Desde 2006, al menos cuatro sacerdotes abandonaron los hábitos para casarse

PANDEMIA DE ABANDONO A DIOS….

15576

El último en renunciar fue un religioso de Guaymallén, Mendoza, que espera un hijo con su futura mujer. Otros dos casos se dieron en Córdoba en abril pasado y junio de 2006. Y un cuarto en La Rioja para la misma época.

Un sacerdote católico de 59 años dejó los hábitos para casarse con una mujer de 40, con quién espera un hijo, en la provincia argentina de Mendoza, lo que elevó a cuatro los casos de religiosos que renunciaron a sus votos para contraer matrimonio desde 2006.

El cura Alberto Ortega había anticipado su decisión en febrero durante una homilía ante sus feligreses en una parroquia del barrio de clase media Santa Ana, de la localidad mendocina de Guaymallén, pero lo reveló este lunes el diario El Sol de Mendoza.

Los feligreses quedaron conmovidos por la decisión del párroco. El obispo auxiliar del Arzobispado de Mendoza Sergio Buenanueva, confirmó la versión al señalar que Ortega se había comunicado con la curia en diciembre para informar a sus superiores que estaba enamorado, que esperaba un hijo y que se retiraba de la actividad sacerdotal.

“Sin embargo, Ortega quiere continuar cumpliendo con las normas del ministerio y por eso ha solicitado dispensa que lo libere de celebrar misa, de confesar, predicar y del celibato, pero esto deberá ser considerado por el papa Benedicto XVI”, dijo Buenanueva.

El prelado auxiliar reveló que Ortega, ordenado sacerdote en el año 2000, “atraviesa una etapa difícil de su vida”, que lo llevó a decidir apartarse de su vocación.

Trascendió que el cura tendría un hijo de siete años con la misma mujer, aunque esto no ha sido confirmado por el arzobispado. Lo que sí ratificaron es que el bebé está por nacer y que lo concibió mientras ejercía como cura.

En el barrio Santa Ana señalaron que Ortega “es muy querido por los fieles”.

“Son fragilidades de la naturaleza humana; nosotros seguimos defendiendo el sacerdocio célibe porque creemos que es lo mejor”, señaló Buenanueva. El ex cura Ortega no quiere formular declaraciones.

Un caso similar se conoció en abril, cuando Víctor Hugo Casas, de 38 años, anunció a sus feligreses durante la misa del domingo de Ramos que dejaba los hábitos, tras contarles que se había enamorado y quería formar una familia, en una parroquia de la provincia de Córdoba.

Otro cura cordobés, Antonio Franco, abandonó los votos eclesiásticos en junio de 2006 para casarse con una catequista, de quién se reveló enamorado.

Por otra parte, en junio del mismo año, Delfor Brizuela reveló a sus fieles que tenía novia y colgó los hábitos en la provincia de La Rioja.

Un caso legendario en Argentina es el del fallecido ex obispo Jerónimo Podestá, quién estaba al frente de la diócesis de Avellaneda (periferia sur de Buenos Aires) cuando en 1967 se enamoró de su secretaria, Clelia Luro, con quién se casó tras abandonar sus votos.

Fuente: AFP y agencias

6 pensamientos en “Desde 2006, al menos cuatro sacerdotes abandonaron los hábitos para casarse

  1. En Corrientes capital han abandonado,para formar familia dos sacerdotes, jesuita, uno del clero diocesano, y dos estan de novios, y todo el mundo sabe, ya nadie quiere confesarce, las filas para comulgar estan repletas, y las de confesiones, cuando las hay, vacias

  2. Ya no se “abandona los habitos” porque en los seminarios ya no hay toma de habitos…ahora los seminaristas van con la camiseta fuera…
    Ahora se abandona la misa democratica vacia de todo contenido redentor.
    Como decia el fundador de la FSSPX la nueva misa es un ciego guiando a otro ciego…el arbol malo solo puede dar frutos malos.

  3. Y 70.000 en América latina al finalizar el CONCHILIO.

    Estaban entre nosotros pero no eran de los nuestros.

    Higuera seca.

  4. PARA TODAS LAS “CLELIAS LUROS” DEL MUNDO, SEPAN A QUE ATENERSE:
    testimonio de Oliva una mujer sencilla que vio el infierno y hace referencia a los sacerdotes condenados al infierno

    “Seguimos andando por ese ancho camino y vi hombres que venían cari bajos, con la lengua afuera, se la machacaban con piedras, les quemaban las manos y pies y se la atravesaban con punzones. Lo demonios descargaban toda su ira contra estos hombres. Vi como sufrían y pregunte ¿estos quiénes son y por que sufren tanto? Y me dijo el Señor:”Son los llamados a la más alta gloria de los cielos pero la han perdido. Se han vendido y me han vendido. Ellos son mis sacerdotes. Los pecados del sacerdote son doble pena para mí, por eso su castigo es doble. Son martirizados en la lengua porque han callado mi palabra y han sido perros silenciosos, tartamudean al hablar. Se han consumido en las pasiones y llenado de mosto, vino. Para ellos la maldición y el fuego.”Vi mujeres y hombres al lado de ellos que sufrían grandes penas y pregunte ¿Quiénes son estos? Y me dijo:” Son los que han pecado con ellos. La mujer que hace caer a un sacerdote, más le valiera no haber nacido, porque es más maldita que Judas. Lo mismo el hombre que haga pecar a un sacerdote, ore ore por ellos que hay muchos que estan vivos y pueden convertirse.”

Los comentarios están cerrados.