y tiene también su decálogo reemplazando al de Nuestro Señor, este es el de los derechos del hombre.

No más derechos para Dios. No más obligaciones para el hombre, sino los derechos para poder pecar, para elegir lo que quiera, para que todos respeten su conciencia.

Jesús en cambio, no dijo eso a sus apóstoles cuando les enseñó a predicar: “quien crea, y se convierta, se salvará, quien no crea se condenará”.

No les dijo que cada uno siguiera su conciencia, les dijo que enseñaran la Verdad y por esto ellos murieron mártires de la Verdad. No para que cada uno obrara según su conciencia, no para que les dijeran “hagan lo que quieran”.

Y, sin embargo, por desgracia… ese es el espíritu que domina hoy aún en el interior de la Iglesia católica.

Esta religión de liberalismo tiene también su política su organización: La Democracia.

El poder ya no procede de Dios sino del hombre, es él quien hace la ley.

La democracia se transforma rápidamente en socialismo y en comunismo; la mayor parte de las naciones que son democráticas se encuentran en esta situación, dirigidas por un poder socialista.

Más aún, se llega a la supresión de la propiedad privada, de la iniciativa privada. De ahora en más todo está en función del Estado, todo queda esclavizado: peor en los países comunistas donde esto se realiza por el imperio de la fuerza.

Todo esto procede de esta religión liberal; ella tiene, además, sus fuerzas. Sin duda ustedes lo saben mejor que yo, ya que no estoy enterado de los asuntos secretos de las bandas, pero es un hecho que tienen poder más o menos oculto, en las finanzas. ¿Qué o quién?, no se sabe, pero tienen todo el dinero del mundo y dominan las finanzas en todos los sectores de las ciudades; ese poder enorme que puede tranquilamente aniquilar una nación suprimiéndole los créditos —tienen el ejemplo aquí en los países de América— y a cambio de esos créditos exigen que, en estos países, se aplique la religión liberal.

Tienen así una fuerza asombrosa y un poder indudablemente diabólico.

Tienen también sus medios de comunicación que están todos en manos de la masonería. En Europa ya no existen periódicos católicos, no los hay ni en Italia ni en Francia ni en Suiza, todos están en manos de los poderes internacionales.

Ahora, finalmente, están en camino de instalar una Superreligión; tienen ustedes conocimiento de la reunión realizada en Asís el 27 de octubre pasado. Pues bien, no se trata de ésta como punto de partida de tal instalación, sino de una que la precediera, realizada el 29 de septiembre.

Yo mismo no lo sabía, para enterarme tuve que viajar a Roma en octubre pasado.

Es decir, un mes antes de la reunión de Asís que presidiera Juan Pablo II, se realizó otra reunión, también allí, presidida por el príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina de Inglaterra, en la cual se hallaban las cinco grandes religiones de la tierra, dentro de la misma Basílica.

Salió esto en varios diarios italianos; allí figura el discurso pronunciado por el citado príncipe en aquella ocasión, dijo él: “Así se obtiene la gracia de tener unidas aquí las cinco grandes religiones de la tierra, al fin ya no hay tapujos, al fin se acaba una sola y única verdad religiosa y al fin se suprime el escándalo cristiano de aquel hombre que vivió hace 20 siglos y pretendió decir de sí mismo: soy el camino, la verdad y la vida”.

Y bien, ¿es o no una declaración contra Nuestro Señor Jesucristo?

Esto sucedió un mes antes en el mismo lugar en el que se realizaría el encuentro del Papa.

Podríamos decir que Roma no sabía de aquel encuentro; sin embargo bien que lo sabía. Así, ante el príncipe de Edimburgo, los jefes de las religiones y el Superior General de los Franciscanos, una bailarina hindú danzó a favor de la naturaleza, puesto que el encuentro era —justamente— en defensa de la naturaleza. El padre Superior dudó un momento ante esta realización de la danza pagana dentro de la Basílica y ante el altar de San Francisco y se remitió a Roma; y dicen los diarios que Roma un poco después respondió que “no tiene importancia”, “que se haga”.

Esto no es más que una etapa para llegar a la formación de esa SUPER RELIGIÓN; ya saben que el Papa fue invitado para el año próximo a Japón para la realización de lo que se llamará el parlamento de las religiones.

Esto no es más que la religión del liberalismo, esa religión que instala su voluntad, que instala su programa para reemplazar el de la verdadera religión católica, eso es algo abominable.

Tiene también, esta religión del liberalismo, sus condecoraciones. El mismo presidente Alfonsín salió en los diarios de Europa recibiendo de un grupo de judíos una condecoración de la libertad religiosa, por propender a la realización de las ideas liberales. Esa misma condecoración la recibió el cardenal Bea, aquel que insistió durante el Concilio para introducir la “libertad religiosa”, la libertad, no de Dios, sino de los derechos del hombre, de manos de la misma secta.

Es toda una organización, un verdadero complot, meditado, pensado punto por punto para destruir toda la cristiandad. Lo dijo bien S.S. León XIII, que el fin que interesaba a estas asociaciones era destruir las instituciones cristianas y particularmente, una contra la cual se encaminan: la familia.

Cada vez hay menos matrimonios en todo el mundo, inclusive en las mismas legislaciones se sostiene la unión libre; en muchos países son menores los impuestos a los concubinos que para quienes sostienen y tienen un verdadero matrimonio. Es el desorden completo.

Y ahora llegamos al momento principal, es el golpe maestro pensado por Satanás; introducir en la Iglesia esta falsa religión, sirviéndose de sus hombres —sobre todo los episcopados— para establecer la revolución liberal.

Aquí mismo en Argentina, tienen un ejemplo: lo supe al llegar, algunos obispos hicieron un esfuerzo en contra del divorcio declarando, acerca de los diputados que habían votado la ley favorablemente, que no podrían recibir la Comunión, pues bien, se los ha obligado a retractarse. ¿Qué hacían esos obispos? No hacían más que aplicar lo que está indicado en el Derecho Canónico.

Podrían preguntarse cuál es el espíritu que domina en Roma para que sea Roma quien obligue a los obispos a desdecirse. Es una situación verdaderamente asombrosa., inverosímil.

Esa infiltración en el seno de la Iglesia se realizó sobre todo después del Concilio Vaticano II; el mismo Cardenal Ratzinger en su libro “Teoría del principio teológico”, dice claramente que luego de los años sesenta hubo algo que cambió en el seno de la Iglesia católica, reconociendo ahora, principios que le son ajenos, que vienen de 1789, de la Revolución Francesa.

Esto dice abiertamente; inclusive, que el Vaticano II fue el golpe final, que a partir de él no se nombran más que obispos favorables a la revolución liberal. Vean por ejemplo en Chile, Brasil, Alemania, Suiza, Francia, Italia, todos esos obispos son liberales, pro-socialistas y hasta marxistas.

La revolución estaba instalada fuera y en contra de la Iglesia; ahora, por medio de sus hombres, se halla adentro y asistimos a su crucifixión. Ella sufre una verdadera pasión. Lo dijo el mismo Paulo VI, que asistimos a la autodemolición de la Iglesia. ¿Qué quería decir? La destrucción por los mismos hombres de la Iglesia.

Es clarísimo, como en Francia, Mitterrand pudo llegar al gobierno gracias a los obispos que entusiasmaron a los fieles para votarlo, para votar al socialismo. En cuanto fue nombrado presidente atacó con todas sus fuerzas las escuelas católicas, para estatizarlas, y no fueron los obispos quienes presentaron oposición, sino los fieles, que en número de dos millones llegaron a París para protestar contra la enseñanza libre. Los obispos no hicieron nada.

Ustedes deben tener en cuenta el encuentro de Asís del Papa, para nosotros, que tratamos de permanecer unidos a la Iglesia y a la Tradición, es indignante. Yo mismo le escribí a ocho cardenales para que por el amor de Dios, trataran de impedir que el Papa realizara el escándalo de Asís, ubicándose a un mismo nivel con las falsas religiones inventadas por el diablo, eso no es más que un horror y una abominación, y nosotros renegaríamos de nuestra fe católica si no nos indignáramos ante este nuevo escándalo.

Ni siquiera un cardenal levantó la voz en contra; sólo uno me respondió: “Yo no puedo hacer nada ya no me queda nada que hacer, que el Papa haga lo que quiera”.

El Cardenal Arzobispo de Burdeos, Monseñor González, cuando yo estaba en España a comienzos de este mes, publicó un artículo en que sostenía que el “encuentro” era una cosa muy buena. Esto es enceguecimiento, como dice la Escritura: “Tienen ojos y no ven”.

Ante esto nos encontramos. Debemos, entonces, reagruparnos, como verdaderos católicos, en torno a los altares. Altares católicos y no esas mesas de comunión. Altares del verdadero Sacrificio, junto a los verdaderos sacerdotes, verdaderos obispos, verdadera doctrina, verdadera Religión, para asistir a la verdadera Misa católica.

Es el altar el tesoro de la Iglesia. El sacrificio de Nuestro Señor es lo más hermoso, lo más grande, lo más sublime que Él nos dejara. Debemos reencontrarnos ahí, en esos altares, para reconstruir la Cristiandad.

Todas las gracias proceden de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo. Gracias que han hecho muchos mártires por Dios, que le han dado a la Cristiandad el espíritu misionero. Si queremos entonces, decía, reconstruir la Cristiandad, debemos Adorarle en esos altares y para tenerlos, necesitamos sacerdotes [...]

Debemos hacer familias cristianas, es a través de ellas de donde proceden las vocaciones. Familias numerosas, unidas, donde se reza en común, donde se dan ejemplos, donde reina la modestia y las virtudes cristianas.

Nosotros queremos volver a proclamar a Nuestro Señor como Rey; no queremos otro Rey más que Él. El Reino Universal, no solamente en nuestras familias sino también en nuestras ciudades; el Reino de Nuestro Señor como fue predicado durante siglos. Que podamos decir: “Más vale morir que traicionarlo”.

Gracias por vuestra atención.

¡Viva Cristo Rey!

LA FALSA CARIDAD LIBERAL: A PROPÓSITO DEL “IR A ROMA” DE LA NEOFSSPX

Los peores secuaces de la traición hablan de “caridad para con Roma”. Otros mencionan “convertir a los romanos”. Algunos ven en el Sermón de Mons. De Galarreta un plan santo de acción.

Según estos mismos, somos nosotros, los recalcitrantes, los que faltamos a la caridad, por intransigentes. Entonces viene bien recordar aquellas luminosas sentencias que a continuación traemos:

Para mayor comprensión les proporcionamos otra parte sin desperdicio sobre esta misma materia: Respuestas a los Católicos liberales por el P. Sardá (1)

Padre Félix Sardá y Salvany

EL LIBERALISMO ES PECADO

Capítulo XXI

De la sana intransigencia católica

en oposición a la falsa caridad liberal

¡Intransigente! ¡Intransigencia! Oigo exclamar aquí a una porción de mis lectores más o menos resabiados, tras la lectura del capítulo anterior.

¡Qué modo de resolver la cuestión tan poco cristiano! ¿Son o no prójimos, como cualquier otro, los liberales? ¿A dónde vamos a parar con estas ideas? ¿Cómo tan descaradamente se recomienda contra ellos el desprecio de la caridad?

“¡Ya apareció aquello!”, exclamaremos nosotros a nuestra vez. Ya se nos echó en nosotros lo de la “falta de caridad”.

Vamos, pues, a contestar también a este reparo, que es para algunos el verdadero caballo de batalla de la cuestión. Si no lo es, sirve a lo menos a nuestros enemigos de verdadero parapeto.

Es, como muy a propósito ha dicho un autor, hacer bonitamente servir a la caridad de barricada contra la verdad.

Sepamos, ante todo, qué significa la palabra caridad. La teología católica nos da de ella la definición por boca de un órgano, el más autorizado para la propaganda popular, que es el sabio y filosófico Catecismo.

Dice así: Caridad es una virtud sobrenatural que nos inclina a amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.

De esta definición, después de la parte que a Dios se refiere, resulta que debemos amar al prójimo como a nosotros mismos, y esto no de cualquier manera, sino en orden y con sujeción a la ley de Dios y por amor de Dios.

Ahora bien: ¿Qué es amar? Amare est velle bonum, dice la filosofía: “Amar es querer bien a quien se ama”.

¿Y a quién dice la caridad que se ha de amar o querer bien? Al prójimo, esto es, no a tal o cual hombre solamente, sino a todos los hombres.

¿Y cuál es este bien que se le ha de querer para que resulte verdadero amor? Primeramente el bien supremo de todos, que es el bien sobrenatural; luego después, los demás bienes de orden natural, no incompatibles con aquél.

Todo lo cual viene a resumirse en aquella frase “por amor de Dios”, y otras mil de análogo sentido. Síguese, pues, de ahí, que se puede amar y querer bien al prójimo (y mucho) disgustándole, y contrariándole, y perjudicándole materialmente, y aun privándole de la vida en alguna ocasión.

Todo estriba en examinar si, en aquello que se le disgusta o contraría o mortifica, se obra o no en bien suyo, o de otro que tenga más derecho que él a este bien, o simplemente en mayor servicio de Dios.

1º) O en bien suyo. Si claramente aparece que disgustando y ofendiendo al prójimo se obra en bien suyo, claro está que se le ama aún en aquello en que por su bien se le disgusta y contraría.

Así al enfermo se le ama abrasándole con el cauterio o cortándole la gangrena con el bisturí; al malo se le ama corrigiéndole con la reprensión o el castigo, etc. Todo lo cual es excelente caridad.

2º) O en bien de otro prójimo que tenga derecho mejor. Sucede frecuentemente que hay que disgustar a uno, no en bien propio suyo, sino para librar de un mal a otro a quien el primero se lo procure causar. En este caso es ley de caridad defender al agredido de la violencia injusta del agresor, y se puede hacer mal a éste cuanto sea preciso o conveniente para la defensa de aquél.

Así sucede cuando en defensa del pasajero, a quien acomete el ladrón, se mata a éste. Y entonces matar o dañar, o de otra cualquier manera ofender al injusto agresor, es acto de verdadera caridad.

3º) O en el debido servicio de Dios. El bien de todos los bienes es la divina gloria, como el prójimo de todos los prójimos es para el hombre su Dios. De consiguiente, el amor que se debe a los hombres, como prójimos, debe entenderse siempre subordinado al que debemos todos a nuestro común Señor.

Por su amor y servicio, pues, se debe (si es necesario) disgustar a los hombres; se debe (si es necesario) herirlos y matarlos.

Adviértase la fuerza de los paréntesis (si es necesario), lo cual dice claramente el caso único en que exige tales sacrificios el servicio de Dios.

Así en guerra justa, como se hieren y se matan hombres por el servicio de la patria, se pueden herir y matar hombres por el servicio de Dios; y como con arreglo a la ley se pueden ajusticiar hombres por infracción del Código humano, puédense en sociedad católicamente organizada ajusticiar hombres por infracción del Código divino, en lo que obliga éste en el fuero externo. Lo cual justifica plenamente a la maldecida Inquisición.

Todo lo cual (cuando tales actos sean necesarios y justos) son actos de virtud, Y pueden ser imperados por la caridad.

No lo entiende así el Liberalismo moderno, pero entiende mal en no entenderlo así. Por esto tiene y da a los suyos una falsa noción de la caridad, y aturrulla y apostrofa a todas horas a los católicos firmes, con la decantada acusación de intolerancia e intransigencia.

Nuestra fórmula es muy clara y concreta. Es la siguiente: La suma intransigencia católica es la suma católica caridad.

Lo es en orden al prójimo por su propio bien, cuando por su propio bien le confunde y sonroja y ofende y castiga.

Lo es en orden al bien ajeno, cuando por librar a los prójimos del contagio de un error desenmascara a sus autores y fautores, les llama con sus verdaderos nombres de malos y malvados, los hace aborrecibles y despreciables como deben ser, los denuncia a la execración común, y si es posible, al celo de la fuerza social encargada de reprimirlos y castigarlos.

Lo es, finalmente, en orden a Dios cuando por su gloria y por su servicio se hace necesario prescindir de todas las consideraciones, saltar todas las vallas, lastimar todos los respetos, herir todos los intereses, exponer la propia vida y la de los que sea preciso para tan alto fin.

Y todo esto es pura intransigencia en el verdadero amor, y por esto es suma caridad, y los tipos de esta intransigencia son los héroes más sublimes de la caridad, como la entiende la verdadera Religión.

Y porque hay pocos intransigentes, hay en el día pocos caritativos de veras.

La caridad liberal que hay está de moda es, en la forma, el halago, y la condescendencia, y el cariño; pero es, en el fondo, el desprecio esencial de los verdaderos bienes del hombre y de los supremos intereses de la verdad y de Dios.

————————————————-

Para mayor comprensión les proporcionamos otra parte sin desperdicio sobre esta misma materia: Respuestas a los Católicos liberales por el P. Sardá (1)

ORA PRO NOBIS

3 DE SEPTIEMBRE – SAN PÍO X

“Son seguramente enemigos de la Iglesia, y no se apartará de lo verdadero quien dijera que ésta no los ha tenido peores. Porque, en efecto, como ya se notó, ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro; en nuestros días el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen a la Iglesia.”

Papa San Pío X, Encíclica: Pascendi.  8 de septiembre de 1907

EL P. MÉRAMO TAMBIÉN RESPONDE A LOS INSULTOS DEL P. BOUCHACOURT CONTRA EL P. CASTELLANI

Castellani : Teólogo Exegético – Profético – Literato
A los indoctos e incultos que vilmente desprecian al Padre Castellani, con la consabida apocaliptofobia, conviene recordarles lo que el reconocido escritor Rubén Calderón Bouchet, dice en su prólogo al libro Las Canciones de Militis del Padre Castellani, ya que es archisabido que la ignorancia es atrevida, y peor aún cuando se la detenta desde el poder y con autoridad.
Quede claro lo que afirma don Rubén en su prólogo, del Padre Castellani: su condición de teólogo y  ortodoxia doctrinal, ante aquellos que hoy quieren negarlo o ponerlo en duda al punto de encontrar oposición y alejamiento ante los Padres de la Iglesia.
Aunque muy lamentablemente toca señalarlo, su hijo, el Padre Alvaro Calderón, no lo sigue en ésto, como digno discipulo de su venerable padre, que admiraba al P. Castellani.

ESPECIALES DE CRISTIANDAD CON EL P. CERIANI – AGOSTO 2011 – 2º PARTE

RESTABLECER LA VERDAD

SEGUNDA PARTE

El Superior del Distrito de América del Sur de la Fraternidad Sacerdotal San Pío, Padre Christian Bouchacourt, el domingo 14 de agosto de 2011 hizo anunciar a los feligreses de Córdoba lo siguiente:

El Padre Grosso, anteponiendo las enseñanzas del Padre Castellani por sobre los Padres de la Iglesia, ha decidido dejar la Fraternidad.

Hemos respondido ayer a la acusación contra el Padre Leonardo Castellani.

Hoy vamos a establecer las dos hipótesis en disputa, haciendo ver que la mala estrategia de la FSSPX es consecuencia de su errada opinión.

1.- Las dos hipótesis sobre los Sucesos Futuros

Mucha gente se pregunta:

¿Qué haremos?

El Padre Leonardo Castellani respondió:

Vosotros esperáis de mí respuestas de profeta, y yo no soy profeta; respuestas de político, y yo no soy político; soy solamente teólogo, y aun ni tanto. Yo no puedo ver mucho en términos políticos, y sólo puedo considerar ahora en términos religiosos. Un profeta podría responder en forma absoluta; un político en forma conjetural; yo puedo solamente responder en forma condicionada.

¿Y cuál es tu respuesta?

El porvenir próximo del mundo depende de un problema teológico que puede resumirse en dos hipótesis:

1ª) Sea que Jesucristo debe venir para consumar su Reino juntamente con el fin del mundo

2ª) Sea que Jesucristo debe venir para consumar su Reino antes del fin del mundo.

¿Cuál es la diferencia?

En el primer caso, si la Parusía, el Juicio Final, el Fin del Mundo y el Reino de Dios son cosas simultáneas, es muy probable que antes de esa liquidación total se produzca una profunda purificación de la Iglesia por el dolor.

Luego tendrá lugar la manifestación del Espíritu Santo en grandes santos varones, un gran triunfo de la Iglesia, un período de oro para la religión cristiana y la conversión de Europa, y por ella del mundo.

Sería el último período, por cierto, en el cual se acaben de cumplir las profecías, principalmente la de la conversión del pueblo judío y la del único rebaño con el único Pastor.

Ese período no podrá ser largo; quizás el tiempo de una vida humana, quizás 15 o 25 años.

Y después volverán, con la fuerza incontrastable de la catástrofe, las fuerzas demoníacas tremendas que vemos en acción en estos momentos; entonces se afianzará la gran apostasía, sonarán las últimas trompetas, derramando las últimas copas; y tendrá lugar la tribulación magna, cual no la ha habido desde el principio del mundo acá, la persecución externa e interna a la vez hasta el grado de lo insoportable, que deberá ser abreviada para que no perezca toda carne.

En la segunda hipótesis, si Cristo ha de venir antes, para vencer al Anticristo, y para reinar por un período en la tierra; es decir, si la Parusía, el Juicio Final y el Fin del Mundo no coinciden, sino que son dos sucesos separados (como creyeron la tradición apostólica y los Santos Padres más antiguos), entonces esa esperanza de un próximo triunfo temporal de la Iglesia no tiene fundamento; ni tampoco todas las profecías particulares que se apoyan en ella.

En ese caso, la actual persecución irá aumentando hasta su maximum; entonces se afianzará la gran apostasía, sonarán las últimas trompetas, derramando las últimas copas; y tendrá lugar la tribulación magna, cual no la ha habido desde el principio del mundo acá, la persecución externa e interna a la vez hasta el grado de lo insoportable, que deberá ser abreviada para que no perezca toda carne.

Y tú, ¿qué dices?

Yo os digo: morituri te salutant. Elijamos la peor hipótesis. Pongamos nuestra esperanza en Cristo y en su Venida, y nadie puede vencernos.

Lo que vivimos es una inmensa revolución enteramente decidida a liquidar los restos de la Antigua Cristiandad europea, frente a la cual no se ve nada capaz de impedírselo.

Es posible que esa Cristiandad europea sea el famoso katéjon de San Pablo, es decir, el Obstáculo que ataja la manifestación del Misterio de Iniquidad y que debe ser quitado de en medio antes que se manifieste el Anticristo.

Es este caso, la Iglesia vuelve a las catacumbas, desaparecen las patrias, y los pocos capaces del coraje terrible de seguir fieles a Cristo se repliegan sobre sí mismos a defender su fe y pedir su Segunda Venida.

Es decir:

1º) esta estructura externa de la Iglesia Católica, creada por la Contrarreforma y hoy casi impotente del todo y minada de internos morbos, se deshace;

2º) las patrias dejan de ser cosas sacras, convirtiéndose las naciones en organizaciones enormes de bandidaje en gran escala, es decir, en las fieras que vio Daniel en su visión y predijo que volverían;

3º) los que creen en la divinidad de Cristo son sujetos a la persecución doble:

1ª) persecución de los poderes políticos unificados por la Bestia atacan sus bienes y sus cuerpos, hasta la pena de muerte.

2ª) al mismo tiempo, persecución de una falsa religión universal y poderosísima, que llegará quizás a apoderarse de la misma Sede Romana y atacará sus almas.

Y mientras tanto, ¿qué hacemos? Sigue leyendo

ESPECIALES DE CRISTIANDAD CON EL P. CERIANI – AGOSTO 2011 – 1º PARTE: EL PADRE CASTELLANI Y LOS SANTOS PADRES

RESTABLECER LA VERDAD


El Superior del Distrito de América del Sur de la Fraternidad Sacerdotal San Pío, Padre Christian Bouchacourt, el domingo 14 de agosto de 2011 hizo anunciar a los feligreses de Córdoba lo siguiente:

El Padre Grosso, anteponiendo las enseñanzas del Padre Castellani por sobre los Padres de la Iglesia, ha decidido dejar la Fraternidad.

En los que han oído o leído estas palabras del Padre Bouchacourt ha quedado claro que lo enseñado por el Padre Leonardo Castellani contradice la doctrina de los Padres de la Iglesia.

Esto no responde a la verdad de las cosas; y pretender que los feligreses lo acepten constituye una mentira.

Este tema está íntimamente ligado con la apreciación de la crisis actual, su diagnóstico y la actitud respecto de ella.

De allí deriva la llamada “estrategia de la FSSPX” en sus relaciones con la Roma anticristo y modernista.

Es nuestro deber, por lo tanto, responder, no sólo a la acusación contra el Padre Leonardo Castellani, sino también y especialmente:

- Establecer bien las dos hipótesis en disputa.

- Hacer ver cómo la mala estrategia de la FSSPX es consecuencia de su errada opinión.

- Presentar la verdadera estrategia

Nuestros Especiales de agosto tendrán, por lo tanto, tres partes:

I.- El Padre Castellani y los Santos Padres

II.- La Parusía y los sucesos que la entornan

III.- ¿Cuál es la verdadera estrategia?

PRIMERA PARTE

1.- La cuestión del Milenismo

2.- San Jerónimo y San Agustín

3.- Supuesta condena del Milenismo

1.- LA CUESTIÓN DEL MILENISMO

La exégesis de toda la Escritura voltea hoy día en torno de la exégesis del Apokalipsis; y la exégesis del Apokalipsis voltea en torno del Capítulo Veinte. Esta es la situación neta.

Este capítulo puede interpretarse alegóricamente o bien literalmente; es decir, o es una alegoría o “mito”, o es una profecía. No hay otra salida.

El capítulo XX predice esencialmente dos resurrecciones al fin del mundo; y entre ellas un largo período de tiempo (“mil años”) de prosperidad de la Iglesia, llamado “el Milenio” o el Reino Milenario.

Hay tres interpretaciones posibles del Apokalipsis y nada más que tres; dos católicas y una herética:

1ª) La interpretación literal patrística. Ella cree, como he dicho, que habrá en efecto dos resurrecciones después de la Venida de Cristo y la derrota del Anticristo, y un nuevo reino de Cristo en la tierra de gran paz y prosperidad; y este espacio de tiempo será el Juicio final, con la resurrección Universal, también de los malvados, al final.

Los que exponen totalmente esta doctrina son San Ireneo Obispo de Lyon en el siglo II, y el retórico Lactancio, el maestro de San Agustín en el siglo cuarto, y en gran parte uno de los cuatro Doctores Máximos de la Iglesia Latina, San Ambrosio, también maestro de San Agustín. Todos los demás fragmentariamente; pero es común a toda la Iglesia. Naturalmente estoy hablando de los escritos que nos quedan: muchas obras dese tiempo se han perdido y nos quedan fragmentos o solamente el título.

2ª) Casi al mismo tiempo que los Apóstoles, viviendo el Apóstol Juan, un hereje de origen judío, Kerinthos, suscitó una complicada herejía con una interpretación carnal o crasa de las profecías escatológicas: que según él predicen la restauración o instauración del poderío judío en el mundo por medio de Cristo, un reino mundano en el cual los judíos cristianos se van a vengar de sus enemigos incluso por medio de guerras, la restauración de la ley de Moisés con la circuncisión, el Templo y los sacrificios de animales; o sea, la idea de los fariseos en tiempo de Cristo y finalmente, como recompensa por las penurias sufridas por los justos, grandes fiestas, festejos y francachelas, bastante carnales al parecer, si no obscenas; lo cual pone furioso a San Jerónimo.

“Milenismo carnal, milenismo craso o kiliasmo” se llama esta herejía.

Encontrarán Uds. en la literatura actual con mucha frecuencia escritos sobre el “milenarismo” (mejor es decir “milenismo”) dividido en dos: “milenismo espiritual y milenismo carnal”. Esta división ocasiona fácilmente el error de creer hay un género llamado milenismo y dos especies de él, el espiritual y el carnal. No hay tal cosa: existe la interpretación literal de los Padres de la Iglesia y su corrupción por Kerinthos; una herejía; no pueden alinearse juntas ni referirse al mismo género. Este error es hoy día frecuente; y el culpable, por desgracia, es San Jerónimo.

3ª) La tercer interpretación es el “alegorismo” inventado por el hereje donatista Tyconio en el siglo IV, la cual adoptó San Agustín después de ser milenista o literalista (en el sermón 259) y le comunicó un enorme impulso hasta nuestro días, en que es la más frecuentemente enseñanza, aunque no la única
como pretenden muchos alegoristas; no lo pretendió San Agustín por cierto, el cual expresamente dice que no sabe si es la verdadera.

Lactancio expone cumplidamente casi todos los puntos capitales del “milenismo espiritual”, a saber:

1- Surgirá en el mundo el Anticristo, un ser personal no colectivo, un Tirano, el “Emperador Plebeyo”.

2- Perseguirá a la Iglesia hasta extinguirla —aparentemente.

3- Durará poco la persecución: tres años y medio.

4- Cristo volverá entonces y con una palabra (con “un aliento de su boca”) derrotará al Tirano.

5- Resucitarán muchos muertos, lo mismo que pasó cuando resucitó Cristo.

6- Seguirá una época de paz y tranquilidad para la religión, una Iglesia realmente nueva, que durará mucho tiempo, bajo la influencia de los resucitados.

7- En ese tiempo próspero es posible (aunque no seguro) que sigan resucitando los Justos poco a poco según sus méritos. Y eso sería lo que llamamos “el Juicio Final”.

8- Después se entibiará poco a poco la fe; habrá en el mundo malvados (naturalmente, el hombre seguirá siendo libre y habrá manchas o rincones en el mundo donde no reinará la fe) como había en Europa durante la Edad Media; por ejemplo, los Albigenses, que se sublevaron en el siglo XII, y pusieron en peligro a toda Europa.

9- Gog y Magog se sublevarán contra Jerusalén; un Rey, una Raza que están también nombrados en Zacarías profeta, el cual predice también esta sublevación. Los Santos Padres creen que Gog y Magog designan a los Escitas, “tan blancos como crueles” – dice Cervantes en el Quijote; es decir, a los pueblos que hoy llamamos Rusia y Siberia.

10- Un fuego inteligente bajará, morirán en el mismo instante todos los vivientes, resucitarán los condenados al infierno (si es que no han resucitado antes y han sido ellos los que han atacado la Ciudad Santa, como ponen algunos), y será el término del Juicio Universal.

11- Dios restaurará todas las cosas; y hará “cielos nuevos y tierra nueva”, según está prometido; es decir, cielo y tierra renovados, transfigurados, embellecidos.

Esta es la interpretación que San Agustín recibió de su maestro Lactancio. Pero a mitad de su vida, por influjo de San Jerónimo, “se dio vuelta”, tomó la exégesis del hereje Tyconio, y en su libro “La Ciudad de Dios“, cap. XX, propuso la interpretación alegórica del Apokalipsis.

Hubo desde entonces una “reversión de la exégesis”, empezó a primar la exégesis alegórica.

La causa desto fue “el error de San Jerónimo”. Sigue leyendo

TRAGEDIA EN LA IGLESIA CHINA

He conocido en mi lejana juventud a misioneros españoles expulsados de China. Por ellos entendí el dolor  de una cristiandad cuyas primeras semillas sembró Javier muriendo a las puertas de China -cuya conversión a la Iglesia católica creía clave para rendir el Oriente a la Iglesia- y que me narraban sus desventuras y las de aquella Iglesia entonces floreciente cargada de promesas. Por eso entendereis que la traducción- o mejor dicho arreglo apresurado de una traducción automática- que aquí os presento-de un artículo de la admirada Marian T.Horvat- la haya hecho entre lágrimas. La sombra de la Iglesia Conciliar es alargada, ha llegado hasta la Iglesia Católica en  lasCatacumbas de China.

Apostasías en la Iglesia clandestina
causadas por carta papal

Por Marian T. Horvat

Tomado de Tradition in Action y taducido para Amor de la Verdad

Recientemente,  los sacerdotes católicos en la clandestinidad y los fieles de la diócesis de Baoding en China,  recibieron la noticia de  que su obispo Francis An Shuxin se había unido a la Asociación Patriótica (AP),  dirigida por los jerarcas de la iglesia Oficial que siempre había sido condenada por la Iglesia Católica. Héroe  de larga trayectoria por  su resistencia  a  reconocer la AP, el obispo An estuvo encarcelado en 1996 durante 10 años por la policía del Estado. Fue puesto en libertad en julio de 2006. Después de leer la carta de 2007 Benedicto XVI  en la que dice a los católicos chinos que aceptaran  fusionanarse con la AP,  decidió aceptarla,  cosa que había dicho que nunca haría, porque no podía ser infiel a Roma y al Santo Padre.  La Oficina para Asuntos  Religiosos del Gobierno  había insistido en que para ser reconocidos oficialmente y poder trabajar, tenían que unirse a la Iglesia Patriótica.

El obispo An Shuxin, Iglesia Subterránea
Católicos clandestinos enterados recientemente de la deserción de su Obispo An que reconoció a la Asociación Patriótica

Así lo hizo. La fecha de su apostasía es vaga, pero las noticias que llegan dan  la impresión de que su adhesión a la Asociación Patriótica Comunista es muy reciente. En la actualidad es director adjunto de la AP y presidente de la Comisión de los Asuntos de la Iglesia de Baoding (CPCA).

La reacción de los fieles  a su decisión ha confundido – mejor devastado – a la Iglesia Católica clandestina. Asombro,  indignación y  dolor se registraron len las reacciones de los fieles. ”Un desastre para la diócesis de Baoding“, se lamentó un sacerdote. ”Ha perdido toda su credibilidad“, afirmó otro. “Es un traidor“, dicen otros, y “aunque quisiera volver, no se podría ya confiar en él” (1) Durante décadas, la Iglesia Clandestina china nunca se había comprometido con la AP. Sus obispos y sacerdotes han pagado el precio de la persecución  hasta  con sus vidas por la adhesión a Roma.  Lo hecho por el obispo An es una bofetada a su fidelidad.

Es claro que muchos miembros de la Iglesia clandestina ven  esta  acción como una traición del Vaticano. Según informes de prensa, la mayoría de los católicos clandestinos  creen que  la orientación dada por el Papa en su Carta de 2007 en pro de  la fusión con la Asociación Patriótica es incompatible con la doctrina católica.” 

La apostasía se debió a la Carta del Papa

¿Por qué un obispo – después de décadas de heroísmo frente a los sufrimientos y persecuciones de las autoridades comunistas en China para permanecer fiel al Romano Pontífice – de repente cambia de opinión y se une  a la Asociación Patriótica?

El prelado, de 60 años, dijo a sus fieles que pasó a formar parte del órgano de gobierno comunista “por el bien de la Iglesia y la urgente necesidad de evangelizar“. Como presidente de la CPCA, señaló “que se podría manejar mejor la diócesis para que la Iglesia local pudiera funcionar normal y públicamente. No se puede trabajar con normalidad si no se recibe el reconocimiento del gobierno, como otros obispos han recibido en sus diócesis“, añadió. (2) Como él había condenado enérgicamente estos mismos argumentos, la pregunta sigue siendo: ¿Por qué un obispo da un giro así y decide someterse el gobierno comunista?

Asociación Patriótica celebra 50 años
La Asociación Patriótica celebra su 50 aniversario con las autoridades comunistas

Él admite que fue un giro el tomar esta decisión, “yo me negué a unirme a la AP en un primer momento después de ser liberado en 2006″, dijo. “He cambiado de opinión después de leer la carta del Papa.” (3) Se refiere a l Carta a la Iglesia Católica de China  de 2007 en la que Benedicto XVI abrió la puerta a los obispos clandestinos para unirse a los organismos del Estado en aras de la “unidad”.

El Obispo An  señala que la carta deja la decisión de unirse a esos organismos a los obispos y no les culpabiliza  por  hacerlo.

En el Compendium  que el Vaticano publicó  más tarde con el fin de aclarar ciertos puntos que inducen a confusión en la carta, también dice claramente que los fieles puedan asistir sin problema de conciencia a las misas de la Asociación Patriótica, en caso de que  les resulte más cómodo el hacerlo. Esto es para facilitar “un proceso de reconciliación espiritual” y prepararse para una eventual “fusión estructural de las comunidades católicas oficiales y no oficiales.” (4) Es decir, después de leer la carta, el Obispo An  dijo que podía unirse a la Asociación Patriótica y permanecer en unión con Roma – con la bendición de Benedicto XVI. Lo que cambió no fue la enseñanza de que un católico no puede aceptar otra iglesia sin abandonar su fe. Lo que cambió fue la posición del Vaticano establecida en la Carta de Benedicto XVI, que abrió la puerta a las concesiones que hasta entonces eran inaceptables e impensables.

Un mal precedente para que otros hagan los mismo

No hay indicios de que el obispo An haya disgustado al Vaticano por su decisión a aceptar la Asociación Patriótica. Por el contrario, dijo que había informado al Vaticano varias veces sobre la situación de la diócesis y recibió la aprobación de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos por sus esfuerzos en la reconciliación. (5)

Católica clandestina arrestados en Baoding
Las detenciones de católicos clandestinos crecen en Baoding

Parece que la mayoría de los 60 sacerdotes clandestinos en la diócesis de Baoding que estaban trabajando en secreto bajo su liderazgo, se han negado a obedecrele.  El Obispo An comentó que este grupo no está cooperando con él, porque estos sacerdotes “no pueden abandonar su propia manera de pensar” y  aceptar  ”una nueva mentalidad” con el fin trabajar de manera pública y normal.  Lo que está haciendo  es el resultado de seguir el pensamiento “nuevo “de la Carta del Papa para abandonar la Iglesia clandestina y someterse al comunismo por el bien de la unidad. El Obispo An fue un obispo muy influyente y respetado -. dirigió el seminario clandestino de Baoding hasta su detención cuando el seminario fue disuelto . Kwun Ping-hung, un experto en China y el Vaticano, residente en Hong Kong, dijo que el Vaticano le había pedido que  él dirigiera los esfuerzos hacia la reconciliación y la unidad entre la Iglesia oficial y la Iglesia clandestina en Baoding. (6) Baoding es el centro de la resistencia anti-comunista, con la mayor concentración de católicos, la mayoría de ellos en la Iglesia clandestina. Por esta razón, el gobierno chino siempre ha puesto en marcha su mayor campaña de arrestos de los Obispos, los sacerdotes y los fieles con intención de someterlos.Esa táctica no consiguió atenuar el ardor de los valerosos católicos clandesrtinos chinos. Lamentablemente, la Carta del Papa puede tener éxito en lograr lo que las persecuciones y encarcelamiento no han podido lograr – poner fin a la resistencia anti-comunista de los fieles católicos y el cierre de la Iglesia Cladestina

. Aprobación tácita del Vaticano

El Papa hace apostasías en China
Bendiciones para los obispos que se fusionen …

Ahora la Iglesia Comunista de China está exhibiendo al Obispo An como el pez grande que aceptó la Autoridad  Patriótica – una supuesta prueba de que la política religiosa del gobierno es la correcta. La única palabra del Vaticano es su insistencia en que  no se hizo  presión al Obispo An para unirse la Iglesia Oficial.  Como  no emite una amonestación o lamento por lo que hizo el Obispo  An,  ello constituye una aprobación tácita ante China y el mundo.

¿Qué vendrá después? ¿ La deserción dell Obispo conducirá a otros a lo mismo?¿ Los otros tres obispos locales clandestinos que permanecen detenidos y una docena de sacerdotes recién arrestados seguirán el camino del  Obispo An y se unirán a la Iglesia Patriótica? A día de hoy,  hay sacerdotes clandestinos  que siguen detenidos  y les dicen que pueden recuperar su libertad si se unen a la AP. Ya  hay dos sacerdotes de la Iglesia clandestina de la diócesis de Baoding   que han decidido unirse a la Asociación Patriótica. Fueron sacados de la cárcel inmediatamente . (7) Estas son algunas de las primeras  apostasías, frutos malos de la carta de Benedicto XVI, y me temo que hay más por venir.

1. ”La elección de Monseñor. Au Shuxin: un desastre para la diócesis de Baoding, “ Asia News en línea , 04 de noviembre 2009
2. ”Obispo chino se une a la agencia estatal después de leer la carta del Papa sobre la unidad, SNC en línea , 12 de noviembre 2009
3. Ibid.
4. Margaret Gallitzin, el Vaticano insiste: los católicos chinos deben fusionarse , TIA sitio web
5. ”China se une a la agencia estatal obispo después de leer la carta del Papa sobre la unidad”, op. cit.
6. ”La elección de Monseñor. Au Shuxin: “un desastre para la diócesis de Baoding,” Asia News en línea, 04 de noviembre 2009
7. ”El dolor y el debate saludar caso de Monseñor. An Shuxin, “ Asia News en línea, 4 de noviembre de 200

Publicado 20 de noviembre 2009

HISTORIA Y “DOCTRINA” DEL CAMINO NEOCATECUMENAL – LA HEREJÍA APLAUDIDA POR LOS ÚLTIMOS PAPAS (Y POR MONS. RIFÁN)

Por Rafael Mancia desde el Salvador

Historia del Camino Neocatecumenal


1. Comienzos del Camino Neocatecumenal en Palomeras.

El Camino Neocatecumenal nace en el año 1964 cuando Kiko Argüello, pintor nacido en León (España), y Carmen Hernández, licenciada en Química y formada en el Instituto Misioneras de Cristo Jesús se encuentran en las barracas de Palomeras Altas a las afueras de Madrid.

Allí, Kiko tras pasar por una crisis existencial, y siguiendo los pasos de Charles de Foucault, se fue a vivir durante tres años entre los más pobres y descubrió en el sufrimiento de los inocentes, el misterio de Cristo Crucificado.

Por su parte, Carmen que había estado en contacto con la renovación del Concilio Vaticano II a través del P. Pedro Farnés Scherer (liturgista) y que, llamada por el Obispo, estaba tratando de formar un grupo para ir a evangelizar a los mineros de Oruro (Bolivia), conoció a Kiko. Fue entonces, en este ambiente de las barracas, en medio de una sociedad constituida por gitanos y quinquis, en gran parte analfabetos, vagabundos, ladrones, prostitutas y jóvenes delincuentes, cuando se constituye el germen que dio lugar a una síntesis kerigmática, teológico-catequética, que es la columna vertebral de este proceso de evangelización de adultos que es el Camino Neocatecumenal.

2. Acogida del Camino por los Obispos

Poco a poco esta semilla fue reconocida por el Arzobispo de Madrid, Mons. Casimiro Morcillo, quien visitó las barracas y constató la acción del Espíritu Santo. Asimismo, dio su bendición y mandó llevarlo a las parroquias de Madrid, poniendo como condición que el Párroco estuviese como centro, aprobando ad experimentum las novedades litúrgicas necesarias para la iniciación cristiana, los tres pilares conformados por: la palabra, la liturgia y la comunidad.

De esta forma, el Bautismo aparece como un itinerario a recorrer para conseguir una fe adulta, capaz de responder a los cambios de la sociedad y así el Camino fue llevado a las parroquias. Kiko, Carmen y algunos hermanos pobres de las barracas, eran invitados por el párroco a la Eucaristía y allí contaban su experiencia. Pasaron por Madrid y posteriormente, fueron a Zamora y de nuevo volvieron a distintos barrios de la periferia de Madrid.

3. Definición y síntesis de la misión del Camino Neocatecumenal

En abril de 1970, surge la necesidad de hacer una reflexión sobre las primeras experiencias del Camino Neocatecumenal. De este modo, los iniciadores sus iniciadores junto con los responsables, presbíteros y algunos párrocos de las primeras comunidades existentes se reunieron para dar unas respuestas básicas a esta nueva realidad eclesial y que se recogen en el Estatuto del mismo:

¿Qué es la comunidad?

La comunidad es la Iglesia: que es el cuerpo visible de Cristo resucitado. Nace del anuncio de la Buena Nueva que es Cristo. Este anuncio es apostólico, lo que implica “unidad y dependencia del Obispo, garantía de la verdad y de la universalidad”.

¿Cuál es la misión de estas comunidades en la actual estructura de la Iglesia?

“Hacer visible un nuevo modo de vivir hoy el Evangelio teniendo presente los profundos anhelos del hombre y el momento histórico de la Iglesia”.

¿Cómo se realiza esta misión?

“Estas comunidades nacen y desean permanecer dentro de la Parroquia, con el párroco para dar los signos de la fe: el amor y la unidad”.

4. Reconocimiento por parte de la Congregación del Culto Divino

Una vez que el Camino ya se había difundido por distintas diócesis de Italia, Kiko y Carmen fueron llamados por la Congregación para el Culto Divino para que le explicarán en qué consistía el “itinerario de redescubrimiento del bautismo” y los distintos ritos. Tras la reunión con el entonces secretario de la Congregación, Mons. Annibale Bugnini (ver más adelante) se acordó el nombre de neocatecumenado como un itinerario de formación cristiana post-bautismal que seguía las indicaciones propuestas del “Ordo Initiationis Christianae Adultorum”.

Destaca también la característica recogida en el Estatuto por la cual se reconoce “la posibilidad de vivir la vida cristiana en comunidad, recuperando el modelo eclesial de los primeros siglos“.

Al respecto, Juan Pablo II en su carta a Mons. Paul J. Cordes reconoce al Camino como “un itinerario de formación católica válido para la sociedad y para los tiempos de hoy”.

5. Los frutos del Camino Neocatecumenal

Entre los distintos dones que el Espíritu Santo ha suscitado en el Camino Neocatecumenal destacan: los catequistas itinerantes, las familias en misión, los seminaristas “Redemptoris Mater” y las comunidades en misión.

-Los catequistas itinerantes:

Surgen debido a la situación de secularización que existía en tantas parroquias, lo que preocupaba a muchos Obispos, es por esto que solicitan desde otras ciudades y naciones la posibilidad de abrir el camino. Para hacer frente a esta misión, en los encuentros de catequistas se solicita libremente a catequistas que estén dispuestos a anunciar el Evangelio. A partir de ahí se fijan equipos itinerantes de evangelización compuestos por mujeres y hombres célibes o por matrimonios que vayan acompañados de un sacerdote para abrir el Camino Neocatecumenal en aquella parte que el Obispo solicite.

-Familias en misión: Sigue leyendo