El diario de Ana Frank, la falsificación literaria más grande del siglo XX

Tomado de Santa Iglesia Militante

El diario de Ana Frank

El denominado Diario de Ana Frank es el punto más sensible de lo que constituye una auténtica “industria de la lástima”, que gira en torno del mito del “holocausto”. El contraste de la imagen inocente e infantil de la protagonista, frente a sus intrínsecamente perversos captores, ha convertido a esta obra no sólo en un best-seller mundial (con innumerables ediciones, traducciones, teatralizaciones y adaptaciones cinematográficas), sino además en otro muro de los lamentos, donde toda refutación sobre la veracidad del “holocausto” es respondida con una bien estudiada campaña de histeria y sensiblería.

El historiador británico de renombre mundial, David Irving (hoy detenido por negar el holocausto), el ex profesor de la Universidad de Lyon (Francia) Robert Faurisson, y el estudioso austriaco nacionalizado sueco, Ditlieb Felderer, han demostrado públicamente hasta el cansancio la falsedad de los pretendidos manuscritos que se atribuyen a una niña judía llamada Ana Frank, fallecida por una epidemia de tifus en 1945 en el campo de Bergen Belsen.

Según se dice, el comerciante judío Otto Frank de la ciudad de Frankfurt (Alemania), huyó junto a su familia en 1933 a la ciudad holandesa de Ámsterdam, debido a la llegada de Hitler al poder. Cuando durante la II Guerra Mundial los alemanes ocupan Holanda, los Frank deciden refugiarse en un escondite para salvarse de la “persecución nazi”. En 1944, toda la familia es arrestada y deportada por la Gestapo, siendo el único “sobreviviente” Otto Frank, quien fue enviado a Auschwitz, donde en vez de ser “gaseado”, es hospitalizado a causa de una enfermedad. Terminada la guerra, Frank retorna a Ámsterdam donde le entregan los originales del Diario y publica su primer edición holandesa en 1947.

En la presente nota, pondremos a consideración del lector los principales argumentos y dudas que existen acerca de la autenticidad y veracidad de lo contenido en dicho Diario. Es importante señalar que el mismo siempre ha sido empleado como el más eficaz golpe bajo de la propaganda sionista contra el Nacionalsocialismo alemán y la actual “Humillada Alemania”.

PRUEBAS Y FUNDAMENTOS
En un artículo del investigador Enrique Aynat Eknes, publicado en la revista española Revisión, encontramos los principales argumentos que aquí citaremos. Destaquemos que este trabajo de Eknes tiene como base el excelente libro de Dietleb Felderer titulado “Anne Frank’s Diary, a Hoax” (“El Diario de Ana Frank, una mentira”). Nos detendremos en primer lugar en análisis externos del manuscrito, para luego introducirnos en el texto propiamente dicho.

Ante todo, se debe saber que el estudio que un historiador hace de un documento, como puede ser un diario personal, se realiza con mucho detenimiento, con una pormenorizada descripción de sus características externas tales como tamaño, tipo de papel, cantidad de hojas, cantidad de páginas escritas, espacios en blanco, elemento de escritura, encuadernación y múltiples detalles más. Todo ello permite verificar — entre otras cosas –, si realmente fue redactado en el tiempo y lugar que se le atribuyen, y no caer ingenuamente en un fraude. Este minucioso trabajo, verdaderamente científico, es lo que nadie, hasta la llegada de los revisionistas, había efectuado con los documentos vinculados a los hechos de la Segunda Guerra Mundial.

Anheléis Marie Frank nació en 1929 en Frankfurt, Alemania y muere a causa de una epidemia de tifus a los 12 años en el campo de Bergen Belsenen en el año 1945.

Respecto del llamado Diario de Ana Frank es necesario saber que:

1.-Con significativa obstinación, Otto Frank (fallecido en 1980), siempre se negó a que el manuscrito fuera sometido a un análisis exhaustivo a los efectos de verificar su autenticidad.

2.-En 1980, a consecuencia de un juicio contra Ernst Roemer — un jubilado de setenta y seis años que se atrevió a negar la autenticidad del Diario –, la Caja Alemana de Defensa Legal logró a pedido del Dr. Rieger que el Departamento Criminal Federal sometiera a análisis los textos y constató que parte de los mismos habían sido escritos con bolígrafo, invento introducido en 1951, es decir, cuanto menos siete años después de la muerte de Ana Frank.
Minna Becker

3.-Sin embargo, ya veinte años antes, en 1960, la perito calígrafa Minna Becker había dictaminado judicialmente que todos los textos manuscritos del Diario provenían de una sola caligrafía. Por lo tanto, quien hizo el manuscrito puso los agregados con bolígrafo… lo que en términos claros significa que ANA FRANK NO FUE LA AUTORA DEL DIARIO.

4.-Una de las pruebas presentadas por David Irving, fue el contraste entre dos documentos, uno conteniendo la caligrafía auténtica de Ana Frank, correspondiente a las cartas enviadas por ella en esa misma época, y otro con las anotaciones del Diario, cuya caligrafía que no se corresponde en absoluto con el de la niña de trece años.

5.-Un folleto de la “Fundación Ana Frank de Amsterdam”, afirma que los amigos holandeses de la familia hallaron un cuaderno de ejercicios con tapas de cartón y de pequeño tamaño. El diario sueco Expressen del 10 de octubre de 1976, publica una fotografía de Otto Frank sosteniendo un volumen considerable que en nada se parece al cuaderno mencionado. El historiador Felderer:

Con relación al texto en sí mismo, éste es un mar de contradicciones.


6.-Resulta poco creíble que en un estrecho refugio, en el que permanecieron durante casi dos años, ninguna de las ocho personas que se encontraban en él supieran que Ana Frank redactaba un diario durante ese lapso (junio 1942 – agosto 1944). El padre dice que se entera después de retornar de Auschwitz.

7.-La necesidad de silencio en el refugio, para no llamar la atención y evitar ser capturados (23/03/1943), se contrasta con las descripciones de las “riñas terroríficas” (02/09/1942), “peleas escandalosas”, “gritos y alaridos, golpes e insultos que habría ni que imaginarlos” (29/10/1943), así como las prácticas de danza de Ana cada noche (12/01/1944).

8.-Es curioso, según el Diario, que los Frank para escapar a la persecución hayan elegido las mismas oficinas y el mismo almacén de Otto Frank para esconderse (09/07/1942).

9.-También es contradictorio cuando dice que Lewin, “un pequeño judío químico y farmacéutico, trabaja para el Sr. Kraler en la cocina” (01/10/1942). ¿Cómo?, ¿Un judío trabajando pacíficamente cuando se pretende que los judíos sufren una brutal persecución por parte de las autoridades?…

10.-Son reveladoras, nos dice E. Aynat, las tendencias sexuales de esta niña de ¡trece años!: “Recuerdo que cuando he dormido con una amiga, he sentido el fuerte deseo de besarla… No he podido dejar de ser terriblemente inquisitiva sobre su cuerpo… Le pregunté, si como prueba de nuestra amistad, podíamos acariciarnos mutuamente los senos, pero rehusó. Llego al éxtasis cada vez que veo la figura desnuda de una mujer, como una Venus, por ejemplo. Me afecta de tal modo que me es difícil impedir que me caigan las lágrimas. ¡Si por lo menos tuviera una amiga!” (05/01/1944) En fin, ¿un poco de pornografía para una mejor venta?… ¿Es éste el lenguaje y las inquietudes de una niña de trece años?… ¿Es ésta una niña sana?…

11.-Según una entrevista a Otto Frank en 1956, las persianas siempre estuvieron bajas y las ventanas nunca se abrieron, pero Ana afirma que mirar el cielo “es mejor que las píldoras Valeria y el bromo” (15/06/1944) contra la ansiedad y la depresión.



Este volante se da a los visitantes en la casa de Anne en Amsterdam.

12.-Finalmente, queda en evidencia el objetivo de este Diario: su germanofobia manifiesta: “Serán permitidas todas las lenguas civilizadas, excepto el alemán”(17/11/1942). “Los alemanes son las bestias más crueles que han pisado la faz de la tierra” (19/11/1942).

Esto no ha impedido que las autoridades “alemanas” de posguerra hayan introducido el Diario como libro de lectura obligatoria en las escuelas, para auto-denigración de las nuevas generaciones. El Instituto de Revisionismo Histórico de los Estados Unidos (IHR), ofreció nuevamente U.S. $ 25,000.00 de recompensa a quien pruebe que el Diario de Ana Frank fue escrito por ella. Ni la propia fundación constituida sobre este fraude literario se animó a reclamar tan generosa oferta.

EL CASO DE ANA FRANK
El mito, ¿o tendríamos que decir el timo de Anne Frank?, es probablemente ambas cosas a la vez, a raíz de las investigaciones que hemos podido resumir al respecto. Conocida en el mundo entero por su famoso Diario, Anne Frank es sin duda la “víctima del Holocausto” más celebrada. En lo que se refiere a su impacto en el público -afirma el “caza nazis” judío Simón Wiesenthal-, el Diario de Anne Frank es “más importante que los juicios de Nüremberg” ( The Washington Post, 1 de Abril de 1979, pág. H3) (1).

Organizaciones de influencia y la mayoría de los medios de comunicación occidentales, promueven un culto casi religioso por Anne Frank. El mensual británico History Today (edición de Marzo de 1995), afirma que “El impacto del ‘Diario’ ha sido inmenso, especialmente en las jóvenes generaciones, niños de colegio, adolescentes y estudiantes. En Alemania desarrollaron una especie de culto a Anne Frank en los años cincuenta similar a los movimientos despertados por Santa Teresa y Santa Bernadette. En 1957, la emoción de masas fue canalizada en un peregrinar de dos mil jóvenes, desde Hamburg a Bergen-Belsen, incluso lloviendo, durante la ceremonia en la que se depositaron flores en las fosas comunes, en una de las cuales fue enterrada Anne Frank” (2). Pero lo cierto es que el caso de Anne Frank no es diferente al de muchos otros judíos sujetos a la política de medidas antisemitas en tiempo de guerra llevadas a cabo por las potencias del Eje, no en menor medida justificada por la declaración de guerra que la nación judía realizó contra Alemania ya en 1933, es decir seis años antes de iniciarse el conflicto bélico (3).

Como parte del programa de evacuación de los judíos de Europa occidental, la niña de 14 años y otros miembros de su familia fueron trasladados por tren de Holanda al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau (actualmente en el sur de Polonia). Varias semanas más tarde, ante el avance del ejército soviético -junto a otros muchos deportados judíos- fue evacuada en ferrocarril de Auschwitz más de 400 kms. dirección occidente, al campo de Bergen-Belsen en Alemania del Norte.


Fue allí donde junto a otros compañeros del campo, Anne cayó enferma de tifus, enfermedad de la que murió a mediados de Marzo de 1945. No fue ejecutada ni asesinada. Anne Frank pereció -al igual que millones de no judíos en Europa durante los meses finales del conflicto-, como otra víctima indirecta de la guerra más devastadora. Su padre, Otto Frank, cayó igualmente enfermo de tifus y fue transferido por los alemanes a la enfermería del campo de Auschwitz, donde se recuperó.

¿SI LOS ESTABAN EXTERMINANDO COMO ES QUE LES DEDICABAN ENFERMERÍAS Y LOS CAMBIABAN DE HOSPITAL EN HOSPITAL?

Finalmente formó parte de los miles de judíos que débiles o enfermos quedaron allí al abandonar los alemanes el campo, cuando en Enero de 1945 los soviéticos arrollaron el mismo. Otto Frank murió en Suiza en Agosto de 1980. Pero si la política alemana hubiera sido realmente la de asesinar a Anne Frank y a su padre, nunca hubieran sobrevivido a Auschwitz. Su caso, todo lo trágico que se pueda considerar, no merece ser falseado por intereses políticos y económicos.

La opinión de Churchil

La primera víctima de la guerra fue la verdad, cuya tergiversación era utilizada como arma de guerra psicológica. “No sé cuánto tiempo más podremos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca, como la de que los alemanes en la I Guerra Mundial fabricaban mantequilla con los cadáveres de sus enemigos”… “Se trata de una mentira que puede poner en peligro nuestra propaganda”. Esta fue la respuesta del jefe de la propaganda británica a Winston Churchill, desaconsejándole firmar dicha acusación contra Alemania, propuesta por el P.W.E. (Political Warfare Executive), departamento inglés responsable de la “guerra psicológica”. La idea fue recogida inicialmente según los rumores propagados por polacos y judíos en agosto de 1942. “El ‘Foreign Office’ enseguida se dio cuenta de que se trataba de una mentira, pues los polacos y los judíos siempre estaban mintiendo para predisponer a Inglaterra contra Alemania” (4). No obstante el P.W.E. decidió utilizar y ampliar estas historias como base en la guerra propagandística contra los alemanes. Es dentro de este contexto de “guerra psicológica” y de “propaganda de atrocidades” en el que hay que enmarcar la historia de Anne Frank.

Pero no únicamente. Como bien indica Felderer (5) en su momento no sólo ha servido para denigrar a Hitler y la Alemania nacionalsocialista, también se ha demostrado útil a la causa de los israelíes en Medio Oriente, otorgándoles la sensación de que sus pretensiones sobre Palestina eran legítimas. Anne era el símbolo de los niños judíos perseguidos. Harwood añade que con ésta y otras historias similares, se ha pretendido acobardar todo nacionalismo (6), a partir de ese momento siempre sospechoso de criminal, en favor de un internacionalismo útil a las pretensiones de las Altas Finanzas de un gobierno mundial.

¿QUIÉN FUE EL AUTOR DEL “DIARIO”?
Pero… ¿Quién escribió el Diario de Ana Frank?
Se dice que “inicialmente, la publicación del Diario fue rechazada por numerosos editores”. Desde 1952, en que fue editado por vez primera en París — la primera edición holandesa apareció en el verano de 1947 –, se han hecho más de cincuenta ediciones en todos los idiomas importantes, contabilizando hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares vendidos, muchos de ellos a la fuerza, amén de una hollywoodense película de gran éxito, obras de teatro y numerosas adaptaciones transmitidas por radio y televisión. Pretende ser el verdadero diario íntimo de una niña judía de Ámsterdam, de 12 años de edad, escrito durante la ocupación alemana, mientras permanecía escondida con su familia en los fondos de una casa; posteriormente fueron arrestados (4 de agosto de 1944) y trasladados a campos de concentración, donde Ana Frank falleció a los 14 años de edad, en marzo de 1945, víctima de una epidemia de tifus que se extendió en la zona. Señalemos aquí que la detención de los Frank la llevó a cabo la policía holandesa (Policía Verde) y que Ana Frank fue trasladada primeramente al campo de tránsito para deportados judíos de Westerbork (Holanda), posteriormente, el 2 de septiembre de 1944, al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau y en diciembre del mismo año a Bergen-Belsen, donde el fin de la guerra y el caos inherente producido por los bombardeos aliados sobre ciudades y los medios de comunicación y avituallamiento llevarían al hambre y el tifus.

(Táctica muy empleada por los aliados y que consiste en generar un sitio a la usanza de las antiguas guerras en que se rodeaban la ciudadelas, no permitiendo que nadie entre y nadie salga, impidiendo incluso la entrada de ayuda humanitaria, para lo que se destruyen primeramente los caminos de acceso, puentes, aeródromos, aeropuertos etc. Recordemos como lo hicieron los estadounidenses en las primeras semanas de la invasión a Irak.)

Es decir que fue paseada por toda Europa… Según Otto Frank, el “Diario” fue encontrado por casualidad, por él mismo, escondido en una cavidad que, casualmente, se hallaba entre una viga y el techo del lugar donde habían estado recluidos, antes de caer en poder de los alemanes. Ese encuentro fortuito ocurrió, según Otto Frank, bastante después de finalizada la guerra, en 1952, si bien esta fecha no coincide con la de publicación de las primeras ediciones (1947). Para Wolfgang Benz el diario fue hallado por Miep Gies, una vecina de los Frank en las Prinsengracht 263 de Amsterdam, el mismo 04/08/1944, día de la detención.

Se dice que Ana Frank escribió su diario a escondidas. Así lo afirma en su prólogo George Stevens, quien afirma no sólo que el diario era pequeño, sino también “que del pequeño diario sólo Ana tenía conocimiento”. Aquí surge un problema, ¿cómo es que un libro que, según las ediciones, tiene unas 230, 240 ó 290 páginas, puede ser incluido en un diario pequeño que podía ser escondido detrás de unas libretas de apuntes del colegio? A pesar de hallarse en un desván relativamente pequeño, ninguno de los acompañantes la vio escribir, lo cual no deja de ser difícil, teniendo en cuenta que se trataba de un escrito voluminoso. Otros autores no coinciden sobre este punto. Según el historiador catalán Joaquín Bochaca, que una niña de doce años escriba, en la segunda página de su diario, un ensayo filosófico sobre las razones ontológicas que la impulsan a hacerlo; así como que una niña de tan corta edad sea capaz de redactar una historia de la familia Frank, sin notas a la vista; que confinada en una buhardilla esté al corriente de la legislación y las medidas antisemitas de los “nazis”, incluyendo fechas, números de decretos y nombres propios; supone un caso impar en la historia de la literatura universal. El mismo autor hace notar que las ediciones inglesa y alemana del “Diario” difieren tan fundamentalmente, que las diferencias no pueden ser atribuidas, racionalmente, a criterios de traductor.

“La verdad sobre el diario de Ana Frank fue revelada, inicialmente, por la publicación sueca “Fria Ord”, en 1959, en una serie de artículos diarios aparecidos en marzo de 1959. El 15 abril de aquel mismo año, la revista americana “Economic Council Letter” resumió los artículos de su colega sueco, con la siguiente gacetilla: “La historia nos proporciona muchos ejemplos de mitos que tienen una vida más rica y más larga que la verdad, y que, sin duda, pueden llegar a ser más efectivos que la verdad”. Nuestras dudas aumentan cuando leemos en el “New York Times” del 2 de octubre de 1955, que en el diario de Ana Frank “sólo figuraban aproximadamente 150 inscripciones” donde se consignaban “cronológicamente las sensaciones e impresiones de una adolescente” (“mamita me trata a veces como un bebé, lo que no puedo soportar”) y “adicionalmente muy pocas que no podrían considerarse como pertenecientes a esa categoría” (“temo mucho que nos descubran y que seamos fusilados”).

No obstante ello, continúa Richard Harwood, el “Diario” publicado consta de 293 páginas y su texto no concuerda con la relación, que acabamos de citar, entre numerosas inscripciones propias de una adolescente y “muy pocas” de mayor o menor referencia política. De hecho, no sólo las observaciones de carácter político del diario, sino su contenido general y su estilo, presuponen un conocimiento de interrelaciones históricas, juicio y arte de la expresión poco comunes incluso entre adultos. La edición “original” del “Diario” nunca fue publicada, puesto que el padre, Otto Frank, decidió expurgar el mismo de fragmentos escabrosos de una adolescente o de críticas a la madre de Ana. Más tarde éste debió admitir que además de la escritora judía Anneliese Schütz e Isa Cauven “para colmar algunas lagunas en el diario debió requerir los servicios del periodista holandés Albert Cauven”. Incluso el poco sospechoso semanario “Der Spiegel”, instrumento principal en la “reeducación” del pueblo alemán, debía admitir que “el ‘Diario’ en su conjunto no es auténtico”. Para el Spiegel queda claro que “aquello que ha hecho emocionar al mundo, no proviene enteramente de la mano de Ana Frank”. “En la edición el ‘Diario’ ha sido transformado por numerosas manipulaciones…”. La investigación oficial llevada a cabo por la Dra. Hübner deduce que el “Diario” publicado está compuesto de 177 capítulos (cartas), que proceden de cuatro diferentes fuentes: 4 del Diario, 5 de un libro de relatos, 69 de dos diarios, que la Dra. Hübner define como primera elaboración del Diario, 99 procedentes de hojas sueltas, que la investigadora define como segunda elaboración del “Diario”.

JUICIO ESCLARECEDOR
Meyer Levin

Mayores sospechas nos asaltan, lógicamente, al estudiar el pleito en que se enzarzaron el conocido escritor judío norteamericano Meyer Levin y el padre de Ana Frank. El juicio transcurrió entre 1956 y 1958 ante el “County Court House” de la ciudad de Nueva York, obteniendo el demandante Meyer Levin un fallo a su favor que condenaba a Otto Frank a abonarle una indemnización de 50,000 dólares de la época por “fraude, violación de contrato y uso ilícito de ideas”; el pleito, que se arregló privadamente después de la sentencia por obvio mutuo interés, versaba sobre la “dramatización escenográfica” y venta del “Diario”. El juez, así mismo judío, era Samuel L. Coleman, quien dictó sentencia en el sentido de que Otto Frank debía pagar a Meyer Levin “por su trabajo en el diario de Ana Frank”.

(NOTA: Para cualquier interesado, todo lo referente al caso Levin-Frank está archivado en la Oficina del Condado de Nueva York (N. Y. County Clerk’s Office) con el número 2241-1956 y también en el New York Supplement II, Serie 170, y 5 II Serie 181).

Así pues, la sentencia del juez — y juez judío — en el sentido de que el autor del “Diario” es Meyer Levin y no la niña, existe. Lo que interesa hacer notar es que de la lectura de la numerosa correspondencia privada de Otto Frank y de Meyer Levin que fue aportada al juicio como prueba de las partes, surge la grave presunción “juris tantum” de que el “Diario” “es substancialmente una falsificación”, y que el autor material de esa falsificación fue el igualmente judío Meyer Levin. Levin, en legítima defensa de sus derechos de autor, además de demandar a Otto Frank por varios millones de dólares por su labor de parafrasear el manuscrito “para el fin que tenía que cumplir…”, pleiteó igualmente contra el productor de cine Kiermit Bloombarden, pues en la película — del mismo título que la obra — aparecen también escenas escritas por él y que no estaban contenidas en el Diario original. Meyer Levin había sido corresponsal en España durante la guerra civil de 1936 a 1939 y más tarde enviado de la “Agencia Telegráfica Judía” durante los enfrentamientos con los palestinos entre 1945 y 1946. La Enciclopedia Judaica le reconoce como “el primer escritor en poner en escena el Diario de Ana Frank (1952)” (Vol. 11, pág. 109).

UN BOLÍGRAFO PREMATURO

Pero no acaba aquí todo, y nuestra duda se convierte en decepción cuando descubrimos, como lo ha hecho el historiador británico David Irving tras su investigación, que en el “Diario” de Ana Frank había tinta de bolígrafo. Así lo determinaron unos expertos que acudieron expresamente a Suiza para comprobar el manuscrito original en posesión de Otto Frank. Según estos, parte de los diarios habían sido escritos con bolígrafo – algo imposible al haber fallecido Ana Frank de tifus en 1945.

(Propaganda comercial en una revista argentina de 1945, promocionando la primera birome).

Tal vez el lapicito le cayó del cielo

( Lazlo Biro inventor y periodista húngaro nacionalizado argentino, patentó el bolígrafo–birome,nombre compuesto de los apellidos de Biro y su socio Meyn– el 10 de junio de 1943 en Argentina. En seguida se comenzó a usar en Buenos Aires. En plena guerra, el gobierno británico compró los derechos de la patente de Biro para el esfuerzo bélico. La Real Fuerza Aérea Británica necesitaba un nuevo tipo de pluma, que no goteara en los aviones de combate a grandes alturas, como lo hacía la pluma fuente. Poco después, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos hizo un pedido de 20,000 plumas. y cuya aparición en el mercado para venta masiva data con posterioridad al término de la IIG.M)

Dos ciudadanos alemanes, Edgar Geiss y Ernst Roemer, pusieron públicamente en duda, una vez más, la autenticidad del famoso “Diario”. Ante ello el Tribunal del Distrito de Hamburgo encargó a la Oficina Federal Criminal Alemana (B.K.A.) un examen de los textos para determinar científicamente si la escritura de éstos se había llevado a cabo durante los años 1941 a 1944, basándose en los análisis del papel y la escritura del manuscrito original. Este análisis químico-técnico fue llevado a cabo en abril de 1981, bajo la dirección del Doctor Werner. A pesar de su publicación, la ley del silencio de los “mass-media” intentó dar la menor publicidad posible a los resultados de los análisis. Sí lo hizo el New York Post del 9 de octubre de 1980 mencionando el hecho. Según este análisis, las correcciones, comentarios y añadidos en las hojas de parte del manuscrito fueron hechas en tinta azul, negra, roja, a lápiz y en BOLÍGRAFO de tinta negra, verde y azul. Como comentarios y texto principal son de una misma mano, recordémoslo, el libro fue escrito por alguien después de la guerra o cuando menos lo finalizó pasada la contienda. El original consta de tres libretas encuadernadas y 324 páginas sueltas.

DIFERENCIAS EN LA ESCRITURA
Un calígrafo pudo comprobar, además, que todo había sido escrito por la misma mano y que, por tanto, no podía ser la de Ana Frank. Se trata de Minna Becker, perito calígrafo judía, quien afirmó ante el juez, repetidamente, que toda la escritura del diario pertenece a una misma mano. Para dilapidar este tema sólo ha hecho falta acceder a las cartas auténticas que Ana Frank escribió de niña a unas amigas, publicadas en los Estados Unidos; la letra de estas cartas sí tiene el aspecto normal de una niña de 10 ó 12 años, lo que no es el caso del “manuscrito original”, que nos revelan a un autor de mayor edad. Las cartas fueron adquiridas por el “Instituto Simon Wiesenthal” y, siempre según David Irving, sí son auténticas, no así el diario.

Bochaca confirma asimismo, como han hecho posteriormente otros autores, refiriéndose a Paul Rassinier, que la escritura que se afirma es la de Ana Frank, reproducida en el libro Spur eines Kindes, de Ernst Schnabel, difiere totalmente de la escritura de Ana Frank en el manuscrito original. El Profesor Faurisson, de la Universidad de Lyon, cuya especialidad es la crítica de textos y documentos, y que mantuvo varias conversaciones personales con el padre de Ana Frank, insiste en este tema otorgándole el peso suficiente para llevar al escepticismo sobre el “Diario” de Ana Frank. Su primer trabajo sobre el caso fue publicado en francés en 1980. Una traducción del mismo apareció en el verano de 1982 en el volumen del “The Journal of Historical Review” con el título “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” (“¿Es el diario de An Frank genuino?” págs. 147-209). Entonces señalaba dos ejemplos de la letra manuscrita atribuida a Ana Frank, ambos escritos cuando esta contaba aproximadamente 13 años, pero extrañamente la primera (datada el 12 de junio de 1942) parece mucho más madura y similar a la de un adulto que la supuestamente escrita sólo cuatro meses más tarde (10/10/1942).

Respondiendo a dicho escepticismo sobre la autenticidad del “Diario”, el “State Institute for War Documentation de Amsterdam” (Rijksinstituut voor Orloogsdocumentatie — RIOD), publicaba un libro en 1986 que incluía el facsímil de una carta supuestamente escrita por Ana el 30 de julio de 1941. El descubrimiento en los EE.UU. de otros varios ejemplos de la letra manuscrita fue anunciado en 1988. El mismo incluía dos cartas fechadas el 27 y el 29 de abril de 1940 y una postal, escritas a alguien en Danville (Iowa). Estas últimas, como las del 12/06/1942 y 10/10/1942, creaban un nuevo problema al “Instituto de Documentación de Guerra de Amsterdam”, dado que la letra manuscrita que aparece en ellas es completamente diferente que la escritura de adulto de la carta del 30 de julio de 1941, así como la mayor parte del manuscrito en cuestión. Estos descubrimientos confirman la creencia del Profesor Robert Faurisson de que la letra manuscrita de “adulto” atribuida a Ana es, en realidad, muy parecida a la letra manuscrita de una de las personas que oficialmente “ayudaron” a Otto Frank a preparar el “Diario” para su publicación después de la guerra. Para Mª Paz López y su artículo en “La Vanguardia”, estas diferencias de escritura son normales (!) en un adolescente (ver las reproducciones adjuntas):

12.-El milagro inexplicado de los cambios de letra de Anna Frank, en dos documentos fechados el mismo año:

El famoso”diario” (izquierda) y una carta dirigida a una amiga (derecha).
Reproducción del artículo del “New York Post” del 9.10.1980 donde
se confirma que Anne Frank no pudo haber escrito con tinta de bolígrafo
su Diario, porque todavía ¡no había sido inventado el bolígrafo!


Extraído de the American Cardinal edition, 36th printing, 1963. Compare esto con el cuadro 14, la edición británica, que se supone para ser exactamente igual. Un estudio cercano demostrará que uno tiene la “k” de la “carta franca” subrayada y no lo hace el otro. ¿Por qué es esto? ¿Quién trató de forzar con el cursivo de Anne?

Extraído de la edición británica: Pan Books, London, 32nd printing 1975- de impresión que este mismo extracto aparece en la edición cardinal americana, según lo demostrado en el cuadro 5. Pero note la línea que aparece aquí debajo de “carta franca.” Esto no aparece en la edición americana. ¿Quién lo quitó? ¿También, por qué esta del 12 entrada de de junio de de 1942 no aparece en las ediciones impresas? ¿Quién la suprimieron y porqué?

Extraído de los Británicos filtre la edición de los libros de 1975. No aparece en nuestra edición cardinal americana de 1963. Es interesante en que demuestra cómo Anne era afilado en plagiar otros trabajos.

Otro “ejemplo” de Anne handwritning; esta vez de Das Grosse Dudenlexikon, Mannheim. ¿Cómo compara con el otro “muestrea”?

Igualmente soslaya, al tratar el tema del informe pericial encargado por el RIOD, el tema de la escritura a bolígrafo, mencionando exclusivamente las anotaciones a lápiz del padre. Podemos concluir pues, que no se trata de un “Diario”, sino de una novela, basada en un manuscrito escrito después de la guerra por Otto Frank o sus colaboradores, y redactado por Meyer Levin, con algunos añadidos posteriores del holandés Albert Cauven. El historiador alemán Udo Walendy es definitivo: “El Diario de Ana Frank — durante años lectura recomendada tabú para escuelas y público — es una falsificación”.

La portada de la edición del 15 de septiembre de 1958 de Revista Life. Ésta se supone parece ser otra muestra de la caligrafía de Anne. Compare con las las demás imágenes.

Otro ejemplo del cursivo de Anne; esta vez de la edición alemana del diario. Compare con los otros estilos.

De Kindlers Literatur Lexikon, Kindler Publishers, Zurich, 1965, volumen 1, página 64. Ésta se supone para ser una reproducción de la primera página del diario original de Anne. ¿Si éste era el tamaño de la escritura de Anne, es posible que un “poco diario (manuscrito)” podría contener la misma cantidad de material que un libro impreso 237 páginas? También, mirada en las correcciones y alteraciones en otro cursivo. ¿Cuyo es él? ¿Por qué estas correcciones fueron hechas? (flechas del autor.) http://abbc.net/annefrank/figures.htm

Este “ejemplo posterior” del cursivo de Anne se toma del librete oficial publicado por edición franca de la fundación de Anne la 5ta (designada adjunto AFFA), página 36. La edición impresa nunca termina con “Anne M. Frank” pero con “la tuya, Anne.” ¿Quién la cambió?

ANA FRANK A LA FUERZA
Conviene advertir aquí que para evitar dudas y desbancar las crecientes sospechas sobre la autenticidad del libro, fue impuesto por las autoridades alemanas actuales como “lectura obligatoria” en las escuelas (¡increíble negocio para los propietarios de derechos — Fondo Ana Frank — y editores!) y se llegó al extremo de adoptar medidas disciplinarias (retiro de la “venia docendi”) contra maestros y profesores que osaran manifestar sus dudas al respecto. El Profesor Stielau, de Hamburgo, fue expulsado de su cátedra, en 1957, por el mero hecho de haber osado poner en duda la autenticidad del Diario. ¡Increíble!. Todavía en 1976, el padre de Ana, Otto Frank, lleva a cabo acciones y denuncias contra Heinz Roth, de Odenhausen, en un juicio tendente a prohibir publicaciones que sostengan que el diario, tal como se publicó, no puede haber sido escrito por una niña de 12 años.

¿QUIÉN LLORA POR ESTOS NIÑOS?

Cerramos esta nota — que solamente ha ilustrado los principales detalles de esta gigantesca mentira publicitaria — con las certeras palabras del revisionista británico Richard Harwood, quien a propósito del Diario dijo lo siguiente:

“Es justo reconocer que las consideraciones que exponemos son hasta cierto punto ociosas. En efecto, no importa demasiado que el Diario sea falso o verdadero. Los eventuales sufrimientos de una niña judía de doce años no son más significativos por el hecho de que haya escrito un diario, que los sufrimientos tanto o más terribles de otros niños judíos; o que las desgracias de los infinitamente más numerosos niños alemanes, italianos, japoneses, polacos o de otras nacionalidades que han sufrido horriblemente, despedazados o quemados vivos, mutilados o inválidos por toda la vida a causa de los bombardeos aliados a ciudades abiertas; abandonados en medio del caos por la muerte o desaparición de sus padres; violados o corrompidos por la barbarie de las tropas enemigas.

¿PERO QUIEN SE ACUERDA DE ESTOS HORRORES?, ¿QUIEN LLORA POR EL NIÑO ALEMÁN QUE CORRE AULLANDO ENVUELTO POR EL FUEGO INEXTINGUIBLE DEL FÓSFORO LÍQUIDO?, ¿QUIÉN POR LA NIÑA ALEMANA VIOLADA HASTA LA MUERTE POR UNA SUCESIÓN DE BESTIAS SOVIÉTICAS?, ¿O POR LOS NIÑOS JAPONESES DE HIROSHIMA Y NAGASAKI?…”

“Porque de todos estos innumerables casos horrendos nadie habla. No hay best-sellers, no hay dramatizaciones, no hay 40 ediciones, no hay cine, ni teatro, ni radio ni televisión. La falsedad del mito de Ana Frank va mucho más allá, es muchísimo más profundo que la eventual falsificación del texto. Reside en la unilateralidad y en la recurrencia infinita del tema. Una especie de Bolero de Ravel de la propaganda, una perfecta aplicación política del viejo tema de la niña inocente atrapada por la maldad, pero que triunfa aún después de la muerte: Blancanieves perseguida por la madrastra perversa, la débil doncella prisionera en el torreón medieval o la inocente heroína que en los filmes del Far West el cow-boy bueno salva en la cabalgata final. Y así, el mito de Ana Frank, por la fuerza de su impacto sobre la sensibilidad colectiva, se convierte no sólo en símbolo de la inocente nación perseguida, sino más aún y contra todas las reglas de la lógica, en prueba indiscutible de la maldad intrínseca, irredimible, de los perseguidores…”

Tomado de Crux et Gladius

Acerca de Fabian Vazquez

La Voz de la Tradición Católica, con la Verdad aunque duela.

60 pensamientos en “El diario de Ana Frank, la falsificación literaria más grande del siglo XX

  1. El gran mito del Holocausto, dogma de Fe de RatSinger-Palpatine, seguirá seguramente la ruta de las canonizaciones de personajes como Ana Frank, Edith Stein, Kolbe(n) y otros hebreos mártires de entre los 6 millones…

    ¿Por qué es tan importante para la Sinagoga de Satanás fijar en el imaginario de las masas la ceencia en este “dogma”?

    ¿Cuál es el fondo real?

    Ave Maria, Gratia Plena

    • Logan Enlace permanente
      Jueves 20 agosto 2009 4:10 am

      El gran mito del Holocausto. . . ¿Por qué es tan importante para la Sinagoga de Satanás fijar en el imaginario de las masas la ceencia en este “dogma”?

      ¿Cuál es el fondo real?

      ————————————————

      EL FONDO REAL

      El apellido Frank no es un apellido cualquiera en la historia del judaísmo Logan. Te sugiero que adquieras la obra del rabino Gershom Scholem, quien fuera reconocido como la primera autoridad rabínica en la Cábala judía titulada “The Messianic Idea in Judaism” Schocken Books, N.Y.

      Vas a encontrar datos impresionantes. El último de los falsos mesías aceptados por toda la diáspora fue Sabbati Zevi, que tuvo un reinado que duró más de un año, hasta que el 16 de septiembre de 1666 teniendo que elegir para conservar la vida pasarse al Islam renunció a su judaísmo apostatando para el más grande descalabro del mesianismo judío.

      Increíblemente conservó a pesar de ello un fortísimo grupo de seguidores provenientes del marranismo judío español que veían, en la apostasía pública de Sabbatai Zevi, una justificación al marranismo de sus antepasados, y del año 1666 se tomaron las últimas tres cífras “666” concordantes con el hexagrama (6 líneas 6 [exágono central] 6 triángulos o puntas) como símbolo propio. Debes saber, por supuesto, que este hexagrama que hoy ostenta la bandera de Israel aparece como judío hasta la época de Jacob Frank por concordar con Apocalipsis 13 como número de la Bestia. Este movimiento llamado Sabatiano fue continuado tras la muerte de Zevi por su cuñado Jacobo Querido, que se ostentó como encarnación del primero. Viene después la bifurcación del movimiento aparece Jacob Frank en Polonia y el movimiento paralelo de los “Dönmeh” (marranismo en el Islam) cuya primera consigna “Nunca ostentarse como lo que se es realmente” obligaba a revivir los principios del marranismo español.

      Jacob Frank es descrito por el rabino Scholem como la figura más satánica en la historia del judaísmo. Con ese pedigree, ya te podrás imaginar al necesidad de monumentar el apellido aprovechando las circunstancias, y la importancia de la mentira como “principio de moralidad satánica”.

      Los defensores del mito que parecen multiplicados en los comentarios deben ser, dada la impermeabilidad a las evidencias, parte del mismo movimiento.

      Como que mala hierba nunca muere.

      Vale.

  2. En cualquier momento Ratsinger nos regala con una nueva canonización: San Bolígrafo.

    Hasta ahora está un tanto demorada porque el sector mas conservador quiere que se haga con el primer nombre que tuvo: Esferográfica, tendría el apoyo de las feministas porque sería santa. En tanto un sector machista quiere que se llame San Birome por sus inventores.

    Para terminar con las dudas Ratsinger elevó a sus superiores del Gran Sannedrín de Jerusalem la dilucidación del asunto. Habrá que esperar.

  3. Por si no queda claro, añado el comentario de Pedro Varela:

    EL CASO DE ANA FRANK

    “El mito, ¿o tendríamos que decir el timo de Anne Frank?, es probablemente ambas cosas a la vez, a raiz de las investigaciones que hemos podido resumir al respecto. Conocida en el mundo entero por su famoso Diario, Anne Frank es sin duda la “víctima del Holocausto” más celebrada. En lo que se refiere a su impacto en el público — afirma el “caza nazis” judío Simon Wiesenthal –, el Diario de Anne Frank es “más importante que los juicios de Nuremberg” (The Washington Post, 1 de Abril de 1979, pág. H3) (1).

    Organizaciones de influencia y la mayoría de los medios de comunicación occidentales, promueven un culto casi religioso por Anne Frank. El mensual británico History Today (edición de Marzo de 1995), afirma que “El impacto del “Diario” ha sido inmenso, especialmente en las jóvenes generaciones, niños de colegio, adolescentes y estudiantes. En Alemania desarrollaron una especie de culto a Anne Frank en los años cincuenta similar a los movimientos despertados por Santa Teresa y Santa Bernadette. En 1957, la emoción de masas fue canalizada en un peregrinar de dos mil jóvenes, desde Hamburg a Bergen-Belsen, incluso lloviendo, durante la ceremonia en la que se depositaron flores en las fosas comunes, en una de las cuales fue enterrada Anne Frank” (2). Pero lo cierto es que el caso de Anne Frank no es diferente al de muchos otros judíos sujetos a la política de medidas antisemitas en tiempo de guerra llevadas a cabo por las potencias del Eje, no en menor medida justificada por la declaración de guerra que la nación judía realizó contra Alemania ya en 1933, es decir seis años antes de iniciarse el conflicto bélico (3).

    Como parte del programa de evacuación de los judíos de Europa occidental, la niña de 14 años y otros miembros de su familia fueron trasladados por tren de Holanda al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau (actualmente en el sur de Polonia). Varias semanas más tarde, ante el avance del ejército soviético — junto a otros muchos deportados judíos — fue evacuada en ferrocarril de Auschwitz más de 400 kms. dirección occidente, al campo de Bergen-Belsen en Alemania del Norte.

    Fue allí donde junto a otros compañeros del campo, Anne cayó enferma de tifus, enfermedad de la que murió a mediados de Marzo de 1945. No fue ejecutada ni asesinada. Anne Frank pereció — al igual que millones de no judíos en Europa durante los meses finales del conflicto –, como otra víctima indirecta de la guerra más devastadora. Su padre, Otto Frank, cayó igualmente enfermo de tifus y fue transferido por los alemanes a la enfermería del campo de Auschwitz, donde se recuperó. Finalmente formó parte de los miles de judíos que débiles o enfermos quedaron allí al abandonar los alemanes el campo, cuando en Enero de 1945 los soviéticos arrollaron el mismo. Otto Frank murió en Suiza en Agosto de 1980. Pero si la política alemana hubiera sido realmente la de asesinar a Anne Frank y a su padre, nunca hubieran sobrevivido a Auschwitz. Su caso, todo lo trágico que se pueda considerar, no merece ser falseado por intereses políticos y económicos. La pretensión de la así misma autotitulada “Plataforma pro Calle Anne Frank”, “proponiendo para esta calle — Séneca — el nuevo nombre de Calle Anne Frank, con una breve anotación que remarque su condición de símbolo de las víctimas del Holocausto” no se tiene en pie, como veremos.

    La primera víctima de la guerra fue la verdad, cuya tergiversación era utilizada como arma de guerra psicológica. “No sé cuánto tiempo más podremos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca, como la de que los alemanes en la I Guerra Mundial fabricaban mantequilla con los cadáveres de sus enemigos”… “Se trata de una mentira que puede poner en peligro nuestra propaganda”. Esta fue la respuesta del jefe de la propaganda británica a Winston Churchill, desaconsejándole firmar dicha acusación contra Alemania, propuesta por el P.W.E. (Political Warfare Executive), departamento inglés responsable de la “guerra psicológica”. La idea fue recogida inicialmente según los rumores propagados por polacos y judíos en agosto de 1942. “El “Foreign Office” enseguida se dió cuenta de que se trataba de una mentira, pues los polacos y los judíos siempre estaban mintiendo para predisponer a Inglaterra contra Alemania” (4). No obstante el P.W.E. decidió utilizar y ampliar estas historias como base en la guerra propagandística contra los alemanes. Es dentro de este contexto de “guerra psicológica” y de “propaganda de atrocidades” en el que hay que enmarcar la historia de Anne Frank.

    Pero no únicamente. Como bien indica Felderer (5) en su momento no sólo ha servido para denigrar a Hitler y la Alemania nacionalsocialista, también se ha demostrado útil a la causa de los israelíes en Medio Oriente, otorgándoles la sensación de que sus pretensiones sobre Palestina eran legítimas. Anne era el símbolo de los niños judíos perseguidos. Harwood añade que con esta y otras historias similares, se ha pretendido acobardar todo nacionalismo (6), a partir de ese momento siempre sospechoso de criminal, en favor de un internacionalismo útil a las pretensiones de la Alta Finanza de un gobierno mundial.

    ¿QUIEN FUE EL AUTOR DEL “DIARIO”?

    Pero, ¿quién escribió el Diario de Anne Frank?

    Se dice que “inicialmente, la publicación del Diario fue rechazada por numerosos editores” (7). Desde 1952, en que fue editado por vez primera en París — la primera edición holandesa apareció en el verano de 1947 (8) –, se han hecho más de cincuenta ediciones en todos los idiomas importantes, contabilizando hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares vendidos (9), muchos de ellos a la fuerza (10), amén de una hollywoodense película de gran éxito, obras de teatro y numerosas adaptaciones transmitidas por radio y televisión. Pretende ser el verdadero diario íntimo de una niña judía de Amsterdam, de 12 años de edad, escrito durante la ocupación alemana, mientras permanecía escondida con su familia en los fondos de una casa; posteriormente fueron arrestados (4 de Agosto de 1944) y trasladados a campos de concentración, donde Anne Frank falleció a los 14 años de edad, en Marzo de 1945, víctima de una epidemia de tifus que se extendió en la zona (11). Señalemos aquí que la detención de los Frank la llevó a cabo la policía holandesa (Policía Verde) y que Anne fue trasladada primeramente al campo de tránsito para deportados judíos de Westerbork (Holanda), posteriormente, el 2 de Septiembre de 1944, al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau y en Diciembre del mismo año a Bergen-Belsen (12), donde el fin de la guerra y el caos inherente producido por los bombardeos aliados sobre ciudades y los medios de comunicación y avituallamiento llevarían al hambre y el tifus. Es decir que fue paseada por toda Europa. Uno se pregunta si no suponía todo esto un esfuerzo por perder la guerra, puesto que en un momento de máxima necesidad, los alemanes se dedicaban a trasladar a los presos de naciones enemigas de campo en campo, con el consiguiente consumo del escaso combustible que hacía falta en el frente y utilización de numerosos trenes útiles en otros menesteres. Y si la intención de los alemanes era “exterminar” a la población judía, tampoco se comprende que Anne pasara tres meses en Auschwitz sin ser “gaseada” para ser trasladada a Bergen-Belsen, que en ningún caso era un campo de exterminio (según el Institut für Zeitgeschichte de Munich, instituición paraoficial del gobierno alemán, ni en Bergen-Belsen ni en todo el antiguo territorio del Reich existieron cámaras de gas para el exterminio de seres humanos) (13). Añadamos que el padre, Otto Frank, fue hospitalizado en Auschwitz para ser curado de sus dolencias (14). Resulta en cualquier caso sorprendente este interés de los alemanes para que los teóricamente destinados a la cámara de gas entraran en ella gozando de salud. Según Otto Frank, el “Diario” fue encontrado por casualidad, por él mismo, escondido en una cavidad que, casualmente, se hallaba entre la viga y el techo del lugar donde habían estado recluídos, antes de caer en poder de los alemanes. Ese encuentro fortuito ocurrió, según Otto Frank, bastante después de finalizada la guerra, en 1952 (15), si bien esta fecha no coincide con la de publicación de las primeras ediciones (1947) (16). Para Wolfgang Benz (44) el diario fue hallado por Miep Gies, una vecina de los Frank en las Prinsengracht 263 de Amsterdam, el mismo 4. 8. 44, día de la detención. Se dice que Anne Frank escribió su diario a escondidas. Así lo afirma en su prólogo George Stevens, quien afirma no sólo que el diario era pequeño, sino también “que del pequeño diario sólo Anne tenía conocimiento” (17). Aquí surge un problema, ¿cómo es que un libro que, según las ediciones, tiene unas 230, 240 ó 290 páginas, puede ser incluído en un diario pequeño que podía ser escondido detrás de unas libretas de apuntes del colegio? A pesar de hallarse en un desván relativamente pequeño, ninguno de los acompañantes la vió escribir (18), lo cual no deja de ser dificil, teniendo en cuenta que se trataba de un escrito voluminoso. Otros autores no coinciden sobre este punto (19). Según el historiador catalán J. Bochaca, que una niña de doce años escriba, en la segunda página de su diario, un ensayo filosófico sobre las razones ontológicas que la impulsan a hacerlo; así como que una niña de tan corta edad sea capaz de redactar una historia de la familia Frank, sin notas a la vista; que confinada en una buhardilla esté al corriente de la legislación y las medidas antisemitas de los “nazis”, incluyendo fechas, números de decretos y nombres propios; supone un caso impar en la historia de la literatura universal (20). El mismo autor hace notar que las ediciones inglesa y alemana del “Diario” difieren tan fundamentalmente, que las diferencias no pueden ser atribuídas, racionalmente, a criterios de traductor. “La verdad sobre el diario de Anne Frank fue revelada, inicialmente, por la publicación sueca “Fria Ord”, en 1959, en una serie de artículos diarios aparecidos en marzo. En abril de aquel mismo año, la revista americana Economic Council Letter (15 de Abril de 1959) resumió los artículos de su colega sueco, con la siguiente gacetilla: “La historia nos proporciona muchos ejemplos de mitos que tienen una vida más rica y más larga que la verdad, y que, sin duda, pueden llegar a ser más efectivos que la verdad” (21). Nuestras dudas aumentan cuando leemos en el New York Times del 2 de Octobre de 1955, que en el diario de Anne Frank “sólo figuraban aproximadamente 150 inscripciones” donde se consignaban “cronológicamente las sensaciones e impresiones de una adolescente” (“mamita me trata a veces como un bebé, lo que no puedo soportar”) y “adicionalmente muy pocas que no podrían considerarse como pertenecientes a esa categoría” (“temo mucho que nos descubran y que seamos fusilados”) (22). No obstante ello, continúa Richard Harwood, el “Diario” publicado consta de 293 páginas y su texto no concuerda con la relación, que acabamos de citar, entre numerosas inscripciones propias de una adolescente y “muy pocas” de mayor o menor referencia política. De hecho, no sólo las observaciones de carácter político del diario, sino su contenido general y su estilo, presuponen un conocimiento de interrelaciones históricas, juicio y arte de la expresión poco comunes incluso entre adultos. La edición “original” del Diario nunca fue publicada, puesto que el padre, Otto Frank, decidió expurgar el mismo de fragmentos escabrosos de una adolescente o de críticas a la madre de Anne. Más tarde este debió admitir que además de la escritora judía Anneliese Schütz e Isa Cauven”para colmar algunas lagunas en el diario debió requerir los servicios del periodista holandés Albert Cauven” (23). Incluso el poco sospechoso semanario Der Spiegel, instrumento principal en la “reeducación” del pueblo alemán, debía admitir que “el “Diario” en su conjunto no es auténtico”. Para el Spiegel queda claro que “aquello que ha hecho emocionar al mundo, no proviene enteramente de la mano de Anne Frank. En la edición el “Diario” ha sido transformado por numerosas manipulaciones…” (24). La investigación oficial llevada a cabo por la Dra. Hübner deduce que el “Diario” publicado está compuesto de 177 capítulos (cartas), que proceden de cuatro diferentes fuentes: 4 del Diario, 5 de un libro de relatos, 69 de dos diarios, que la Dra. Hübner define como primera elaboración del Diario, 99 procedentes de hojas sueltas, que la investigadora define como segunda elaboración del Diario.

    JUICIO ESCLARECEDOR

    Mayores sospechas nos asaltan, lógicamente, al estudiar el pleito en que se enzarzaron el conocido escritor judío norteamericano Meyer Levin y el padre de Anne Frank. El juicio transcurrió entre 1956 y 1958 ante el County Court House de la ciudad de Nueva York, obteniendo el demandante Meyer Levin un fallo a su favor que condenaba a Otto Frank a abonarle una indemnización de 50.000 dólares de la época por “fraude, violación de contrato y uso ilícito de ideas”; el pleito, que se arregló privadamente después de la sentencia por obvio mútuo interés, versaba sobre la “dramatización escenográfica” y venta del “Diario”. El juez, así mismo judío, era Samuel L. Coleman, quien dictó sentencia en el sentido de que Otto Frank debía pagar a Meyer Levin “por su trabajo en el diario de Anne Frank” (25). Para cualquier interesado, todo lo referente al caso Levin-Frank está archivado en la Oficina del Condado de Nueva York (N. Y. County Clerk’s Office) con el número 2241-1956 y también en el New York Supplement II, Serie 170, y 5 II Serie 181 (26). Así pues, la sentencia del juez — y juez judío — en el sentido de que el autor del Diario es Meyer Levin y no la niña, existe (27). Lo que interesa hacer notar es que de la lectura de la numerosa correspondencia privada de Otto Frank y de Meyer Levin que fue aportada al juicio como prueba de las partes, surge la grave presunción “juris tantum” de que el “Diario” “es substancialmente una falsificación” (28), y que el autor material de esa falsificación fue el igualmente judío Meyer Levin. Levin, en legítima defensa de sus derechos de autor, además de demandar al Sr. Frank por cuatro o cinco millones de dólares por su labor de parafrasear el manuscrito “para el fin que tenía que cumplir…”, pleiteó igualmente contra el productor de cine Kiermit Bloombarden, pues en la película — del mismo título que la obra — aparecen también escenas escritas por él y que no estaban contenidas en el Diario original (29). Meyer Levin había sido corresponsal en España durante la guerra civil de 1936 a 1939 y más tarde enviado de la Agencia Telegráfica Judía durante los enfrentamientos con los palestinos entre 1945 y 1946. La Enciclopaedia Judaica le reconoce como “el primer escritor en poner en escena el Diario de Anne Frank (1952)” (Vol. 11, pág. 109) (30).

    UN BOLIGRAFO PREMATURO

    Pero no acaba aquí todo, y nuestra duda se convierte en decepción cuando descubrimos, como lo ha hecho el historiador británico David Irving tras su investigación (31), que en el “Diario” de Anne Frank había tinta de bolígrafo. Así lo determinaron unos expertos que acudieron expresamente a Suiza para comprobar el manuscrito original en posesión de Otto Frank. Según estos, parte de los diarios habían sido escritos con bolígrafo — inventado en 1949 y cuya aparición en el mercado data como temprano de 1951 — algo imposible al haber fallecido Anne Frank de tifus (32) en 1945. Dos ciudadanos alemanes, Edgar Geiss y Ernst Roemer, pusieron públicamente en duda, una vez más, la autenticidad del famoso “Diario”. Ante ello el Tribunal del Distrito de Hamburgo encargó a la Oficina Federal Criminal Alemana (BKA) un examen de los textos para determinar científicamente si la escritura de éstos se había llevado a cabo durante los años 1941 a 1944, basándose en los análisis del papel y la escritura del manuscrito original. Este análisis químico-técnico fué llevado a cabo en abril de 1981, bajo la dirección del Doctor Werner (33). A pesar de su publicación, la ley del silencio de los “mass-media” intentó dar la menor publicidad posible a los resultados de los análisis. Sí lo hizo el New York Post del 9 de Octubre de 1980 mencionando el hecho. Según este análisis, las correcciones, comentarios y añadidos en las hojas de parte del manuscrito fueron hechas en tinta azul, negra, roja, a lápiz y en BOLIGRAFO de tinta negra, verde y azul. Como comentarios y texto principal son de una misma mano, recordémoslo, el libro fue escrito por alguien después de la guerra o cuando menos lo finalizó pasada la contienda. El original consta de tres libretas encuadernadas y 324 páginas sueltas (34).

    DIFERENCIAS EN LA ESCRITURA

    Un calígrafo pudo comprobar, además, que todo había sido escrito por la misma mano y que, por tanto, no podía ser la de Anne Frank. Se trata de Minna Becker, períto calígrafo judía, quien afirmó ante el juez, repetidamente, que toda la escritura del diario pertenece a una misma mano (35). Para dilapidar este tema sólo ha hecho falta acceder a las cartas auténticas que Anne Frank escribió de niña a unas amigas, publicadas en los Estados Unidos; la letra de estas cartas sí tiene el aspecto normal de una niña de 10 ó 12 años, lo que no es el caso del “manuscrito original”, que nos revelan a un autor de mayor edad. Las cartas fueron adquiridas por el “Instituto Simon Wiesenthal” y, siempre según David Irving, sí son auténticas, no así el diario (36). Bochaca confirma asímismo, como han hecho posteriormente otros autores, refiriéndose a Paul Rassinier, que la escritura que se afirma es la de Anne Frank, reproducida en el libro Spur eines Kindes, de Ernst Schnabel, difiere totalmente de la escritura de Anne Frank en el manuscrito original. El Profesor Faurisson, de la Universidad de Lyon, cuya especialidad es la crítica de textos y documentos, y que mantuvo varias conversaciones personales con el padre de Anne Frank, insiste en este tema otorgándole el peso suficiente para llevar al escepticismo sobre el “Diario” de Anne Frank. Su primer trabajo sobre el caso fue publicado en francés en 1980. Una traducción del mismo apareció en el verano de 1982 en el volúmen del The Journal of Historical Review con el título “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” (págs. 147-209). Entonces señalaba dos ejemplos de la letra manuscrita atribuida a Anne Frank, ambos escritos cuando esta contaba aproximadamente 13 años, pero extrañamente la primera (datada el 12 de Junio de 1942) parece mucho más madura y similar a la de un adulto que la supuestamente escrita sólo cuatro meses más tarde (10.10.42). Respondiendo a dicho escepticismo sobre la autenticidad del “Diario”, el State Institute for War Documentation de Amsterdam (Rijksinstituut voor Orloogsdocumentatie — RIOD), publicaba un libro en 1986 que incluía el facsimil de una carta supuestamente escrita por Anne el 30 de Julio de 1941. El descubrimiento en los EE.UU. de otros varios ejemplos de la letra manuscrita fue anunciado en 1988. El mismo incluía dos cartas fechadas el 27 y el 29 de Abril de 1940 y una postal, escritas a alguien en Danville (Iowa). Estas últimas, como las del 12. 6. 1942 y 10.10.1942, creaban un nuevo problema al Instituto de Documentación de Guerra de Amsterdam, dado que la letra manuscrita que aparece en ellas es completamente diferente que la escritura de adulto de la carta del 30 de Julio de 1941, así como la mayor parte del manuscrito en cuestión. Estos descubrimientos confirman la creencia del Prof. Robert Faurisson de que la letra manuscrita de “adulto” atribuída a Anne es, en realidad, muy parecida a la letra manuscrita de una de las personas que oficialmente “ayudaron” a Otto Frank a preparar el “Diario” para su publicación después de la guerra. Para Mª Paz Lopez y su artículo en “La Vanguardia”, estas diferencias de escritura son normales (!) en un adolescente (ver las reproducciones adjuntas). Igualmente soslaya, al tratar el tema del informe pericial encargado por el RIOD, el tema de la escritura a bolígrafo, mencionando exclusivamente las anotaciones a lápiz del padre. Podemos concluir pues, que no se trata de un “Diario”, sino de una novela, basada en un manuscrito escrito después de la guerra por Otto Frank o sus colaboradores, y redactado por Meyer Levín, con algunos añadidos posteriores del holandés Albert Cauven (38). El historiador alemán Udo Walendy es definitivo: “El Diario de Anne Frank — durante años lectura recomendada tabú para escuelas y público — es una falsificación” (39).

    ANNE FRANK A LA FUERZA

    Conviene advertir aquí que para evitar dudas y desbancar las crecientes sospechas sobre la autenticidad del libro, fue impuesto por las autoridades alemanas actuales como “lectura obligatoria” en las escuelas (¡increíble negocio para los propietarios de derechos — Fondo Anne Frank — y editores!) y se llegó al extremo de adoptar medidas disciplinarias (retiro de la “venia docendi”) contra maestros y profesores que osaran manifestar sus dudas al respecto (40). El Profesor Stielau, de Hamburgo, fue expulsado de su cátedra, en 1957, por el mero hecho de haber osado poner en duda la autenticidad del Diario. ¡Increíble!. Todavía en 1976, el padre de Anne, Otto Frank, lleva a cabo acciones y denuncias contra Heinz Roth, de Odenhausen, en un juicio tendente a prohibir publicaciones que sostengan que el diario, tal como se publicó, no puede haber sido escrito por una niña de 12 años. Ejemplos éstos que demuestran cuán estrecho es el margen de la libertad de pensamiento cuando se rozan ciertos temas tabú (41).

    UN TIMO MORAL

    Richard Verrall (que publica bajo el nombre literario de Harwood) advierte que la falsedad del mito de Anne Frank va mucho más allá, es muchísimo más profunda que la eventual falsificación del texto. Reside en la “unilateralidad” y en la “recurrencia infinita” del tema: una perfecta aplicación política de la propaganda actual del viejo tema de la niña inocente atrapada por la maldad exclusiva de los otros, pero que triunfa incluso después de muerta. El mito de Anne Frank, por la fuerza de su impacto sobre la sensibilidad colectiva, se convierte no sólo en símbolo de la “inocente” nación judía perseguida, sino más aún y contra todas las reglas de la lógica, en “prueba indiscutible” de la maldad intrínseca, inmedible, de los perseguidores. Reconozcámoslo pronto, en efecto, no importa desde un punto de vista humano que el “Diario” de Anne Frank sea una falsificación o no. Esta niña falleció, víctima del tifus — y no en una “cámaras de gas” inexistente en Bergen o convertida en “pastillas de jabón” que se han revelado una falacia, todo hay que decirlo –; y el padecimiento y muerte de cualquier niño es siempre lamentable. Pero es importante constatar que los posibles sufrimientos de una niña judía de 14 años, en tiempo de guerra, no son más significativos por el “hecho” de que hubiese escrito un diario, que los sufrimientos tanto o más terribles de otros posibles niños judíos; o que las desgracias infinitamente más numerosas de otros niños alemanes, italianos, japoneses, polacos, rusos o de otras nacionalidades que han sufrido horriblemente por muchos otros motivos en esa misma guerra: despedazados, quemados vivos a millones, mutilados o inválidos para toda la vida a causa de los bombardeos masivos de población civil efectuados por los aliados contra ciudades abiertas alemanas; abandonados en medio del caos ante la muerte o desaparición de sus padres; violados, corrompidos por la barbarie de buena parte de las tropas enemigas. Sólo en el Holocausto alemán de Würzburg, durante los últimos días de la guerra, fueron quemadas 5.000 personas, de entre las cuales más de 100 niñas y mujeres se llamaban Anna, convertidas en cenizas durante la noche del 16 de Marzo de 1945 (44). ¿Pero quién se acuerda de tal suma de horrores sufridos por los no judíos? ¿Quién llora por el niño alemán que, en Dresde, junto a otros 250.000 civiles, mujeres y niños principalmente, corre aullando envuelto en el fuego inextinguible del fósforo líquido? ¿Quién por la niña alemana violada varias veces hasta la muerte por una sucesión de bestias animadas a ello por el judío soviético Ilya Ehrenburg? ¿Quién escribe novelas lacrimógenas por los no menos reales e inocentes niños japoneses de Hiroshima y Nagasaki? ¿Quién por los niños de la misma edad de Anne Frank, masacrados en Paracuellos del Jarama, que en su propio país tampoco cuentan con una calle?. Nadie. No hay “best sellers” para ellos, no hay “dramatizaciones”, ni 50 ediciones, ni cine, ni teatro, ni bombardeo televisivo, ni campañas en su nombre, ni recogidas de firmas, ni movilizaciones entre los partidos políticos del sistema y sus parlamentarios, ni manifestaciones públicas cincuenta años después, ni nadie que quiera recordarles cambiando el nombre de una calle, por pequeña que esta fuera. ¿Por qué? ¿Tal vez porque no cuentan con un lobby que haga del dolor un negocio sin precedentes? ¿Porque les falta la conveniente orquestación de los “mass-media”, que hacen del sufrimiento ajeno un arma política, con la intención de desarmar moralmente a quienes denuncian semejante hipocresía? ¿O deberíamos ser más atrevidos y decir que, simplemente, porque no son judíos? Entonces habría que denunciar y perseguir igualmente a aquellos que por dinero o por oscuros intereses políticos y personales hacen, con los niños que han padecido en el pasado, discriminaciones en razón de su raza, religión o ideas políticas de los padres y sólo se acuerdan de unos niños muy concretos y minoritarios, soslayando a los demás. Se trata, sin duda, de un agravio comparativo.

    ¿Una calle para una niña o para una falsificacion?

    “El Ayuntamiento de Bergen niega el nombre de Anne Frank a una calle”. Efectivamente La Vanguardia informaba de un caso similar al que nos ocupa con el pobre Séneca, con ocasión del intento de imposición de una “Calle Anne Frank” en la ciudad de Bergen, en cuyo municipio se encontraba el campo de Bergen-Belsen, y cuyo ayuntamiento se ha negado de plano a dar el nombre de Anne Frank a la calle que lleva al monumento recordatorio del campo. La propuesta fue hecha después de que años atrás se intentara dar — sin éxito — dicho nombre a una escuela (42). Con todo, entre el 12 de Mayo de 1995 y Otoño de 1996, la autodenominada “Plataforma cívica (!) Anna Frank” bombardeaba a las 230 familias que habitan en la calle Séneca de Barcelona con la petición de cambio de nombre y recogida de firmas consiguiente para solicitar su apoyo en semejante despropósito y lograr dicha permuta del Ayuntamiento y su Consejo Municipal del Distrito. El fin confesado de la campaña es “boicotear las actividades de la Librería Europa”, es decir la libertad de expresión de los demás. Según los organizadores cuentan con el apoyo de más de sesenta organizaciones. Pero aparte del cabezal impreso de un papel de cartas y algunos grupos marginales, las manifestaciones no son en absoluto numerosas (43) y mucho menos representativas de los ciudadanos de Barcelona o los habitantes de la calle Séneca, que no se sienten identificados con los “libertarios” y anarquistas violentos del Barrio de Gracia, ni con los homosexuales, las lesbianas o la extrema izquierda incendiaria, cuyo único hecho patente ha sido arruinar la calle Séneca con pintadas indecibles y reiteradas de bajo nivel cultural, cuando no lanzando piedras y cócteles molotov con grave riesgo para los vecinos. Una triste historia, ciertamente. Un señor se hace millonario a costa de su hija, muerta, haciéndola pasar como autora de una novela que ella no ha escrito. Y encima debe ser puesto ante los tribunales para que pague al auténtico autor. El periodista Gil Mugarza recomienda acertadamente que lo más decoroso y oportuno en relación con la desventurada muchacha, ajena a cuanto haya podido ser un lucrativo éxito editorial y un gigantesco éxito político y económico para la causa sionista, es el dejarla descansar sencillamente en paz.

    Es lamentable que la jóven, muchos lustros después de su muerte, deba ser sacrificada nuevamente, una vez tras otra, víctima de especulaciones que utilizan a los muertos para solaz y distracción de los vivos.”

    NOTAS:

    (1 y 2) Weber, Mark: Anne Frank. Publicado en The Journal of Historical Review de Mayo/Junio de 1995, pág. 31.

    (3) Daily Telegraph 24.3.1933 y Daily Express de misma fecha.

    (4) Irving, David: Pruebas contra el Holocausto. Conferencia en el Hotel Majestic de Barcelona, el 17 de Noviembre de 1989.

    (5) Felderer, Ditlieb: Il Diario di Anna Frank: una Frode. Edizioni La Sfinge, Via Marchesi, 30, Parma (Italia), 1990, pág. 6.

    (6) Harwood, Richard (Richard Verrall): ¿Murieron realmente seis millones?. Historical Review Press, Inglaterra, 1977.

    (7) Enciclopaedia Judaica, citada en Felderer, opus. cit. Pág. 14.

    (8) Benz, Wolfgang: Legenden, Lügen, Vorurteile: Ein Wörterbuch zur Zeitgeschichte. DTV Deutscher Taschenbuch Verlag. 2ª Edición, 1992 y Felderer, pág. 13: Enciclopedia Brockhaus, Vol (6-450).

    (9) Paz Lopez, María: La niña que contó lo inexplicable. La Vanguardia de Barcelona, el Miércoles día 15.3.95, pág. 2 de “Revista”. Según Benz opus. cit., esta cifra en 1992 era de 16 millones.

    (10) Bochaca, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade No 170 de Marzo de 1989. Págs. 18 a 20.

    (11) “Anne Frank “Diary” a fake”. Publicado en el periódico Holocaust News, No 1, pág. 3, del Centre for Historical Review. London. Así mismo Enci. Judaica pág. 53 y Felderer op. cit.

    (12) Enciclopaedia Judaica, pág. 53. Jerusalén, Israel, 1971-1972.

    (13) Roth, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel., 1979.

    (14) Enciclopaedia Britanica. Citado por Felderer.

    (15) Bochaca, opus cit.

    (16 y 17) Felderer, opus. cit. pág. 13 y pág. 22.

    (18) Bochaca, opus cit.

    (19) Paz Lopez, opus. cit.

    (20) Bochaca, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade p.18-20.

    (21) Bochaca, J.: El mito de los seis millones. Ed. Bausp, Barcelona, 1978; pág. 100.

    (22) Harwood, opus. cit.

    (23) Bochaca, opus. cit. y también Felderer, opus. cit. p. 14.

    (24) Citado por “Kommentare zum Zeitgeschehen”. Folge 269. September 1993, p. 65.

    (25, 26, 27 y 28) BOCHACA, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade. Págs. 18 a 20.

    (29) Gil Mugarza, Bernardo: “Requiem por Anne Frank”, Arriba, 9.5.59.

    (30) Felderer, opus. cit. Pág. 15.

    (31) Irving, David: “Pruebas contra el Holocausto”. Hotel Majestic, Barcelona, 17.11.89.

    (32) Paz Lopez, opus cit.

    (33) Bochaca, opus. cit.

    (34) New York Post del 9 de Octubre de 1980.

    (35) Bochaca, opus cit.

    (36) Irving, opus. cit.

    (37) Ver Faurisson, Prof. Robert: “Anne Frank’s Handwriting”. Publicado en el The Journal of Historical Review, Vol. 9, Nr 1, Spring 1989. Pag. 97-101. IHR, California. Pruebas caligráficas. Y Vol. 3, Nr 2, summer 1982: “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” así como “Le Journal d’Anne Frank est-il authentique?” en Serge Thion, Vérité Historique ou Vérité Politique? Paris, La Vielle Taupe, 1980.

    (38) Bochaca, opus. cit.

    (39) Roth, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel. Odenhausen, Julio de 1979.

    (40) Bochaca, opus cit.

    (41) Harwood, opus. cit.

    (42) Gil Mugarza, opus cit.

    (43) En su mayoría, a la media docena de homosexuales, lesbianas, o marginales de extrema izquierda habituales, se suman una cantidad casi siempre doble de periodistas y cámaras, dispuestos a extrapolar el hecho, para mayor beneficio de aquellos que después de salir en las fotos, aspiran a ser subvencionados por el Ayuntamiento y la Generalitat en base a impuestos que pagan los ciudadanos de a pie.

    (44) Die Bauernschaft, Junio de 1995.

  4. Que el diario de ana frank sea un mito no me sorprendería, tantas cosas son inventadas con el unico fin de formarnos un pensamiento acorde a sus conveniencias (grupos economicos). Pero creo que minimizar los hechos ocurridos durante la II Guerra Mundial es un error. No sólo aquellos cometidoss por la Alemania nacionalsocialista, también debe ser recordado con rechazo y como terrorismo (termino q le encanta a los dirigentes politicos norteamericanos) el lanzamiento de la bomba nuclear.
    Porque existian lugares como Auschwitz? Deben ser repudiados no sólo la construccion de un mito para demonizar una nacion, sino tambien el procedimiento que llevo a cabo Alemania para con los judíos.

  5. Pues ¿qué acaso no sabe leer Pablo?

    Se demuestra que el Diario de Ana Frank es una farsa y afirma usted que además del reconocer fraude de este “Diario” también se debe “rechazar procedimiento que llevo a cabo Alemania para con los judíos”.

    Si una cosa niega a la otra, ¿cómo rechazar ambas?

    O es real el Holocausto, o es una farsa inventada por los hebreos. La realidad de una excluye a la otra.

    Ave Maria, Gratia Plena

  6. Ya en la década de los 80 en México en las escuelas secundarias, en concreto en la materia de historia universal, se enseñaba el mito del holocuento, desde entonces, se les pedía a los alumnos leer ya sea, Los Hornos de Hitler, El Diario de Ana Frank o cualquier novelesca acorde con la versión oficial.

    previo curso sobre las bondades del socialismo….. en otra de las historias como asignaturas

    En Cristo

  7. Estimado Logan: Pablo sí sabe leer aunque no lo parezca. Desarrolla la técnica de conceder algo para negarlo todo. Su propósito, contra viento y marea y todas las razones que se le den, es demonizar Auschwitz haciendo oídos sordos a la realidad que se le presenta.

    O sea seguir con el mito, o cambiando ls letras con el timo, concediendo que lo de Hiroshima también fue malo. Pablo con otros nicks permenentemente hace lo mismo. Pero no puede engañar a nadie, lo de Hiroshima y lo de Auscwitz son diametralmente opuestos. Hiroshima es un dato de la realidad y Auschwitz de la ficción.

  8. Sí, claro, el holacausto es una mentira. Y el Papa es Mickey Mouse. La cantidad de gente que murió por culpa de una sola persona, y quereis no sólo olvidarlos sino llamarlos mentirosos (le dijo el burro al caballo)

  9. ya que han “conseguido” negar con tanta astucia la veracidad del textoo..me encantaria dar las felicitaciones coorespondientes a quien quiera q fue el escritor, admiro con grandeza la forma en que logro meterse en la mente de una niña de 13 años!
    AMO ..AME Y SIGO AMANDO ESTE LIBROO!

    MALDITOS NAZIS!

  10. Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Bol%C3%ADgrafo (Esta informacion ha sido contrastada en varias enciclopedias de antes de la masificacion de internet donde circulan todo tipo de mentiras y bulos…)

    Creo que antes de hablar sobre hechos, conviene investigar un “poquito” y no creerse todo lo que nos cuentan…

    Inventado en 1938 por los hermanos húngaros, Laszlo Biro y George Biro…. se vendieron los primeros bolígrafos del mundo, fabricados en la Argentina en los años 1940; de modo similar, en muchos países europeos…

  11. Quen lo lo afirma?
    David Irving?, un nazi britanico
    Ditlieb Felderer? es un notorio neonazi, que pasó un tiempo en prisión en Suecia por difundir propaganda racista. ademas de ser un obseso sexual, pedofilo, psicopata, macrabo ser que enviaba cartas con mechones de cabellos de judios
    Robert Faurisson? no es ni un historiador, ni un experto forense, ni un grafólogo. Fue condenado a una pena suspendida, y a pagar diversas multas por difamación, incitación a la discriminación, odio racial y violencia racial

    En 1981, el Instituto Estatal de Documentos de Guerra de Holanda envió el manuscrito de los diarios de Ana Frank al Laboratorio Estatal de Medicina Legal del Ministerio de Justicia de Holanda para que determinaran su autenticidad. El Laboratorio examinó los materiales usados – tinta, papel, cola, etc. – y la letra, y emitió un informe de unas 270 páginas:

    El informe del Laboratorio Estatal de Medicina Legal ha demostrado convincentemente que ambas versiones del diario de Ana Frank fueron escritas por ella de 1942 a 1944. Las alegaciones según las cuales el diario era el trabajo de otra persona (realizado después de la guerra) son así refutadas definitivamente.
    Más aún, se puede afirmar que pese a las correciones y omisiones… el Diario de Ana Frank [es decir, la versión publicada de los diarios] contiene “la esencia” de los escritos de Ana, y no hay ninguna base para aplicar el término “falsificación” al trabajo de los editores del libro.

    El argumento más común contra el diario es que contiene escritos realizados con un bolígrafo, y los bolígrafos no empezaron a ser comunes hasta después de la muerte de Ana. Este es un mito falso, aunque persistente. La única tinta de bolígrafo del diario está en pedazos de papel añadidos por otra persona que no era Ana. Los escritos de Ana no fueron realizados con un bolígrafo.

    Esta es una pagina confiable

    http://www.nizkor.org/features/qar/qar56…

    Wikipedia no es la fuente de la cual me pueda valer, pero adrede voy a dejar el link

    http://es.wikipedia.org/wiki/Discusión:D…

    Con la muerte de Otto Frank en 1980, el diario original, incluyendo cartas y hojas sueltas, fue dejado en herencia al Instituto para la Documentación de la Guerra de los Países Bajos, que llevó a cabo en 1986 un estudio forense del diario a través del Ministerio de Justicia de los Países Bajos. Tras cotejar la caligrafía con ejemplares de autoría probada determinaron que coincidían, y que el papel, pegamento y tinta empleados eran fáciles de adquirir durante el período en el que se afirmaba que el diario había sido escrito. Su determinación final fue que el diario era auténtico. El 23 de marzo de 1990 el Tribunal Regional de Hamburgo confirmó su autenticidad.”

  12. Esto fue absolutamente una gran farsa literaria. Coincido con el término de la “industria de la lástima”, medida que beneficia a los judíos para que todos sientan pena por ellos y eso permite justificar las atrocidades que cometen ellos y las ayudas económicas que se le envían. Para que lo puedan comprender mejor en un lenguaje peyorativo, sería así: “Vamos a mandarle una ayuda. No le digamos. Ellos, pobre gente, han sufrido tanto…”.
    Y muchas mentiras se han dicho, con tal de desprestigiar a la figura de Hitler. El “Holocausto” es una farsa al igual que la de la llegada del hombre a la luna. La llegada a la luna, el “Holocausto” y el ataque a las Torres Gemelas junto al libro de Anna Frank son una de las tantas mentiras. Porque digo una cosa: ¿Por qué no hablan un poco del Genocidio Stalinista, del Holodomor y de todo eso? Sin embargo nadie dice nada.
    Y a los comunistas los benefician para ocultar sus propias atrocidades tanto antes, como luego y durante de la II G. M.
    Porque pregunto una cosa yo: Si era supuestamente “auténtico”, ¿por qué negarse a que lo revisaran? Esa es una explicación que nos deben. Por ej., supongamos que uno viene conduciendo un auto, la policía te para para hacerte un control de alcoholemia y vos te negás alegando que no querés que te lo realicen porque no estás borracho. ¿Qué va a decir la policía? Van a decir que la persona se negó a hacerlo porque estaba borracha. Y bueno, esto acá del Diario de Anna Frank es lo mismo. El padre de Anna se negó a la revisión porque era mentira. Porque si era auténtico, ¿por qué negarse, que mal venía una revisión?
    Y es así. Y esto muchos no lo quieren entender. Después si uno dice algo es antisemita o anticristo.
    Otra cosa que les quiero informar: No hay relación entre el antisemitismo y la negación del supuesto “Holocausto”, ya que hay datos que pueden figurar en páginas de internet nazis, como por ej., http://www.historiaverdadera.com.ar, pero porque son publicados ahí, pero en sí, son todos textos elaborados por el Institute for Hystorical Rewiev (Instituto para la Revisión Histórica) de EE. UU. ¿Y eso quiere decir que este instituo sea antisemita? No. Sino que hacen esto porque es su trabajo, no porque sean nazis ni nada por el estilo. ¿Porque cuál es el trabajo de este instituto? La misma palabra te lo dice: Revisar la historia.
    Pero les doy un consejo a todos: No se dejen manipular. ¿Porque hásta cuándo los medios nos van a vender lo que quieren vendernos, hásta cuándo nos van a decir en qué tenemos que creer, hásta cuándo nos van a decir qué es bueno y qué es malo?
    Por eso pasa lo que pasa.

  13. Suponiendo que fuera mentira que escribio el libro Ana Frank, igual todo lo que relata de lo que fue esa HORRIBLE epoca en la que los NAZIS hicieron lo que les dio la gana con los judios, todo eso es VERDAD y es HISTORICO, no es invento de “la niña de 13 años”, los NAZIS cometieron los mas grandes crimenes que hubo en la historia, simplemente el Diario de Ana Frank, aparte de ser una obra literaria de muy buen nivel, relata hechos que ocurrieron realmente. EXCELENTE LIBRO !! Y FELICITO A LOS FRANK POR HABERLO PUBLICADO !!

  14. Me parece acertado el artículo, si el holocausto es una “verdad absoluta”, entonces ¿por qué tanta persecusión contra el revisionismo?. La verdad siempre sale a relucir y los judíos y demás secuaces no quieren que se sepa toda la verdad, siempre esgrimiendo información falsa y pruebas fabricadas. Siempre se condena al estado alemán pero no se condena el genocidio de Hiroshina y Nagasaki, ya que “aunque murieron muchos inocentes se salvaron millones al poner fin a la Segunda Guerra Mundial”. Esto último si que es para dar asco a cualquiera que tenga siquiera un poco de inteligencia, pero será buen material para infinidad de películas pro-judaicas que dejan muy buen dinero a los grandes cineastas yanquis y demás, claro está además de las ganacias que dejarán los libros y documentales escritos anti-germánicos, junto con los “campos de concentración” empleados como atracción turística. Pobrecillos los que toman esas basuras como “material histórico”, deberían leer un poco más y no leer la historia escrita por los “vencedores”.

  15. Me parece increíble que aún exista gente tan ignorante. El holocausto es, con diferencia, la mayor atrocidad que el ser humano ha cometido, y negarlo me parece un insulto a toda la gente que murió allí.
    Ana Frank estaba entre esa gente, fue víctima del genocidio judío por parte de una nación (entonces) enferma. Los que hemos leído su diario no podemos dejar de dar gracias por ese testimonio…hubo miles como ella, y el hecho de poder conocer su historia hace que nos llame todavía más la atención, que existía una historia así para cada persona asesinada…gracias Ana Frank. Y gracias Otto, por permitirnos conocerla.

    A todos los que negáis la realidad…supongo que sois ignorantes o estúpidos. Si sois ignorantes, daos una vuelta por el mundo, visitad el museo del holocausto en jerusalén, o auswitch, haced algo productivo.

    Para la estupidez, lo siento pero no hay cura.

  16. Quizás el diario de Ana Frank se la estafa literaria más grande del siglo xx pero acaso no es la biblia, tanto el antiguo testamento como el nuevo, la estafa literaria más grande de la historia. Si aplicamos el mismo rigor científico a los textos bíblicos descubriremos que están llenos de errores y plagios a otras religiones anteriores al cristianismo. Me sorprende que en una web católica seáis tan rigurosos con un texto, mientras aceptéis otro sin ningún rigor histórico.
    La diferencia entre el diario y la biblia es que nadie ha muerto por negar la autenticidad del diario, no se puede decir lo mismo de la biblia…

  17. No voy a ponerme a convencer a nadie sobre si el diario de Ana Frank es verídico o no. Consideraba ingorantes a las personas que afirmaban ser este una farsa pero leyendo las barbaridades de vuestros comentarios no me extraña ya nada. ¿De verdad tenéis la desfachatez de decir que el holocausto fue una mentira? ¿En serio tenéis el suficiente valor para llamarlo holocuento? Dios Santo, que odio siento ahora mismo al leer vuestras sandeces. Murieron millones de personas, es algo totalmente demostrado y los nazis tuvieron lo que se merecían, excepto el desgraciado de Hitler que ni siquiera dio el gusto a la humanidad de cogerlo sino que el muy cobarde asqueroso se suicidó. En lugar de perder el tiempo leyendo idioteces sensacionalistas, dedicarlo a leer y a abrir la mente, que como veo la tenéis bastante atrofiada,¡Y encima hablan de cristo! desde luego se os nota la cristiandad tal y como habláis, yo soy cristiana lo que no me impide reconocer que la segunda guerra mundial fue un holocausto, sangriento y malvado y el que lo niegue para mi no tiene otro nombre que el neo nazi y antisemita, me dais asco, un saludo.

  18. Pingback: El diario de Ana Frank, la falsificación literaria más grande del siglo XX | La Yijad en Eurabia

  19. Pingback: debate sobre la Escuela de Frankfurt / M « MontAlbo

  20. Este farsa, vil acusación y calumnia sobre los escritos de Anna Frank me parece indignante y fuera de lugar de alguien que se considere católico. Esta infame mentira solo denota el odio que tiene hacia los judios, me averguenzo de leer esto en una bitácora llamada “radio cristiandad” debía llamarse “radio maldad” porque no sen puede meter juntos tanto odio, prejuicios, mentira, manipulación, desvergüenza e inhumanidad…ya solo le queda por añadir que las imágenes que grabaron los aliados a su llegada a los campos de exterminio (y no “de trabajo”, mire de trabajo son los polígones industriales, las ciudades, las fábricas, los invernaderos, las minas,etc) se hicieron en Hollywood para propaganda aliada con actores americanos, ya solo le queda decir q debieron ganar los nazis y la humanidad hubiese conocido un verdadero progreso y renacimiento gracias a su genocidio sistemático de judíos, cristianos, minusválidos, etc. si los aliados no llegan a usar la bomba atómica sobre Japón este país no hubiese capitulado nunca y estos si que no respetaban ninguna clase de derechos humanos con sus prisioneros; los nazis y su plan genocida para exterminar a los judíos de la faz de la Tierra es desgraciadamente tan real como el genocidio turco sobre el pueblo armenio, aún están los cuarteles, los esqueletos de las pobres víctimas de los nazis, los miles de testimonios de supervivientes o alemanes, fotografías, etc los judíos se merecen nuestra compasión, apoyo y amor por toda la persecuciones, progromos, genocidios,difamaciones,etc q han sufrido y siguen sufriendo. No olvidemos q Jesucristo fue judío así como su Santísima Madre y nuestra religión cristiana está fundada en la religión judía aunque debemos añadir la Palabra de NSJC basadas en el amor, compasión, tolerancia y justicia.

  21. Acá puede que lo único autentico sea el atrevimiento, negar el Holocausto, es como negar el sufrimiento y los vejámenes padecidos por millones de alemanes, italianos, japoneses y demás. Es aterrador pensar que existan personas capaces de insinuar que los hombres de este mundo, se sensibilizan solamente ante los horrores vividos por judíos, homosexuales o romaníes, el sentido social y el respeto por los derechos humanos excede a los bandos formados durante la segunda guerra mundial. La humanidad compadece a cada una de las victimas, que debieron atravesar entre 1939 y 1945 las peores humillaciones y violaciones a sus derechos naturales. El libro de Ana Frank, puede o no ser autentico, pero esto no quita, desde ningún punto de vista la existencia del Holocausto y el sistema de extermino desatado por los nazis, es un atrevimiento poner en dudas tales hechos. El respeto a todas las victimas y sobrevivientes, el respeto a las sociedades modernas que intentan mirar al futuro sin olvidar el pasado, es esencial para comprometernos a rendir homenaje a todas aquellos que vieron en el día a día la materialización de los peores sentimientos humanos, para conquistar la paz y la tolerancia, encontrando en la diversidad la forma mas fructífera de nutrirnos como sociedad.

  22. El holocausto ¿una mentira?… por favor! . Esta página en realidad me parece un poco ridícula. Quizás el diario el falso ¿y qué?, el lector puede encontrar en él una enseñanza. Yo mismo abstraje de él la importancia de poder valorar el cómo vivimos, de forma tranquila (cosa que no sucedía durante las terribles guerras). De todas maneras el libro realmente me tocó siendo muy joven, es una excelente obra literaria y punto.

    PD: Me parece insultante negar el holocausto… mucha gente sufrió de manera increíble y en esta página ¿solo se puede pensar en que es algo inventado? . Cuánta gente perdió familia, mas de alguna familia desapareció completa. Horrendo.

  23. 6.-Resulta poco creíble que en un estrecho refugio, en el que permanecieron durante casi dos años, ninguna de las ocho personas que se encontraban en él supieran que Ana Frank redactaba un diario durante ese lapso (junio 1942 – agosto 1944). El padre dice que se entera después de retornar de Auschwitz.

    Sus padres se lo regalaron en su cumpleaños.

  24. la verdad yo lei el libro diario de ana frank y lo que aparece ahi es mucho mas k lo del libro,
    ademas me gustaria creer que es de verdad el libro porque es muy bonito y conmovedor, me gusto mucho lo e leido mas de una vez y tambien me da pena.
    y resulta poco creible qe el padre de ana aya escrito cosas como eso de peter y todo eso, bueno todo puede pasar no estoy en contra de nadie.
    y no es un chiste ni un juego una guerra ni menos como una guerra mundial, los judios fueron perseguidos y muertos aunque no se lo merecian para nada…
    y quien dijo que el holocausto es una mentira… NUNCAA, es una verdad.
    tambien quiero agregar que los ocupantes del anexo si sabian que ana tenia un diario, sale en el libro, y otto frank no fue quien encontro el diario fueron sus cuidadoras miep me parece, no lo se bien.
    bueno eso ya e escrito muxo grasiaas adios

  25. No entiendo. ¿Negar la barbarie? ¿A quien le importa lo que le pasó a esa niña? Pero… ¿Negar la persecución nazi hacia los judíos?
    Siendo totalmente imparcial ante ambos bandos: Era una guerra ¿Alguien fue la victima? La respuesta (Mi respuesta, osea mi punto de vista) Es: Todos, desde los soldados americanos, los judíos (Y minorías ¿Nadie sabe que también siguieron testigos de jehova, gays, lesbianas… en fin, no solo judíos.) los civiles alemanes que tuvieron que soportar bombardeos y los denigraron moralmente, haciéndolos pasar por los “Malos”. Incluso a esa pobre niña alemana violada por las “Bestias” rusas. Ni se diga del montón de muertos ante las nuevas armas. Los japoneses, los muchos que murieron sin una “Ana Frank” como escudo que los haga recordar.

    Este tema me hacer recordar una frase que lamentablemente no recuerdo de quien es:

    “La historia la escriben los vencedores”

    Aquí queda eso muy en claro. ¿Quien le reclama a los estadounidenses por semejantes matanzas en japón? Ahora ¿Cuantas voces se levantaron maldiciendo a los alemanes? Si estos últimos quemaron en hornos a miles de judíos… ¿No hicieron lo mismo los norteamericanos con miles de japoneses? Ojo, esto no perdona a los nazis (No creo que el holocausto sea un invento, siendo honesto no veo las bases de tal afirmación. Además, el simple hecho del racismo llevado a los límites de separar del resto de la gente ya me parece nauseabundo) No perdona ninguna de las atrocidades.

    En mi resumen: La segunda guerra mundial fue una, donde, como en todas… Todos los involucrados perdieron… Menos los políticos.

    Aplaudo a Francisco! La página no me parece ridícula. Pero negar la barbarie: Sí, y es un sí rotundo. ¿Acaso ud`s quieren vivir en carne propia el régimen de un gobierno socialista? ¿Les gustaría que no los dejaran entrar en cines, teatros, restaurantes, centros comerciales “No-judíos”, no conducir coches… Ser separados de todos los demás solo por ser de una “Raza” diferente? ¿Sí? No lo creo. Posiblemente ud`s hayan leído el Mein Kampf… En tal caso me quedo con el diario falso.

  26. La autenticidad del diario deja mucho más que dudas, lo cual no quiere decir que Ana Frank no haya muerto en Bergen Belsen, que es algo distinto.Pero sostener que durante dos años nadie, nadie, dentro de ese pequeño cubículo donde vivían dos familias , se percató que la niña escribía algo, sostener que Ana miraba el cielo y el famoso árbol siendo que siempre estaban las ventanas cerradas, sostener que dos familias vivieron allí aisladas sin que se sacaran los desperdicios a la calle, se pagara la luz, se pbtuvieran medicamentos y comida, etc. etc. y un largo etcétera, no es aceptable para cualquier mente no fanatizada.Por lo demás, bien se ha dicho que nada de particular tiene esa niña frente a los millones de niños-incluso judíos- que murieron en la guerra. Lamentablemente otra vez más el sionismo ( que no es lo mismo que el judío Juan o Diego) demuestra que no tiene escrúpulo alguno en usar a sus propias víctimas para obtener sus fines.¡Repugnante!

    • Te crees todo lo que digan? Pues aunque no fuera verdad pudo ser posible perfectamente todo lo que cuenta el libro. Y que estás contando de utilizar sus victimas para beneficiarse? no está utilizando a nadie

  27. en mi opinion el diario de anna frank es veridico y me da = lo ke piensen me da = si dicen ke soy una tontha x pensar lo ke pienso: x dios ya estha muertha dejen de juzgar si fue ella o no, no se puede defender y ya nu mam…. ya el chisthe es ke escribio o escribieron un libro muy bueno.

    lo ulthimo: Para mi ella lo escribio y su libro es muy bueno

  28. la verdad me parace inrrelevante este articulo por que a nadie sabe lo que se vivio y se sintio en esas epoca solo lo sabemos por me dio de palabras.

  29. Sinceramente no me hace falta saber si el diario es real o no lo importante es que sabemos que los nazis deberían morir con el mayor sufrimiento posible ya que sí que sabemos lo que hicieron y el que lo niege debería morir igualmente.

  30. El “holocausto” como vos lo escribís entre comillas al igual que a muchas otras palabras a las que, al parecer, las consideras falsas es para vos un mito?
    Son mucho menos creíbles aquellas versiones que exponés. Por ejemplo, que el padre de Ana Frank murió de una enfermedad en un hospital.
    Realmente me sorprende esto. No que exista una mirada diferente, pero sí que haya tanta gente que se centre en si la protagonista de una obra literaria existió en vez de tomar conciencia de que los hechos que protagonizó fueron reales para miles de otras victimas.

    Nota del Editor:
    ¡Ahh Florencia! Muy buena tu conclusión. No importa si es verdad (que no lo es) lo que importa es que la gente se lo crea. ¿Y si lo del resto de las víctimas también es mentira? No importa. Para el que crea que es cierto debemos mantener esa mentira… MIENTE, MIENTE QUE ALGO QUEDA. Sean 6 millones, o 30.000 o 10 o ninguno.
    ¡Excelente declaración de principios la tuya!
    Ya la inteligencia no debe buscar la verdad como su objeto.
    Ahora debe conformarse con la propaganda.

  31. El caso es, que los malos siempre son los mismos!
    ¿Y creeis en esta BASURA?
    Es bastante alucinante la manipulación, que hay, ALUCINANTE!

  32. En México actualmente ya no solo se obliga a los jóvenes de secundaria a leer el famoso diario, sino que además ya es un tema de clase, incluido el análisis del mismo en los libros de texto de historia con la correspondiente y emotiva descripcion de los hechos por parte de los profesores. siempre que regresan a casa mis hijos relatando lo sucedido en clases me convenzo mas de hacer “homeschooling”.

    • Osea, en México? en que México vives tu? a mi nunca me obligaron a leer ese libro, apenas si lo leí, ah! Es que tienes a tus niños en colegios particulares de monjas, con razón jajajaja, pues si las monjas y los curas son nazis e igual el papa, por eso que en webs católicas como estas dicen tanta sarta de sandeces. Creen en una mater inmaculata o como se escriba, y no pueden creer en hechos reales como el Holocausto, que pena me dan. Nada mas me falta que digan, que los pitufos existen y que las fotos del holocausto son comics de Marvel, que tarde o temprano saldrá Hulk JA JA JA!

      • Eso es exactamente lo que yo digo, nomàs falta que te creas que los còmics de marvel son reales!!!! jajajajajajajajajajajajajajajajajaja

      • De verdad que sigo rièndome de tu estúpidez, realmente me has causado gracia. Ademàs creo que la incongruencia te esta causando problemas y quien asistió a colegio de monjas nazis fuiste tu, por esa razon nunca te obligaron a leer el libro.. sospecho que no captas, asi que te lo explicare con manzanas.. un libro de propaganda judía obligado por monjas “nazis” jajajajajaja,…. disculpa pero no puedo parar de reir,… ya no leas tantas historietas que te estan atrofiando las neuronas, si es que acaso tienes alguna… o no? espera, tu no lees historietas, las ves en la televisión, eso lo explica mejor… jajaja ana frank por monjas nazis… jajajaja

  33. bueno pero uds tambien dicen que nadie sabia del diario pero al leer ella cuenta que dejaba leer ciertas paginas a la hermana y a la sra Van Dan! y entonces?? no creo q se pueda despretigiar todo lo que sale solo x no estar de acuerdo con la actitud d los judios actualmente de escudarse en el holocausto, para las barbaridades q hacen, pues no estoy d acuerdo con ellos. Asimismo, decir q no sucedio es decirle mentirosos a todos los q contaron como encontraron los campos de concentracion y exterminio, me parece ahi si falta d respeto, y mucho caradura xq no es solo la opinion d los judios sino d muchos, q digan q el diario x estudios demuestran q es mentira ok pero no muchas cosas q sucedieron.

  34. al terminar de leer, opino que si somos seres humanos dignos, decentes, humanos al fin, no ponemos a menos la muerte de tanta gente, niños, adultos, ancianos por la infinidad de guerras que hemos alentado, propiciado, tambien estan las muertes por delincuencia en fin, pero este libro no tiene nada de malo, mas bien un mensaje para que estemos abiertos a dejar tanto odio, tantas malas intenciones.

    No se puede negar el holocausto, si existio o no, porque hay pruebas, yo personalmente creo en el libro porque es no solo la historia de Ana Frank sino la de muchos que han vivido en guerra, en persecusion solo por ser “distinto”.

    Deberia ser para reflexion y no para fomentar mas odio y validar acciones cobardes como las q comenten en israel, amparados en su historia, todos somo exactamente iguales, sufrimos, pensamos, amamos, etc. entonces xq denigrar del otro?

  35. “El Holocausto” es toda una religión secular: ella pertenece al mundo laico; es profana. En realidad, ella tiene a su disposición el brazo secular, que es una autoridad temporal con terrible poder. Ella tiene sus dogmas, sus mandamientos, sus decretos, sus profetas y sus sacerdotes supremos. ella tiene su círculo de santos, masculinos y femeninos, entre quienes están, por ejemplo, Santa Ana (Frank), San Simón (Wiesenthal) y San Elie (Wiesel). Tiene sus lugares santos, sus rituales y sus peregrinajes. Tiene sus edificios sagrados (y macabros) y sus reliquias (en la forma de pastillas de jabón, zapatos, cepillos de dientes…). Tiene sus mártires, sus héroes, sus milagros y sus milagrosos sobrevivientes (por millones), con museos y templos mayores y menores en las principales ciudades del mundo, su leyenda dorada y sus justos. Auschwitz es su Gólgota. Para esta nueva religion del Siglo XXI Satanás se llama Hitler, condenado, como Jesús en el Talmud, a recocerse en excremento por la eternidad.
    En resumen, cristianos,protestantes, agnósticos, ateos y judíos hoy cooperan cordialmente en propagar la fe holocáustica ”Auschwitz” está logrando la unión de todos.

  36. Soy el primero que responde a este comentario y espero ser el ultimo, lo unico que me limito a decir es que se me hace increible que halla gente como esta opinando (me dan pena y lastima) y realmete creyendo que no se debe manchar la imagen de hittler y afirmando el falso holocausto….

    IGUALDAD PARA TODO SER HUMANO.
    EL UNICO LEGADO BUENO DE LOS NAZIS AL MUNDO FUE EL RECORDATORIO DE LO QUE NUNCA DEVE OCURRIR EN CUALQUIER ERA Y CONTINENTE.

  37. A cualquiera que le interese,voy a aclarar antes de cualquier comentario que aunque se que a esto recibire muchas crìticas no espero ganarme la simpatìa de nadie, a la persona que haya escrito esto (y crèo que invirtiòn tiempo en esto) ya sea nazi o simplemente una persona que no tiene nada que hacer que a todas estas invensiones no se tiene ni la mas remota idea sobre lo que se esta haciendo,cuando estamos hablando del diario de Ana Frank no nos estamos refiriendo a incoherencias sin sentido , por mas que digan ,aleguen, copien y peguen todos los textos que existen en la web , el holocausto es verdad , y no lo afirmo por que haya estado ahì,ni por que me quiera dar fama ni nada por el estilo. si no simplemente por el echo de que no es posible que millones de historiadores se pongan a tontas y a locas a inventar lo que se les ocurra,sin meterme mas al tema,Ana Frank de manera abreviada es sinonimo de lo que representa libertad y verdadero pensamiento,¿que persona pretende pasar a ser famosa despues de muerta? los diarios son experiencias personales, y fue esa experiencia la que hiso entender a muchas personas que se la pasan en su casa haciendo caso a lo que dice la televisiòn que no estamos en un mundo color de rosa,que la libertad y el amor no son cosas que devan de ser pasadas por alto,simplemente el desconoser el holocausto , demuestra de manera explisita la incultura que puede llegar a existir en una sola cabeza,¿y si se analizaràn libros como los hornos de hitler?un libro por demas crudo donde si la gente se detubiera a ver los horres de cabezas decapitadas y las lasrgas filas de muertos?, los testimonios de las pocas personas que sobrevivieron a los campos de exterminio ,algunas con sus nùmeros marcados ,al decir que el holocausto es un mito insultas todo un periodo de ira y de destrucciòn ,no para enorgulleserse , si no para que de una buena ves se puedan quitar esa venda de los ojos y percatarse de que el vivir el hoy, no significa que personas insensibles con tan pocos escrùpulos comenten de la manera mas ligera cosas que se encuentren en internet , si se vieròn algunas pelìculas o si se leyo algùn artìculo en un libro, es momento de informarse mas,repito, si recibo crìticas por esto y se que las recibire,que lo hagan con fundamentos , que se atrevan a negar la crudeza de las imagenes,los discursos de hitler y los testimonios de los “sujetos con nùmero”como en todo , es posible que el diario de Ana Frank haya sido un mito,tal vez usado para enriqueserse,pero si por ese mito , nos encontramos con seres dispuestos a sencivilisarse , a entender el verdadero significado de la vida , entonces agradesco por ese momento.

    Abre los ojos antes de poner a escribir en Braile.

    Jose Alberto Florez Lòpez

    Tuyo Alberto

    Nota del Editor:
    ¿Es decir que para Ud. la prueba de la verosimilitud del Diario de Ana Frank es que “millones de historiadores” no podrían haber inventado algo así?
    Suficiente argumento para mí inteligencia…

    Luego las moscas (que si son millones) nos dicen que las heces son ricas.
    Y los platillistas que existen los extraterrestres.
    y los evolucionistas que Dios no existe y que el hombre viene del mono.

    ¿Puede decirme, desde su imbatible lógica, qué carajo estoy haciendo perdiendo el tiempo en contestar tamaña burrada?

  38. Tengo una insana inclinacion por leer los diarios de cualquier persona. no solo la de las celebridades. me he leido cuantas versiones pude encontrar de El Diario de Ana Frank y me he visto la pelicula. no soy una persoa siquiera un poco observadora, las pruebas son bastante claras pero a pesar de esto me rehuso a creer en el “Gran Fraude” en ” El Diario de Ana frank, la Mentira” por que la Guerra fue una realidad, y si es por condenar a las ” Bestias mas crueles que han pisado la tierra” creo que muchos mas continuaremos ignorando la realidad ante nuestros propios ojos. aun asi, es un articulo increible, gracias.

    P.D: Tienes un pequeño error al comenzar el texto:
    “y muere a causa de una epidemia de tifus a los 12 años en el campo de Bergen Belsenen en el año 1945.”
    “En fin, ¿un poco de pornografía para una mejor venta?… ¿Es éste el lenguaje y las inquietudes de una niña de trece años?… ¿Es ésta una niña sana?…”

    ¿Como pudo morir a los 12 y escribir “un poco de pornografia” a los trece? Estas equivocado, ella murio a los 15 o 16, ya que el 14 de junio de 1942 ella tenia 13 años. gracias.

  39. Ana Frank murió antes de cumplir los dieciséis años, a ver hagamos cuentas:
    Si nacio en 1929 (puedes usar los dedos los de las manos y los pies) para 1942 tendria: a ver con palitos…
    1929 0
    1930 1
    1931 2
    1932 3
    1933 4
    1934 5
    1935 6
    1936 7
    1937 8
    1938 9
    1939 10
    1940 11
    1941 12
    1942 13 <—
    1943 14
    1944 15
    1945 el 12 de junio cumpliría 16

    JA JA JA!

  40. Hola buenas tardes:
    Para empezar deciros que sinceramente mi opinion es que el diario si fué escrito por una niña de 12 años perseguida por nazis, es de entender que los niños que sufrieron y sufren las guerras estan mucho mas mentalizados de como es la vida y tienen mas sentido del peligro que cualquier otro niño que no las sufra, ya que han tenido que pasar por muchas crueldades a lo largo de su vida.
    Respecto a lo de su caligrafia bueno… ¿Quien no ha cambiado de letra alguna vez? Yo hago diferentes letras para cada asignatura. Y no escribo igual un diario que una carta a una amiga.
    Pero eso si has comentado que el boli no estaba inventado aun, y es cierto pero si se habia inventado la pluma, y claramente en las imagenes que has mostrado anteriormente se ve que no es boli si no que se trata de pluma.
    De todas formas yo creo que nadie podria escribir un diario de tal forma si no hubiera pasado por ello son muchos los detalles que da y se nota que lo esta sufriendo.
    Solo tengo eso para decir.
    Gracias por un vuestra atención.
    Un saludo.

  41. Estoy muy de acuerdo contigo Alba.
    Sobre todo en la caligrafía ya que todos la cambiamos alguna vez. Y es de suponer que no se va a escribir una carta a una amiga igual que se va a escribir en un diario ya que son términos completamente distintos.
    Por mi parte, también quería decir, que personalmente creo que sí, si escribió el diario la niña, pero que no lo pudo terminar ya que habría muerto antes, quiero decir que creo que lo escribió todo menos las ultimas paginas ya que tal vez las habría escrito la persona que las descubrió antes de lanzar el diario a la luz.
    De todas formas nunca nadie va a poder saber a ciencia cierta que pasó con ese diario.
    Será un misterio toda la vida.
    Un saludo y gracias.

  42. ana frank lla se que estas muerta pero me estoy leiendo un libro tu yo y lla casi lo tenga acabado
    me gustaria saber mas de ti y de tu familia
    soys la bomba
    como pudieron aguantar la segunda gerra sivil
    y tengo 11 años
    pero me gustan tus libros …

  43. Antes que nada debo decir que nada tengo contra esa niña que murió tragicamente en Bergen Belsen y que nada hizo para merecer esa muerte.
    Sin embargo, las dudas más arriba expuestas , gusten o no, no son irrelevantes y por tanto deben ser analizadas con espíritu científico-crítico. Ni para negar ni para afirmar, sino para saber más.
    De todas maneras no me parece correcto que se use políticamente, en un sentido o en otro, el sufrimiento de esta niña ni que bajo ese pretexto se quieran sacar réditos ya sea a favor del exterminismo o a favor del negacionismo.
    Por favor, ya es hora de ver las cosas como realmente fueron y por tanto la investigación, si es seria, no puede omitirse.

Los comentarios están cerrados.