EL BATALLÓN DE SAN PATRICIO: HÉROES IRLANDESES DE CORAZÓN MEXICANO

Batalla de Monterrey

El Batallón de San Patricio fue una unidad militar mexicana que se formó principalmente con soldados del ejército de los Estados Unidos que desertaron y se unieron a las Fuerzas armadas de México en la Guerra de Intervención Norteamericana de 1846-1848.

Aproximadamente un 45% eran inmigrantes irlandeses y el resto de otros países católicos. Tomaron el nombre del Santo Patrono de Irlanda. Los “San Patricios” tienen un origen incierto, pues se sabe muy poco con certeza de su reclutamiento. Una historia popular (que es la base de la película de 1999 Héroes sin Patria -One Man’s Hero-, en la que Tom Berenger interpreta al comandante de la brigada John Riley) relata que el núcleo de la unidad se formó como consecuencia de los severos castigos sufridos por soldados católicos (especialmente irlandeses) debido a la desconfianza que los mandos militares norteamericanos tenían en contra de ellos, ya que, por motivos religiosos, los consideraban más cercanos a Roma que a Washington, y por lo tanto, más afines a la causa de los mexicanos que en el fondo compartían su misma religión. A esos castigos se añadía que, en efecto, esos soldados sí se identificaron con la causa mexicana al reflexionar lo injusta que era la invasión contra México, sintiéndose hermanados en ideología religiosa con el pueblo invadido y dándose cuenta que los estadounidenses estaban agrediendo a México en su cultura y creencias, como los ingleses lo habían hecho con los irlandeses. Aprovecharon, además, que el ejército de México reclutaba activamente soldados católicos del ejército estadounidense y ofrecía importantes concesiones de tierras a quienes abandonaran el ejército de Estados Unidos en favor del de México. Es obvio decir que era una decisión difícil, pues resultaba más seguro permanecer en las filas estadounidenses.

El primer combate, de los San Patricios como unidad mexicana es la Batalla de Monterrey (21 de septiembre de 1846), con una batería de artillería al mando de John Riley, anteriormente teniente del Ejército de Estados Unidos e inmigrante irlandés. Sirvieron con distinción y está acreditado que rechazaron con éxito dos diferentes asaltos al corazón de la ciudad. A pesar de su tenacidad y valor, y de que Taylor estaba a punto de abandonar el ataque, el comandante mexicano Pedro Ampudia, desesperado, pidió parlamento, consumando la derrota.

Como unidad de infantería los San Patricios continuaron sirviendo con distinción; en la Batalla de Churubusco (20 de agosto de 1847), las maltrechas fuerzas mexicanas se establecieron en el convento de Santa María de Churubusco, y las fuerzas armadas estadounidenses se prepararon para atacarlos. Los defensores mexicanos sumaban 1.300 personas y pertenecían a los batallones Independencia, Bravos y San Patricio. En esta batalla los San Patricios mostraron con su valor y entrega que la nacionalidad y el origen nada tienen que ver cuando se emprende la batalla por una causa justa. La lucha fue constante y desfavorable para los mexicanos, esta vez bien mandados y motivados por los generales Manuel Rincón y Pedro María Anaya. Tras algunas horas de combate, las fuerzas mexicanas se quedaron sin municiones y una bomba provocó una explosión en la reserva de pólvora que los dejó sin posibilidades de seguir defendiéndose; a pesar de lo cual y una vez que se izó una bandera blanca en señal de rendición, el capitán Patrick Dalton la abatió para seguir resistiendo, pero ya era inútil, el convento quedó en silencio. Cuando el general Twiggs entró al patio del convento, exigiendo a los soldados mexicanos que entregaran las armas, la pólvora y el parque, el General Anaya se le enfrentó, diciendo: “Si hubiera parque, no estaría usted aquí.”

Los miembros del Batallón de San Patricio capturados por el ejército estadounidense sufrieron muy duras represalias; habían sido responsables de algunos de los más duros combates (y que causaron más bajas) a los que los estadounidenses se enfrentaron. Los que formaban parte del ejército estadounidense antes de la declaración de guerra oficial (el capitán Riley entre ellos) fueron azotados y marcados con hierro candente en la cara, con la letra “D” de desertores, y sentenciados a trabajos forzados. Los que entraron en el ejército mexicano tras la declaración de guerra, fueron ahorcados en masa como traidores, viendo de frente el sitio de la Batalla de Chapultepec el 13 de septiembre de 1847 (con anterioridad otros habían sido ejecutados en San Ángel el 10 de septiembre del mismo año). Por orden del General Winfield Scott, fueron ahorcados precisamente en el momento en que la bandera de Estados Unidos reemplazó a la de México en lo alto de la ciudadela. Cuando la bandera alcanzó lo más alto del asta, se abrió la trampa del cadalso.

Los restos del batallón fueron comisionados para sofocar algunos levantamientos aislados después de firmada la paz con los EE.UU.

Los que sobrevivieron a la guerra desaparecieron de la historia. Unos pocos pudieron reclamar las tierras prometidas por el gobierno mexicano. John Riley murió a finales de agosto de 1850, y fue enterrado en Veracruz el 31 de agosto de ese año, con el nombre de Juan Reley, el mismo con el que se hallaba inscrito en los archivos del Ejército Mexicano. Ese mismo año el Ejército Mexicano tomó la decisión de disolver el Batallón.

Como muestra de agradecimiento a los integrantes del Batallón de San Patricio que se unieron al ejército mexicano, actualmente existe una calle en los alrededores del Ex-Convento de Churubusco (en ese entonces Convento de Santa María de Churubusco) llamada “Mártires Irlandeses”, cada año se realiza en este lugar un pequeño concierto de gaitas por los descendientes del Batallón de San Patricio. El Batallón es conmemorado en dos diferentes días en México; el primero el 12 de Septiembre, el aniversario de las ejecuciones, y el otro el 17 de marzo, día de San Patricio.

El 29 de abril de 1999, el Congreso de la Unión declaró a los combatientes civiles y militares de la guerra de invasión estadounidense como “Beneméritos de la Patria”.

Por gratitud y afecto, los mexicanos debemos recordar siempre y rendir homenaje a los héroes del Batallón de San Patricio, irlandeses de corazón mexicano.

Dios les de la gloria a estos soldados valientes.

VISTO EN: CATOLICIDAD

17 pensamientos en “EL BATALLÓN DE SAN PATRICIO: HÉROES IRLANDESES DE CORAZÓN MEXICANO

  1. Excelentes católicos fervientes y piadosos como pocos, aquellos devotos de San Patricio, quienes a diario rezan la coraza, exorcismo poderosísimo que recomiendo:

    Coraza de San Patricio
    Me levanto hoy
    por medio de poderosa fuerza,
    la invocación de la Trinidad,
    por medio de creer en sus Tres Personas,
    por medio de confesar la Unidad,
    del Creador de la Creación.
    Me levanto hoy
    por medio de la fuerza del nacimiento de Cristo
    y su bautismo,
    por medio de la fuerza de Su crucifixión
    y su sepulcro,
    por medio de la fuerza de Su resurrección
    y asunción,
    por medio de la fuerza de Su descenso
    para juzgar el mal.
    Me levanto hoy
    por medio de la fuerza del amor de Querubines,
    en obediencia de Ángeles,
    en servicio de Arcángeles,
    en la esperanza que la resurrección
    encuentra recompensa,
    en oraciones de Patriarcas,
    en palabras de Profetas,
    en prédicas de Apóstoles,
    en inocencia de Santas Vírgenes,
    en obras de hombres de bien.
    Me levanto hoy
    por medio del poder del cielo:
    Luz del sol,
    esplendor del fuego,
    rapidez del rayo,
    ligereza del viento,
    profundidad de los mares,
    estabilidad de la tierra,
    firmeza de la roca.
    Me levanto hoy
    por medio de la fuerza de Dios que me conduce:
    Poder de Dios que me sostiene,
    Sabiduría de Dios que me guía,
    Mirada de Dios que me vigila,
    Oído de Dios que me escucha,
    Palabra de Dios que habla por mí,
    Mano de Dios que me guarda,
    Sendero de Dios tendido frente a mí,
    Escudo de Dios que me protege,
    Legiones de Dios para salvarme
    de trampas del Demonio,
    de tentaciones de vicios,
    de cualquiera que me desee mal,
    lejanos y cercanos,
    solos o en multitud.
    Yo invoco éste día todos estos poderes entre
    mí y el Malvado,
    contra despiadados poderes que se opongan
    a mi cuerpo y alma,
    Contra conjuros de falsos profetas,
    Contra las negras leyes de los paganos,
    Contra las falsas leyes de los herejes,
    Contra obras y fetiches de idolatría,
    Contra encantamientos de brujas,
    forjas y hechiceros,
    Contra cualquier conocimiento corruptor
    de cuerpo y alma.
    Cristo escúdame hoy
    contra filtros y venenos, contra quemaduras,
    contra sofocación, contra heridas,
    de tal forma que pueda recibir
    recompensa en abundancia.
    Cristo conmigo,
    Cristo frente a mí,
    Cristo tras de mí,
    Cristo en mí, Cristo a mi diestra,
    Cristo a mi siniestra,
    Cristo al descansar,
    Cristo al levantar,
    Cristo en el corazón de cada hombre
    que piense en mí,
    Cristo en la boca de todos los que hablen de mí,
    Cristo en cada ojo que me mira,
    Cristo en cada oído que me escucha.
    Me levanto hoy
    por medio de poderosa fuerza,
    la invocación de la Trinidad,
    por medio de creer en sus Tres Personas,
    por medio de confesar la Unidad,
    del Creador de la Creación.

    Amén

  2. Hermosa historia oculta por la Gran Prensa, pero rescatada afortunadamente por sus descendientes, que viven y son actualmente herederos de su Fe y de su misión.

    Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum

  3. EIRE GO BRAGH!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    VIVA MÉXICO!!!!!!!!!!!

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!¡¡¡¡¡ VIVA SANTA MARÍA DE GUADALUPE!!!!!!!

    EN CRISTO

  4. Héroes de la Cristiandad, auténticos guerreros de una causa justa. Gracias por pelear de nuestro lado por la más sublime de las misiones. Dios los tenga en su Gloria.

  5. Hola! Qué gran artículo…. me dió mucha admiración leerlo, y saber que hay mexicanos como yo que también los admiran…. por favor, si alguien sabe si en la ciudad natal del Gran general Juan Reley… su verdadero nombre… llamada Clifden, existe una bandera mexicana ondeante, por favor, den refefencias de ella, y les agradecería una foto si es posible…

    promovamos la admiración por este batallón…

    EXCLAMEMOS….EIRE GO BRAGH!!!!!!

    VIVA EL BATALLÓN DE SAN PATRICIO!!!!!!!!

  6. Visto friamente, la historia del batallon de S. Patricio es vergonzosa tanto para USA como para Mexico, tan es así que la pelicula Heroes o traidores protagonizada por Tom Berenger donde se trata mas o menos a la manera Holywoodense la verdad historica, fué boicoteada en los dos paises, y condenada al ostracismo, porque la verdad no ofende pero incomoda, fué muy triste ver en la ciudad de Mexico pasar sus ultimos años a unos cuantos soldados Irlandeses que lucharon por conservar la independencia Mexicana, vivir pidiendo limosna para no morir de hambre.

  7. siempre devemos acordarnos de los valientes que nos dieron honor, patria y gloria, asi como el generalisimo don jose maria morelos y pavon del cual el gran capitan del siglo el emperador napoleon bonaparte al enterarse de las hazañas guerreras del gran morelos dicen que exclamo enmedio de sus grandes mariscales , con dos morelos conquistaria el mundo. asi tanbien devemos acordarnos del recuerdo de estos sufridos soldados, los cuales despues de la batalla de monterrey, ya estando integrados en el ejercito mexicano, su excelencia el sr. general de divicion , benemerito de la republica mexicana y general en jefe del ejercito del norte don antonio lopez de santa anna estando en la ciudad de san luis del potosi les dio categoria de batallon con estandarte y bandera propias . su bandera diseñada por ellos mismos, dicen unos historiadores que era blanca, en un lado de la cual aparecia la figura de san patricio santo patrono de irlanda,y por la otra los escudos de irlanda y mexico ,el aguila devorando la serpiente, y el arpa magica de erin con la leyenda superior que decia capitan jhon o,reylli y en la parte inferior , erin go bragh, frase irlandesa que significa , irlanda por siempre ellos fueron hombres en toda la extencion de la palabra, dignos de admiracion y respeto, catolicos por conviccion ,nunca lame manos ,hombres a los cuales dos de mis antepasados conocieron de primera mano, por estar integrados al ejercito mexicano uno de ellos don jose maria velazquez de la cadena,teniente coronel del ejercito del norte oficial de plana mayor de don antonio lopez de santa anna, y el otro don mariano velazquez comandante de escuadron de caballeria ,ojala y siempre los recordemos a los irlandeses y demas catolicos europeos que pelearon al lado de nosotros para que no nos robaran texas, nuevo mexico y alta california y sepamos estar a la altura de su sacrificio y tampoco nunca olvidemos su grito de guerra ¡viva irlanda viva mexico erin go brag!

  8. SE DIERON CUENTA COMO ERAN LOS GABACHOS Y SE VINIERON DEL LADO DE LOS CUATES DIOS LOS TENGA EN SU GLORIA POR QUE MERECIDO LO TIENEN.


  9. ESTE BATALLON FUE DE LO POCO QUE EL CATOLICISMO TRAJO A MEXIHCÓ YA QUE LOS MALDITOS CURAS Y LA MEXICAN SPY COMPANY ( APARTE DE SU BAJEZA SANTA ANNA) LES AYUDARON A LOS GRINGOS A INVADIR EL PAIS, CUALQUIER PREGUNTA O DUDA SE LAS RESPONDO O LES DIGO DONDE LO BUSQUEN

Los comentarios están cerrados.