La Historieta Irreverente de Navidad

 

nativity.jpg

El calificativo más benigno que se puede aplicar a la película estrenada esta semana es el usado en el título (irreverente); y esto digo al volver de su exhibición con una sensación difícil de describir que varía entre el asco, el cansancio y la rabia.

Asco por la repugnancia que me ha causado la personificación desgraciada de Nuestra Señora, cansancio por la adhesión que están dando algunos católicos especialmente los que, como deber de estado, deberían esclarecer en lugar de adherir y rabia por la afrenta que se hace a la Santísima Virgen. (No me avergüenzo de este último sentimiento porque hace poco escuché decir a un sacerdote, durante la homilía, que sentir rabia cuando se insulta a la Virgen o la Dios es buena señal). Y es que, el problema principal del filme no radica en el tratamiento dado a Jesucristo sino en el que se dispensa a la Virgen y a sus santos padres; que no tienen mucho de santos, en esta ficción que nos muestra un Joaquín cascarrabias y de mal trato (no le dirige un solo gesto ni palabra de afecto a su hija) y bastante preocupado por conseguirle un buen partido.

La Virgen que parece no querer serlo

Sabido es por la Tradición y aún por la Escritura (según exégesis sólida) que la Santísima Virgen se había consagrado a Dios y que su matrimonio con San José era el ámbito en el cual iba a vivir virginalmente esa consagración. Recordemos que en aquel tiempo le hubiera sido difícil y aún peligroso, a una mujer judía soltera, vivir de ese modo sin la existencia del monacato actual. Y podemos suponer también que habrá aceptado muy contenta la protección de aquel santo varón excepcionalmente dispuesto a vivir la castidad dentro de la institución matrimonial. Como puede leerse en San Lucas 1: 29,31 el ángel de la anunciación le dice:
“No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.

Una mujer desposada en condiciones, no debería haber preguntado lo que preguntó la Virgen luego, “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?”
Allí está implícito el carácter extraordinario de los desposorios de la Santísima Virgen, porque es obvio que esa mujer debería saber el “cómo” se engendra la vida dentro de un matrimonio convencional. Esta pregunta enseña dos cosas:
1) Que la Santísima Virgen, aún antes de la Anunciación, estaba decidida a la Perpetua Virginidad tal como lo imponía su consagración a Dios, y por lo cual queda fijada la intención de su casamiento con San José según ya señalé, y 2) Que no cuestiona la voluntad de Dios, no dice “cómo podrá ser esto” sino “cómo será”, dándolo por cierto, sólo pregunta si su voto no sería un obstáculo al plan de Dios. Podríamos traducir la pregunta como sigue: “¿Cómo será esto, puesto que, en virtud de mi consagración, debo ser siempre Virgen?”

Por eso el ángel le responde enseguida indicándole que aún sin quebrantar su voto será madre, madre virginal:”El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.
Pues bien, la Historieta de Navidad nos muestra una niña que, al enterarse que su padre la dará en matrimonio a José manifiesta una profunda desilusión, a tal punto que es obligada a aceptar por la autoridad paterna. Pero no a causa de que ha decidido ser Virgen, sino “porque no amo a este hombre” como dice más tarde. Ni señales de su consagración virginal, sino todo lo contrario. ¿Cómo es posible que haya Obispos que recomienden este filme que cuestiona la Virginidad de la Madre de Dios, porque si no tenía intención de ser Virgen antes de la Anunciación, por qué habría de tenerla luego del Nacimiento? ¿Acaso no podía haber tenido otros hijos más tarde como interpretan erróneamente los protestantes? Además: ¿Se fundó así el modelo perfecto de toda familia que es imagen de la Trinidad sobre la tierra? ¿A partir del mandato paterno y sin amor? ¿Y no se pone una bomba de tiempo en la base de la Sagrada Familia con este matrimonio a disgusto?

Acto seguido la historieta se convierte en telenovela y de las peores porque, luego de aceptar la niña bajo presión el compromiso con su esposo, San Joaquín les dice que estarán prometidos por un año teniendo todos los derechos del matrimonio, excepto el acceso carnal (con lo cual descarta también el voto de virginidad). Esto es absolutamente falso y dará luego lugar a escenas bochornosas donde la Virgen y San José son despreciados y avergonzados por sus vecinos. Y es que, si no tenían derecho a la intimidad, cuando el embarazo se hizo evidente al regresar María de la visita a su prima Isabel (donde fue no tanto para ayudar a su anciana prima con su embarazo sino para ver si el ángel le dijo verdad –¿dudo la Virgen de la palabra de Dios?) sus padres, su prometido y los vecinos pensaron que había faltado a sus votos esponsalicios.

Y así, en un encuentro de antología entre los cuatro, Joaquín le dice amargado que seguramente el padre sería “un soldado de Herodes” ¡Repitiendo el insulto que algunos paganos decían en los primeros tiempos del Cristianismo: que Jesucristo era hijo adulterino de un soldado Romano llamado Pantera! (*) ¡En el nombre del Altísimo, puede ser ésta una película Católica?

José acepta de todos modos recibirla, no sin antes cuestionarse que dicha aceptación sería “mentir” por un lado, y “denunciarla” como adúltera hubiese supuesto un juicio y hasta la lapidación. Y luego lo vemos a él y a su esposa siendo afrentados por cierres de puertas en las narices, por miradas que los esquivan, por amigos que se alejan, en fin, por una sociedad escandalizada por la inmoralidad de María y la indigna aceptación de José.

La verdad es que la Virgen y San José tenían, en el momento de la Anunciación. TODOS los derechos de los esposos. Por eso nadie dudó de María, excepto su marido, confundido hasta la explicación del ángel.
San Ignacio Obispo y mártir que fue discípulo de los apóstoles y sucedió a San Pedro en la cátedra de Antioquia dice en su carta a los Efesios (19,1):
“Y quedaron ocultos al Príncipe de este mundo: la virginidad de María y el parto de ella, así como también la muerte del Señor; tres misterios clamorosos que fueron hechos en el silencio de Dios”.

San Ignacio y también San Jerónimo explican que era de suma importancia que Jesucristo naciera de una mujer que, conservando su virginidad, fuera a la vez casada, pues así quedaría velado a los ojos de Satanás el misterio de la Encarnación. Si quedó velado a los ojos del Demonio, mucho más quedaría velado a los chismosos de Nazaret.

Todos estos errores tienen como base el desconocimiento implícito de la Inmaculada Concepción que es dogma de Fe y cuya fiesta se celebra ¿casualmente? el 8 de Diciembre. Quiero decir: ¿Será casual este estreno casi sobre la Solemnidad? Me dirán que es por la Navidad, concedo; pero concédanme también ser suspicaz luego de tanta atropello a la Tradición y la Escritura.

Dado que María fue concebida sin pecado original, su naturaleza no estaba caída y no sufrió las consecuencias de ese pecado. Según el libro del Génesis (3; 16) Dios le dice a Eva que,a causa de la caída, “Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos”.

Pues la María de nuestra historieta, da a luz como cualquier hija de Eva, aunque superada en convulsiones por el parto de Isabel que se ve en el mismo filme. ¿En qué quedamos? ¿No es ese dolor consecuencia del pecado? ¿Acaso no enseñó San Agustín que el nacimiento de Cristo fue como el pasar de la luz a través de un cristal? ¿No es Dogma de Fe que : “María permaneció siempre en la integridad de su virginidad, a saber, antes del parto, en el parto y después del parto, por obra de Dios omnipotente”. (**)

Este parto, al igual que el que mostró en su momento Zeffirelli en Jesús de Nazaret, implica una María sujeta al pecado original; y es el alma mater de la caracterización de esta virgen (con minúsculas), cuyas reacciones son más o menos las de cualquier mortal. ¿Será por eso que el ángel de la Anunciación no le dice “llena de gracia”? (Al menos no lo escuché en la versión en Castellano)
El autor del guión dice en su página web que a consultado a expertos judíos, católicos y ecumenistas para escribirlo. ¡Qué lástima que no haya consultado el catecismo de San Pío X que enseña (***)
“Dios otorgó a la Santísima Virgen el privilegio de la Concepción Inmaculada porque convenía a la santidad y majestad de Jesucristo que la Virgen destinada a ser su madre no fuese ni un instante esclava del demonio”.
¡Santa María, Madre de Dios, perdona a tus hijos que no sabemos defender tu dignidad frente a los rugidos del mar y de las olas

(*) Contra Celso 1: 28 (Orígenes)
(**)Papas San Martín I (649) y Pablo IV (1555)
(***)Catecismo de San Pío X – De las Fiestas Solemnes de la Virgen.

Victor Chequer

Acerca de Fabian Vazquez

La Voz de la Tradición Católica, con la Verdad aunque duela.

4 pensamientos en “La Historieta Irreverente de Navidad

  1. Me ha indignado profundamente enterarme de que se ha estrenado semejante película blasfema en contra de Nuestra Madre, la Inmaculada Concepción, a quien tanto amamos, veneramos y honramos los Católicos.

    ¿Podría darme más información sobre la película? ¿Origen? ¿Título original, si es que es diferente?
    ¿Actores? ¿Director?

    Muchas gracias y que Dios le bendiga.

    María

    Puede responder a mi correo: mariagua68@yahoo.es

Los comentarios están cerrados.