EX-SANTOS POR SER POLÍTICAMENTE INCORRECTOS

Descanonizaciones tras el Concilio Vaticano II

Martirio de San Simón de Trento
Hoy es la fiesta de San Crispín, una fecha que según Shakespeare, marcaría “desde hoy (1415) y hasta el fin del mundo” el recuerdo de la victoria inglesa en Agincourt. ¡Pero ni Enrique V ni Shakespeare tuvieron que vérselas con la Iglesia del Vaticano II! San Crispín fue quitado del calendario en 1969 como parte del proceso de “actualización” que destruyó casi todo a su paso. Muchos otros santos fueron quitados del mismo modo, pero lo que es más problemático, muchos santos fueron efectivamente “descanonizados” (incluso a pesar del hecho de que las canonizaciones son infalibles de acuerdo con la mayoría de los teólogos y que, por lo tanto, nadie puede ser descanonizado). He aquí algunos pocos ejemplos:
San Simón de Trento — popular niño mártir asesinado ritualmente por judíos el 24 de marzo de 1475. En 1965 el arzobispo Alessandro Gotardi, de la diócesis de Trento, declaró la inocencia de los asesinos. Como resultado del decreto del arzobispo, la Congregación de Ritos del Vaticano prohibió la veneración de sus reliquias así como la celebración de Misas en nombre de Simón. Este ejemplo de descanonización de un santo preconciliar es particularmente problemática porque a nadie se le ocurre insinuar que dicho santo no haya existido ni negar los milagros que se le atribuyen —fue puramente una movida política—. Dado que es políticamente incorrecto venerar a un niño que fue asesinado ritualmente por judíos (a pesar de un juicio que se realizó 110 años después de la muerte de San Simón y que sostuvo el veredicto del primer juicio, y a pesar de que incluso algunos académicos judíos admiten que ese primer veredicto fue válido, cf. http://www.traditioninaction.org/History/A_010_BloodyPassovers.htm), tuvo que ser quitado. Sin embargo, el apacentar a los no católicos difícilmente es una razón apropiada para cuestionar la indefectibilidad de la Iglesia (ver abajo). Incidentalmente, San Simón de Trento no es un santo anterior a la creación de la Congregación para las Causas de los Santos, puesto que el mismo Papa que confirmó esta canonización fue el que instituyó dicha Congregación en 1588 (en el mismo año en que San Simón fue canonizado).
San Guillermo de Norwich— otro niño católico (éste, ingles) que fue asesinado ritualmente por judíos (†1144), cuyo culto también fue suprimido, aunque al menos en este caso (a diferencia de San Simón) no parece haber habido un cultus popular.
Santa Ursula— uno de los santos descanonizados por los heresiarcas vaticanosegundistas más famoso y milagroso. Ella fue parte de un grupo de once mil vírgenes masacradas por los hunos cerca de Colonia alrededor del año 383. A pesar del hecho de que su cultus siempre fue muy activo, incluyendo numerosas iglesias y calles que tomaron su nombre, su culto fue suprimido en 1969 (Wikipedia lo niega, pero numerosos otros sitios novordistas confirman la supresión).
Santa Catalina de Alejandría — gran mártir de la Iglesia primitiva, uno de los santos más venerados de la Edad Media, una de los Catorce Santos Auxiliadores — removida del calendario litúrgico en 1969 por haber dudas acerca de su “historicidad”. Estoy esperando la descanonización de Santa Juana de Arco, ¡siendo que La Pucelle debe haber estado alucinando cuando hablaba con Santa Catalina!
Ahora bien. Creo que esto es una muy grave materia porque los jerarcas del Vaticano II implícitamente la Iglesia preconciliar erró al mandar a la Iglesia universal la veneración de estos individuos. Como establece Santo Tomás de Aquino: “Dado que el honor que damos a los santos es de alguna medida una profesión de fe, es decir, un creer en la gloria de los santos [qua sanctórum gloriam credimus], debemos creer píamente que en esta materia el juicio de la Iglesia no está sometido a error.” Como tal, incluso las canonizaciones anteriores a la Congregación para la Causa de los Santos son parte del Magisterio ordinario infalible.
Sin embargo, los modernistas dicen que la Iglesia erró en este punto cuando suprimen estos cultos. Los argumentos sobre la ambigüedad histórica son realmente irrelevantes puesto que a través de la tradición y la confirmación de los milagros, santos como Úrsula y Catalina de Alejandría terminaron siendo agregados al calendario. San Simón de Trento fue agregado por decreto del Papa Sixto V, disparando la infalibilidad del Papado y del Magisterio Extraordinario de la Iglesia. Objetivamente, esto es una herejía y una de las más netas (aunque menos “celebrada”) de la Iglesia postconciliar.
Uno no puede menos que notar el significado cultural de la remoción de santos que tuvieron un papel tan significativo en la historia cultural de naciones y localidades. ¿Hacemos de Enrique V un mentiroso al suprimir el santo que invocaba? ¿Y qué pasa con la basílica de Colonia bautizada con el nombre de Santa Úrsula?
En la Fiesta de los Santos Crispín y Crispiano, Mártires, a.D. MMXI

JUDÍOS PIDEN EXPULSIÓN PARA WILLIAMSON Y DECLARACIÓN DOGMÁTICA DE LA NO RESPONSABILIDAD EN EL ASESINATO DE JESÚS

¡Y ESTOS SON LOS QUE BENEDICTO XVI INVITÓ A ASIS!

Información de World Jewish Congress.org, Oct-24-2011.

Traducción de Secretum Meum Mihi

Antes de la reunión interreligiosa a finales de esta semana en Asís, Italia —cuyo anfitrion será el Papa Benedicto XVI y al que asistirán 300 líderes religiosos de todo el mundo— el Congreso Judío Mundial ha instado al Vaticano para que se oponga fuertemente a los intentos de culpar colectivamente a los Judios por la muerte de Jesús. El Secretario General Adjunto Maram Stern, el funcionario a cargo del diálogo inter-religioso del Congreso Judío Mundial (a la derecha en una reunión con el Papa en 2010), dijo:

“La semana pasada, los católicos fueron tratados con otro despreciable trato del obispo Richard Williamson, cuyo intento fue el de hacer descarrilar la reconciliación Católico-Judía y revivir antiguos embustes antisemitas, como el de deicidio judío. Este fue un oportuno recordatorio de que todavía hay muchos clérigos por ahí que se oponen vehementemente y activamente socavan el diálogo y la reconciliación entre Católicos y Judios”.

“Infortunadamente, algunos grupos católicos disidentes, tales como la Sociedad de San Pío X de Williamson, siguen defendiendo y propagando enseñanzas medievales antijudías. Por ello es importante no poneren peligro los enormes logros realizados en el diálogo Católico-Judío en las últimas décadas, permitiendo que predicadores del odio entren de nuevo por la puerta trasera. Ciertamente, a notorios antisemitas como el Obispo Williamson no se les debe concederse un lugar en la Iglesia Católica”, declaró Stern.

Maram Stern, que representará al Congreso Judío Mundial en la reunión de Asís, dijo que los Judios en todo el mundo valoran que el Papa Benedicto XVI, al igual que su predecesor Juan Pablo II, “esté sinceramente comprometido en fortalecer el diálogo interreligioso”. Stern instó al Papa para que reitere las declaraciones que hizo a principios de este año en su libro sobre Jesús y las convierta en un artículo de fe de la Iglesia.

NUEVO PEDIDO VATICANO POR LA MANIFESTACIÓN DEL GOBIERNO DEL ANTICRISTO

Ya lo habíamos mencionado al comentar la terrible encíclica “Caritas in Veritate”.

El pedido de un gobierno mundial no está centrado en que Jesucristo es Rey del Orbe.

Es una deformación masónica que lleva a la instauración del Reino del Anticristo.

Ahora el Vaticano refuerza la idea:

Propuesta de creación de una Autoridad pública mundial frente al egoísmo y avidez del sistema financiero



Lunes, 24 oct (RV).- El Consejo Pontificio Justicia y Paz propone la creación de una Autoridad pública mundial que acometa una reforma de un sistema financiero mundial “que ha demostrado comportamientos egoístas, avidez colectiva y acaparamiento de bienes a gran escala”, que han hecho tambalear el “bien común y el futuro mismo de la humanidad”.

Texto completo de la nota del Pontificio Consejo Justicia y Paz

Esta mañana se hizo pública la nota del Pontificio Consejo Justicia y Paz titulada “Por una reforma del sistema financiero y monetario internacional en la prospectiva de una Autoridad Pública con competencia universal”. La presentación estuvo a cargo del cardenal Turkson, y Mons. Mario Toso, respectivamente presidente y secretario del dicasterio responsable de esta nota.

La propuesta de la constitución de una Autoridad mundial, como “único horizonte compatible con las nuevas realidades de nuestro tiempo”, es la contribución que el Pontificio Consejo quiere ofrecer a los responsables mundiales y a todos los hombres de buena voluntad, frente a la actual crisis económica y financiera mundial, que “ha demostrado comportamientos de egoísmo y avidez colectiva y de acaparamiento de bienes a gran escala”.

“Está en juego el bien común y el futuro mismo de la humanidad” advierte la nota denunciando que más de un millón de personas viven con poco más de un dólar al día y que las desigualdades en el mundo han aumentado extraordinariamente “generando tensiones e imponentes movimientos migratorios”. Sigue leyendo

ESTUDIOS DOCTRINALES: LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS: LA EDUCACIÓN INTELECTUAL

LA EDUCACIÓN INTELECTUAL DE LOS HIJOS

Después de la educación de los sentidos y de la voluntad, finalmente viene la etapa en que debe formarse la inteligencia.

Su educación tiene, a su vez, sus etapas.

En primer lugar, y desde pequeño, sin esperar llegar a los catorce años de los que habla Santo Tomás, es necesario que el niño fije su atención en la realidad, en los objetos que tiene ante sí; de otro modo será superficial y pasará frente a la realidad sin apreciarla, con tendencia a la fantasía y al idealismo.

Hay que ayudarle a concentrar su esfuerzo sobre un objeto, a conocerlo y a descubrir el uso del mismo.

Llega luego el momento no sólo de aprender a hablar, sino también, y fundamentalmente, de adquirir un amplio vocabulario, rico en sinónimos y matices.

Etapa previa ciertamente a la formación y educación propiamente dicha de la inteligencia; pero los padres deben ser conscientes de que las palabras son expresión de los conceptos, de las ideas; las cuales, a su vez, expresan la realidad.

Cabe destacar aquí, que la televisión es una gran deformadora del vocabulario y, por lo mismo, de la realidad.

Para conocer la realidad de las cosas es preciso el conocimiento sensible. Por lo tanto, resulta lo más normal que el niño quiera tocar, mirar, oír. Como hemos visto, es importante que adquiera las sensaciones básicas: frío, calor, humedad, sólido, blando, etc.

Una vez más, insistimos sobre la necesidad del juego y del contacto con la naturaleza.

***

Llega la edad de los por qué y de los cómo de las cosas. Etapa de capital importancia para la formación posterior profunda del juicio.

Hay que evitar dos errores: por un lado, el de tomar a la ligera o en broma sus preguntas; por otro, no tomarse el tiempo para escucharlo y responderle.

Si no se responde a sus problemas, el niño quedará librado a sí mismo y, sin experiencia ni conocimientos, tenderá a exacerbar su imaginación, su fantasía, su ensoñación.

En las respuestas, el educador debe decir siempre la verdad, aunque adaptada al alcance y a la conveniencia del niño. No decir toda la verdad no es mentir; y a veces se hace mucho daño adelantando una información o un conocimiento.

Cuando el niño pronuncia por vez primera una palabra, refiriéndola con constancia a un objeto determinado, en su alma ha sucedido un gran acontecimiento: ha brillado por primera vez la luz de una idea.

La palabra no es sino la expresión de una idea. La palabra sale al exterior por la boca; la idea queda dentro iluminando el entendimiento.

Poco a poco el niño va aprendiendo nuevas palabras refiriéndolas siempre a objetos constantes. Su inteligencia se va enriqueciendo; prueba de ello es que se enriquece su lenguaje.

Pronto, hacia los cinco o seis años, el niño se preocupará no sólo de aprender más nombres, sino de saber el por qué, las razones de las cosas.

A veces esas preguntas son ingenuas, incoherentes; otras veces esas preguntas tienen su pequeña filosofía y desconciertan a las personas mayores.

Cuando vuestros pequeños os empiecen a acosar con sus preguntas, ¡alegraos! Dios en aquel mismo momento extiende a vuestro favor el título de Maestro o Profesor… de vuestros hijos.

Contestando a esas interrogaciones contribuiréis eficazmente a la educación de la inteligencia de vuestros hijos, tanto o más que los demás profesores y catedráticos que acaso tengan más adelante. Vosotros sois los profesores natos de vuestros hijos, asignados a ellos por el mismo Dios.

Vuestro hijo tiene una vaga intuición de la obligación que tenéis de enseñarle y de la ciencia que hay en vosotros. Es en el niño un instinto providencial el solicitar por sí mismo la educación que Dios quiere que se le dé.

***

Son todo un programa de educación intelectual para los padres estas palabras que les dirige Pío XII: “Educad la inteligencia de vuestros niños. No les deis falsas ideas o explicaciones de las cosas; no respondáis a sus preguntas, cualesquiera que sean, con bromas o con afirmaciones no verdaderas, ante las cuales rara vez se rinde su mente; aprovechadlas para dirigir y encauzar, con paciencia y amor, su entendimiento, ‘que no desea sino abrirse a la posesión de la verdad y aprender a conquistarla con los pasos ingenuos de la primera razón y reflexión. ¿Quién sabrá decir lo que tantas magníficas inteligencias humanas deben a las largas e ingenuas preguntas y respuestas, propias de la niñez, que se suceden en el hogar doméstico?”. (Discurso a las mujeres de Acción Católica de Roma, 26-10-1941)

Por eso los padres deben armarse de paciencia y contestar las preguntas de sus hijos lo mejor que puedan, seguros de que así cumplen la gran misión de llenar de sabiduría la inteligencia de su hijo. Sigue leyendo

P. CERIANI: SERMÓN PARA LA DOMÍNICA DECIMONOVENA POST PENTECOSTÉS

DECIMONOVENO DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Y respondiendo Jesús, les volvió a hablar otra vez en parábolas, diciendo: Semejante es el reino de los cielos a cierto hombre rey que hizo bodas a su hijo. Y envió sus siervos a llamar a los convidados a las bodas, mas no quisieron ir. Envió de nuevo otros siervos diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi banquete, mis toros y los animales cebados están ya muertos, todo está pronto: venid a las bodas. Mas ellos lo despreciaron y se fueron, el uno a su granja y el otro a su negocio: y los otros echaron mano de los siervos, y después de haberlos ultrajado, los mataron. Y el rey cuando lo oyó, se irritó; y enviando sus ejércitos, acabó con aquellos homicidas, y puso fuego a la ciudad. Entonces dijo a sus siervos: Las bodas ciertamente están aparejadas; mas los que habían sido convidados no fueron dignos. Pues id a las salidas de los caminos, y a cuantos hallareis llamadlos a las bodas. Y habiendo salido sus siervos a los caminos, congregaron cuantos hallaron, malos y buenos; y se llenaron las bodas de convidados. Y entró el rey para ver a los que estaban a la mesa, y vio allí un hombre que no estaba vestido con vestidura de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo has entrado aquí no teniendo vestido de boda? Mas él enmudeció. Entonces el rey dijo a sus ministros: Atadlo de pies y de manos, arrojadle en las tinieblas exteriores: allí será el llorar y crujir de dientes. Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.

El Evangelio de hoy nos habla de los Desposorios del Verbo divino con la naturaleza humana, con la Iglesia y con el alma justa: ¡Venid a las Bodas!

Lo que pasa en el Reino de los Cielos es semejante a lo que hizo un rey que celebró las bodas de su hijo y llamó para ellas a muchos…

Lo primero que se ha de considerar es cómo el Padre Eterno, Rey de Cielos y tierra, por sola su bondad y misericordia quiso que su Hijo unigénito se desposase con la naturaleza humana, uniéndola consigo en unidad de Persona, dotándola con tantas joyas de gracia y virtudes cuantas convenían a esposa de un Hijo que es en todo igual a su Padre.

Pero más lejos llegó la bondad de este Padre celestial, porque también quiso que su Hijo, Dios y hombre verdadero, se desposase y celebrase las bodas con la Iglesia, que es la Congregación de los fieles, juntando consigo las almas justas con unión de caridad, y adornándolas con virtudes, cuales convienen a esposa de tan soberano Rey.

Reconoce, ¡oh alma cristiana!, la dignidad a que Dios te quiere elevar: ¡Venid a las Bodas!

&&&

Para solemnizar estas Bodas, así el Rey del Cielo como su Hijo Jesucristo, hicieron un convite solemne y una cena grande, y después de aparejada, enviaron a sus criados para que llamasen a los convidados que vengan a ella.

Si envió a sus siervos, fue porque ya estaban invitados primeramente. San Gregorio Magno dice que debe advertirse que en la primera invitación nada se habló de toros ni de animales cebados; pero que en la segunda, se dice que todo está pronto. Porque el Dios omnipotente, cuando no queremos oír su divina palabra, cita ejemplos para que veamos que hay facilidad para poder vencer todo lo que consideramos como imposible.

San Jerónimo, por su parte, enseña que el banquete preparado, los toros y los animales cebados ya muertos, representan, en sentido metafórico, las riquezas del rey, para que, por medio de las cosas materiales, se venga en conocimiento de las espirituales.

Consideremos, pues, la grandeza de este convite y de esta cena que apareja Dios para los hombres, en la cual se sirven tres platos o tres suertes de manjares preciosísimos.

El primero es la doctrina, celestial y divina, para sustento del entendimiento, ilustrado con la fe, el cual come este manjar cuando oye la palabra de Dios o lee los libros sagrados y devotos, o cuando a solas la medita, comunicándole Dios luz y gusto grande en ella.

El segundo es de preceptos y consejos admirables y de grande perfección para sustento de la voluntad, la cual come este manjar cuando cumple la voluntad de Dios en todas las cosas que manda y en las que aconseja, infundiéndole gran alegría en esta amorosa obediencia.

El tercero es de Sacramentos, llenos de gran virtud para comunicar la gracia y las virtudes y dones celestiales, que vivifican, sustentan y perfeccionan las almas.

Para comer de estos tres platos están convidados todos los hombres del mundo, y son llamados para que vengan al convite por medio de los predicadores, que son los criados del Rey y del Esposo, así como por secretas inspiraciones: ¡Venid a las Bodas! Sigue leyendo

LO QUE PIENSA HOY EL VATICANO SOBRE SEXUALIDAD, ABORTO, ANTICONCEPCIÓN

UN VERDADERO ESCÁNDALO:

DECLARACIONES DE MONSEÑOR CARRASCO DE PAULA

Nada ha quedado librado del contagio. Nada.

Para muestras este reportaje sobre la posición actual del Vaticano acerca del preservativo, aborto, anticoncepción y fecundación in vitro, entre otros temas.

Sirva para ir tomando conciencia de la lejanía en temas morales de la actual cúpula modernista con respecto a la tradición católica.

En los días 27 y 28 de octubre, en los ESPECIALES DE CRISTIANDAD CON EL P. JUAN CARLOS CERIANI, se hablará de estos temas.

De paso por Montevideo para asistir al congreso de la Asociación Médica Mundial como representante de la Asociación Médica del Vaticano, Monseñor Carrasco de Paula habló con El País de los temas bioéticos que más ocupan a la Iglesia: infertilidad, síndrome post aborto y células madre de cordón umbilical.

Lo hizo en su calidad de presidente de la Academia Pontificia para la Vida −puesto designado directamente por el Papa−, organismo que se encarga de estudiar, informar y formar sobre los principales problemas de Biomedicina y de Derecho.

Ignacio Carrasco de Paula nació en Barcelona el 25 de octubre de 1937 y fue ordenado sacerdote el 8 de agosto de 1966 en Roma. Forma parte de la Prelatura del Opus Dei.

Es graduado en Medicina y Cirugía, Psiquiatría y Filosofía. Entre 1984 y 1994 integró el Comité de Ética para los Ensayos Clínicos en el Hospital del Niño Jesús de Roma y fue rector de la Pontificia Universidad de Santa Cruz. Entre 2002 y 2009 se desempeñó como profesor de Bioética en la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Roma, donde también dirigió el Instituto de Bioética.

En junio de 2010 fue nombrado por el papa Benedicto XVI presidente de la Pontificia Academia para la Vida y en septiembre del año pasado fue designado obispo.

DÉBORAH FRIEDMANN: -¿Qué temas referidos a bioética preocupan, y por lo tanto ocupan hoy a la Iglesia?

MONSEÑOR CARRASCO DE PAULA: -La tarea de la Academia Pontificia para la Vida es estudiar e informar. Ahora estamos estudiando, por ejemplo, la infertilidad. Actualmente la gente solamente oye hablar sobre procreación médicamente asistida y desconoce que en estos últimos 15 años ha habido un gran progreso en el tratamiento de la infertilidad sin recurrir a estos procedimientos, que tienen muchos inconvenientes no sólo desde el punto de vista ético.

D. F. -¿A qué tipos de tratamientos se refiere en concreto?

M. C. -Hay tres líneas que se están desarrollando mucho: en el terreno quirúrgico, se dispone de una capacidad de intervención a nivel microscópico que antes no existía y que permite, por ejemplo, poder resolver problemas que son bastante frecuentes como la obstrucción de las trompas. Ha habido una gran mejora en el tratamiento endócrino y también en los procesos infecciosos, que son una causa importante de la infertilidad.

D. F. -Uno de los cuestionamientos centrales de la Iglesia a los tratamientos de fertilización in vitro es el excedente de embriones. Si una pareja intenta los demás caminos y falla, ¿es considerado aceptable que opte por el in vitro e implantar todos los embriones?

M. C. -No, es muy desaconsejable hacerlo. La razón principal es que es éticamente inaceptable que la fecundación sea realizada extracorpóreamente, no en el seno de la mujer sino en el laboratorio, porque expone al ser humano a la manipulación.

D. F. -¿Este estudio que ustedes llevan adelante del tema implica que la Iglesia brinde nuevas pautas concretas a los católicos que se enfrentan a problemas de fertilidad?

M. C. -Esta es la idea, sí. Dar pautas concretas a quienes desean concebir y no lo consiguen. Se ha formado un equipo de 13 o 14 especialistas de primer nivel, de diversos países. Ahora cada uno está ocupándose de un tratamiento y en febrero haremos una presentación de estos trabajos. Además, estamos en tratativas con la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia para que esto sea publicado en su revista internacional.

D. F. -En los últimos años se ha reinterpretado la Encíclica Humanae Vitae y se modificó su traducción del latín: tener hijos pasó de ser una “obligación” para un católico a ser una “misión”. ¿Qué cambia eso para el cristiano de a pie?

M. C. -Cambia mucho. Un deber es una cosa que uno tiene que hacer y una misión, en cambio, es algo que siento que tengo que hacer, pero lo tengo que hacer también con la cabeza. El tema central de la Humanae Vitae es la maternidad y paternidad responsable. Para que haya responsabilidad es necesario que lo que se hace responda a un raciocinio que es libre y que uno asume.

Si un ciego guía...

D. F. -¿En esa concepción es válido entonces para la Iglesia que un matrimonio posponga la decisión de ser padres?

M. C. -Por supuesto, y además que es responsabilidad suya. No se lo puede imponer nadie. La cuestión de los hijos no es una obligación mecánica.

D. F. -¿Lo mismo piensa en el caso de que decidan no tener hijos?

M. C.
-Puede ser también, no se excluye. Aquí podemos confundirnos con otro tipo de problemática del Derecho Canónico: una persona casada con la intención de excluir del modo más absoluto el tener hijos, no sería propiamente un matrimonio. Pero es muy diverso de eso a decir que en estos momentos o por mucho tiempo o lo que sea no nos conviene asumir. Esto es una cosa que puede ocurrir, que no es lo más normal, pero está ocurriendo.

D. F. -¿Hay algún caso en que la Iglesia acepte el uso del preservativo?

M. C. -Vamos a ver, claro que lo hay, lo que pasa es que es muy difícil decirlo. Hay cosas que no se pueden decir porque necesitarían tanta explicación…

D. F. -¿Pero no es mejor intentar explicarlo y que la gente lo sepa y pueda comprenderlo?

M. C. -El problema del preservativo, es un contraceptivo, entonces la Iglesia cuando habla de la contracepción no se está refiriendo a la relaciones sexuales sin más, sino sola y exclusivamente a las relaciones sexuales entre marido y mujer, en el contexto del matrimonio. Lo que pasa fuera de eso no es contracepción. Prefiero no profundizar más en esto.

D. F. -¿Cuál es la posición de la Iglesia cuando una mujer es víctima de una violación y quiere evitar la concepción?

-Esa mujer tiene todo el derecho del mundo a hacer lo posible para evitar que una vez violada le produzca un embarazo.

D. F. -¿En la práctica usted que le aconsejaría?

M. C. -Ahí viene la pregunta técnica: ¿hay algún modo de evitarlo? Es un tema delicado. Hay una ventana de cinco días máxima entre la violación y cuando se puede producir la concepción. Si no se ha producido en cinco días ya es seguro que no va a producirse, ya se puede despreocupar. Por lo tanto, hay posibilidades de intervención, por ejemplo con lavados o cuestiones de ese estilo.

D. F. -Pero esos no son métodos muy efectivos…

M. C. -No lo son. Si dispusiéramos de un fármaco que impidiera la ovulación, sería perfectamente lícito utilizarlo.

D. F. -Eso es lo que para muchos es la píldora del día después.

M. C. -No, tiene un inconveniente: puede evitar la ovulación pero si la concepción se ha producido, provoca la eliminación.

D. F. -Entonces, ¿aún no hay un método que considere válido y sea efectivo?

M. C. -Exactamente, pero el día que haya uno que tenga simplemente el efecto de impedir la ovulación, se podrá usar.

D. F. -Actualmente la Academia también estudia los bancos de cordón umbilical. ¿Tienen ya una postura al respecto?

M. C. -Nos hemos interesado por este tema porque hay propaganda engañosa y nos parece importante dar una información correcta.

D. F. -¿A qué se refiere exactamente?

M. C. -La conservación hoy por hoy -quizás en el futuro se arregle- de un cordón para poder utilizarlo para el niño en 30 años es científicamente algo que no tiene el menor interés, porque no va a servir para nada, porque no es suficiente, por muchos motivos. Pero conservar ese cordón umbilical junto con otros millones de cordones umbilicales, ofrecerlo al Estado, eso en cambio tiene mucho interés. Contribuyo con mi cordón umbilical que a mí no me va a servir pero lo pongo a disposición de un banco en el que llegaremos a tener millones.

D. F. -Hay científicos que señalan que guardar esas células de forma individual también tiene potencial en el futuro.

M. C. -Sí… las células madre tienen un futuro enorme, pero las células de cordón son muy pocas, no hay un número suficiente para trabajar con ellas. De manera que hay que reunir muchas para que eso pueda funcionar.

D. F. -¿Hay algún otro tema del que la Academia esté ocupándose especialmente en este momento?

M. C. -Sí, estamos con el trauma post aborto.

D. F. -¿Están haciendo estudios científicos sobre esto?

M. C. -Sí, y lo que hemos visto es que no es correcto hablar de un síndrome post aborto, porque eso configura una patología donde se dan un conjunto de síntomas. Eso no existe. Existen diversas consecuencias. Hay mujeres que abortan y no tienen traumas de ningún tipo. Son cosas que no son matemáticas. Pero hay personas que necesitan una ayuda y especialmente esto se da cuando se trata de mujeres que, por ejemplo, han acudido a técnicas de reproducción asistida porque desean tener un niño a toda costa y después en el embarazo hay algo que no va y les proponen interrumpirlo.

D. F. -¿Cuál es el interés de la Iglesia en estudiar el síndrome post aborto, una práctica que desaprueba de forma tan contundente?

M. C. -La Iglesia tiene conciencia de que su misión no es decir esto está mal y no se puede hacer. Su misión es también ayudar a la gente, incluso a la gente que hace una cosa mala, para que salga de ahí. Para la Iglesia lo más importante es la persona, en este caso la persona que ha abortado. A esa persona no se la puede dejar sola.