DEVOCIONES: Novena a San Pío X – Día Tercero

Novena a San Pío X – Día Tercero

En las Oraciones para cada día de la Novena se glosan los principales documentos publicados durante el glorioso Pontificado de San Pío X.
Los hechos milagrosos que se relatan, constan probados en el expediente de canonización y son recogidos por sus más eminentes biógrafos.
SAN PIO X
Por la señal de la Santa Cruz, etc.
Acto de contrición.
 
ORACIÓN PREPARATORIA
PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
Eterno Dios, que por tu inagotable Providencia das a tu Iglesia en cada momento el Pastor más conveniente a sus supremos intereses, por la memoria del que fue Padre celosísimo y eficaz para la propagación de nuestra Fe y para el bien de toda la humanidad, San Pío X, te rogamos nos induzcas cada día más a tener fidelidad absoluta a las enseñanzas del Pontificado y, siguiendo la consigna del ilustre Santo, sea norma de nuestra vida instaurarlo todo en Cristo, para lograr así la paz del mundo y asegurar nuestra perseverancia final.
Te pedimos de un modo especial, ¡oh Dios misericordioso!, imprimas en nuestros corazones un profundo amor y devoción al Santísimo Sacramento del Altar, para que siendo fieles devotos de quien mereció ser designado como el Papa de la Eucaristía, no pase día sin que acompañemos a Jesús en la soledad de su Sagrario, para merecer recibirlo con la mayor frecuencia posible durante nuestra vida y especialmente, en la hora de nuestra muerte. Te suplicamos, además, nos alcances el favor que pedimos en esta Novena si ha de ser para tu mayor honra y gloria.

DEVOCIONES: PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN DE SÍ MISMO A JESUCRISTO, POR LAS MANOS DE MARÍA – DÍA 22

PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN DE SÍ MISMO A JESUCRISTO, LA SABIDURÍA ENCARNADA, POR LAS MANOS DE MARÍA.

San Luis María Grignon de Monfort

(Nota: La preparación dura 33 días. Las oraciones están al final de la lectura de cada ocasión)


Día 22

Artículo II

La Santísima Virgen y sus esclavos de amor

201. Veamos ahora los amables cuidados que la Santísima Virgen, como la mejor de todas las madres, prodiga a los fieles servidores que se han consagrado a Ella de la manera que acabo de indicar y conforme al ejemplo de Jacob.

1º María los ama

Yo amo a los que me aman (Prov 8,17). 1) Los ama, porque es su Madre verdadera, y una madre ama siempre a su hijo, fruto de sus entrañas. 2) Los ama, en respuesta al amor efectivo que ellos le profesan como a su cariñosa Madre. 3) Los ama, porque -como predestinados que son- también los ama Dios: Quise a Jacob más que a Esaú (Rom 9,13). 4) Los ama, porque se han consagrado totalmente a Ella, y son, por tanto, su posesión y herencia: Sea Israel tu heredad (Eccli 24,13).

202. Ella los ama con ternura, con mayor ternura que todas las madres juntas. Reúnan, si pueden, todo el amor natural que todas las madres del mundo tienen a sus hijos, en el corazón de una sola madre hacia su hijo único: ciertamente, esta madre amaría mucho a ese hijo. María, sin embargo, ama en verdad más tiernamente a sus hijos de cuanto esta madre amaría al suyo.

Los ama no sólo con afecto, sino con eficacia. Con amor afectivo y efectivo, como el de Rebeca para con Jacob y aún mucho más.

Veamos lo que esta bondadosa Madre -de quien Rebeca no fue más que una figura- hace a fin de obtener para sus hijos la bendición del Padre celestial:

203. 1) Espía, como Rebeca, las oportunidades para hacerles el bien, para engrandecerlos y enriquecerlos. Dado que ve claramente en la luz de Dios todos los bienes y males, la fortuna próspera o adversa, las bendiciones y maldiciones divinas, dispone de lejos las cosas para liberar a sus servidores de toda clase de males y colmarlos de toda suerte de bienes; de modo que, si se tiene que realizar ante Dios alguna empresa por la fidelidad de una creatura a un cargo importante, es seguro que María procurará que esta empresa se encomiende a alguno de sus queridos hijos y servidores y le dará la gracia necesaria para llevarla a feliz término. “Ella gestiona nuestros asuntos”, dice un santo.

204. 2) Les da buenos consejos, como Rebeca a Jacob: Hijo mío, escucha lo que te digo (Gén 27,8,). Sigue mis consejos. Y entre otras cosas, les inspira que le lleven dos cabritos, es decir, su cuerpo y su alma, y se lo consagren, para aderezar con ellos un manjar agradable a Dios. Les aconseja también que cumplan cuanto Jesucristo, su Hijo, enseñó con sus palabras y ejemplos. Y si no les da por sí misma estos consejos, se vale para ello del ministerio de los ángeles, los cuales jamás se sienten tan honrados ni experimentan mayor placer que cuando obedecen alguna de sus órdenes de bajar a la tierra a socorrer a alguno de sus servidores.

Sigue leyendo

OSKO: LA HISTORIA DE CLARA SEDE Y PEDRO VACANTE

Solamente un cuento absurdo

 sedevacante

La historia de Clara Sede y Pedro Vacante

PREFACIO IMPORTANTE: Este cuento es de lectura NO RECOMENDADA para todas aquellas personas que sufren de las siguientes patologías:

Psicofonía Abundantibus (propia de quienes se quejan de los “ríos de tinta” pero se ahogan en océanos de bites. Ej. No Pudimos),

Resistosis Sistémica (tendencia a resistir sin “ton ni son” ni inteligencia alguna aplicada: “No importa si entiendo de qué se trata esta cuestión, yo resisto”),

Perdipetrusséditis (patología similar a la descubierta por G.K. Chesterton, la Perdinavitis, pero que produce el efecto contrario).

Clara Sede y Pedro Vacante se habían conocido en Magna, la compañía para la cual trabajaban desde hacía algunos años. Magna era una empresa aseguradora de riesgos. Solía decirse que quien se aseguraba en Magna, estaba “salvado”…, es decir cubierto de las consecuencias de cualquier siniestro que le pudiera ocurrir.

Pero lo más importante en Magna eran sus tradiciones: su forma de operar, sus valores, su preocupación constante y un respeto riguroso por sus clientes.

Durante bastante tiempo, Clara y Pedro compartieron algunas cosas, como la preparación de proyectos, las reuniones de directorio en carácter de “asistentes” y su gusto por los juegos de azar. Fanáticos del café, solían compartirlo como excusa para sus amenas y extensas charlas de oficina ante las maliciosas miradas de sus compañeros de trabajo.

Clara y Pedro eran solteros. En realidad, aunque habían convivido cada cual por su lado y tal como se acostumbra últimamente, nunca se habían casado.

Sus amigos apostaban que en algún momento esa amistad terminaría en noviazgo, pero ellos parecían completamente ajenos a todo eso. Sencillamente eran amigos y nada más.

Los más sesudos entre sus parientes y amigos decían que eran incompatibles, porque en las cosas profundas no tenían nada en común, de modo que algunos consideraban imposible que el asunto entre ambos pasara a mayores.

A Pedro, todos lo tenían por un tipo algo arrogante y muy seguro de sus ideas. La clase de individuo poco agradable que no deja pasar cada oportunidad de expresar su posición sobre cualquier tema, abundando en argumentos, detalles, historia, vida y milagros de quienes tenía por autoridades irreprochables, y que solía tener la molesta costumbre de citar para esclarecer a los que, daba la impresión, consideraba más que ignorantes interlocutores.

“Es terrible el Vacante…” Así se decía por entonces.

Clara, por el contrario, escapaba de las discusiones, y por supuesto de los temas profundos.
Sigue leyendo

DEVOCIONES: Novena a San Pío X – Día Segundo

Novena a San Pío X – Día Segundo

En las Oraciones para cada día de la Novena se glosan los principales documentos publicados durante el glorioso Pontificado de San Pío X.
Los hechos milagrosos que se relatan, constan probados en el expediente de canonización y son recogidos por sus más eminentes biógrafos.
SAN PIO X
Por la señal de la Santa Cruz, etc.
Acto de contrición.
 
ORACIÓN PREPARATORIA
PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
Eterno Dios, que por tu inagotable Providencia das a tu Iglesia en cada momento el Pastor más conveniente a sus supremos intereses, por la memoria del que fue Padre celosísimo y eficaz para la propagación de nuestra Fe y para el bien de toda la humanidad, San Pío X, te rogamos nos induzcas cada día más a tener fidelidad absoluta a las enseñanzas del Pontificado y, siguiendo la consigna del ilustre Santo, sea norma de nuestra vida instaurarlo todo en Cristo, para lograr así la paz del mundo y asegurar nuestra perseverancia final.
Te pedimos de un modo especial, ¡oh Dios misericordioso!, imprimas en nuestros corazones un profundo amor y devoción al Santísimo Sacramento del Altar, para que siendo fieles devotos de quien mereció ser designado como el Papa de la Eucaristía, no pase día sin que acompañemos a Jesús en la soledad de su Sagrario, para merecer recibirlo con la mayor frecuencia posible durante nuestra vida y especialmente, en la hora de nuestra muerte. Te suplicamos, además, nos alcances el favor que pedimos en esta Novena si ha de ser para tu mayor honra y gloria.
Interponemos como intercesores a nuestras súplicas, a tan Santo Pontífice, a todos nuestros Patrones y Abogados y de un modo especial, a la Virgen Santísima, cuya protección, por medio del Santo Rosario, quiso San Pío X fuera la que asegurara la salvación del mundo.
En honor del Santísimo Sacramento, del que tan ejemplar devoto fue San Pío X, rezaremos un Padrenuestro, Avemaría y Gloria, rogando por las intenciones del Sumo Pontífice y por las necesidades de la Iglesia, con el propósito de ganar las indulgencias concedidas.
 

ORACIÓN – DÍA SEGUNDO

Glorioso San Pío X, que como dice uno de tus biógrafos, «fue como una necesidad para tu corazón hablar de María, predicar sobre María, promover en todos el amor y la devoción a María», ruega a Dios nos infunda la confianza en tan eficaz mediadora, para que en todas nuestras necesidades, en nuestros pesares, en nuestros dolores, alcemos los ojos hacia su inagotable bondad, para encontrar el remedio necesario o la resignación imprescindible.
Sigue leyendo

JORGE DORÉ: POESÍAS: TU FE

1554394_491101667686113_7781754398141690708_n

Tu fe

Tu fe debe ser simple. Simple como la vela
que ahuyenta la tiniebla del oscuro rincón,
simple como la espuma de la obediente estela
que escribe sobre el agua su lineal oración;

debe ser como el grano de mostaza pujante
que un día toca el cielo con brazos de madera,
y crecer obediente, fervorosa, constante,
austera por adentro, generosa por fuera.

No intentes, con tu llave, penetrar el misterio;
confórmate aceptando que Cristo es nuestra luz.
Haz de tu frágil barro tu propio monasterio
y busca las respuestas abrazado a la cruz.

Tu fe debe ser simple; no abundes en razones
ni dejes que tu alma se convierta en desván.
Que sean, no lo olvides, tus consideraciones,
tan simples como el vino, tan simples como el pan.

DEVOCIONES: PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN DE SÍ MISMO A JESUCRISTO, POR LAS MANOS DE MARÍA – DÍA 21

PREPARACIÓN PARA LA CONSAGRACIÓN DE SÍ MISMO A JESUCRISTO, LA SABIDURÍA ENCARNADA, POR LAS MANOS DE MARÍA.

San Luis María Grignon de Monfort

(Nota: La preparación dura 33 días. Las oraciones están al final de la lectura de cada ocasión)


Día 21

(Continuación sobre la interpretación de la historia de Jacob y cómo él es figura de los predestinados)

194. 4º) Tenía gran confianza en su querida madre, y como no confiaba en su propio valer, se apoyaba solamente en la solicitud y cuidados de su madre. Imploraba su ayuda en todas las necesidades y la consultaba en todas las dudas, por ejemplo, cuando le preguntó, si, en vez de la bendición, recibiría, más bien, la maldición de su padre, creyó en ella, y a ella se confió tan pronto Rebeca le contestó que ella tomaría sobre sí esa maldición.

195. 5º) Finalmente, imitaba -según sus capacidades- las virtudes de su madre. Y parece que una de las razones de que permaneciera sedentario en casa era el imitar a su querida y muy virtuosa madre, y el alejarse de las malas compañías, que corrompen las costumbres. En esta forma, se hizo digno de recibir la doble bendición de su querido padre.

196. Este es el comportamiento habitual de los predestinados:

1º) Permanecen asiduamente en casa con su madre, es decir, aman el retiro, gustan de la vida interior, se aplican a la oración, a ejemplo y en compañía de su Madre, la Santísima Virgen, cuya gloria está en el interior. Ciertamente, de vez en cuando aparecen en público, pero por obediencia a la voluntad de Dios y a la de su querida Madre y a fin de cumplir con los deberes de su estado. Y aunque en el exterior realicen aparentemente cosas grandes, estiman mucho más las que adelantan en el interior de sí mismos en compañía de la Santísima Virgen. En efecto, allí van realizando la obra importantísima de su perfección, en comparación de la cual las demás obras no son sino juego de niños.

Por eso, mientras algunas veces sus hermanos y hermanas trabajan fuera con gran empeño, habilidad y éxito, cosechando la alabanza y aprobación del mundo, ellos conocen -por la luz del Espíritu Santo- que se disfruta de mayor gloria, provecho y alegría en vivir escondidos en el retiro con Jesucristo, su modelo – en total y perfecta sumisión a su Madre- que en realizar por sí solos maravillas de naturaleza y gracia en el mundo, a semejanza de tantos Esaús y réprobos que hay en él. En su casa habrá riquezas y abundancia (Sal 112 [111],3). Sí, en la casa de María se encuentra abundancia de gloria para Dios y de riquezas para los hombres.

Señor Jesús, ¡qué delicia es tu morada! (Sal 84 [83],1-8). El pajarillo encontró casa para albergarse, y la tórtola nido para colocar sus polluelos. ¡Oh! ¡Cuán dichoso el hombre que habita en la casa de María! ¡Tú fuiste el primero en habitar en Ella! En esta morada de predestinados, el cristiano recibe ayuda de ti solo y dispone en su corazón las subidas y escalones de todas las virtudes para elevarse a la perfección en este valle de lágrimas.

197. 2º) Los predestinados aman con filial afecto y honran efectivamente a la Santísima Virgen como a su cariñosa Madre y Señora. La aman no sólo de palabra, sino de hecho. La honran no sólo exteriormente, sino en el fondo del corazón. Evitan, como Jacob, cuanto pueda desagradarle y practican con fervor todo lo que creen puede granjearles su benevolencia.

Sigue leyendo