CARD. JORGE MARIA MEJIA: EL METODO ANTIGUO

Debo reconocer que el cardenal desazna al periodista al afirmar que las misas en latín nunca estuvieron prohibidas y que él siempre la celebró en esa lengua. Pero el purpurado repite el rintintín de los obispos argentinos. La misa tradicional es sólo para “los grupos de gente que todavía quiere asistir a la celebración de la misa con el método antiguo”. Es decir, para un grupo de pertinaces que no se dieron cuenta de que el mundo cambió y de que la Iglesia debe acompañarlo. (The Wanderer)

“Nunca hizo falta pedir permiso para celebrar misas en latín”

 

Por Gisela Manoni – Fotos: Diego Parés PARA DIARIO LOS ANDES

 

A sus 84 años, habla en forma enfática y no se priva de la ironía. Con la misma energía que destaca la audacia y el intelectualismo del Papa Benedicto XVI, denuncia malas interpretaciones respecto de las misas en latin y opina sobre la situación social de la Argentina. El cardenal Jorge María Mejía es un hombre que ha hecho una gran carrera en el Vaticano y que tuvo el privilegio de haber sido cercano colaborador y compañero de estudios de Juan Pablo II.
El hombre reside en Roma, donde ha tenido la suerte de vivir de cerca el último medio siglo de la historia de la Iglesia. Por estos días, estuvo de paso en Mendoza y demostró un gran afecto por estas tierras y por el arzobispo José María Arancibia. Vino a presentar el libro “Jesús de Nazaret”, de Joseph Ratzinger y habló con Los Andes:

-Se dice que este libro surge como respuesta a tantos estudios sobre el Jesús histórico en el último medio siglo.

-El libro tiene muy presente la exégesis actual y pasada en lo que tiene de positivo y negativo. El Papa conoce las dos admirablemente y, por consiguiente, trata de hacer un discernimiento insistiendo con que lo que la Iglesia enseña coincide con la realidad histórica. No hay un hiato, una ruptura. El Jesús en el cual creemos es el mismo que nació de María, vino a este mundo, enseñó, vivió y murió. Conociendo el tema como lo maneja Ratzinger y teniendo presente lo que se ha escrito antes, eso da un enorme valor al libro, sin necesidad de que esté detrás la autoridad papal.

-En la relación con la gente, ¿le ha costado a Ratzinger suceder a alguien tan carismático con Juan Pablo II?

-Yo creo que todos los papas son carismáticos, cada uno a su modo. El carisma, según la Biblia, es el don que tiene el hombre de presentar la figura de Jesucristo en quien cree. Si bien son distintos en su personalidad, entre todos hay una continuidad. La continuidad en el pontificado es más importante que la identidad de cada uno. Lo que importa es que ninguno contradice al otro.

-¿Viene seguido a la Argentina?

-Una vez al año a ver a mis parientes ¡Es muy caro viajar!

-¿Cómo encontró al país?

-No sé mucho, porque recién llevo unos días. Aunque lo poco que sé no me entusiasma mucho.

-Lo dice por el conflicto entre el Gobierno y la Iglesia…

-Eso lo conozco porque los obispos hablan y entiendo la postura que plantean. Pero lo que me preocupa más es la situación de carencia, de desigualdad social y el desorden en la educación, por ejemplo en el conurbano bonaerense.

Cabe señalar que Mejía nació en Buenos Aires y se ordenó sacerdote en 1945. Profundizó sus estudios en Roma y regresó al país para desempeñarse por 20 años como profesor en el Seminario Metropolitano y la Universidad Católica. Durante 22 años dirigió la revista Criterio, inclinada hacia el vanguardismo católico, lo que le generó ciertos inconvenientes con sus superiores. Tras el golpe militar de 1976, una amenaza de muerte lo hizo emigrar.
Hizo una gran carrera en el Vaticano. Fue secretario de la Comisión para las Relaciones con el Judaísmo hasta 1986
, vicepresidente de la Pontificia Comisión Justicia y Paz, secretario de la Congregación para los Obispos y, tras jubilarse, ejerció como bibliotecario y archivista de la Santa Sede. En el 2001, Juan Pablo II lo nombró cardenal.

-Usted que participó del Concilio Vaticano II ¿no vive como un retroceso el permitir las misas en latín?

-Hay una confusión al respecto. Nunca hizo falta pedir permiso para rezar misas en latín, yo lo hago todos los días y nunca he tenido un breviario en otra lengua más que en latín. Lo que plantea la disposición papal es otra cosa: es el permiso para hacer un determinado rito a los grupos de gente que todavía quieren asistir a la celebración de la misa con el método antiguo. El Papa quiere que sientan que la Iglesia tiene en cuenta su deseo. Además en ese documento él dice que ese rito puede hacerse en otras lenguas.

Acerca de Radio Cristiandad

La Voz de la Tradición Católica, con la Verdad aunque duela.

4 pensamientos en “CARD. JORGE MARIA MEJIA: EL METODO ANTIGUO

  1. Sinvergüenza es un calificativo que le queda corto. Porque en la medida en que participa en la maniobra de estafa urdida por el cardenal Bergoglio, al sorprender en su buena fe a quienes aman a la Iglesia, les cabe a ambos el calificativo de DELINCUENTES. No lo digo para insultar, porque rehuso el sacrilegio, sino para denominar su inconducta -la de ambos- que deberá ser reportada aa Roma para que llegue el justo correctivo. Quien delinque en la Iglesia merece sanción, y la esperamos.

  2. El comentario precedente corresponde a vuestra noticia sobre el sacerdote “encargado” de celebrar la Santa Misa con arreglo al Motu Proprio”.

  3. “Lo que importa es que ninguno contradice al otro”. dice el Card.Mejía.

    Claro: entrelos últimos Papas Conciliares ¡Por Supuesto!

    Por eso hay que puntualizar el término Tradición, agrgándole el adjetivo indispensable que CALIFICA .

    No a las ambigüedades. Sí a las certezas.

Los comentarios están cerrados.